Archive for 27 marzo 2006

Inquiétant

27 27UTC marzo 27UTC 2006

Quelques choses sont, sans doute, inquiétantes. Je crois qu’aucun ne voudrait se trouver à côté d’un cimetière d’animaux une nuit noire. Ou se promener sous la pluie près d’un câble electrique. Ou mettre la main dans la bouche d’un crocodile, bien qu’il soit dressé.

Mais il y a d’outres choses, beaucoup plus simples et beaucoup moins dangereuses (eh bien, peut être le cimetière d’animaux n’est pas si dangereux, mais… qui peut le dire?) qui sont inquiétantes aussi.

Marcher par un escalator arrêté. C’est inquietant. Même si je sais que l’escalator est cassé, et qu’il ne va pas marcher… Je peux monter ou descendre d’une façon plus ou moins normale. Mais je sens l’inquiétude. Et je ne suis pas l’unique qui sent ça.

Être à côté d’un précipice. Plutôt, être à côté du bord d’un sol, même s’il ny a pas aucun précipice, et seulement deux ou trois mètres de haut. S’il y a un appui ou balustrade, il n’y a pas de problèmes. Mais s’il n’y en a pas, je dois être éloigné du bord, environ deux mètres. Ce n’est pas le hauteur qui m’inquiète, donc.

Monter sur une grande roue. Oui, je sais qu’elle a été vérifiée, et que même si je suis grand elle est concevue de façon que je ne tomberai pas. Mais… je ne suis pas tranquille.

Et, maintenant que j’ai écrit quelques situations, je vois ce que m’inquiéte souvent.

C’est la posibilité de tomber.

Et pourtant tomber est necessaire pour apprendre, pour grandir…

Curieux!

Taba enquivocáu

22 22UTC marzo 22UTC 2006

Paez que lo guapo ye nun camudar enxamás la opinión. “Soy asina, y nadie nun va cabiame”, oyimos munches vegáes. Pero a mí pémeque hai que ser mui fatu pa nun cambiar de opinión. Nun ye bueno ser un chaqueteru, non. Pero de ún que nunca nun camuda’l so puntu de vista de les coses infiérese que nunca nun camienta ná. Lo mesmo que delles vegáes pue aldovinase que un puntu nunca nun camuda la camiseta, o los calzonciellos. Pol golor.

Sï, amigu. Delles idegues empodrecen y güelen mal. Ún pue camudar los calzonciellos ensin dexar de ser él mesmu. Y delles idegues puén camudase lo mesmo que los calzonciellos. Y como nun me importa almitir que de xemes en cuandu camudo los calzonciellos, almito que taba enquivocáu en delles coses. Voy dicir unes cuantes:

  • La rueduca’l ratón. Cuandu entamaron a sacalos con rueda, paecióme una peyeyá, inútil del too. Por embargu… reconozo que agora necesito la rueduca. Si non la tengo, el mi déu índiz ponse ca poco a acariciar el ratón nel sitiu onde tenía que tar la rueduca. Y esa sensación nun me gusta. Nun me gusta nada. De xuru que acariciar animales de plásticu col índiz ye algún tipu de perversión sexual de mui mal arreglu.
  • Los xuegos olímpicos. Creyía que yera la única ocasión na que los países podíen competir ensin matase, que hebía xuegu llimpiu, que valíen pa tener un pocoñín de esperanza na humanidá. Home, hai algo d’eso, sí. Pero agora nun m’interesen. En siendo deporte profesional, nun hai ná que facer. Ya nun m’emocionen (si acasu, delles presones que participen nellos, pero non los xuegos en sí). Ente profesionales, mandamases políticos que usen los xuegos pa pegase, dopáos y nobles y realeza… nun hai perénde coyer los xuegos.
  • La televisión. Siempres creyí que yera ún de los meyores inventos de la humanidá. Una ventana al mundu, la posibilidá de ver y deprender coses que nunca nun se pudiera, sobre too poles presones de pocos recursos. Tovía lo creo, pero tal comu ta emplegándose, pémeque nun sirve a esi fin. Pémeque ye un trebeyu del poder pa atontolinar al pueblu (que se dexa, claro). Nun niego que me paez meyor esto que la represión militar o relixosa…
  • Una pa arriesgase a recibir sapiazos de tolos llaos: Non, les muyeres y los homes nun son iguales. Cuidaba que sí, creyí lo que se decía de la cultura y la opresión machista. Pero ye una mentira comu una catedral. Semos estremáos. Muncho. Y non, nun ye cosa de poner a los homes a fregar los platos y pedir baxes maternales (too ello mui conveniente, por otra parte). Neninos, dexáime desencantavos: va seguir habiendo diferencies mui notables. Pa mí, polo menos.

Y otru día, más.

Cosas viejas

22 22UTC marzo 22UTC 2006

Contra lo que pudiera parecer, no soy el mejor ejemplo de una persona tradicional. Creo tener una mentalidad relativamente abierta; sobre todo, porque intento practicar sistemáticamente el ejercicio de poner en tela de juicio lo que veo en los demás y en mí mismo, intentando despojarlo de la fuerza de la tradición y sometiéndolo a un análisis científico. Por eso a veces, cuando se me pregunta mi opinión sobre algo, necesito pensarlo.

Sin embargo, esa misma asepsia relativista también puede ponerse en tela de juicio. Hagámoslo.

Hay cosas que parecen pertenecer a la más rancia tradición, y que de hecho han sido utilizadas como arma arrojadiza para dominar o censurar a otras personas. Afortunadamente (hasta cierto punto), las hemos ido dejando de lado en nuestras argumentaciones. Pero mi (por otra parte escasa) experiencia me ha llevado a admitir que no cabe rechazarlas por puro prejuicio. Que necesitamos ser críticos y abiertos, pero también tener un centro de gravedad (ya lo decía Battiato). Así que voy a ser humilde, y voy a admitir que hay cosas viejas que merece la pena tener en cuenta.

  • La bondad. No sé cuándo fue la última vez que oí decir como un halago que alguien era bueno. Sin referirse a una habilidad o trabajo, claro está.
  • El trabajo honrado. Personalmente cada vez admiro menos el dinero o lo que se llama a veces éxito profesional, y más el trabajo hecho con intención de hacerlo bien (sea cual sea). El hombre que arregla los paraguas y zapatos en mi calle me merece realmente mayor admiración que el presidente del Real Madrid.
  • La educación. Una de las cosas más importantes que una persona puede hacer es aprender. Antes se admiraba a quien sabía mucho. Es cierto que no es, ni de lejos, lo más importante de una persona. Sin embargo, hoy en día casi parece que es más gracioso y simpático ser un lerdo. Y tampoco es eso.
  • La buena educación. Nuevamente, una cosa rancia donde las haya. Odio particularmente el protocolo, los aspavientos gratuitos y los ceremoniales inútiles en la vida cotidiana. Sin embargo, hay un punto de buena educación que hay que encontrar; el que viene dictado por la mera simpatía humana.
  • La templanza. Los pocos afortunados del planeta tenemos a nuestro alcance multitud de fuentes de disfrute. No soy partidario en absoluto de la privación por la privación, ni de autoflagelarse en ningún grado. Soy partidario de disfrutar de aquello que la vida nos ofrece. Pero, señores, siento decirlo: sí, el abuso existe. Hay quien durante siglos ha querido que suframos y pidamos perdón por ser lo que somos, y eso nunca debería ocurrir. Pero dejarse llevar sin límites es lo que otros poderes quieren que hagamos; y deberíamos tener la lucidez de evitarlo. Simplemente, de ser conscientes del riesgo.

Qué poco moderno. Pero no puedo negar que creo que es acertado.

Otro día, más.

¡Altu!

13 13UTC marzo 13UTC 2006

Güei diome por mirar les estadístiques d’accesu al mi sitiu web, y cuandu taba viendo les caberes visites diome un respingu.

¿Por qué? Por una razón mui cenciella y al tiempu mui tonta. Visitárame la guardia civil.

Yo ya sé de sobra que la guardia civil tien un comportamientu exemplar, y tamién que, que yo sepa, nun toi faciendo nada delictivo, y paezme que nunca nun lo fice. Así que tenía que dame igual que viniera la guardia civil o que nun viniera a ver les mis páxines. Y dame igual. Sicasí, les coses como son: enantes de que me diera tiempu pa camentalo, el primer vistazu que di foi comu un “¿Cómo ye que tan estos perequí? ¿Qué fice?” y un “Sí, guajín, que sepas que tamos xixilándote, nun faigas tonteríes. Por si acasu.”

Nunca nun tuve altercáu dalu cola Guardia Civil, nin nada semeyo. Asina que ye curioso que esi nome faiga a ún ponese firme cuandu lu pillen de sorpresa.

Ya que tamos… un saludu mui cariñosu y afectuosu pa la Guardia Civil, y pa tolos cuerpos y fuercies de seguridá del Estáu, ¿eh? Si me tan lleendo, que sepan que apréciolos muncho, a ustedes y al so llabor.

Por si acasu…

Nun t’escucho

13 13UTC marzo 13UTC 2006

La SGAE, la industria discográfica y delles otres partes tan enfotáes en perseguir a los sos veceros. En insultar, asustar, acusar y criminalizar a les presones que siempres sofitaron el so negociu, munches veces pagando unes perres que nun teníen. Agora tamién se meten nes bodes.

Dempués de lleer delles páxines que despliquen lo que pasa colos grupos y los artistas, cola nomá piratería, lo que pasó colos CDs, y dempués de ver cómo se tan portando cola xente que quier la música, pémeque va llegando la hora de enfrentase a too esto. Tamos aportando a un puntu nel que ún nun sabe si pue xiblar un canciu o non, si pue deprender a tocar un canciu cola guitarra, incluso de oyíu (nun digamos si daquién te pasa la partitura). Ye comu si hubiera pedir perdón por sentir música cuandu va pela cai.

Y si el so negociu ye esi, si la so misión na vida ye poner trabes pa tolo que tenga que ver cola música, cobrar por too, reñir por too, amenaciar por too, facer a ún preguntase a ca pasu si ta faciendo bien o no, comu si fora un criminal… Si el so negociu ye esi digo, pémeque ye hora de deci-yos: “Quedáivos con él”. Porque la música nun ye eso.

¿Que quies que pague venti euros por un discu, y nun quies que escuche la to música si nun pago esi preciu? Quédate cola to música. Quédate col to discu. ¿Nun quies que la xible, que la tararee, que la balle? Ta fecho. El mundu ta llenu de xente que fai música porque ñació pa ello. Anguañu, cualquiera pue facer bona música’n casa, con cuatro perres. Y mucha xente sabe que la so música ye un arte, y que se fai pal públicu, y no pa les discográfiques. Y xente que ofrez la so música gratis, o por un preciu honrau y lóxicu. ¿Nun quies que disfrute de la to música llibremente? Pues nun t’escucho. Lo meyor que nos pue pasar a los oyentes y a los artistas ye que desapaeza toa esa gandalla que yos roba a ellos y nos insulta a nosotros.

Anque quién sabe. Son capaces de decir que si yo faigo un canciu y-y lu regalo al mundu toi faciendo dumping… Son así de fatos.

A thousand words

7 07UTC marzo 07UTC 2006

It would be unusual for me (I hope!) to write 1,000 words in an entry of this blog. Today I’m breaking this rule. But I’ve compressed them by just copying this picture (by AP, by the way).

This woman is Cindy Sheehan. Her son was a soldier who died in Iraq.

Describing George W. Bush at an interview he gave to her and some other people, she said:

…his mouth kept moving, but there was nothing in his eyes or anything else
about him that showed me he really cared or had any real compassion at all.

She should have known this in advance. I often think you can’t occupy certain positions if you have the slightest interest in human beings’ emotions or well-being.

I won’t write any more. Ms. Sheehan was taking part in a protest, and she was arrested when the photographer took this picture. That woman lying on the floor, just in front of the U.S. mission to the United Nations, is the mother of a soldier who died in Iraq. A thousand words come to my mind when I see this picture. Writing them is too difficult for such a mediocre writer as I am. But even if I was able to do it, that effort would be in vain if the picture doesn’t bring a thousand words to your mind.

Idegues pa escribir

3 03UTC marzo 03UTC 2006

Ayeri, dempués de pensar nel Quixote, y amestar esos pensamientos con otros, paecióme que la naturaleza y la humanidá evolucionen d’una manera complexa, y que ye mui interesante cómu les coses tomen vida propia. Unos pocoñinos quarks améstense con otros d’una mena mui cenciella, y faen átomos, y esos tamién se rellacionen siguiendo unes leyes cencielles… y les coses combínense, y améstanse, y xeneren otres nueves, que se amesten de maneres nueves, y bien lluéu tenemos montáu un sistema con vida propia. De unos quarks aportamos a un coral que baltia, o un celebru que camienta; y de ehí a una sociedá supercomplexa, y de ehí… Estes mezcles realiméntense, recombínense, creen coses nueves hasta’l infinitu. Lo que paecía un fin en sí mesmu lluéu nun ye más que’l ladrillu pa facer otra cosa.

Viendu l’exerciciu que fizo Cervantes nel Quixote, faciendo a la primera parte del llibru apaecer na segunda, paézme que ye interesante (y tampoco ye una idega nueva, tá claro) plantegase que los llibros, que en principiu yeren una manera de xuntar idegues y conservales, ya va muncho que cobraron vida propia y de ser un fin en sí mesmos pasen a ser átomos pa otros xuegos nuevos, muncho mayores. Así funciona esti mundu. Y en sabiendo esto, prestaríame intentar escribir daqué usando los llibros como personaxes. No, nun toi falando d’una fábula con llibros envede animales. Toi falando de daqué más intelixente. Cervantes ya fizo algo semeyo, o Pirandello, o milenta otros; pero prestaríame facelo a mí, a ver qué salía. Plegar el llibru sobre sí mesmu, facelu intervenir na hestoria. A elli y a otros.

Igual un día me pongo.

Sexism

3 03UTC marzo 03UTC 2006

Some days ago I wrote an entry (in french) about sexism. There I admitted that we are being sexist against women very often without even noticing it, but I wondered to what extent we were also bein sexist against men, in a much more evident (and hence less justifiable) manner, and considering that blatant form of sexism even a cool thing.

In that article, I forgot an obvious example: there’s a gym chain called Curvas (curves) only for women. They offer a 30-minute program, purportedly designed for losing weight and “improving” women’s shape. They measure their new customers, and those measures are used later to verify progress. In the case of women, progress seems to imply, invariably, achieving a smaller measure (at least, provided that measure is strictly above zero, I hope).

It seems that women are more comfortable doing exercise while there ares no men looking at them, so many of them find this system convenient. I can vaguely understand that, actually. But…

I wonder what would happen if there was some gym chain for men only. Would women accept arguments such as “we feel more comfortable training when there are no women to distract us”? How long could that chain last without appearing on the news as a case of unacceptable sexism?

And if we acknowledge that the case of the women-only gym is different to that of a men-only gym… well, we are in fact being sexist (by definition, at least in Spanish) for adopting such criterion.

In addition, I think that, if women have to worry about evil looks, they should worry mostly about women themselves anyway, so this gym is a poor solution to low self-esteem problems.

Lastly, I consider that, if it’s true that the approach of such chain is centered on losing weight, the mere existence of a gym that specifically defines women’s health and good shape in terms of thinness and fat percentage measuring is unfortunate. Since losing fat is definitely not what many of them need.

El Quijote III

1 01UTC marzo 01UTC 2006

Ayer por la noche terminé de leer el Quijote.

Uno de los problemas de ese libro es todo lo que se ha hablado de él. Por suerte, no ha sido lo suficiente para destripármelo. Me ha sorprendido. Y mira que era difícil.

Otro problema es que, entre otras cosas, se habla tanto de él por patrioterismo. Porque nos creemos unos campeones porque se haya editado o traducido mucho, y porque es un libro básicamente castellano, y una reliquia de una época supuestamente esplendorosa para “Ejpaña”.

Hay otros problemas que no han sido tales. Uno de ellos es que es un libro (o mejor sería decir dos libros) gordo. Pero la cosa no ha sido tan grave. Otro, el lenguaje arcaico. Pero digo lo mismo: no ha pasado nada. Se lee sin problemas. Sigo sin tener una noción clara de qué son unos greguescos, un jubón y todas esas prendas tan extrañas; pero no me impide seguir la historia. El lenguaje da sus rodeos para decir las cosas, pero nada comparado con algunos periodistas contemporáneos. Como dice Vargas Llosa, lo importante es que el lenguaje sea adecuado para la historia, y aquí lo es. Así que se lee bien.

Y como conclusiones (que para quien ya haya leído el Quijote serán obviedades, pero yo no lo sabía):

  • Patrioterismos aparte, sí que el Quijote es un libro excelente.
  • Y lo más importante: el libro bueno es el segundo, cosa que rara vez ocurre. El primero tenía varios defectos, a mi juicio; pero el segundo es un libro mucho más sólido, coherente, y escrito con muchísima más habilidad. No es un refrito.
  • Hay cosas muy curiosas en el segundo volumen. Una de ellas es que el primer libro aparece mencionado muchas veces en el segundo, los personajes lo conocen, e influye de manera decisiva en la trama. Es una novela que se mete en sí misma. Es uno de los motivos de que el segundo volumen sea un ejercicio tan brillante.
  • No sólo el primer volumen forma parte del segundo: es que el Quijote falso de Avellaneda (e incluso algún personaje del mismo) también. Cervantes dedica no pocas energías a criticar a uno y ensalzar al otro. Bueno, no sólo eso; también critica en algunos sentidos su propio primer volumen, coincidiendo con algunas de las cosas que yo había anotado al terminarlo. Así que el segundo libro tiene lo suyo de diálogo con el lector, y no de mera exposición. “Sí, dicen que en el primero reutilizo historias sin venir a cuento, pero bueno, en este no lo voy a hacer”. Sorprendente.

Pues eso. Que ya he leído el Quijote. Ahora, claro, tendré que leer algún día el de Avellaneda… Pero por el momento tengo que admitir que Cervantes era muy bueno, y que leer El Quijote (entero, sí) merece la pena. Lo de los molinos de viento es lo de menos.