Archive for 30 octubre 2009

Follow my ass

30 30UTC octubre 30UTC 2009

Oído en El Fontán; una chica risueña le dice a un chico:

Tú sigue mi culo, que tiene mejor sentido de la orientación que tu.

Infanticidiu

29 29UTC octubre 29UTC 2009

L’otru día vi esta noticia. Los guajes de la semeya paecen tar despidiéndose de la vida y entrugándose qué-yos va pasar. Polo visto, quieren erradicalos. ¡Herodes, que son unos Herodes! Yo a esi colexu a un guaje míu nun lu mandaba.

Yera demasiáo bestia pa ser verdá. Pero nun nos confundamos: ye lo que pon. En viendo el titular enteru, ún deduz qué ye lo que quieren erradicar nesi colexu. Pero namás dedúzlo; nun ye que ehí lo ponga. Ná, nun ye namás que un problema de concordancia, un periodista tien coses más importantes nes que pensar.

(¿Cuáles?)

Liberalización del gas/to

29 29UTC octubre 29UTC 2009

Me he enterado de que ha cambiado, no hace mucho, la normativa del suministro de gas.

Sí, ahora está “liberalizado”, y la compañía que te lo suministra no tiene por qué ser la misma que te lo vende (“comercializadora”, la llaman). Yo no sé qué coño significa eso en la práctica ni cómo es posible ni para qué vale, porque no sé qué valor añadido puede tener “comercializar” el gas sin poner tuberías ni nada, pero de eso me había enterado hace tiempo. Cosas más raras se han visto.

Pero a lo que iba: ahora, cada cinco años tienes que hacer obligatoriamente una revisión de la instalación de gas. Eso no es tan nuevo, porque hasta hace poco tenías que hacerla cada cuatro, creo.

La novedad es que antes esa revisión la hacía la compañía suministradora (la dueña de esa parte de la instalación, digamos), y era gratis. Ahora la revisión la hace la compañía suministradora (que sigue siendo la dueña), y tienes que pagar más de 50 €.

Es cierto que quizás no te guste pagar ese precio, con lo que se te puede ocurrir encargarle el trabajo a otro. Pero no puedes. Tiene que ser la suministradora, ya no es gratis, y tienes que pagar ese precio que han puesto unilateralmente. No tienes nada que negociar. A lo mejor se te ocurre cambiar de empresa, ya que se ha liberalizado tanto la cosa, pero no cantes victoria: cambiarás de comercializadora, pero la suministradora seguirá siendo la misma, y la revisión la va a hacer esa. O arrancas los tubos y pones otros, o pones el… cucu.

Por otra parte, parece que con la nueva normativa tienes que hacer una revisión anual de tu instalación interna (radiadores, calderas y eso), y es responsabilidad tuya gestionarlo. En este caso sí puedes acudir a cualquier empresa. Pero me he puesto a llamar, y excepto la empresa que da soporte técnico a mi marca de caldera, las demás dicen que no lo hacen por ahora, que lo habitual es que lo haga la empresa de soporte. Es decir, esto al menos no es un monopolio, pero en la práctica lo es. Esta revisión, si se la pido a la empresa en cuestión, cuesta más de 70 €. Anuales. 41,97 € / hora del técnico, 21,22 € el desplazamiento, más el IVA. Por supuesto, si hay que cambiar piezas van aparte. Pregunté si el precio de la mano de obra podría llegar a ser menos, pero aparentemente ni se plantean cobrarte menos de una hora (no lo sé realmente).

¿Y si mezclo a los dos enemigos? Que la revisión interna la haga la empresa suministradora, que tiene técnicos pa todo. Y los tiene, y puede hacerla. Pero sólo te la hace si firmas con ellos un contrato de mantenimiento (te sale más o menos por la misma pasta o un poco más que pagar la revisión a la empresa de soporte técnico). Da igual lo que quieras pagar: no hacen revisiones bajo demanda, “no venden suelto”. Sin pasar por la vicaría, no hay trato, monín.

Me pregunto qué coño de liberalización del sector energético es esta, que hace al usuario pagar donde no había que pagar, y que lo obliga a pagar a una empresa en concreto, le guste o no, al precio que ella marca, ya sea por norma o de facto. Que me lo explique algún neocon, por favor, que aunque seguro que hay un mogote de ventajas, todavía no he visto ninguna (libre competencia, bajada de precios, todo eso que queda tan bonito en los catecismos de los economistas).

Todo esto va aparte de que, si llamas a media docena de sitios diferentes, no todos te dicen lo mismo sobre la obligatoriedad de realizar las inspecciones o el marco legal, bien por desconocimiento o porque no entienden lo que preguntas y te contestan otra cosa. Yo hasta ahora no he conseguido aclararlo todo bien, y ya he hablado con:

* Mi empresa suministradora (dos veces)
* Otras empresas instaladoras/mantenedoras (cuatro diferentes, oiga)
* Consejería de Industria y Energía de la administración autonómica (dos veces)
* Unión de consumidores (dos veces)
* Consejo Nacional de Energía
* La compañía aseguradora de mi casa (esta no tenía noción del asunto, aunque sospecho que en caso de siniestro mostraría un repentino conocimiento exhaustivo de las obligaciones que he incumplido y que les eximen de pagarme)

No sé quién dice exactamente la verdad (de momento la única referencia clara que tengo es el RITE, pero es triste que tenga que acabar siempre leyendo e interpretando yo el BOE). No sé exactamente qué tengo que hacer. No sé por qué la gente se queja tanto de los impuestos y luego está tan tranquila pagando una tasa abusiva e innegociable a entidades privadas en régimen de monopolio de facto.

Luciéndose con los titulares neutrales

27 27UTC octubre 27UTC 2009

Veo en Público lo siguiente:

El artículo lo firma Ferrán Casas. Y lo que me deja boquiabierto es el titular de abajo.

No digo yo que esa información no haya que darla. Son datos. Pero al incluirlos en el titular con esa redacción talmente parece que el redactor, presa de alguna vergüenza ilógica, pretende marcar no sé qué clase de distancias con esas personas. El intento es un tanto patético, pero sobre todo por venir de un periodista, a quien en principio ni le va ni le viene la distancia entre unos y otros. No es que lo diga con estas palabras, pero a alguien tan retorcido como yo ese titular le suena como “dos de ellos son de derechas como si fuesen del PP aunque no lo sean, y el tercero aunque sea socialista es hijo de franquista como si fuese del PP aunque no lo sea pero como si lo fuese, pero socialista del todo no es”. Algo así.

Pero sobre todo me asquea porque, según mi escala de valores, en general debería dar igual de quién sea hijo cada cual, que es responsable de sus actos, y esos son los que se juzgan en los tribunales.

En el caso peor, y sin cortarme, diría que ese recuadro es repugnante.

Siendo más diplomático y comedido, diría que es un poco tendencioso. Y muy repugnante.

Flashforward

27 27UTC octubre 27UTC 2009

A long time since my last post in English… and now I have to write something, or I’ll end up forgetting English completely.

I’ve seen… maybe the third episode of Flashforward. I’ts a TV series about a worldwide faint, that every person in the world suffers exactly at the same time, and lasts exactly the same: 2′ 17″. During that time, every person has a vision about the future, exactly six months later; those visions are apparently coherent. So it seems that they have really seen the future. That’s the flashforward, as opposed to flashback. The main character (Mark Benford) is an FBI investigator who, in his flashforward, saw himself in front of his noticeboard with the collected evidences.

The investigators begin to collect information, visit people and so on. And everything seems to fit, so it looks like they have really seen the future. Of course, in many cases people don’t like what they see; they hide some details to their close friends or lovers (as the truth may be unpleasant). Even worse: during the event some of them did not have any flashforward at all… does that mean that they’ll be dead six months later?

This approach is a great idea in the sense that you can write tons of stories and raise lots of questions upon it. But there’s a big risk you’ll end up ruining such a great idea. After all, the idea is not so original; it’s great only if you manage to overcome the difficulties where others have failed. Namely, time travel.

Writing about time travel in any form is not a simple thing. It has been done millions of times in the past, and just raising the issue as a great idea and leaving it open to reflection won’t work anymore; you must assemble a credible story, and you must be really good at that, since you must cope with (and solve) many possible paradoxes. For instance, I’ve recently read some stories by Greg Egan, that faced this subject, and he’s brilliant in some ways, but I didn’t like his way of solving these problems (neither his narrative style, quite confusing). And, in my opinion, something’s going wrong with Flashforward. Maybe the book it’s based on is better built, or maybe everything will make sense later, but at this moment I’m quite disappointed with some details.

For instance: Benford recalls some pictures of his noticeboard, as he guides the investigation. And he goes on finding evidences that take their place in the noticeboard, as he had seen in his flashforward. That sort of jigsaw-solving is great as a dramatic resource. But…

Woulnd’t it be obvious that anybody in his situation would try to change the future? He would use a different noticeboard, or put the pictures and notes in a completely different layout on purpose. Let’s see if we have really seen the future, right? There are things which we don’t know, and they are happening right now and taking us to that moment we’ve all seen in the future. But what about the things that we already know? Let’s turn them upside down! Let’s challenge this phenomenon!

Of course, that would be a paradox. And it would be difficult for the authors to solve that. Maybe something will end up mending everything at the last minute so as the prophecy will come true, but in that case the writer will have to be really thorough with the details, and it won’t be credible anyway. Or maybe that won’t happen, since the things people alter are not significant for the future; but then, it would be quite difficult to tell which details are relevant or not, once some flashforwards are invalidated by human actions (what would, then, prevent us from altering the whole future?).

The point is, I can’t imagine why on Earth the characters don’t try to do this and challenge their own flashforwards.

So the series is not bad, but I hope they have a great plot behind these naïve decisions. If that’s not the case, any Terminator film would have been better written than this…

24" de bop

26 26UTC octubre 26UTC 2009

Fai tiempu que nun cuelgo nada de música. Poro, voi colgar un exerciciu, un estudiu d’un solo bop. Nun ye míu, el exerciciu ye namás lleelu y tocalu.

Y pue tocase muncho meyor, la verdá.

Artcore AG75, amplificaor Ibanez GT40, grabao con Audacity. El ruidu de fondu nun sé quién lu fai, pero nun foi quien pa quitalu.

Estudiu de solo [MP3, 390 KB]

Medidas contra la crisis (II)

21 21UTC octubre 21UTC 2009

Ayer pude oír por la radio parte del debate sobre presupuestos. Fue por la tarde, así que no vi cómo Rajoy, según Cospedal, le perdonaba la vida a Elena Salgado porque está feo darle caña a una mujer. (Lo cual creo que de una tacada deja en su lugar a Salgado, a Rajoy y a Cospedal; cada cual que saque sus conclusiones.)

La discusión fue entre Salgado y dos partidos catalanes, y me suscitó algunas reflexiones.

– Ante la acusación de que subir el IVA es regresivo, Salgado dijo que Dinamarca tiene una fiscalidad muy progresiva y tienen el 25% de IVA. Argumento estúpido, a mi entender. Se me ocurre decirle: ¿nos diferenciamos de Dinamarca, por ventura, en alguna otra cosa? Y si es tan progresivo, ¿por qué sube el IVA al 18, y no al 25? Chorradas.

– Respecto a los impuestos directos a las rentas altas, dijo que en España hay 400.000 personas que cobran más de 100.000 € al año, y que subirles 1 punto el IRPF daría un resultado de 200 M€. Será verdad dicho así, pero no me creo que hacer pagar más a los ricos no permita luchar contra el déficit, y apretar a los que apenas llegan a fin de mes sí.

– Respecto a I+D, una cosa que se me ocurre. Es verdad que reducir el presupuesto queda feo. Pero cuando decimos que el I+D y la ventaja competitiva es el camino para una economía sólida… ¿quién tiene que invertir en I+D? ¿Es el Estado el que tiene que hacer toda la investigación, y luego dar los resultados a las empresas, o algo así? Pero ¿eso no es un modelo intervencionista, trasnochado, leninista? ¿Acaso no son las empresas, ese dechado de virtudes, quien tiene que decidirse de una vez a apostar por la calidad y por la investigación, e invertir en su propio futuro, y pagar ese peaje?

No entiendo a los liberales, de verdad. Les molesta que haya una sanidad o educación universales, pero luego quieren que sea la policía judicial la que eduque a sus hijas para que confíen en ellos si les hacen un bombo, o quieren que sea el Estado el que haga investigación y desarrollo, no las empresas. A mí eso sí me parece intervencionismo, y no darle gratis las medicinas a un jubilado.

Por cierto, al hilo de lo que escribí ayer, parece que se están moviendo para eliminar ministerios. No es que la medida me parezca mal por una cuestión de imagen, o de austeridad, pero como medida real contra la crisis, insisto: ¿cuánto dinero nos vamos a ahorrar? No he conseguido aún encontrar ni una referencia.

Medidas contra la crisis

20 20UTC octubre 20UTC 2009

Ayer oí decir a Rajoy (y antes he oído a otros muchos) que la solución contra la crisis era reducir el gasto público.

“Reducir el gasto público” no dice nada concreto. Cuando uno pide precisión, nadie se moja diciendo que se recorte la sanidad, o la educación, o los gastos de Defensa, y mucho menos que se baje o congele el sueldo a los funcionarios (medida con la que yo estaría, por cierto, de acuerdo). Se refieren sencillamente al “despilfarro”, sin decir dónde se produce (si se produce deberían señalarlo aunque no hubiera crisis, pero en fin).

Por una vez, alguien concretó, y ayer Rajoy dijo que muy sencillo: en vez de subir impuestos, hay que eliminar la vicepresidencia tercera, reducir a la mitad el número de asesores del presidente, y eliminar ministerios, como el de Igualdad, el de Vivienda y algún otro que no valen para nada. (Esto de reducir los altos cargos ya lo oí más veces; era la receta de oro de Aznar en la campaña de 1996, porque él sabe que nos encabrona la envidia, con lo que reaccionamos “voy a votar a ese tío para que eche a tanto preboste que hay por ahí”, pero esa medida quedó en agua de borrajas en cuanto llegó al Gobierno, porque era una engañifa).

Yo le tomo la palabra a Rajoy. Vamos a estudiarlo. No voy a ser conservador, al revés: voy a concederle el beneficio de la duda. Vamos a atacar con sus ideas esos 15.000 millones de euros (M€) de déficit (la estimación más baja que he visto; otra hablaba de 17.000).

Vayamos con los asesores. Zapatero tiene 656 asesores, que al parecer son muchos. Aznar tenía 550, y era un dechado de virtudes que prometió eliminar 5.000 altos cargos de la Administración, así que parece que por lo menos 550 son lo mínimo imprescindible, incluso para un austero castellano que ya trae la sabiduría de serie y no necesita consejos de nadie.

Pero no vamos a andar con medias tintas: no lo voy a dejar en los que tenía Aznar, ni lo voy a dejar en la mitad de los que hay ahora, ni en la mitad de los que tenía Aznar; voy a echar a TODOS los asesores de Zapatero (total, para lo que le valen…) No voy a usar datos del grupo PRISA; fiémonos de ABC. Hemos ahorrado 28 M€.

A ver qué rascamos en el Ministerio de Igualdad, que según Rajoy no vale para nada. “Eliminar un ministerio” no significa eliminar su partida presupuestaria, porque el grueso de sus actividades se hará en otro, simplemente. Se podrá eliminar algún alquiler, membretes y cosas así, publicidad, algunos contratos… Sin duda, una pasta. Pero dudo que sea significativa frente al déficit público.

No obstante, sigamos siendo generosos, y supongamos que eliminar el Ministerio de Igualdad nos permite ahorrar el 100% de su presupuesto. Pues entonces sumamos otros… 81 M€.

Esto marcha. Ya tenemos 109 M€ ahorrados. Hasta 15.000 (la estimación más conservadora que he visto de cara a restañar el déficit) nos quedan… bueno, unos pocos. Ataquemos el Ministerio de Vivienda. Vamos a suponer que no hay que hacer NADA respecto a la vivienda, que no es un problema para los españoles, y que ahora que estamos en crisis no hay que gestionar ayudas, ni viviendas de protección oficial, ni nada de nada de nada. Este sí es un bocado gordo: 1.487 M€. Ya vamos por 1.596 M€.

¿En qué otros ministerios pensaría Mariano cuando dijo “alguno más”? Me gustaría que lo concretara. De la vicepresidencia tercera no tengo datos, pero vamos, me da que no debe de ser algo muy grande.

Vamos a hablar un poco más en serio. Me parece estupendo reducir el gasto público, pero si las ideas brillantes para influir en la economía son librarse de los asesores de Zapatero y eliminar ministerios, creo que estamos haciendo el gilipollas. El gasto en asesores viene a ser el 0,19% del objetivo de ahorro (no el 19%; el 0,19%). Si sumamos el presupuesto completo de esos dos ministerios que menciona, hablamos de un 10% del déficit, pero estoy siendo exageradamente, absurdamente, irrealmente optimista, y es más fácil que estemos hablando de un 1% que de un 10%.

Por otro lado, a ver qué gastos eliminamos, porque seguro que los constructores (y muchos otros negocios) estarán encantados si se reduce la inversión en obra pública, por decir algo. Que esto es como los USA: todos somos muy independientes y emprendedores, siempre y cuando tengamos jugosos contratos contratos con el Estado, y los planes de rescate financiero (con dinero público) nos saquen las castañas del fuego a los grandes o nos garanticen los ahorros a los pequeños…

Mariano, no lo veo, la verdad. Pero ojalá fuera así de fácil.

Andrés Montes: descanse en paz

19 19UTC octubre 19UTC 2009

Pienso con cierta frecuencia en la muerte. Me parece un tema fascinante, y me parece que gobierna mucho, mucho de lo que hacemos. Somos de los pocos seres vivos que saben que esto tiene un final, y a la vez no soportamos la idea; y ese conflicto dirige lo que hacemos, mucho más allá de lo que estamos dispuestos a admitir.

Nuestra posición ante la muerte tiene efectos fascinantes. Por ejemplo, para un creyente los funerales deberían ser una verdadera fiesta; sólo el egoísmo de la pérdida tendría que hacer triste el que un ser querido pase a mejor vida, a la Eternidad. Sin embargo, los funerales católicos son negros, tristes, serios, circunspectos y graves.

Y otro efecto curioso de la muerte es que engrandece, muy a menudo, los méritos del muerto. De repente, el muerto es una excelente persona, que cometió algunos errores, claro, como humano que es, pero por lo demás hay para hacerle un monumento. Cómo me gustaría que esa comprensión y simpatía, si son justificadas, las tuviéramos con la gente antes de que se muriera. Y si no… no seamos hipócritas.

El sábado me encontré la tremenda sorpresa de la muerte de Andrés Montes. Una vez conocida la noticia, confieso que pensé inmediatamente que se habría suicidado. Siempre me ha parecido un tipo con algunas rarezas preocupantes de carácter; algún cabreo inexplicable que le he visto en televisión (con Antonio Martín, creo recordar), o cómo cuando alguno de sus compañeros sacaba un tema que no había sido idea suya, en vez de seguirle la corriente él cambiaba de rollo con un desprecio total, como si no hubiera oído nada. Esa autopsia sin resultado conocido y un tanto secretista me hace seguir temiendo eso, que la suya haya sido una muerte triste.

Lamento su muerte, y el dolor de su familia, y lamento que quizás haya tenido una vida difícil, por lo que he podido leer estos días. Pero releyendo cómo lo puse a caldo hace un tiempo, tengo que admitir que lo que escribí es básicamente lo que pensaba y lo que pienso. Creo que ha muerto una persona valiosa como todas lo son, pero no se ha muerto un gran profesional; se ha muerto alguien que, al menos en el puesto que ocupaba, era un profesional pésimo. Su muerte no ha hecho que se transforme en nada, ni mejor ni peor de lo que era. Para mí resume muchos de los males del periodismo actual, sin oficio, sin contenidos, sin información, vacío, pura extravagancia y pura llamada de atención sin nada detrás. Me parece revelador este breve comentario de un conocido suyo sobre su programa en Radio Marca:

Miguel Martín Talavera, que era su socio, decía ayer, al poco de saber la noticia: “Era un caos perfecto. A 20 segundos para empezar el programa, podía no haber hecho nada, sin embargo, conseguía llenar todo”.

Que un profesional no haya hecho nada a 20 segundos de empezar el programa no habla a su favor; es una falta de respeto al público y a sus compañeros. Que consiga rellenar todo tampoco es un mérito, porque ya he visto cómo lo rellena. Y esto me encaja con su forma de trabajar en televisión: después de años y años de hablar de baloncesto, no vi que hubiera aprendido absolutamente nada sobre el juego, ni siquiera lo más básico. Creo que era básicamente un bon vivant, que se había montado un rollo que le funcionaba. Pero mi admiración es para otro tipo de gente, sin duda.

Así que lo lamento mucho, muchísimo, por quienes se quedan y sufren su pérdida en el plano personal. En su profesión, desde luego, no le echaré de menos. Descanse en paz.

El Premio Nacional de Narrativa (II)

15 15UTC octubre 15UTC 2009

He podido confirmar, al hilo del premio que le han dado a Kirmen Uribe, algunos detalles:

* El jurado (quien lo necesitase) tenía una versión en español de la novela.
* De hecho, está traducida hace tiempo, y además con especial mimo para el lector castellanohablante. ¿Por qué no está publicada en castellano? Sencillo: porque no encuentra editor.
* En el País Vasco vendió 8.000 ejemplares. Para el conjunto de personas que entienden euskera, eso viene a ser como si una novela en español vendiese en España 250.000 ejemplares.
* Lean algo de Uribe.