Archive for 30 noviembre 2006

Cómo se fai un telediariu

30 30UTC noviembre 30UTC 2006

Pémeque, anguañu, la industria’l entretenimientu nun entretién, y los medios d’información nun informen. Pero los medios d’información entretienen, vaya que sí. Ayeri quedé plasmáu un ratu delantre la tele como un pazguatu… col telediariu.

Va munchu tiempu que tengo verdadera curiosidá por cómo se fai un telediariu. Quiero dicir… Va. Pongamos que yo trabayo nel telediariu de les nueve, esi programa que ven millones de presones y que marca un pocoñín la vida de toos. Esi, esi programa que pue echar abaxo a un gobiernu; esi nel que un minutu val más que ningún otru minutu de publicidá; esi que, pa muncha xente, decide cenciellamente lo que esiste y lo que non esiste. “Salió nel telediariu”, dicen. Esi programa que se alimenta de la realidá, pero tamién certifica la realidá y la alimenta.

Y entós entro a trabayar, ficho, y… supongo que hai que escoyer qué noticies salen. Y axúntome colos mis collacios, y decimos: “Güey pasó esto, y esto y esto. Vamos falar d’esto. Fulanito, ¿qué tienes pa deportes?” Etcétera. Nun sé, digo yo que podría ser daqué semeyo a esto. Y nel maxín veo el mi esmolecimientu, el pruyimientu, la responsabilidá de escoyer lo que voi dicir a toes eses presones ca día.

Si eso ye asina, entrúgome munches coses, la principal: ¿Cómo coyones s’escueyen delles noticies que salen nel telediariu? Y si se fai así como camiento, ¿cómo pue desplicase que un día sí, y al otru tamién, salgan les mesmes noticies nun telediariu y nel otru? ¿En toes les cadenes lo mesmo?

El exemplu de ayeri ye perbuenu. Resulta que, mentantu toi sentáu na mesa pensando’n cenar, diz el telediariu que nun colexu de Zaragoza hai polémica porque el colexu decidió nun celebrar esti añu el festival de navidá.

Cuandu soy a pesllar la boca y reacionar, entrúgome: ¿cómo ye posible que una cosa como esta ocupe unos minutos preciosos nun telediariu? Podría creeme que eso saliera na información llocal d’un periódicu rexonal na edición de la comarca; nun sé, si pasara esto nel Santiago Apóstol de Mieres, y saliera en La Nueva España edición de les cuenques, valdríame. Pero… ¿nun telediariu? Dexando aparte a los padres y a los neños…

¿A QUIÉN COYONES-Y IMPORTA SI VAN FACER FESTIVAL DE NAVIDÁ PA LOS NEÑOS NUN COLEXU DE ZARAGOZA?

La noticia que punxeron detrás nun ye pa menos. Resulta que despliquen que hai una empresa (de abogáos y xente semeyo, camiento) que tramita divorcios. Y pués facer dellos trámites con ellos por Internet, y paez que son más rápidos y más baratos que otres empreses. Nun ye que me paeza mal qu’esista esi negociu, y nun niego que pue tener dalgún interés, pero… ¿cuántes empreses hai en España que tengan hestories igual d’interesantes?

¿DE QUIÉN YE AMIGU EL XERENTE DE ESA EMPRESA PA QUE-Y LA SAQUEN, NA MENOS, NEL TELEDIARIU DE LA TELEVISIÓN PÚBLICA?

Y digo tovía más: ¿pue algamase eso pagando? ¿Tan en venta los telediarios? Si lo tan, polo menos teníen que decínoslo. Porque nun pueo entender d’otra manera que saquen a los inventores, cantamañanas o vendemotos que saquen delles vegáes vendiendo’l so productu (siendo la mitá de les veces una tontería suprema, magar se den la importancia que se dan).

Y lo que me pon ya de mala hostia, falando mal y pronto: ¿por qué coinciden los telediarios de toles cadenes nes mismes peyeyáes? Si un día tontu ta ún viendo un telediariu y dió-yos por falar d’un pueblu, pongamos por casu, de Cuenca, nel que curiosamente casi toos viven de facer chocolate (por inventar daqué)… resulta que esi día tolos telediarios de toles putes cadenes falen del pueblu de Cuenca. Y esi pueblu ta ellí tol añu; nun me paez mal que se fale d’él, pero pue falase d’él lo mesmo un día que otru. ¿Por qué ye noticia un buen día pa toles cadenes?

Son coses que nun algamo a entender. ¿Qué pensaríen Hildy Johnson y Walter Burns, de Primera plana, o el maraviyosu (salvo que yera fumaor) Edward Murrow de Buenes noches y buena suerte, sobre to esto? ¿Qué pensaría, en particular, Murrow si supiera que cuandu hebía un monopolio de televisión estatal qu’emitía namás unes poques hores al día hebía meyor televisión, menos anuncios y más puntos de vista qu’anguañu con tropecientes cadenes priváes compitiendo, cuandu hay munchos más anuncios, pensamientu únicu y una calidá de mierda, eso sí, emitiendo tol día?

Anuncios

Una columna de TV

28 28UTC noviembre 28UTC 2006

Préstame abondo escribir nel blog. Nun creyí que diba poder escribir tan seguío, asina que foi un ésitu que de verdá me valiera pa practicar un pocoñín la escritura, que too nun pueden ser e-mails.

Por embargu, delles veces pienso que nun sedría capaz d’escribir una columna nun periódicu, o daqué semeyo. Ye perdifícil. La columna de Javier Pérez de Albéniz en El Mundo sobre la televisión (el Descodificador) tá bien delles veces, y otres nun me fai gracia. Pérez nun ye perfectu, pero hai que reconoce-y qu’escribe una columna más o menos solvente, y eso tien munchu méritu. Yo pueo escribir nel blog y tolo que se quiera, pero… él escribe una columna nel periódicu, y yo no. Y hai buenes razones pa que seya asina.

Casualmente, ta acabante d’escribir sobre coses que tamién m’esmolecieron a mí estos días d’atrás. Y punxo dalgunos párrafos contundentes, inapelables, que ya me gustaría a mí saber escribir. Por exemplu, dalguna de les coses que diz en “Sé piedra, ‘my friend'”. O en “Porno de lo más guarro”.

Ya digo, hai días que nun me gusta. Pero ye verdá que él escribe una columna, y yo no, y nesti casu ye por algo.

En alas de la mentira

27 27UTC noviembre 27UTC 2006

Hace ya bastantes años que pienso mucho sobre la mentira y la importancia que tiene en el mundo. A veces concluyo que la mentira es el factor más influyente en la civilización humana. Ayer, en un programa de La 2 que no pude ver, vi un momento a José Saramago diciendo que al igual que hubo una edad del hierro o del bronce, vivimos en la edad de la mentira.

Es cierto que la mentira y la verdad no son dos extremos indivisibles, inequívocos. Es cierto que todo es relativo. Pero incluso lo relativo se determina respecto a algún sistema de referencia. Que todo sea relativo no significa que valga todo, o que todo sea falso, o que dé igual si es cierto o falso.

Yo siempre había pensado que había cosas que la opinión pública no toleraba (si podía), entre ellas que la engañasen. En muchos fenómenos (dictaduras, guerras, linchamientos) participan personas que no tienen otra opción para librarse de sufrir la violencia, pero a la vez uno supone que también hay muchas personas que actúan engañadas. Es uno de los efectos malignos de la mentira. Y se da por supuesto que con el tiempo rechazamos esos fenómenos porque nos enteramos de la verdad. Uno de los fines del periodismo sería, según esto, destapar la verdad, para que podamos escandalizarnos y cambiar de opinión. En fin, uno supone que cuando a un ladrón se le ve el plumero, la gente (mayoritariamente) le retira su confianza, se siente engañada y enfadada, y el engañador sufre las consecuencias de ese descrédito.

Pero hace ya bastantes años que asisto atónito a un fenómeno que intuyo que es nuevo. No nos escandalizamos. Nos da igual. No queremos saber la verdad.

Por poner un ejemplo, siempre ha habido personas que comerciaban con su vida privada, en la prensa rosa. Pero hace unos cuantos años, supimos que una de estas historias (no recuerdo cuál, ni a quién implicaba) era falsa. Era un montaje, que quedó al descubierto poniendo en evidencia a sus protagonistas.

Yo creí que aquello traería un absoluto descrédito para la famosa (creo que era mujer) en cuestión, que la gente que seguía este tipo de prensa se indignaría, que la carrera de esta tipa estaba acabada. Pero para mi estupefacción, no fue así. No es que se lo perdonasen; es que la rueda siguió girando como si nada. A partir de aquel hecho (o quizás antes, no lo sé) se aceptó que los montajes eran algo normal, parte de la diversión telebasurera. El negocio fue a más y se disparó. Podíamos ver a los responsables de un montaje explicar cómo lo hicieron, sin que nadie les dijera: “Es usted un sinvergüenza y un impresentable, salga de este plató, por favor”. No; más bien había media docena de periodistas (¿periodistas?) preguntándoles detalles con la mayor naturalidad. Luego llegaron programas de televisión que mezclaban la ficción con la realidad, sacando personajes que se envidiaban, discutían, hacían y deshacían, sin que se supiera muy bien si aquello era verídico o no. Pero a su público no le importaba; se entretenían igualmente.

No es necesariamente malo que la gente se entretenga con ficción; el teatro es eso. Pero es sano distinguirlo de la realidad. Y la gente habla de todo esto como si fuera de verdad, sabiendo que es mentira. Y eso sí es malo. Porque se fomenta un hábito muy pernicioso. Que a uno le descubran una mentira ya no saca los colores a nadie.

Ni Tony Blair ni George Bush tuvieron que pagar un precio inmediato por las mentiras sobre las armas de destrucción masiva de Irak (aunque a Bill Clinton casi le cuesta la presidencia que mintiera sobre una cosa que a todos nos trae sin cuidado, y a pesar de que pronto admitió públicamente su mentira). Cualquier político puede intentar desacreditar al rival criticando en él cosas que ni ha dicho ni hecho, y nadie les pregunta: “pero, ¿de dónde se ha sacado usted esa información?”

Creo que nuestro músculo-de-rechazar-mentiras se ha relajado completamente, y ya no sirve para nada. Estamos demasiado acostumbrados no ya a dejarnos engañar, sino a buscar el engaño. Queremos que nos digan las cosas que nos da la gana creer. Desgraciadamente, cada vez hay más ejemplos realmente sorprendentes. No digamos en el mundo de la televisión y el “entretenimiento” (que ya es grave), sino en el de la política.

Pero claro, hablar de política y de verdad en el mismo artículo es no sólo difícil, sino yo diría que hasta peligroso.

Campaña por ¿ y ¡

24 24UTC noviembre 24UTC 2006

Toi por entamar una campaña pa salvar a ¿ y ¡ de la estinción.

La xente ríse cuandu dalgún rapaz antiglobalización diz que vivimos nuna dómina de colonialismu cultural polos yanquis o los anglosaxones, y ye verdá que suena un puquitín trasnocháo. Pero…

¿Por qué la xente anguañu tien esa manía de nun abrir les interrogaciones y les almiraciones?

¿Vas decime que ye por aforrar tiempu? Toi un puquitín fartu de sentir eses escuses pa la xente qu’escribe mal nel ordenador. Venga ya, ho, que toos sabemos que durante’l día perdemos tiempu asgaya y nun nos dá más. ¿Ye que por nun escribir un ¿ o un ¡ de verdá se aforra algo de tiempu? Eso pue tener xacíu cuandu escribes nun teléfonu móvil, pero non nun tecláu d’ordenador. Non y non. (Salvo qu’escribas veinte mil preguntes diaries, qu’entós sí te merecía la pena saltate signos; pero eso, salvo que seyas un diputáu del PP, nun lo fai naide).

¿Que son signos que nun faen falta, porque los ingleses apáñense ensin ellos? Bueno, nun faen falta la mitá de les lletres. Ya puestos, ún pue comunicase’n morse, que sólo faen falta el puntu y la raya: ¡namás que dos lletres! Pero paezme un argumentu absurdu. Los ingleses apáñense ensin abrir les interrogaciones, sí, pero tamién se apañen ensin fabes (fabes decentes, se entiende, non eses dulces que comen pa desayunar), ensin tortiella (namás comen esos güevos revueltos que tan buenos… la primera selmana, hasta que te fartes d’ellos), ensin chorizu, ensin persianes pa dormir la mañana como Dios manda, ensin regles clares de pronunciación (estudien llistes de pallabres, los muy cafres), o ensin salir al estranxeru’n tren (bueno, hasta que ficieron el túnel esi). Por favor. Que nos copien ellos a nosotros, que abrir y cerrar les interrogaciones ta meyor pensáo y ye enforma más fácil que pensar ónde se abren (que por poder, sí, pue facese, como se pué lleer el focicu pa aldovinar lo que ún ta diciendo ensin escuchalu).

¿Que queda más moderno? Si de verdá pienses eso, tú lo que yes ye un fatu.

Asina que nun veo motivu dalu pa saltase los ¿ y los ¡, nin en asturianu nin en español. Y como siga viendo esa vagancia na xente, voi entamar una campaña y poner banners por tolos llaos.

Stabilité syrienne

23 23UTC noviembre 23UTC 2006

Je ne suis pas très informé (eh bien, je crois que personne n’est pas bien informé) sur l’orient prochaine. Mais, après les nouvelles qu’arriven chaque jour depuis un tas d’années de guerres, je m’ai fait une image sur chacun, erroné ou non.

C’est pour ça que je trouve très, très surprenante la nouvelle que je viens de lire à Le Monde: la Syrie promet d’aider à stabiliser l’Irak.

Peut être pour mon ignorance, mais j’ai l’impression de que la Syrie a un long parcours de déstabilisation. Je n’assure pas que tout ce que j’ai lu sur la Syrie est vraie; mais, si seulement une petite partie est vraie, l’aide de la Syrie pour “stabiliser” un pays étranger serait comme l’aide d’un pédéraste pour surveiller la récréation d’une école. Voir le Liban.

Et c’est vraiment incroyable que la Syrie puisse stabiliser, en plus, un endroit comme l’Irak d’aujourd’hui. El Roto, un génial dessinateur espagnol, publie une bande dessinée aujourd’hui dans El País, oú on voit deux hélicoptères en train de lancer des missiles, et un des pilotes dit: “Et si on met Saddam Hussein une autre fois?” et l’autre lui répond: “Tu m’as deviné la pensée!”

Peut être que le retour de Saddam fuisse une meilleure solution que l’aide de la Syrie.

Blogger beta

23 23UTC noviembre 23UTC 2006

Al final, dempués de muncho pensalo, camudé’l mi blog pa que vaiga con Blogger Beta, col únicu envís d’emplegar les etiquetes. Paecióme que coles etiquetes diba poder marcar, aparte los temas (que nesti momentu nun pensé cuálos poner), les llingües, pa que si ún quier ver los mensaxes que tan nuna llingua concreta puea facelo fácilmente.

Eso funciona, pero agora nun se ven les banderuques na llista d’artículos recientes a mandrecha. Por embargu, nel títulu sí se ven.

Nun sé por qué. A ver si atopo la manera de camudar la plantilla pa que según la etiqueta enseñe la banderuca, nel título y nos demás sitios, sin falta de tar faciendo la gochada de poner el HTML nel títulu, como toi faciendo. Pero dúldolo muncho; paezme que nun se pué.

Tamos apañaos. Lo comío polo servío.

WordPress y periodismo

20 20UTC noviembre 20UTC 2006

En realidad, no es con WordPress, sino con Matt Mullenwegg, el autor de WordPress (risas con el mayor de los respetos, quede claro). Dice en una entrevista:

Los periodistas contrastan sus fuentes y siguen muchas normas que los bloggers no cumplen, pero no creo que eso sea negativo, es parte su poder. […] En todo caso, creo que todo el mundo debería seguir ciertas normas éticas, los bloggers deberían aspirar al menos a cumplir las de los medios tradicionales. Pero no creo que la falta de algunas de las estrictas reglas del periodismo sea un inconveniente.

Eso es todo. No he podido menos que carcajearme, o bien envidiar a Mullenwegg por la prensa que al parecer hay en su país.

Nun lo sabemos

17 17UTC noviembre 17UTC 2006

De xuru que tol mundu s’enteró de que’l otru día detuvieron a dos presones por intentar quemar a dos guardias en Bilbao. A munchos falto-yos tiempu pa decir qu’hebía que dexar dafechu el “procesu de paz” (o -lleer en plan grandón- “procesu de rendición del estáu a los terroristas”).

De lo que nun nos enteramos tanto foi de que’l xuez de Bilbao nun tien barruntu dalu de que ficieran tal cosa y tan acusáos de desórdenes, pero non de pega-y fueu a naide. Tan en llibertá condicional dempués de pagar la fianza. Habrá quien diga que ye indignante que dexen llibres a dos presones que ficieron por quemar a dos policías, pero la verdá ye que al xuez nun-y abulta que pasara eso. Nun tan acusáos d’ello.

Desplícalo Javier Ortiz na so columna. Paez que los policías nun declararon énte’l xuez (nun sé si no los llamó o nun quisieron dir). Y nun nos enseñaron dala declaración de naide que viera lo que pasó. Ortiz diz que nun sabe si pasó o no, y yo nun sé siquiera si lo que diz Ortiz ye verdá. Pero lo que sí ye verdá ye que’l xuez nun atopó nada pa acusar a esos dos suxetos.

O sea, que lo que unos ven como un atentáu pol que hai que tornar a la situación d’enantes, con ETA matando y los demás diendo a funerales (pero, eso sí, más chulos que un ocho y con sombreru texanu si fai falta) otros… nun consiguen velo siquiera.

Lo que tá claro ye que nun podemos fianos de lo que dalgunos nos dicen de buenes a primeres.

Redeeming recession

15 15UTC noviembre 15UTC 2006

Our whole first-world civilization is based on growth. Technology improves really fast, we enjoy more and more facilities, and economy needs us to consume, to develop new needs. Throwing away an appliance is much faster and beneficial than lending it. But we have started to see that this won’t last forever, since the planet and the countries we exploit are getting exhausted. The only way forward is to recycle, to reuse every bit of paper or water, to consume less energy for the same tasks, to lend things again. But… are companies willing to see their sales drop? Is our world prepared to work peacefully with an economy in recession?

Si Dios esiste

14 14UTC noviembre 14UTC 2006

Nos comentarios d’un artículu anterior punxéronme la lletra d’un canciu que me paez como pa pensar. Y lo que me fai pensar, póngolo equí.

Lo más triste de la relixón ye que nel so nome cométense les mayores atrocidaes. Nun tenía por qué ser un problema de la relixón; el problema ye nuestru. Los seres humanos somos (tamién, nun sólo) unos cabrones. Y dalgunos nagüen por atopar un motivo pa pasar al vecín a cuchillu, dominalu, pisalu. Y la relixón sírve-yos. Ye un instrumentu perbuenu: puedes tener controlaos y dominaos a millones de presones, sufriendo, privándose, obedeciéndote, muriendo polo que-yos mandes, ensin quexase y encima agradeciéndotelo y llamándote Santidá o Monseñor, con mayúscules.

La mi postura tien que ver colo que diz el canciu que dixe enrriba. Y tamién la retrataron mui bien dellos personaxes qu’escriben abondo meyor que yo. Dizse que Steven Weinberg dixo que hai xente bueno que fai coses buenes, y xente malo que fai coses males, pero pa que la xente buena faiga coses males fai falta la relixón. Otra muyer dixo a unos visitantes de una secta, d’estos que quieren convertite nun sé en qué, que “meyor diba dir pal infiernu colos mis amigos que pal cielu con xente como vosotros”. Pero la que más me gusta ye una frase que se-y atribúi a Mario Benedetti, porque siéntola col coral: nun sé si Dios esiste, pero si esiste sé que no-y va molestar la mi dulda. Como dixo Salvor Hardin, un personaxe de Isaac Asimov: nun dexes que’l to xacíu de la moral te quite de facer lo que tá bien.