Archive for 31 octubre 2006

In memoriam, Carl Anderson

31 31UTC octubre 31UTC 2006

The original soundtrack of the film Jesus Christ Superstar (music by Andrew Lloyd Webber, lyrics by Tim Rice, film directed by Norman Jewison) was probably one of the most influential records in my life. Until I heard this, I didn’t conceive that any man could sing like Ted Neeley (Jesus) and, above all, like Carl Anderson (Judas).


The soundtrack begins with Judas wondering what’s wrong with Jesus, expressing his full loyalty, but having severe concerns about His role, the (then) new situation about His congregation, the beginning of Him being considered a divinity… Judas appears as a fully involved friend, who wants to help the poor, but does not quite understand what’s God got to do with it, and foresees big problems when the Romans or the Jews begin to worry about His growing importance, or when His followers realize that He is not divine:

You’ve begun to matter more than the things you say […]

They think they’ve found the new Messiah
And they’ll hurt you when they find they’re wrong […]

I remember when this whole thing began
No talk of God then – we called you a man […]

I am frightened by the crowd
For we are getting much too loud
And they’ll crush us if we go too far […]

All your followers are blind
Too much heaven on their minds

The doubts and the shouts of Judas really shocked me. And then I heard Ted Neeley playing Jesus (the only image of Jesus I can think of), and Yvonne Elliman (I had heard her singing chorus with Marcy Levy for Eric Clapton) playing Mary Magdalene and singing I don’t know how to love him… I know, much of the merit goes to Webber and Rice, but since then, I see Anderson as one of the best male singers I’ve ever heard. He made me change my mind about Judas. His fierce arguments with Jesus, his desperate appeals to his master’s discretion, his confusion about his purpose in life, his strong human condition (for the best and the worse) and his unfortunate end, all under the form of a wonderful music, are really a masterpiece.

Carl Anderson died a couple of years ago. Most people don’t know him. Today it’s not the anniversary of his death (he died Februrary the 24th, 2004), but I just wanted to state this modest, actually tiny tribute to his memory. The best tribute would be to just sit down, and listen to what Judas has to say. His struggle and his pain reveal a terrible, dark beauty.

And Judas, after all, got a point: it’s just not good to think too much about heaven. That attitude cost many, many lives in the past. Nobody could sing that better than Carl Anderson.

Rest in peace.

Anuncios

Cuestión de principios

30 30UTC octubre 30UTC 2006

Respecto a la coherencia personal, hay un dilema en el que pocas veces reparamos.

Por un lado, resulta habitual echar en cara a alguien que cambie de opinión. Si un político, en el curso de una discusión, puede echar mano del “No decía Vd. lo mismo en 1986, cuando…” habrá ganado un minipunto. Es más, a quien cambia de opinión con frecuencia le llamamos chaquetero. Según este punto de vista, quien se mantiene en sus trece con el paso del tiempo es alguien coherente, honrado, consecuente consigo mismo.

Por otro lado, nos saca de quicio que nuestro interlocutor no sea capaz de dar el brazo a torcer. Al fin y al cabo, la libertad de equivocarse es un elemento fundamental del aprendizaje, y no culpamos a quien se equivoca, sino a quien no aprende de ello o no rectifica. No podemos entender que una persona sea tan dogmática como para no querer ver lo que tiende delante (que se había equivocado) y cambiar, pues, de opinión.

¿Cómo resolver esto? Quien cambia de opinión con facilidad, ¿es un chaquetero, o alguien que aprende y razona con la debida humildad? Quien no se mueve ni un ápice, ¿es alguien coherente y en quien se puede confiar, o un testarudo que no ve (que no quiere ver) más allá de sus narices? Siempre me ha parecido un problema de difícil solución: saber si en un momento dado debo culpar a alguien o no por un cambio de actitud.

Es clásica la cínica frase de Groucho Marx:

Estos son mis principios. Si no le gustan, tengo otros.

Pero hace unos días he leído a alguien con mucha más experiencia que yo (aunque no me atrevo a decir que más respetable que Groucho) disertando sobre esta cuestión:

Gracias a él [Ricci], que cumplía con los principios pero apenas se cuidaba de las ideologías, aprendí a madurar ese distanciamiento de las ideas que siempre me ha permitido manejarlas con desenvoltura. Porque los principios permanecen, las ideas cambian. Cambian con los hombres, a los que se les dan en arriendo. He aprendido a reservar el compromiso de la coherencia tan sólo para los valores fundamentales en los que un hombre debe inspirar su conducta: el deber de la honradez, de la sinceridad, de la valentía, de la responsabilidad. Pero en el campo de las ideas han sido precisamente la honradez, la sinceridad y la valentía las que me han obligado a cambiarlas cada vez que me he encontrado frente a la evidencia de su engaño, o del mío.

Indro Montanelli – Memorias de un periodista (recogidas por Tiziana Abato)

Es decir, que se puede cambiar de ideas… por una cuestión de principios. No está mal.

Amenazas (II)

27 27UTC octubre 27UTC 2006

El artículo anterior referido a De Juana Chaos pretendía ser de los de la filosofía de “un párrafo basta”. Pero ahora he leído los dos artículos (Gallizo y El escudo) por los cuales se le está juzgando, y tengo que volver sobre el asunto. Porque en su declaración, cuando le preguntaron si tenía intención de seguir “trabajando” para ETA, dijo que sólo pretendía escribir. Eso sí que es una amenaza…

Amenazas

27 27UTC octubre 27UTC 2006

Al parecer, durante el juicio por un delito de amenazas contra el asesino de ETA José Ignacio de Juana Chaos, un personaje apellidado Ynestrillas empezó a gritarle en la sala del juicio: “Mírame a los ojos, será lo último que veas”. No conozco la ley, pero deduzco que a Ynestrillas pueden caerle 96 años de cárcel por decir eso. No sé si él es consciente de ello.

Xugando con WordPress

25 25UTC octubre 25UTC 2006

Güey tuve probando un poco WordPress, pa ver si me convenía camudar el blog p’allá. Paecióme que quiciabes diba poder andar meyor coles llingües, emplegando categoríes y tal.

Asina que istalé WordPress y probélo. Tuve faciendo por adaptar un tema pa facer lo que yo quería: que la interfaz se viera n’asturiano, y que salieren les banderuques en ca testu y ca títulu según la llingüa na que tuviera escrito. Pa eso quería emplegar les categoríes (una pa ca llingua).

Nun algamé a facer funcionar lo de les banderuques. Yera mui fácil, pero yo tenía’l envís de que tolo que ficiera tuviera nel tema, ensin modificar los demás fontes de WordPress. Y col tema, lo de les banderuques nun ta tan fácil.

Lo demás nun diba mal del todo. En un ratu salíame too n’asturiano comu quería. Lluéu fice una importación de Blogger, pa traer los testos, y funcionó aparentemente bien él solu (¡quedé plasmáu de lo bien que diba too!). Pero cuandu vi que lo de les banderuques nun rulaba, y más que ná que de toes maneres nun diba poder subir el mi tema a WordPress (sólo pues usar los que te dexen ellos) paecióme que nun me merecía la pena camudar de sitiu pa eso.

Nestes que vuelvo a Blogspot, y atópome dos coses percurioses. La primera, que nun se ven los mis mensaxes; vese una páxina que diz que’l mi blog ta temporalmente paráu, y que ya puestos que mire una ferramienta mui buena (WordPress, claro). Los muy cabrones camudáronme la plantilla de Blogger y pusieron una que ponía eso. Menos mal que yo guardara una copia de la mi plantilla, y volví a ponela.

Y otra cosa que tampoco me fizo gracia: que los mis testos yeren, toos, un solu párrafu. Fai poco propúseme escribir dalgún testu asina, pero otra cosa ye que me lo faigan a la fuerza colos que ya escribí. Dempués de miralo, hai una opción pa que los fines de llínia camuden en <br/>, y el WordPress pa facer la importación camuda temporalmente les opciones (eso avísentelo, la verdá), y pémeque al volver a ponelo bien, tienen un fallu y nun dexan bien esa opción. En arreglándola yo, tornaron a vese bien los testos.

Conclusión: los de WordPress son un pocoñín cachondos, nun me fai gracia, y mucho tema y mucha plantilla pero si quies tener el blog con ellos (envede instalalo tú nun servidor tuyu) namás pues usar les que t’ufierten. Asina que… de momentu quédome onde toi.

Léonie, Nathalie et Ahmed

25 25UTC octubre 25UTC 2006

Ce n’est pas trop intelligent de penser sans arrêt sur la condition humaine. Il est probable d’arriver à quelque affirmation triste. Mais aujourd’hui, encore une fois, j’ai vu quelques nouvelles qui m’ont fait réfléchir.

Léonie Crevel et son avocat, Jean-François Titus
Léonie Crevel est une femme de 80 ans qui a été condamnée à 2 ans de prison pour avoir tué sa fille lourdement handicapée. Léonie avait perdu son fiancé quand elle avait 18 ans, elle avait eu 8 enfants, elle avait travaillé durant dix-sept ans pendant que son mari était malade, elle avait soignée sa fille Florence (tout seule) pendant 14 ans des la mort de son mari… Elle se rappele de l’époque où elle travaillait comme des jours heureux. Elle dit qu’elle a tué sa fille Florence parce qu’elle (Florence) souffrait trop. Cette photographie ci est celle de Léonie avec son avocat.

Nathalie Ménigon est une ancienne membre du group terroriste Action Directe, condamnée à perpétuité (deux fois) pour deux assassinats. Elle avait demandé la suspension de peine parce qu’elle est partiellement hémiplegique des deux accidents vasculaires cérébraux, et la ainsi nommée loi Kuchner permet de suspendre les peines des personnes malades en certain cas. Sa pétition a été rejetée.

Ahmed Naji est un Marocain. Son père s’appelle Omar, et sa mère Um Hani. Il parta pour trouver un travail en 2003. Il fit naufrage en une petite barque devant Rota, et il va étre enterré maintenant, après trois ans. L’entreprise de pompes funèbres va payer les dépenses, mais ils réclament que quelqu’un autre le fasse. Paraît-il que l’administration de Justice ne veut pas le faire, ou qu’il n’est pas claire qui va payer l’enterrement finalement.

Dí-ylo nun párrafu

24 24UTC octubre 24UTC 2006

Pémeque lo más difícil d’escribir bien ye escribir poco. Delles vegáes faigo por dexar un testu no mínimo pa que tenga xacíu y al tiempu tea curiosu, pero ye perdifícil. Ya que entamé esti blog pa practicar la escritura, toi pensando’n escribir dalguna columna (pueo llamalo post, pero nun me da la gana) que tenga namás un párrafu. Si una idega ye cenciella y ta clara, un párrafu tien que ser bastante; y si non, que-ys lo entruguen a los autores de haikus, si nun ye verdá que lo simple ye lo guapo. Asina que voi ver si algamo a decime a mí mesmu, de xemes en cuandu, daqué importante (importante pa mí) nun solu párrafu.

Manipulación (III)

23 23UTC octubre 23UTC 2006

Un buen amigo me ha afeado la conducta porque aparentemente “no me he dado tanta prisa” en escribir sobre el dichoso asunto del ácido bórico ahora que el jefe de los peritos ha sido citado como imputado, al cambiar el caso de juez. Por supuesto, ve en mí una intención. Política, cómo no.

Ocurren varias cosas. La primera, que el procedimiento judicial no me ha aportado nada, por el momento, que me haga cambiar de idea. La condición de chapuza que aprecio en el informe original (en mi opinión) no está ligada a la suerte de Francisco Ramírez (le deseo la mejor, por cierto, a él y a los otros tres peritos).

La segunda, que en cualquier caso este señor tampoco ha sido citado como imputado más que de manera formal; al parecer, la juez aún no le ha atribuido ninguna conducta delictiva, sino que lo ha citado como imputado porque hay una denuncia de una asociación de ayuda a las víctimas del 11-M. (Ignoro por completo en qué puede ayudar a las víctimas del 11-M todo esto, pero en fin, tampoco conozco los estatutos ni los fines de esa asociación).

Pero aunque Ramírez acabase condenado y los otros peritos no (peritos en quienes, por cierto, al opinar respeté la presunción de inocencia en todo momento), por ahora lo único que tengo para formar mi criterio son los dos documentos originales. De momento, siguen siendo los mismos.

Estoy deseando cambiar de opinión sobre lo que haga falta; creo que es una consecuencia saludable del proceso de aprender. Y además estoy muy agradecido a cualquiera que me enseñe algo. Así que… si alguien me enseña algo que me haga cambiar de opinión sobre este estúpido asunto del ácido bórico, o cualquier otro, de veras que lo espero con impaciencia. Pero sin mala leche ni exabruptos partidistas, por favor.

Ante notario

17 17UTC octubre 17UTC 2006

Al parecer, un candidato a presidente del gobierno autonómico de Cataluña ha firmado ante notario sus promesas electorales, alguna de ellas un tanto curiosa (del tipo “no lo volveré a hacer más”).

No es nada nuevo que nuestros políticos quieran hacerse una foto. Sin embargo, este hecho me ha movido a reflexión. ¿Qué sentido tiene presentar ante notario las promesas electorales? ¿Qué es lo que certifica el notario? ¿Qué valor vinculante tiene el acta notarial?

Supongamos que el candidato incumple algunas promesas (o todas). Simplemente, existirá una certificación de que cierto día firmó un documento con tales promesas. Nada más. No sé si el hecho de incumplirlas puede tener algún efecto práctico. ¿Incurriría acaso en falsedad en documento oficial? Creo que no, porque sería una delicia ver a un político ingresar en la cárcel por este motivo. En ese caso, abogo por una ley que obligue a todos los candidatos a pasar por el notario (y, ya puestos, a todos los políticos a pasar el control antidopaje).

Pero en cualquier caso, si lo que pretende el candidato es afianzar su credibilidad… ¿no ha puesto ya sus promesas por escrito en su programa electoral, o las ha repetido en sus alocuciones públicas? ¿No está grabado lo que los políticos dicen? ¿No tenemos medios suficientes para saber cuándo han incumplido lo que prometieron? ¿Acaso un notario provocaría en el candidato mayor vergüenza que la mirada de sus conciudadanos?

Me pregunto qué es lo que anda mal en nuestra democracia, cuando un político cree realmente que un gesto teatral de este tipo tiene más valor que su programa electoral. Cuando los ciudadanos tenemos tan frágil memoria que no nos molestamos en recordar lo que debíamos recordar. Cuando los periodistas no pueden hacer el esfuerzo de rescatar la información y pedir cuentas de manera honrada y rigurosa.

Quizás lo que anda mal en nuestra democracia es el fútbol y los programas amarillos, que nos tienen demasiado ocupados.

Quizás no hay tal problema, y nuestra democracia es simplemente un reflejo de lo que somos. Una gran masa de indiferentes y atontados, aderezada con otra masa de gente que no es indiferente, sino sectaria y dogmática. En ambos casos, da igual lo que el político prometa y lo que cumpla.

En todo esto, el que ha salido ganando, claro está, es el notario.

Nota: Al hablar de lo que los políticos dicen y queda grabado, he puesto enlaces a conocidos vídeos con imágenes de Aznar y otros políticos del PP. Quiero aclarar que simplemente no he encontrado vídeos de otros candidatos que ilustrasen lo que quiero decir, pero no ha sido por falta de ganas (es más, me ha sorprendido no encontrarlos). De todas formas, en uno de ellos sale González, y aunque no es lo que yo buscaba, cada cual también puede sacar sus propias conclusiones.

Más blues

17 17UTC octubre 17UTC 2006

Fai dellos díes grabé’n casa un solo de blues que fice comu exerciciu pa les mis clases de guitarra. Entós ya dixe que nun valía, y que diba facer otru. Grabélu ayeri’n casa Marco, y anque tien delles coses que meyorar, más o menos val pa lo que se quería. Llevo el tempo muncho meyor qu’enantes, pero entovía corro delles vegáes. Amás, eso que se llama la dinámica y la espresividá hay que trabayalo muncho. Pero pa les mis limitaciones nun tá mal del todo.

Lo bueno foi que más o menos grabóse con facilidá, y anque toles tomes teníen fallos, nun metí muncho la patona. Nun toco bien, pero toco muncho meyor qu’enantes, y ye de lo que se trata.

Y de que me preste.

Y préstame.

Estudiu de blues en Si bemol, versión 2 [MP3, 1,47 MB]