Archive for 27 enero 2009

Coherencia y disculpas

27 27UTC enero 27UTC 2009

Me parece que muchos problemas se solucionarían fácilmente si nos esforzáramos por ser coherentes. Casi es una perogrullada, porque la coherencia y la justicia van de la mano. Evitar hacer afirmaciones de las que uno tenga que desdecirse está bastante cerca de no hacer a los demás lo que no quiero que me hagan a mí.

Me acuerdo de la coherencia cuando leo las delirantes declaraciones de un arzobispo (casi da igual cuál sea, son todos campeones en esta categoría) en relación con el mal llamado bus ateo. Es algo tan histriónico que no merece la pena comentarlo. Pero es un ejemplo palmario de incoherencia y contradicción.

Es también gracioso comprobar cómo un alto cargo de una administración autonómica, en cuyas manos está la vida de miles de ciudadanos, puede decir un día esto (las negritas son mías):

el hecho de que no haya podido probarse” relación entre la aplicación de sedantes y las muertes de pacientes en el Hospital Severo Ochoa ni se hayan encontrado responsabilidades penales “es evidente que no excluye el que hubiera unas prácticas que no debían haberse llevado a cabo en las Urgencias de Leganés”.

y más tarde esto otro:

Güemes ha agregado que las únicas acusaciones las ha hecho el diario, que ha acusado “falsamente” al Gobierno de Esperanza Aguirre de una trama de espionaje y después ha acudido a la Fiscalía y “ha reconocido no tener ninguna prueba y encima tienen la desfachatez de decir que no han acusado al Gobierno regional”.

Ha insistido en que no hay ninguna prueba de que se haya hecho espionaje, por lo que ha reiterado que se trata de una “gran mentira que está rayando ya con el ridículo”.

El autor de una de las frases estrella de las últimas décadas (que no se puede probar no significa que no exista) no está solo en esta peculiar inversión. Otros brillantes correligionarios suyos dicen, sobre la trama de espionaje en la Comunidad, cosas con tanto sentido como estas:

dijo que quien siga manteniendo estas afirmaciones las tendrá que “probar y acreditar” y, si no, tendrá que rectificar, porque, de no hacerlo, será llevado ante la Justicia.

Asimismo, manifestó que España es un Estado de Derecho, lo que quiere decir que “la inocencia no se tiene que probar”, dado que se presume. “Quien tiene la carga de la prueba es el que acusa. Quienes nos acusan de delitos muy graves tendrán que poner las pruebas ante los jueces”, apostilló.

Claro y diáfano como el agua. Esa es la actitud que debe mostrar un presidente de comunidad autónoma. Me habría parecido procedente esa lección sobre fundamentos del Derecho en otras ocasiones. Por ejemplo, durante la legislatura pasada, esa que el PP dedicó a hacer una absurda, malintencionada y antidemocrática campaña electoral para las elecciones previas, que ya habían perdido (pero no se enteraron hasta cuatro años después).

Y hablando de esto tengo que dar un punto a Rajoy. A mí, personalmente, no me hizo la menor gracia el reportaje aquel de las ministras de Vogue, por lo que tenía de pijo y de superfashion. El reportaje famoso de Soraya Sáenz de Santamaría no me pareció especialmente mal (quizás porque en él se fardaba menos de ropa). En cualquier caso, Rajoy primero dijo cosas como:

Los ministros y las ministras lo que tienen que hacer es gobernar. […] A lo largo de estos meses hemos visto muchos gestos. Y de los gestos hemos pasado, lisa y llanamente, al ridículo. […]

Me parece un acontecimiento lamentable, absolutamente fuera de lugar, muy poco serio y, sobre todo, que revela cómo se toma las cosas el Gobierno.[…]

Con los problemas habidos este verano, con la crisis del petróleo, si al final la gran noticia del verano es el posado de las señoras ministras, pues viva la libertad, el equilibrio , la sensatez, la lógica y el sentido común.

Además, el Grupo Parlamentario Popular se planteó pedir una comparecencia de las ministras en el Congreso, en términos no menos duros.

Ahora, con motivo del famoso posado de Soraya, que a fe mía que llega en una coyuntura de crisis bastante mayor, dice Rajoy que las críticas se deben a que:

en España hemos avanzado mucho en tolerancia y respeto a los demás, pero todavía no lo suficiente. […]

Soraya hay que juzgarla por su actividad política. En respeto y tolerancia aún nos queda un largo trecho que recorrer.

No muy coherente, que digamos. Pero al menos… al menos dice esto otro sobre las críticas al reportaje de Vogue:

no las debíamos haber hecho

Es muy, muy, muy poca cosa para la contradicción en que ha incurrido. Pero dado el panorama, me parece un gesto tan inusual que me lo voy a tomar como una disculpa. Así que Rajoy entra en la lista de gente que pide disculpas por un error:

Zapatero 3, Rajoy 1, Ana Mato 1, Iñaki Gabilondo 1, Fernando Sánchez-Dragó 1, Juande Ramos 1, Juan Fernando López Aguilar 1, Juan José Ibarretxe 1.

Pocas disculpas para tantos y tan graves motivos, pero algo es algo. Quizás Rouco algún día se anime (supongo que sí, porque es lo que predica para todo el mundo, que pida perdón ya desde su nacimiento porque nacemos todos con la culpa puesta).

Anuncios

La campaña del bus ateo

20 20UTC enero 20UTC 2009

Me ha sorprendido el revuelo que se ha armado con la famosa campaña publicitaria del “bus ateo”. Por una parte me ha sorprendido y alegrado su repercusión. Desde luego, nunca un puñado de euros había sido tan efectivo. Supongo que ha movido a mucha gente a pararse a pensar por un momento. Así que los promotores de la idea pueden felicitarse. Un éxito rotundo.

Por otro lado, me entristece ver que mucha gente no entiende la campaña. A muchos les parece una chifladura, una extravagancia. La alcaldesa de Valencia lo considera un disparate y dice que genera un debate ridículo. Aparte de que arderá en el infierno por toda la Eternidad, por decir que el debate sobre si Dios existe o no es “ridículo”, y aparte de que difícilmente se puede ser más contradictorio de lo que ella ha sido en sus propias declaraciones, creo que refleja el sentir de muchas personas. Y esa es la parte de fracaso de la campaña.

Lo primero que habría que aclararles es que esto no es ninguna ocurrencia para pasar el rato. Es una iniciativa que surgió en octubre de 2008 en Londres. Y es fruto de reflexiones bastante sosegadas. Yo me enteré casi cuando salió, a través del sitio de Richard Dawkins. Dawkins a veces se equivoca, pero pensar, lo que se dice pensar, el tío piensa.

¿Te parece un despropósito ese mensaje ateo? Pues resulta que la idea surgió de una persona que vio en un autobús de Londres una cita de la biblia: “When the Son of Man comes, will He find Faith on this Earth?”. ¿Hubo eco en los medios? ¿Hubo polémica? ¿Alguien se enteró? ¿Alguien cuestionó que un grupo religioso gastase su dinero en ese mensaje, y no en dar de comer a los pobres, y todas esas sandeces que se han dicho del bus ateo? No, ¿verdad?

Resulta que las religiones llevan milenios haciendo publicidad de manera desmesurada, lanzando mensajes, imponiéndolos a golpes, con el resultado de millones de muertos o infelices. Si alguien persigue a los religiosos, más bien suele ser que se trata de fundamentalistas de algún otro tipo, de adeptos fanáticos a alguna otra religión, aunque no tenga ese nombre. Los ateos no dedican catedrales a su ateísmo, por lo general, ni mausoleos, ni enormes estatuas presidenciales, ni cruficijos gigantes en las cimas de las montañas, ni cambian el nombre a las ciudades para ponerles los de sus líderes. Esa es la cuestión. Se dedican a sus asuntos sencillamente terrenales, si es que los dejan. Y por eso hay quien cree que son rara avis.

Sigamos. En ese mismo anuncio religioso mencionado, venía una dirección web que completaba el mensaje, y que al parecer decía que los no creyentes serían “condenados a una eterna separación de Dios y a pasar toda la eternidad bajo tormento en el infierno”. (La persona que inició la campaña londinense reaccionó precisamente ante ese mensaje).

¿Hubo indignación al respecto? ¿Salió en los medios de comunicación? ¿Se indignó Rita Barberá, o algún representante de nuestra santa madre iglesia, y salió hablando de respeto al que tienes enfrente, y todo eso? ¿No, verdad? (De esa amenaza de “tormento eterno” del mensaje original viene, por cierto, lo de “relájate y disfruta de la vida”, que a tanta gente le ha parecido raro; yo creo que algo de cinismo hay en esa supuesta extrañeza.)

Resulta que un mensaje que incluye el “probablemente” que otros no incluyen (a fin, seguramente, de no molestar a nadie ni contravenir ninguna norma sobre espacios publicitarios), todavía molesta a algunos y causa polémica. Casi daría risa hacer la comparación con los equivalentes mensajes religiosos, su número, su duración, su persistencia, su agresividad, su presencia institucional y educativa, su violencia, su influencia directa en las leyes de tantos países empezando por el nuestro.

Esta campaña ha sido un mínimo paso para dar visibilidad a los que dicen que el emperador está desnudo, y para hacer ver que es una postura normal, tanto como cualquier otra. Se enmarca, además, en una iniciativa bien fundamentada y meditada, y refleja una postura (el ateísmo) sujeta a la razón y la ley, y es promovida por personas que estoy seguro de que podrían mantener un debate totalmente sosegado y correcto sobre sus ideas. El ateísmo es como mínimo tan respetable como cualquier religión, con el valor añadido de que se puede sostener racional y objetivamente (cosa que no ocurre con las religiones). Otra cosa es que a uno no le sirva como experiencia personal.

Creo que la campaña ha puesto a cada cual en su sitio. Unos enuncian su verdad, respetuosamente, en un lema plenamente correcto desde un punto de vista lógico y objetivo. Otros, sin embargo, no entienden de probabilidades ni de medias tintas: intentan contestar con fe ciega, aunque en realidad… contestan con un condicional (ay, esas dudas religiosas…).

Bueno, en Londres están preparando otra campaña, y barajando lemas. Dejo algunos aquí. Espero que elijan bien.

No More Faith Schools.
There’s no such thing as a . . . child.
(Se refiere a la tesis de Dawkins de que no existen niños cristianos, ni musulmanes, ni hindúes; los niños son… niños, y la etiqueta religiosa se la ponen sus padres o conciudadanos.)
Religions: They can’t all be right. They can all be wrong.
Religion: For consenting adults in private.
Atheists just go one god further.
It’s okay not to believe. You’re in good company.
Don’t be afraid to question everything. Including this.
God: 100% Man-made.
Instead of worrying about your next life, try living this one.
Live your life. It’s the only one you’ve got.
Hell-free zone.

Y esta espero no verla en un autobús, porque además es más bien una chanza, pero tengo que reconocer que me ha parecido ingeniosa:

You think when Jesus returns, he ever wants to see a fucking cross again?

La mi primera canción

20 20UTC enero 20UTC 2009

Fai un porrón d’años hebía un anunciu de colonia pa gua.hes que decía, ente otres coses: “Tu primera canción, tu primera colonia, Chispas”. Chispas yera’l nome de la colonia.

Ye difícil facer dalgo creativo, pero muncho más difícil facer dalgo creativo y tar contentu colo fecho, a poco críticu que seya ún. Escribir bien ye difícil, pero yo llevo tola vida escribiendo (basta ver esti blog) y anque sé que nun soy Vargas Llosa asumo lo que escribo, y cómo lo escribo, igual que asumo los mis dientes torcíos. Nun me cuesta un ren.

Pero cola música nun me pasa eso. Lo que enxamás foi capaz de facer foi una canción.

Intentélo poques veces, pero les que lo intenté, dábame cuenta de que algún cachu me sonaba a otra cosa que ya taba inventáa. Al entamar, la idea paecíame buena, pero dempués d’un ratu, de sópitu paecíame malo, ramplero, ñoño. Racionalmente sabía que yera lóxicu esi sentimientu, que hebía que nun facé-y casu y seguir trabayando pa terminar el canciu… pero nun podía. Dexábalo. Nunca nun pude escribir una canción entera.

Agora, coles clases de guitarra, deprendí algunes cosuques d’armonía que, hay que decilo claramente, nun faen falta pa facer una canción, pero puen ayudar a echá-y un poco d’oficiu. Y sobre too, el mi profesor mandónos facer una canción como exerciciu. Así que esta vez nun hebía escapatoria.

Decidíme a facer dalgo más o menos simple, un tema swing, y a ser posible que sonara a vieyo, al estilu de esos grandes estándares de fai sesenta o setenta años. Y así salió But I know too well.

Ye un exerciciu, pero la verdá ye que nun me sonó mal. Y ayeri grabámoslu en clas, col mi collaciu Andrés. Sentir a otru tocar la to idega, y tocando como toca Andrés, ye dalgo increíble.

Pues equí va. La primer vez que nun tengo que pagar royalties a naide 🙂 El tema y el primer solo tócolos yo (acompañando Andrés, que menudu acompañamientu), lluéu va Andrés y lluéu cierro yo col tema otra vez.

But I Know Too Well [MP3 – 4,4 MB]

A ver… repasemos. Agora sí, agora ya tuve viaxes, aplausos, trabayu, amiga, canción. Agora ya pueo comprar la colonia.

Esto del feisbuc (II)

13 13UTC enero 13UTC 2009

A raíz de los comentarios en un artículo anterior, y pensando un poco más en el asunto, lo del Facebook me gusta todavía menos.

Se reservan el derecho de completar la información sobre ti recopilándola en prensa en-línea, blogs y otras posibles fuentes (a quien no le entre un escalofrío, que levante la mano; a mí me entra).

No sé qué pasaría si, por poner un ejemplo, eBay se fusionara con Facebook. No quiero soltar un rollo sobre data mining y las cosas que se pueden sacar de ahí.

Estos datos sobre perfiles de consumo, en España, según las leyes sobre protección de datos de carácter personal, son de nivel medio, lo cual plantearía toda una serie de exigencias y responsabilidades legales sobre esos ficheros. Pero las condiciones de uso establecen que los ficheros se almacenan y procesan en USA. Ese paraíso de las garantías constitucionales y el habeas corpus.

Si pudieras mantener el anonimato, sería difícil que te encontraran tus amigos, pero al menos la decisión sería tuya. Pero es que las condiciones de uso de Facebook establecen que debes introducir tu nombre real; no puedes disociar los datos. No digo que no puedas engañar al chisme y acabar metiendo un nombre ficticio, pero… estarás incumpliendo las condiciones de uso.

Creo que la información que ponemos en Facebook es de la más sensible que hemos puesto jamás en la red. Lo de los seis grados de separación es muy chachi para ver qué distancia tienes con Carl Lewis, pero también es fácil ver qué distancia tienes con cualquier persona incómoda para cualquier régimen. Sí, señores: en muchos sitios (España incluida) se acusa a gente de cosas que luego no son delito, o resultan ser falsas. ¿Tienes amigos argelinos, o palestinos, o vascos, o cubanos? ¿Muchos? ¿Tienes muchos amigos en redes de homosexuales, o relacionados con Amnistía Internacional? Pues vete a saber en qué acaba la cosa.

Otra objeción. En esta lucha que tenemos por información abierta, estándares, creative commons, independencia de la plataforma… resulta que la información más sensible que hemos puesto jamás en la red la ponemos en manos de una empresa estadounidense, dueña de una aplicación propietaria. Una empresa que tardó bastante, bastante tiempo en sacar una versión en español de la interfaz de usuario, y que a fecha de hoy todavía tiene la política de privacidad mal traducida (o sea: por lo que a mí respecta, una empresa escandalosamente chapucera). Cuando hoy en día no aceptamos un reproductor de canciones (que minimizaremos y no miraremos durante horas) si no tiene skins, aceptamos una interfaz inusable y rígida. Sí, desde mediados de 2008 (¡2008!) hablan de código abierto, pero no lo acabo de ver claro.

El correo-e ya es un riesgo, y podemos estar seguros de que hay entidades que lol vigilan, pero bueno, aún puede uno ser relativamente libre respecto a cuentas y servidores, o incluso usar cuentas de usar y tirar. Si me dijeran que debo dejar de usarl y cambiar a un medio de mensajería totalmente centralizado en manos de una empresa, que se rige por leyes estadounidenses (insisto), y que me obliga a dar mi nombre real, los echaría a tomar por el sitio menos pensado. No quisimos MSN porque no queríamos navegar por los canales que decidiera Microsoft, ¿no? Ponemos verde a Google por cada mínimo desliz, ¿no? Y ahora ponemos el cuello en la guillotina tranquilamente, con esta gente que salvo tener masa crítica no ha hecho nada para ganarse nuestra confianza como clientes.

Puede que la idea de centralizar las noticias de tus amigos no sea mala; no lo es. Pero todo lo que hay en Facebook ya estaba inventado. ¿Dónde están el RSS, la mensajería instantánea y el correo electrónico? ¿No se puede hacer esa aplicación centralizadora con esas bases, realmente abierta, y que cada cual se la instale como y donde le dé la gana, o la use desde el servidor que prefiera? ¿Esto no se trataba de descentralizar, abrir y evitar monopolios? Hay otros proyectos en esa dirección; tampoco es que me den muy buena espina, la verdad, pero no había ni oído hablar de ellos.

Me da la impresión de que a una horda de adolescentes inconscientes y cotillas les colocaron Facebook (como les colocaron un buen día que llevar los pantalones caídos era guay), y a partir de esa masa crítica, hemos ido detrás todos los demás, sin pensar si queremos o no.

Lleer esti blog produz CO2

13 13UTC enero 13UTC 2009

Interesante l’artículu que fala de lo que gasta buscar coses en Google. Tar coneutáu a Internet un segundu dicen que produz 0,02 gramos de CO2. Yo toi mui sensible con eses coses dende va munchu tiempu, y apago lluces y pantalles, y too eso. Pero de esi artículu paez desprendese que hai que tener curiáu con nun buscar en Google, y sobre eso ocúrrenseme dalgunes coses.

Home, la primera: que tolo que faes gasta enerxía. Eso nun ye nuevo.

La segunda: que de lo que se trata nun ye de nun facer coses (paez que si consultes poco’n Google aforres CO2, y será verdá, pero nun ye esi el plan). Ye de faceles racionalmente y ensin despilfarrar.

La tercera: que xenérase CO2… si la enerxía sal de la combustión de combustibles fósiles. Si los servidores de Google funcionen con enerxíes llimpies, nun s’emitirá CO2.

Equí el problema ye que muncha enerxía sal de fontes sucies y nun renovables (como’l uraniu o el carbón), y que muuuuuncha enerxía tírase a lo tonto. De lo que se trata ye de nun tirala, primero, y de xenerala de fontes llimpies y renovables (na medía de lo posible, non de lo rentable), segundo.

Los militares nerviosos

8 08UTC enero 08UTC 2009

Resulta que’l portavoz de la AUME, una asociación de militares, dedícase a falar de moda, de trapos, de ropa.

Pa mí que eso de tener una muyer de ministra de Defensa tienlos descolocáos. Nun saben qué facer, y como lo que quieren ye quitásela d’enrriba, ¿cómo se critica a una muyer pa que-y duela y se rinda y marche llorando pan casa? Pues colo peor de lo peor: falando de trapos, home. Diciendo que nun diba conxuntá.

Pa disimular un poco, falen de les normes, de la disciplina del exércitu, de les sanciones que-yos caen a los probes militares cuandu incumplen les normes. Pero el mensaxe importante que tien que llegá-y a la ministra ye otru. Esto ye lo que-y diría la AUME a la cara: “Nena, esa solombra güeyos nun te fai xuegu coles medies, y tienes les puntes abiertes”.

Lo otro ye namás pa despistar, porque ye perfácil de desmontar: la ministra pidió permisu a la Casa Real (que ye la que pon el protocolu) enantes de dir y diéron-y lu, y además eses fatiáes sobre les normes de los militares nun vienen a cuentu, porque la ministra (olvídase-yos muncho a los xenerales) ye civil, lo primero, y ye la que manda, lo segundo; así que si tienen respetu a les normes, nun diba ocurríse-yos criticar… la ropa que lleva puesta. Cuadraríense, daríen un golpe colos tacones, y diríen “sí, señora”. Y dexaríen que fora la casa real la que se quexara si ye que yos apetecía, que tienen lengüina cuando quieren y falar por otru ye una falta d’educación (sí, peor tovía que llevar pantalones ensin tener güevos).

Si fora ministru envede ministra, diba ser un esperpentu ver a esti señor falando de ropa y complementos d’un paisanu… pero a eso ya nun diba atrevese, porque diba quedar un poco mariconina la cosa, y nel exércitu nun hai maricones, hasta ehí podíamos llegar. Cola ministra, polo menos, puede disfrazalo y falar de normes y ponese dignu.

Pero lo que te va a ti ye la moda y los desfiles, guapín. Almítelo.

Pa la ministra, si tolo que tienen que decir los militares de la so xestión ye chumináes como esta, ta faciéndolo perbien (y si encima los pon nerviosos cola barriga, más tovía). Mándo-y un aplausu.

Y pa esti felpeyu, que se permite el luxu de sacar a rellucir “progre” como un insultu o un despreciu a la ministra (colo que se-y ve el plumeru con muncha claridá), dempués d’un espectáculu tan bochornosu y tan inaceutable, lo meyor que facía yera dimitir. Y poner una mercería, porque d’eso entiende muncho más que d’educación y de democracia.

Otro par de frases

7 07UTC enero 07UTC 2009

Otras dos frases para recordar. El esforzado propietario de un negocio de hostelería se encuentra, a hora muy temprana, barriendo el suelo de su medio de vida, y ahí llega el cliente madrugador. Y el propietario le dice:

¿Cómo es que yo veo mierda que mis empleados no ven?

Y una que viene muy al hilo de algunas reflexiones que estoy haciendo últimamente. Un compañero de trabajo, sabio como pocos, en medio de una conversación sobre las diversas formas de pasar la Nochevieja, me dice:

Una cosa es ser sociable y otra ser gregario.

Por cierto, aprovecho para anotarlo también: en español no se dice socializar en el sentido en que últimamente se usa (es una mala traducción del inglés socialize, que es lo que toda la vida se ha llamado alternar), y también me parece un poco sospechoso decir de una persona amigable o con facilidad para relacionarse que es social, en vez de… eso (amigable, afable, abierta, lo que se quiera).

Esto del feisbuc

5 05UTC enero 05UTC 2009

A ver, almas caritativas. A ver si me ayuda alguien, que me hago mayor y nontiendoná.

No voy a ser yo quien niegue las bondades de la Internete. Soy uno de sus más esclarecidos creadores, y un visionario del asunto. Y la uso hasta para psicoanalizarme (a los hechos me remito…) Pero no acabo de entender muchas cosas del feisbuc, que en adelante llamaremos Facebook.

Entiendo la utilidad del correo electrónico, como entiendo la utilidad del correo normal. Mensajes de persona a persona. Perfecto. Entiendo los foros. Entiendo también la utilidad de los blogs, que toda la vida se han llamado diarios, o columnas periodísticas, según la forma; pero vamos, que entre otras cosas valen para comunicarse con amigos y estar un poco al día de en qué andan metidos. Ciertamente, muchos de ellos ya no escriben con frecuencia en su blog, pero esto era de esperar. En cualquier caso, todas ellas son herramientas útiles, funcionan, y son relativamente independientes de la plataforma o fabricante. Además, uno cuenta ahí lo que quiere contar y ya está. Ni siquiera tiene por qué estar su persona pegada a lo que hace; puede ser todo relativamente anónimo.

Pero esto del Facebook… En primer lugar, he de decir que como usuario me parece la segunda peor aplicación web que he visto, después de Myspace. Ahí hay un batiburrillo descomunal de enlaces, botones y chorradas. Usabilidad muy mala, salvo que uno se adapte a ser usuario de Facebook (o sea, lo contrario a usabilidad). Si después de ver una página de la Wikipedia o la página de Google entro en Facebook con todos sus colorines me entran repentinas náuseas, como cuando uno se ha excedido con las gominolas y se da cuenta de que necesita ayunar una semana.

Pero aparte de eso. ¿Para qué coño sirve exactamente Facebook? Sí, sirve para tener más o menos controlado lo que hacen los amigos, si es que escriben a menudo y tal. Pero ¿es necesaria tal aplicación?

Le veo algunos inconvenientes. Un alto porcentaje de las cosas de mis amigos de las que me entero en Facebook son… cosas Facebook. Aplicacioncitas, jueguecitos, cosas así. Cosas que de ninguna manera formarían parte de nuestra amistad, si no fuera por Facebook. Es decir, que la herramienta se adueña de nuestro tiempo y, si me apuras, de nuestra relación. Cuando entro en Facebook, en vez de enterarme de cómo le va a Fulano, lo que hago es rabilar con Facebook (sí, a veces de la mano con Fulano). Yo a eso lo llamo interferencias. Pero ¿tiene algún parecido hacer un test sobre tendencia política con discutir con un tipo cara a cara sobre política hasta quedarse sin saliva? Si relleno la encuesta y al final me dice si soy demócrata o republicano, la impresión que me queda es que mi amigo es Facebook, no el otro, a quien no he visto el pelo. Así que de red social… amos, anda.

Otra contrapartida es que me parece bastante indiscreto. Estos grupos que se crean… Muchos de ellos revelan ideas, opiniones, pensamientos políticos, religiosos. Todo tipo de filiaciones que uno pone de manifiesto con un perezoso clic. Sí, en el blog uno se va de la lengua también, pero mediante esfuerzo consciente (escribir, nada menos), y sobre todo, la información que da no es estructurada y automatizable. Cuando pienso que cualquier facebookspider (si existen, que no os engañéis, existen, por mucho que diga la política de privacidad de Facebook) puede recopilar sobre mí un perfil con un montón de coordenadas que pueden incluso ser ideológicas, me entra una cierta incomodidad (y no hace falta que yo sea el indiscreto; analizando a mis amigos se puede saber casi, casi, dónde vivo). Tanto es así que estoy planteándome desaparecer de Facebook. Pero claro, si lo hago no voy a ser cool. Va a ser como admitir que cumplo años, como esa gente rara que decidió no tener televisión (yo estoy a puntito…)

Yendo a la parte humana del asunto… me encuentro problemas parecidos a los de Myspace. Ahí hay músicos que son “amigos” de Mozart, de Pat Metheny, de Freddie Mercury, de Charlie Parker, de System of a Dawn y de otros tropecientos, vivos, muertos, famosos, desconocidos, y entre ellos muchos que a buen seguro ni son amigos ni se han visto en la puta vida. Cuando uno tiene una lista de más de 10 ó 20 amigos… ¿pa qué vale la lista? Hay gente que tiene cientos. Claro que soy “amigo” de cientos de personas, pero… ¿me vale de algo una aplicación que los controle a todos? ¿Puedo vigilar tanta gente hasta ese punto? ¿Con qué fin voy a entrar con frecuencia en Facebook? Si hago caso a ese monstruo… ¡no haré otra cosa en todo el día que curiosear en sus vidas!

Otra cuestión que me tiene intrigado. Voy recibiendo invitaciones de amigos para que acepte que soy amigo suyo. Por lo general, así es. Pero hay alguna que otra, que es de gente que no estoy seguro de conocer… Soy un desastre para los nombres, es verdad, así que hay dos efectos perniciosos. Uno, que la aplicación pone de manifiesto lastimosamente mi mala memoria, y me deja en evidencia. Dos, que si no acepto ser amigo de quien quiere serlo (aunque sólo sea por mantener una lista de amigos manejable)… ¿soy un desaborío, un desagradable? ¿Qué dice la netiqueta sobre Facebook?

¿Pa qué coño usa la gente esto de Facebook? ¿Me borro? ¿Ni se me ocurra? Estoy hecho un lío.

Los llibros de 2008

2 02UTC enero 02UTC 2009

Sigamos cola tradición. Estos son los llibros de 2008.

El fantasma del rey Leopoldo / Adam Hochschild
Los del color de la tierra-Textos insurgentes / Subcomandante Marcos
Una hora ensin televisión / Jaime Salom
El mundo de los antiguos griegos / John Camp,Elizabeth Fisher
Heart of Darkness / Joseph Conrad
Mascarada / Terry Pratchett
Un libro de buena fe-Ensayos / Montaigne
La guerra de los seis días / Michael B. Oren
Breve historia del saber / Charles Van Doren
El derrumbe / Ricardo Menéndez Salmón
Bartleby l’escribiente / Herman Melville (trad. José Luis Piquero)
Viajes con Heródoto / Ryszard Kapuscinsky
Claro de tierra / Arthur C. Clarke
Villa y Zapata / Margarita de Orellana
Una lectora nada común / Alan Bennett
Breve historia de Estados Unidos / Philip Jenkins
El espejismo de Dios / Richard Dawkins
El capellán del diablo / Richard Dawkins
Antártida – Descubriendo el continente blanco / Irina Izaguirre,Gabriela Mataloni
El peor viaje del mundo / Apsley Cherry-Garrard
Enciclopedia del mar / Andrés Llamas Ruiz y otros
Los tres pies del gato / Pablo Ordaz
Crónica negra del Prestige / Luis Gómez,Pablo Ordaz
Mundo Anillo / Larry Niven
La prudencia en la mujer / Tirso de Molina
Papá Puerco / Terry Pratchett
Movimiento perpetuo / Augusto Monterroso
La aventura del tocador de señoras / Eduardo Mendoza
Trampantojos / Ramón Gómez de la Serna
Tácticas parlamentarias / Jeremy Bentham
Los sueños de la razón / José Antonio Marina

Prestáronme munchos, pero si tengo que escoyer ún, El peor viaje del mundo. Tamién Conrad, Montaigne, Dawkins… bueno, y siempre Mendoza y Marina, que nun descubro agora. Los más decepcionantes (n’ordre cronolóxicu inversu): Salom, Van Doren, Salmón y Larry Niven.

Tamién entamé estos dos, y dexélos (nun taben mal, pero nun m’apetecía lleer más):

El extraño caso de los ratones moteados / Peter Medawar
Journey to the Polar Sea / Sir John Franklin

Y los cómics:

Normal / Olga Carmona Peral
Awabi / Kan Takahama
Jamilti / Rutu Modan
From hell / Alan Moore,Eddie Campbell
Esto no es todo / Quino
¡Qué presente impresentable! / Quino
El asombroso swing del Golem / James Sturm
Como un guante de seda forjado en hierro / Daniel Clowes
Malas ventas / Alex Robinson
Adiós, Chunky Rice / Craig Thompson
Midnight Nation / J. Michael Straczynski,Gary Frank
El circo del desaliento / David Rubín
Berlín ciudad de piedras-Libro uno / Jason Lutes
Entender el comic-El arte invisible / Scott McCloud
Nunca me has gustado / Chester Brown
Aida en el confín / Vanna Vinci
Agujero negro / Charles Burns
La perdida / Jessica Abel
La pipa de Marcos (Los viajes de Juan sin Tierra – I) / Javier de Isusi
Escaparate / Jessica Abel
Pyongyang / Guy Delisle
Las 7 vidas del gavilán – el integral / André Juillard,Patrick Cothias
Kane / Paul Grist
Déjenme inventar / Quino
Lucille / Ludovic Debeurme
Estafados / Alex Robinson
Tokio es mi jardín / Frédéric Boilet,Benoît Peeters
Desayuno por la tarde / Andi Watson
Píldoras azules / Frederik Peeters
La isla de nunca jamás (Los viajes de Juan Sin Tierra – II) / Javier de Isusi
Jazz Club / Alexandre Clérisse
El mundo de Sempé / Sempé
Bien, gracias. ¿Y usted? / Quino
Maus / Art Spiegelman
El último libro de Calvin y Hobbes / Bill Watterson
Demeter / Ana Juan
Todo Mafalda / Quino
Ve con Grace / George Alexpoulos
Pequeños milagros / Will Eisner
Calvin & Hobbes – Cada cosa a su tiempo / Bill Watterson

Ehí hai maraviyes: Quino (faiga lo que faiga), Maus, Pyongyang, Nunca me has gustado, Entender el comic (imprescindible), Adiós, Chunky Rice…