Crucifijos en las escuelas

“Es una tradición”.

Sí, precisamente se trata de ir acabando con tradiciones discutibles que sólo se sostienen… por tradición, sin ninguna justificación racional detrás. Era tradición fumar en los lugares de trabajo.

“No entiendo quién puede sentirse ofendido porque haya un crucifijo en la pared, ¿a quién molesta?”

Molestará mucho o poco, pero ¿alguien me puede explicar en qué puede ofender o molestar a un católico una pared, sin más?

“Si se tratara de símbolos islámicos, no seríais tan valientes, no pediríais que se quitaran.”

Para ser justos con la supuesta agresividad del islam habría que compararlo con el catolicismo del siglo XIII. Pero de todos modos abogo por eliminar inmediatamente todos los símbolos islámicos, o de cualquier otra religión, que haya en las escuelas.

Mi cobardía física, por otra parte, no me da ni me quita razón.

“Y si nos ponemos así, habrá que dejar de tomar vacaciones en navidad, o de llamar ‘semana santa’ a las vacaciones de semana santa, o de tomar los sábados y domingos por no lectivos.”

Un régimen razonable de descansos semanales y anuales es más bien una conquista obrera que un hecho religioso, y se defiende con criterios racionales de ergonomía o salud. En cuanto a las costumbres concretas, muchas no tienen realmente un origen religioso, aunque en ciertas épocas se les haya impuesto nombre o motivación religiosos.

En cualquier caso, estoy de acuerdo en parte: me parece coherente tratar de forma neutral, sin nomenclatura religiosa, los períodos vacacionales (en su dimensión oficial, se entiende).

“Ya, ¿y tampoco vas a decir ‘adiós’, o usar días de la semana que provienen de dioses romanos?”

Esto no es una persecución ciega e irracional (son otras las instancias especializadas en esas actividades).

Hay algunas diferencias entre un crucifijo en la pared y la palabra “martes”.

Un crucifijo tiene un significado religioso muy explícito, se puede sacar de un aula con suma facilidad, no cumple en ella ningún propósito práctico, y otros símbolos que tienen uso práctico (como el nombre de las vacaciones de semana santa) son perfectamente sustituibles sin apenas esfuerzo.

La etimología de “martes” es algo mucho menos explícito (hoy la palabra está desprovista de significado religioso alguno), no se puede eliminar sin más del uso corriente (habría que buscar una sustituta difícil de encontrar), y cumple un propósito práctico evidente.

De todos modos, yo creo que en las aulas deben oírse, sin duda alguna, muchos términos religiosos, sin ningún problema, pero cuando se hable de religión; y debe hablarse de religión. Concretamente, en asignaturas de historia, sociología, etc. Y deben verse muchos cruficijos e imágenes religiosas, cuando se hable de arte sacro. Y debe hablarse del movimiento creacionista, para que los alumnos entiendan exactamente por qué Darwin tardó tantos años en atreverse a publicar sus obras. El laicismo no es una postura basada en tabúes, sino en una ética racional (valga la redundancia).

Anuncios

6 comentarios to “Crucifijos en las escuelas”

  1. darioa Says:

    Sin embargo, en mi opinión "vacaciones de navidad" y "semana santa" ya vienen a ser lo mismo que "martes". Son los nombres propios de algo. Como CD, que ya no son siglas, es un nombre.No creo que los nombres deban cambiarse. Hasta los cristianos del siglo XIII llamaban al martes martes sin preocuparles el origen pagano del nombre 🙂

  2. Guti Says:

    Bueno, creo que en el caso de las vacaciones no es más que una forma de llamarlas; muy arraigada, sí, pero que tiene vuelta atrás. Es muy fácil buscar un sustituto neutral: "vacaciones de invierno" y "vacaciones de primavera" 🙂 También creo que las vacaciones que ahora llamamos de semana santa no tienen por qué acomodarse al calendario religioso, si otra opción es más racional. Dice la Wikipedia que:"La Pascua de Resurrección es el domingo inmediatamente posterior a la primera Luna llena tras el equinoccio de primavera, y se debe calcular empleando la Luna llena eclesiástica [añado yo que, gracias a los dioses, casi siempre coincide con la Luna llena astronómica]."Por favor… y luego nos quejamos del cambio de horario de verano.Parece un cambio tremendo decir "vacaciones de invierno", pero aquí nos tienes, quitando ¡los exámenes de septiembre de la Universidad! de un día para otro, y ese es un cambio que sí tiene efectos prácticos muy apreciables (y una tradición que pa qué te voy a contar).Lo de "martes" es otra cuestión, no hay una expresión equivalente, así que yo lo dejaría estar… aparte de que no tiene ningún tipo de paralelismo religioso actual. "Semana santa", claramente, sí.

  3. darioa Says:

    Para el significado simplemente hay que dejar pasar el tiempo. "Martes" tenía en su momento un claro significado religioso. Unos años después (vale, puede que centenares) ya no.Con vacaciones de navidad y semana santa ya empieza a pasar, y desde luego acabará pasando, lo mismo.

  4. Guti Says:

    Tienes toda la razón, pero yo creo que no hay que esperar 🙂 No hay por qué facilitar que la religión siga incrustándose en nuestro modo de vida; es decir, no a través de las leyes y normas del estado.Creo que el Estado no debe promocionar de ninguna manera la pervivencia de ninguna religión. Sólo respetar su ejercicio en el ámbito privado, y a resultas de una iniciativa estrictamente privada.El calendario de vacaciones escolares, por ejemplo, no es un ámbito privado ni se establece por iniciativa privada. Así que cambiémosle el nombre antes de que sea demasiado tarde 🙂

  5. Jesús Says:

    Que el crucifijo sea solo una tradición y que no cumpla un propósito práctico es una opinión tuya. Para muchos es un símbolo de su moral y su modo de vida, y que tienen presente a cada instante.No creo que sea una cuestión de molestia. Dado que la escuela supone formación en conocimientos pero también en valores es razonable defender la presencia del símbolo que inspira los valores transmitidos. Y en cualquier caso la civilización occidental se fundamenta y tiene sus raices en los valores cristianos. Pero claro a esto se le llama tradición.De paso estarás de acuerdo en que cualquier formación de carácter moral (como la EPC) no podrá ser impuesta por el Estado ya que pertenecería al ámbito privado. No podremos estudiar ni la Constitución porque claro ahora tenemos una, pero antes hubo otra y habrá otra después, por otro lado distinta a la del país de al lado. Si estudiamos la actual se nos quedará “incrustada” en nuestro modo de vida, y vaya lío cuando aprobemos otra nueva.La razón o los principios deben defenderse en ejercicio de la libertad que disfrutamos y a la que tenemos derecho. Tu cobardía física no te quitará la razón pero es la base de la aparición de totalitarismos ante la renuncia a defender los derechos humanos. La agresividad del islam también se podría comparar con la del comunismo socialista iniciada en el s.XX y que aún perdura.Las vacaciones de Navidad, Semana Santa, festividades de la Almudena, Todos los Santos, la Inmaculada, el Pilar, Epifanía, etc, son festividades religiosas. No cumplen ningún criterio racional de ergonomía o salud, solo de culto religioso. Se podría prescindir de ellas sin ningún problema, de hecho en otros países encontramos un menor número de días vacacionales. Creo que desprovistos de su carácter religioso habría que eliminarlas sin perder el tiempo con la nomenclatura concreta.El orgien obrero de los descansos periódicos te lo habrás inventado porque el domingo lleva celebrándose desde el siglo VI, como fiesta de observancia religiosa obligatoria. De hecho te sonarán el Domingo de Resurrección, de Ramos o de Pentecostés.¿O sea que el nombre martes es difícil de sustituir y Navidad o Semana Santa no? Pues será tu versión personal, porque a los franceses de 1789 no les costó nada inventarse un calendario republicano.Siguiendo tu razonamiento sobre el martes, en cuanto se erradique la religión cristiana de la faz de la tierra podremos seguir empleando términos como domingo, Navidad, sábado, etc, porque ya estarán desprovistos de significado religioso alguno. ¿Y cuántas palabras o símbolos defiendes que hay que eliminar para evitar significados ofensivos de cualquier tipo: comunista, marxista, buguesía, empresario, rojo,…, la hoz y el martillo, la efigie del Ché…? Vamos, el absurdo.

  6. Guti Says:

    Hola, Jesús. Gracias por intervenir.Cada párrafo de tu mensaje da para un libro… Qué pena no poder hablar como personas y tener que usar este rollo lleno de teclas 🙂 Intentaré ser breve.Yo puedo decirte por qué en un aula debe haber encerado, proyector, pupitre, globo terráqueo, tiza, libros… y por qué no debe haber nada de eso en una delegación de Hacienda. Explícame tú el propósito práctico de un crufifijo en un aula, para qué se usa, para qué sirve, y por qué debe estar allí y no en una delegación de Hacienda. Si no puedes, seguramente abogues por que estén también en las delegaciones de Hacienda…Y el argumento es ¿que para MUCHOS representa nosequé? Y precisamente ¿es para esos para los que quieres que esté? ¿Acaso se les olvidará el camino recto si no se lo recuerdas? No; para los que creen es inútil, y para los que no creen, más aún. Porque hay MUCHOS que no se cuentan entre tus MUCHOS. No sé si me explico.Creo que cometes un error muy común: distinguir entre "conocimientos" y "moral o valores". Y de los "conocimientos" se ocupan los científicos, y de los "valores" los curas. Y no es así. Te sorprenderá saber que se puede tener valores sin religión. Es más; en gran medida existen valores a pesar de la religión, a la que ha habido que convencer, no sin… milenios de paciencia.Claro que el Estado debe enseñar ética (yo prefiero llamarlo "ética" que "moral"), y si no estás de acuerdo, tampoco lo estarás en la escolarización obligatoria. Lo que hay que hacer es buscar una ética laica, basada en derechos humanos, que se puede hacer sin la tutela de ningún enviado divino. La Constitución tiene en sí misma las reglas para su propio cambio, que debemos conocer y utilizar; no entiendo cuál es el problema.La tradición europea es cristina, sí; y colonialista, esclavista, homófoba, machista, feudal… Es más, la tradición europea es en gran medida árabe (Aristóteles, álgebra, química…)Esas tradiciones, en muchos casos, nos han enseñado, a base de sangre, por dónde NO debemos ir. La tradición religiosa de Europa debería enseñarnos muchas cosas, y muchas no dignas de orgullo. Debería enseñarnos laicismo: la religión es una experiencia personal y así debe ser. El Estado, al margen de cualquier cosa que no se pueda razonar.Además, te propongo un ejercicio: piensa en otros términos. Piensa en la media luna, y que fueran otros la mayoría (porque supongo que eres sensible a experiencias religiosas ajenas). Pide que no haya crucifijos en las escuelas, para asegurarte de que siempre podrás ponerlos en cualquier otro lugar donde proceda.Las fiestas religiosas han ocupado el lugar de fiestas paganas ya existentes. Pero es un tema largo en sí mismo; sólo te diré que quizás te desencante saber que no es una creación religiosa en la mayoría de los casos. Los solsticios y los equinoccios son cosa de astronomía, más bien.Conozco lo del calendario revolucionario; y precisamente por eso abogo por ser razonable. Ojo, yo no hablo de prohibir términos; hablo sólo de los usos "oficiales". De una cuestión burocrática. Ten por seguro que si hubiera una "fiesta del Che", o los ministros jurasen su cargo ante un retrato del Che, yo sería el primero en protestar.Me encantaría hablar más… pero temo aburrirte.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: