Archive for 30 noviembre 2009

Ramón Lobo sobre el periodismo y los atunes

30 30UTC noviembre 30UTC 2009

Unas cuantas verdades, sobre todo las que se refieren al periodismo. Impecable.

http://www.ramonlobo.com/2009/11/23/periodismo-entre-atunes/

Victimismo

25 25UTC noviembre 25UTC 2009

Hay palabras cuyo uso y abuso, inevitablemente, las pervierte, hasta que las destruye. Después, por ejemplo, del uso que tantos fumadores han hecho de la “tolerancia”, cuando oigo esa palabra echo a correr. Acabará pasando lo mismo con “víctima”, igual que pasa con el miedo al lobo en el cuento de Pascualín.

Recordamos, por ejemplo, cómo las elecciones de 2004 las perdió el PP por una conspiración mundial orquestada por un PSOE entonces en la oposición. Cuatro años después, el candidato que tenía que haber sido presidente volvió a perder, esta vez sin atentados de por medio. No hubo rectificación alguna.

Hace un tiempo, la ciudadanía se rebeló contra la entrada de España en una guerra, desempeñando un papel muy visible personas como Javier Bardem o Guillermo Toledo. Para el PP, todos estos eran unos paniaguados, vendidos a las subvenciones, que no actuaban así por razones de conciencia, sino por partidismo y conveniencia económica. Eran “titiriteros”. Un tiempo después, algunos de estos “titiriteros” arman todo el ruido que pueden en relación con el Sahara y con la situación de Aminatou Haidar. Guillermo Toledo ha dicho palabras durísimas (escuchen la entrevista) contra el gobierno, Zapatero, Moratinos, Jerónimo Saavedra, Felipe González… Javier Bardem y otros no se han quedado muy atrás. Pero ¿no eran los titiriteros unas marionetas del PSOE?

También podríamos hablar de esposas. Fue tremenda la polémica por la detención de miembros del PP en Baleares a los que se pudo ver esposados, hasta el punto de que el PP pidió que el Parlamento se hablara de la persecución a que era sometido el PP. Sin embargo, poco después hemos podido ver a los detenidos de la Operación Pretoria… esposados y portando unas llamativas bolsas azules. ¿Es que la persecución ha cambiado de objetivo?

También tenemos para rato con SITEL. Resulta que aparentemente (si nos fiamos de Rajoy y sus secuaces) el gobierno de Aznar tiró diez millones de euros en un trasto que es ilegal y que no utilizaron nunca ni iban a utilizar. Ahora han llegado los malos, es decir, Rubalcaba, que lo utiliza para espiar todo el día a los miembros del PP. (No quieren darse cuenta de que el PP se espía perfectamente a sí mismo sin ayuda de nadie…)

En fin. Que en vista de cómo son las “víctimas” empieza uno a dudar… ¿No habrán sido los mártires los que se comían a los leones en el circo?

Preparándose para lo peor

23 23UTC noviembre 23UTC 2009

Un sábado, a media tarde, me despido de mis cuñados, que toman un avión porque se vuelven a Barcelona con su hijo de dos años.

Dos o tres horas después empieza el telediario de La Sexta, mientras nos preparamos para cenar. Y abren, si mal no recuerdo, con esta noticia.

“Un Airbus y un aeroplano colisionan en el aeropuerto de El Prat”. Ay, madre.

La voz sigue dando detalles del accidente: “más de quinientos efectivos [sic] de emergencia trabajan al límite para socorrer a los heridos”. Se ve gente corriendo, caos. Se ve un avión en una nube de humo; el fuselaje no se ve roto, pero quizás haya habido un incendio. Sobreimpresionado a la imagen, el rótulo es “PREPARÁNDOSE PARA LO PEOR”. Vamos, que aún no han empezado a sacar muertos de ahí (quizás no han podido ni acercarse), pero la cosa se presenta muy negra. Todos nos quedamos helados, levantamos la cabeza. “¿Dónde, dónde han dicho?” “En el Prat.” “Ay, madre, no les habrá pasado nada a estos, ¿no?” Yo intento tranquilizar y busco un argumento: “Su vuelo no puede ser, porque las imágenes son de día, y ellos tienen que haber llegado ya de noche”. Pero quién sabe… y además, saber que no es su vuelo sería un alivio, pero sólo en parte. Habrá sido el vuelo de alguien, de todos modos.

Y después de tensos segundos hablando en esos términos, dicen que es un simulacro que han hecho. Algo parecido a esto, aunque no es exactamente lo que vimos, pero ya da una idea.

Presentar unos hechos como si fueran otros, para luego pillarte desprevenido y sorprenderte con el desenlace es algo lícito en algunos casos. Generalmente, se usa esto en obras de ficción. Yo a veces voy al cine para que me engañen, me hagan creer lo que no es, y luego me sorprendan descubriéndome la verdad que habían escondido de manera ingeniosa; y el resultado es excelente si realmente no puedo decir que me hayan mentido en ningún detalle del planteamiento.

Sin embargo, ¿veo los informativos para que me engañen, me hagan creer que lo que no es, y luego me sorprendan descubriéndome la verdad que habían escondido de manera ingeniosa? ¿Acaso es el telediario una puta película de Alfred Hitchcock?

¿Hay alguna razón que se me escapa para que la locutora no hablara desde el principio de un simulacro, y el titular de la pantalla no fuera “SIMULACRO EN EL PRAT”? ¿Debo pensar que la escenita de suspense les ha salido sin querer?

Por decoro no reproduciré aquí lo que dijimos todos a coro de la Sexta, su telediario, su presentadora y la maldita gracia que tienen. Sólo diré que si lo han hecho aposta es impresentable, y si lo han hecho sin darse cuenta es impresentable.

Los no-gilipollas del Ubuntu

20 20UTC noviembre 20UTC 2009

¿Qué meyor que facer un vienres pela tarde que dir pol Llar Solidariu (Gascona, 12) a les Xornaes d’Instalación d’Ubuntu? Güey a les 19:00 una charra alrodiu’l software llibre que va tar perinteresante, y mañana sábadu lleves el ordenaor y ayúdante a instalar Ubuntu y enséñente milenta coses.

La xente de Softastur son los que tienen la culpa de que desista bon software n’asturiano. Ye la ocasión de velos en persona y deprender d’ellos.

Diba escribir esto muncho más ceo, pero por unes cuestiones familiares escaecíme… Yo voi ver si pueo averame perellí, anque nun lo sé tovía.

Rescates (II)

18 18UTC noviembre 18UTC 2009

Albricias, maravilla de las maravillas. Ya son libres los marineros del Alakrana.

Y efectivamente llega el momento de pedir cuentas.

Pero yo pediría cuentas a todos los listos y los enteraos, de esos que en España son legión: los que sin tener ni pajolera idea chillan más que nadie.

Yo no tengo mucha idea de cómo se gestionan los secuestros o las negociaciones, pero sí me parece que es fundamental dejar que lo haga alguien en quien se delega; tiene sus inconvenientes, pero no hay otra solución. Como ir en coche. Ponerse en manos del conductor es arriesgado, pero tirar todos del volante a la vez es una hostia segura.

En primer lugar, aquí han tirado del volante unas señoras que no tienen ni puta idea de negociaciones en secuestros ni de muchas otras cosas. Y como no tienen ni puta idea (y de eso no las culpo, pero de otras cosas sí), pues han “ayudado” jodiendo la marrana a base de bien. Consecuencia: los secuestradores presentes y futuros están encantados con ellas, porque les han ayudado a la perfección.

En segundo lugar han tirado del volante una serie de politicastros, alguno de los cuales sabe la hostia de barcos (y lo saben bien desde Muxía hasta Vizcaya pasando por Barayo), criticando… no se sabe qué. Es como el profe que te dice “el dictado mal, muy mal”, pero no te marca ni una sola falta. ¿Vale con decir “incompetencia” y cosas así sin señalar ni una sola cosa mal hecha? El señor de los hilillos piensa que sí. Muchos otros políticos, también. Muchos otros ciudadanos, también. Que viva España.

En tercer lugar hemos visto cómo todo el mundo, tanto los politicastros como los familiares como los periodistas, se ha vuelto repentinamente experto en todología, y ha dicho que detener a dos secuestradores estaba fatal, y era un problema del copón. ¿En qué acabó la cosa? En que a los demás secuestradores esos dos compañeros en realidad les importan una higa, como ha quedado fehacientemente demostrado.

Y entre todos, con nuestros extensos conocimientos de todología y nuestro responsable ejercicio democrático, hemos conseguido quedar como perfectos gilipollas. No me leas a mí, lee a Manolo Saco, que lo explica mucho mejor. Enhorabuena, listillos del Alakrana. Enhorabuena, listillas mujeres de los intrépidos listillos. Enhorabuena, listillos políticos de la oposición. Enhorabuena, listillos periodistas.

Respecto al Gobierno, sólo hay una cosa que me indigna, y es la entrevista de ayer a Carmen Chacón. A cualquier pregunta de Pepa Bueno, por ejemplo si se había pagado rescate, contestaba lo que se salía de ahí; se enrollaba, se hacía ella misma otra pregunta, y soltaba su discurso. Tomándonos a todos por imbéciles. Me parecería perfecto que dijera: “No puedo contestarle a si se ha pagado o no rescate”. Pero que salga por peteneras de manera tan burda… vamos, hombre.

También me permito señalar una cosa: en la televisión pública, Pepa Bueno le ha hecho a la ministra las preguntas adecuadas e incómodas. No la acorraló, pero se las hizo.

El pañuelo en la cabeza

12 12UTC noviembre 12UTC 2009

Hay aspectos de la religión o de las libertades públicas que tengo más o menos claros, pero lo del pañuelo que se ponen algunas mujeres en la cabeza me hace dudar.

Por una parte, está la libertad fundamental de que cada cual vaya vestido como quiera. En contra de eso, el hecho inevitable de que los usos indumentarios son arbitrarios. (Opino que una adolescente de quince años no puede ir a clase en tanga, pero me gustaría encontrar una justificación al margen de los usos sociales, y no la encuentro.)

Ortogonalmente a esto, está la cuestión religiosa. Abogo por una libertad religiosa y de conciencia totales, pero dentro de los límites que las leyes imponen a los actos de todos, y con el añadido de que la Administración Pública debe vivir estrictamente de espaldas a las religiones, por el bien de la libertad religiosa y de la democracia.

¿Y qué pasa, por ejemplo, con la abogada a la que el juez Bermúdez expulsó de la sala por llevar el pañuelo en la cabeza?

No lo tengo claro. No tengo otro remedio que buscar analogías.

Respecto a la cuestión religiosa: ¿me parecería correcto que un juez expulsara de una sala a una abogada que va vestida de monja? Aceptaría que se expulsase a un abogado de Greenpeace que llevara una camiseta con la leyenda “el que contamina paga”, así que con más motivo en el caso de la monja.

Yendo a la indumentaria, entramos en un terreno más pantanoso. Hay precedentes de que un juez obligue a un abogado hombre a buscar una corbata que no llevaba. No sé si esto es justo o no, si otorga o no al juez un poder despótico, pero si hay que revisarlo no creo que deba ser en beneficio de una cultura o religión o sexo en concreto.

¿Puede un juez decirle a un abogado varón que en su sala no se lleva el sombrero puesto? Creo que eso no saldría en los telediarios. Así que a falta de otra referencia, me parece que la abogada tendría que descubrirse la cabeza. Aunque sea musulmana, cosa que no es de la incumbencia de nadie.

Por cierto, ella dice que el juez no le pidió en ningún momento quitarse el pañuelo. Ahí creo que ha sido un poco cínica… Probablemente sea buena abogada, si se me permite el oxímoron.

Crucifijos en las escuelas

11 11UTC noviembre 11UTC 2009

“Es una tradición”.

Sí, precisamente se trata de ir acabando con tradiciones discutibles que sólo se sostienen… por tradición, sin ninguna justificación racional detrás. Era tradición fumar en los lugares de trabajo.

“No entiendo quién puede sentirse ofendido porque haya un crucifijo en la pared, ¿a quién molesta?”

Molestará mucho o poco, pero ¿alguien me puede explicar en qué puede ofender o molestar a un católico una pared, sin más?

“Si se tratara de símbolos islámicos, no seríais tan valientes, no pediríais que se quitaran.”

Para ser justos con la supuesta agresividad del islam habría que compararlo con el catolicismo del siglo XIII. Pero de todos modos abogo por eliminar inmediatamente todos los símbolos islámicos, o de cualquier otra religión, que haya en las escuelas.

Mi cobardía física, por otra parte, no me da ni me quita razón.

“Y si nos ponemos así, habrá que dejar de tomar vacaciones en navidad, o de llamar ‘semana santa’ a las vacaciones de semana santa, o de tomar los sábados y domingos por no lectivos.”

Un régimen razonable de descansos semanales y anuales es más bien una conquista obrera que un hecho religioso, y se defiende con criterios racionales de ergonomía o salud. En cuanto a las costumbres concretas, muchas no tienen realmente un origen religioso, aunque en ciertas épocas se les haya impuesto nombre o motivación religiosos.

En cualquier caso, estoy de acuerdo en parte: me parece coherente tratar de forma neutral, sin nomenclatura religiosa, los períodos vacacionales (en su dimensión oficial, se entiende).

“Ya, ¿y tampoco vas a decir ‘adiós’, o usar días de la semana que provienen de dioses romanos?”

Esto no es una persecución ciega e irracional (son otras las instancias especializadas en esas actividades).

Hay algunas diferencias entre un crucifijo en la pared y la palabra “martes”.

Un crucifijo tiene un significado religioso muy explícito, se puede sacar de un aula con suma facilidad, no cumple en ella ningún propósito práctico, y otros símbolos que tienen uso práctico (como el nombre de las vacaciones de semana santa) son perfectamente sustituibles sin apenas esfuerzo.

La etimología de “martes” es algo mucho menos explícito (hoy la palabra está desprovista de significado religioso alguno), no se puede eliminar sin más del uso corriente (habría que buscar una sustituta difícil de encontrar), y cumple un propósito práctico evidente.

De todos modos, yo creo que en las aulas deben oírse, sin duda alguna, muchos términos religiosos, sin ningún problema, pero cuando se hable de religión; y debe hablarse de religión. Concretamente, en asignaturas de historia, sociología, etc. Y deben verse muchos cruficijos e imágenes religiosas, cuando se hable de arte sacro. Y debe hablarse del movimiento creacionista, para que los alumnos entiendan exactamente por qué Darwin tardó tantos años en atreverse a publicar sus obras. El laicismo no es una postura basada en tabúes, sino en una ética racional (valga la redundancia).

Rescates

9 09UTC noviembre 09UTC 2009

Un montañero va y decide subir al Latok II, pongamos por caso. Es algo peligroso de por sí. Pero es su vida, y quizás incluso su medio de vida. Sube, sufre un accidente y queda aislado.

Yo veo lógico que las autoridades hagan lo posible por ayudarlo y bajarlo de allí. Que no se repare en gastos. Y habrá gente que intente subir, y helicópteros que luchen contra la ventisca.

Eso sí; ni todos los helicópteros del mundo pueden garantizar el rescate. Hay cosas que un helicóptero (o la aviación, en general) no puede hacer. Hay cosas que ni los mejores montañeros pueden hacer. Y, como trágico ejemplo, así se quedó, con gran dolor de corazón, Óscar Pérez a 6.300 metros de altura, en el Latok II, en agosto pasado.

Seguro que en la operación de rescate había opiniones diversas, cosas mejorables, inconvenientes y frustraciones. Pero no hubo una mala palabra de nadie. Es más; todo fracasó, hubo que dejar allí al pobre Óscar, y sin embargo los implicados tuvieron muchas, muchas palabras de agradecimiento para todo el mundo, en todos los idiomas.

Simpaticé con Óscar, con sus compañeros, con el equipo de rescate, con sus familiares, con su grupo de montaña. Con su preocupación, su impaciencia, su dolor. No se me ocurrió pensar en culpas, ni repartir culpas, y mucho menos culpar a Óscar, aunque la decisión de subir hubiera sido suya.

Pero si la familia de Óscar se hubiera lanzado a despotricar contra todo bicho viviente, sin atender a razones, criticando por vagos e ineficaces a quienes seguramente están haciendo todo lo que se puede hacer en la montaña, como si la obligación de un gobierno fuera garantizar al cien por cien la seguridad de cualquiera a quien se le ocurra subir a un monte paquistaní de más de 6.000 m, y la decisión de subir fuera de Oscar pero la culpa de su accidente fuera de cualquiera menos de Óscar, entonces no simpatizaría tanto. Más bien me cansaría un poco la tontería, ya.

Y eso es exactamente lo que me pasa con el caso del Alakrana. Con el agravante de que Óscar sufrió un accidente, pero lo del Alakrana es una imprudencia temeraria y negligente.

Tenemos un barco, cuyo armador y tripulantes deciden ejercer una actividad estrictamente privada en un sitio decidido por ellos. Resulta que consiguen, además, un privilegio: cierto grado de protección de esa actividad en una zona del mar del tamaño de media España, en una ubicación establecida por los propios armadores pero vigilada con cargo a fondos públicos. Hay precedentes muy claros de que la cosa va en serio. Ni siquiera sirvió ver pelar las barbas del vecino. Los del Alakrana deciden, aun así, pescar muy lejos de esa zona. Y se entra en una situación que NUNCA tiene un buen final: un secuestro.

Y me estoy cansando de ciertas actitudes, y de las sandeces que estoy teniendo que oír.

Incineración y cuerpos

5 05UTC noviembre 05UTC 2009

Diz un obispu que nun-y gusta la incineración, y menos tirar les cenices perende. Claro, cuando dalgo nun-y gusta a un obispu, nun ye namás que nun-y guste; ya podéis dir pensando que ye que nun pue gusta-yos a los católicos, y lluéu tampoco a los demás.

Nun tien desperdiciu el artículu. Esta vez voi dexalu ahí, namás pa leelu, ensin añadir nada, porque nun tengo tiempu pa escribir tanto…

El Obispo rechaza la incineración como alternativa de los católicos al enterramiento

Condenado por eutanasia

5 05UTC noviembre 05UTC 2009

Veo esta noticia: un médico condenado por eutanasia. Y me llena de asombro.

Me asombra (pero aplaudo) que el médico anote en un parte el tratamiento. Al parecer, es por eso por lo que se ha metido en un problema.

Ni la familia ni, estoy convencido, la enferma vieron violentado ninguno de sus derechos; de hecho, la familia no quiere denunciar al médico y le está agradecida. Yo lo estaría en su lugar, y eso que no heredaría de mi madre prácticamente nada a su muerte; es lo que tienen los pobres, que toda la herencia (enorme) se la transmiten ya en vida.

El ministerio fiscal actúa por su cuenta (para eso está), y entiendo que lo ocurrido resulta de las leyes que tenemos, en algún sentido estúpidas. Pero lo que más me asombra es la base de su intervención.

La Fiscalía entiende que Ariel malinterpretó la voluntad de la paciente, que le pidió dejar de sufrir pero sin especificar que el médico debía inducirla a la muerte.

Este fiscal sólo puede estar en dos extremos: o no es muy agudo, o todo lo contrario, hila bien fino. Más bien lo segundo, porque es capaz de actuar como defensor sin que se note (ejem).

Tampoco dice nada la fiscalía de las declaraciones de la familia:

Sólo hizo lo que nosotros le pedimos. Nuestra madre estaba sufriendo y sólo queríamos que no sufriera.

¿Habría que procesar a la familia como… tacháaaaan… “autores intelectuales”?

Visto el argumento, parece que si el médico hubiera grabado a la señora diciéndole “Para quien proceda: soy yo la que le está pidiendo a este señor dejar de sufrir muriendo, que nadie le dé vueltas”, entonces ¿ya no estaría procesado el médico, al eliminarse toda duda sobre las intenciones de la señora?

Entiendo que es una papeleta condenar a alguien que hace lo correcto, y también que hay que hacer encaje de bolillos para buscar la menor pena posible y luego justificar la condena con argumentos tan peregrinos.

Todo esto viene causado por una ley que atenta contra la dignidad de las personas.

Ah, y si alguna vez, y ojalá no ocurra, yo estoy en el sitio de esa señora, en caso de duda den por supuesto que todo fue idea mía.