Archive for 26 abril 2006

El Grillo

26 26UTC abril 26UTC 2006

Al hilo de lo que decía hace días sobre las discográficas y cómo intentan avergonzarnos por escuchar música a pesar de ellos, es muy interesante lo que dice el Grillo.

Y como diría Forrest Gump, no tengo nada más que decir sobre eso.

Anuncios

Vehículos ¿inteligentes?

25 25UTC abril 25UTC 2006


Vale, es otra noticia (tristemente desgraciada) que tampoco tiene demasiado de particular. Pero me resulta chocante que de manera reincidente se diga que a uno lo atropelló un coche sin conductor (¿?) o que lo atropelló un coche estacionado (¿¿¿???).

Nun duel

19 19UTC abril 19UTC 2006

Nun soporto les corrides de toros. Nun tengo nengún interés no que pasa nelles. Pero delles vegáes entérase ún, ensin querer (como pasa col fútbol). Y güey enteréme de que a un toreru clavóse-y una banderilla na pierna. Equí al lláu ta la semeya que-y ficieron cuandu lu sacaben pal mélicu.

Ye curioso que ponga esa cara de dolor. Ya oyí munches veces dicir a estos fatos coses tan tontes comu que a los toros nun yos duelen les banderilles, pola adrenalina o nun sé qué. ¿Ye que esti taba toreando ensin adrenalina? Nun lo entiendo, porque él lleva namás una banderilla, pero al toru pónen-y media docena. Tampoco sé pa qué lu lleven a la enfermería; esta banderilla que se-y clavó a él ye una que-y cayó al toru y al toru nun lu llevaron a la enfermería. Y además, si nun duel que te la pongan, tampoco dolerá quitales, digo yo. Esos que tan ehí con tantu pruyimientu podíen sacá-yla y carretera, a seguir toreando. El toru tien que seguir trabayando pase lo que pase, y si nun embiste llámenlu mansu.

Nun pretendo ser truculentu, pero el sangre nun ye idega mía; ye d’ellos. Son ellos los que-y lo saquen al toru. Son ellos los que lo consideren motivu de fiesta. Asina que, según lo que ellos mesmos dicen, esta semeya ye una fiesta (nacional, además). Tien que presta-yos vela. Lo único que nun sal nella ye’l toru, pero polo demás hay banderilles, toreros y sangre. Como pa pasalo bomba. El toreru tamién ta pasándolo bomba, ¿non? Que disfrute de la grandeza de recibir les banderilles en propia carne, que se supón que los toros tienen que disfrutalo.

Anque ponga cara de dolor, nun vamos pensar que seya un toreru mansu. Home, non.

La gracia de un billete de 500 €

18 18UTC abril 18UTC 2006

Vamos a ser originales.

Dicen que Hacienda ha abierto una investigación por el elevado número de billetes de 500 € en circulación. Dicen también que hay más del doble de billetes de 500 € que de 5 €.

Siendo originales, como digo, podríamos empezar a inventar chistes sobre el hecho curioso de que haya el doble de billetes de 500, si yo no he visto ni uno y todos los que veo son de 5 y gracias. Chistes de hacerse el pobre, vamos. Del estilo de aquel de “Mamá, que ya viene el camión de la basura / Hijo, dile que nos deje dos bolsas”.

Lo que pasa es que carezco totalmente del gracejo necesario para elaborar dichos chistes, y también de la más mínima gana de tener gracejo. Cuando uno se sabe ya el final del chiste, no resulta nada gracioso ingeniar un desarrollo, e intelectualmente no resulta un desafío, sino que se parece más a un engaño, a una trampa para el que vaya a oírlo. Por eso, por definición, a la gente que inventa chistes no puede resultarles gracioso lo que hacen, igual que el mago que depura un truco sería estúpido si se hiciera el sorprendido. Eso queda sólo para el público, que ve las cosas en el orden adecuado: primero el desarrollo y luego la conclusión.

Así que la gente que inventa chistes sólo puede hacerlo como el que se pone gomina en el pelo o se pone desodorante: se prepara para aparentar delante de otros. Estoy seguro de que Robinson Crusoe no inventó ni un solo chiste mientras estuvo solo en la isla. Cuando llegó Viernes, ahí sí; empezó poniéndole un nombre cachondo, después seguro que jugó a aquello de insultar al que no entiende el idioma, y luego se permitiría chistes sobre negros. Vamos, todas esas cosas que resultan graciosas a un blanco. ¡Y eso que Viernes no entendía los chistes! Si los llega a entender, lo amarga vivo.

Yo, sin embargo, no tengo ninguna intención de resultar chistoso. Así que no invento chistes. Ni siquiera cuento chistes: sólo los expongo. Yo no discurro cosas para que los demás me rían la gracia. Eso es patético. Yo soy autosuficiente, no busco la aceptación ajena.

Por cierto, espero que este blog no te resulte gracioso. No era mi intención. Ni siquiera que me leyeras. De verdad de la buena.

Insisto: ¿llocos?

10 10UTC abril 10UTC 2006

¿Tan llocos o non?

Villepin almitió que nun van poder aplicar el decretu esi del primer trabayu. Por les protestes. Dixera que nun diba recular, pero reculó bien reculáo.

Notru artículu sol mesmu tema fíceme delles entrugues. ¿Tan llocos? ¿Sabe Villepin lo que fai o non? ¿Ye dalguna estratexa? ¿Tan xugando al “A ver quién cansa primero”?

Pues esta vegada la xente nun cansó. Gústame que de xemes en cuandu el pueblu faiga camudar les coses a los políticos. Por embargu, sigo sin entender si esto ye de verdá un erru de cálculu de Villepin, o sabíen perfechamente lo que diba pasar y lo que taben faciendo.

Total, esto igual ye lo que paez y pue desplicase cenciellamente, pero a mí paezme un misteriu.

Seguimos disparando personas

6 06UTC abril 06UTC 2006

Ya comenté algo alguna vez sobre los pequeños síntomas de los terribles males que afectan al periodismo. Seguimos (y seguiremos, por supuesto) en las mismas. Bueno, este caso es algo mejor, en realidad. El Mundo, hoy, muestra un titular correcto, pero con un comienzo del texto que rechina:

El fotógrafo fue disparado. Qué pena, porque el resto está muy bien.

¿Llocos?

4 04UTC abril 04UTC 2006

Citando a Astérix ya Obélix, a los que los franceses paecen querer muncho, nun sé si pensar que “tan llocos, estos franceses”. De xuru, nun me refiero a tolos franceses; namái que a dellos políticos franceses.

Villepin ye un paisanu que me tien mui impresionáu, porque fala delles llingües, ente elles el español, perfeutamente, y tien pinta de ser lo más llisto que hai baxo la capa’l Sol. Según diz una amiga mía francesa, “ta mui buenu”, encima. Pero nun entiendo lo que fai cola llei esta del despidu llibre (sí, vamos llamala asina, que lo de “llei del primer emplegu” paez broma). Resulta que ta tol mundu’n contra, protésten-y toos, ya van dos güelgues xenerales (encima, dempués de tolo que pasó nes revueltes de los barrios), contra una llei que teniendo tola importancia del mundu pal pueblu nun se debatió nel parlamentu… y a él éntra-y per una oreya y sál-y pela otra.

Hai que tener munchos… eso pa caltener la so postura desta manera. Almojor ye que hai que ser asina pa poder ser primer ministru nun gobiernu, nun sé. Pero ún, nestos casos, siempres piensa qué-y pasará pela cabeza al políticu. Villepin nun ye tontu, ya lo dixe. Dalgún motivu ha tener pa facer lo que fai. Deberá favores a los empresarios, o será que de verdá fai falta tener a la xente esclavizá pa que la economía marche. Pero dende fora, ún piensa: “Tan llocos, estos franceses” (insisto: nesti casu, suponiendo que’l únicu francés que hai ye Villepin).

Lluéu, resulta que’l presidente, el nuestru amigu Chirac de les bombes atómiques, diz que sí, que la llei esa fecha a traición entra en vigor, pero ensin aplicase. Yo nunca nun creyí que pudiera esistir cosa tala (¡una llei en vigor que nun se pué aplicar!), así que vuelvo a pensar: “Tan llocos, estos franceses” (agora sí, falando de dos franceses, que son Villepin y Chirac).

Pues nun sé, sabiendo comu saben que la xente va echase a la calle, que van ponelos a caldu, fáenlo igual. Espero que’l pueblu francés nun s’escaeza de esto (¡igual lo que piensen Villepin y Chirac ye “a ver quién cansa primero”!) y ponga a cada cual nel su sitiu.