Archive for 30 diciembre 2009

Ayer tocamos en el Swing / Tiempo

30 30UTC diciembre 30UTC 2009

Bueno, pues sobrevivimos. Me prestó mucho ver a los demás, y tocar también.

Uno puede pensar que para tocar bien hay que estudiar mucho, y es verdad. Armonía, escalas, cosas.

Uno puede pensar que para tocar jazz hay que tener un repertorio de recursos muy grande, un arsenal, un lenguaje, y saber usarlo. Resoluciones, escalas, arpegios, frases, alteraciones, tensiones.

Sin embargo, uno puede pensar que, por todo lo anterior, el fallo más frecuente, y encima el que más estropea una interpretación, el que más se nota, es una nota falsa, dar “la nota que no es”, desafinar. Y ¿es ese el fallo más frecuente y más notable?

Pues no. Mi profesor me lo dijo desde el principio, y me sorprendió, pero es la pura verdad. LO MÁS IMPORTANTE ES EL TIEMPO.

Gente que controla escalas, gestos y digitaciones muy complicadas, gente rápida con las manos, hábil, gente con conocimientos de armonía, que sabe calcularte intervalos con facilidad pasmosa… ¿en qué puede fallar gente tan experimentada?

Pues sencillo: en tocar demasiado rápido, o simplemente en tocar a su bola, sin coincidir con los “golpes” del tiempo.

Coge un reloj con segundero. Da palmadas de manera que cada una coincida exactamente con cada movimiento de la aguja. Si te animas, prueba a dar dos por cada segundo, o tres. ¿Hace falta mucho conocimiento de música para eso? No. Pues eso, eso tan sencillo, es lo más difícil, y en lo que más fallamos, y lo que arruina (es un decir) nuestras interpretaciones. Si tocas sólo una nota, siempre la misma, pero la tocas con patrones rítmicos diferentes, y eso sí, siempre respetando estrictamente el tempo, harás música. Parece increíble, pero por lo que veo debería ser nuestra principal preocupación para mejorar: el tempo. Tic, tac, tic, tac. No te adelantes, no te aceleres, no te retrases, no hagas el “chim” cuando tu compañero hace el “pom”. También tenemos miedo a no ser lo bastante rápidos, pero es una falacia: casi siempre pecamos por ir demasiado deprisa. Ayer, en el “Blues for Alice”, fuimos a una velocidad criminal, “apretando el culo” y con la lengua fuera. Sin ninguna necesidad, porque el tema no era tan rápido. Hay que concentrarse bien; si al principio marcas demasiado rápido, ya puedes darte por fastidiado, porque luego no puedes ralentizar nada.

Luego, en directo, es curioso cuántas cosas pueden fallar, pero nunca son esas a las que tenemos tanto miedo. Fallos de ayer:

– Un tío que no viene y deja colgado al compañero. Fue una experiencia interesante tocar un tema que no había oído en mi vida, con una persona a la que tampoco conocía de antes, sin partitura, sin absolutamente ningún ensayo previo: subir al escenario y tocar allí la primera toma, sin más. “Es un blues en Bb, hala, a la piscina.”

– Un error al afinar. Vamos a la calle a dar una mirada rápida al tema ese que de improviso tenemos que tocar, en un momento mientras tocan los otros. “Oye, pero estás medio tono abajo, ¿qué pasa?” “¡Mierda, afiné mal, puse el afinador en bemol! Espera, que lo arreglo.” Cuerda p’arriba, cuerda p’abajo… y en esto llega el profe: “Os toca, vamos, a tocar.” Adiós, ensayo.

– Un ordenador portátil que se estropea y no reproduce los ficheros de sonido. Mira que se lo dije al profe: “¿Vamos a tocar con bases rítmicas y las vas a llevar en ordenador? Mmmmm… mira, yo soy de ese gremio, pero no me fiaría; yo las llevaría antes en un reproductor de MP3, cassette o cualquier cosa antes que en un ordenador.” Así fue. ¿Que cómo se arregló? Pues… apagando y encendiendo, claro.

– Una guitarra desquintada. No se puede tocar una de Satriani, con la mayoría de notas agudísimas, en una guitarra desquintada. El guitarrista tenía oído de sobra, y cuando tocaba una nota con bending la afinaba perfectamente; pero cuando tocaba la nota pura de la guitarra en la zona aguda el desafine era total, y no era culpa suya. No tiene solución. No hace falta una guitarra de mucha pasta, pero tiene que estar bien afinada y quintada.

– Un volumen mal puesto. Creo que era un pedal de distorsión con el volumen al mínimo, y un solo salvaje de Metallica ejecutado por un guitarrista fino, fino… no se oyó. Y eso que el profe dijo al principio: “Comprobad volúmenes”. Tampoco hace falta estudiar música para girar un botón de volumen, todos sabemos; pues bien, es increíble cuántos músicos lo hacen mal, generalmente porque no se preocupan de ello. O demasiado fuerte, o demasiado suave.

– Ser el único que necesite atril. Es comprensible que lo necesites, claro, pero si eres el único, en vez de subir y tocar habrá que parar, buscarlo, abrirlo y ponerlo. “Date cuenta de que ya tocaron todos y nadie pidió atril, sólo tú.” “Pero profe, tú siempre tocas con atril.” “Sí, pero yo tengo una semana para preparar quince temas, y tu tienes tres meses para preparar tres temas.” Touché. Hay que aprenderse los temas de memoria, y me he marcado ese reto también.

Es lo que mola de este tipo de conciertos. Se ve la parte artesanal de todo esto, y se aprende un montón. ¿Cuántos problemas se debieron a fallos armónicos? Los hubo, y muchos, pero ni se notan. Tic, tac; he ahí la cuestión.

Los llibros de 2009

30 30UTC diciembre 30UTC 2009

Y siguiendo cola tradición, equí van los llibros de 2009.

Pirómides / Terry Pratchett
Cartero / Charles Bukowski
Destejiendo el arco iris / Richard Dawkins
De la Tierra a la Luna / Julio Verne
La Regenta / Leopoldo Alas “Clarín”
Diario disperso / Pepe Colubi
Trafalgar / Benito Pérez Galdós
Cultura libre / Lawrence Lessig
M.C. – Un intruso en el laberinto de los elegidos / Jesús Cacho
La verdad / Terry Pratchett
Oceánico / Greg Egan
El hombre que cambió su casa por un tulipán / Fernando Trías de Bes
Stalingrado / Anthony Beevor
Las mentiras de la Segunda Guerra Mundial / Philippe Faverjon
El vendedor de tiempo / Fernando Trías de Bes
El tigre que no está / Michael Blastland,Andrew Dilnot
La relatividad del error / Isaac Asimov
Así se creó la ciencia / Leonardo Moled,Esteban Magnani
El “Caso Leganés” / Luis Montes Mieza,Oriol Güell Domínguez
Antes de Hiroshima / Diana Preston
Enciclopedia de la ignorancia / Kathrin Passig,Aleks Scholz
La luz fantástica / Terry Pratchett
El pequeño gran libro de la ignorancia / John Lloyd,John Mitchinson
Por qué creemos en cosas raras / Michael Shermer
Fuckowski, memorias de un ingeniero / Alfredo de Hoces García-Galán
¡Voto a bríos! / Terry Pratchett
El cielo envenenado / Arthur Conan Doyle
Lo que Einstein le contó a su barbero / Robert L. Wolke
Nueva guía de la ciencia / Isaac Asimov

¿Sorpreses? La Regenta y Trafalgar. Nun creyí que llibros del XIX pudieren enganchar a ún. Tamién De la Tierra a la Luna; naide nun me dixera que ye un llibru humorísticu. Cultura libre repite muncho les coses, pero hai delles idegues y datos perinteresantes y abúltame que hai que lleelu pa poder opinar sobre el copyright y la propiedá intelectual. El hombre que cambió su casa por un tulipán ye imprescindible. En fin, hai tantos llibros por lleer, y tan interesantes…

Y los cómics:

Shenzen / Guy Delisle
Maldiciones / Kevin Huizenga
Crónicas birmanas / Guy Delisle
Reyes disfrazados / James Vance,Dan Burr,intro de Alan Moore
Playlove / Miguel Ángel Martín
Shortcomings / Adrian Tomine
Fueye / Jorge González
El faro / Paco Roca
La metamorfosis (Cómic) / Franz Kafka,Peter Kuper
Arrugas / Paco Roca
El corazón del tártaro / Rosa Montero,Rafael Álvarez
Las tres paradojas / Paul Hornschemeier
Primeras veces / Sybilline,Alfred,Capucine,D’Aviau,Augustin,Vince,Rica,Vatine,Cyril Pedrosa,Dominique Bertail,Dave McKean
Tres sombras / Cyril Pedrosa
El número 73304-23-4153-6-96-8 / Thomas Ott

Ente los llibros que entamé y abandoné, ¡hai un par de cómics! Ún d’ellos ye Afortunada, de Gabrielle Bell.

El 29 tocamos en el Swing

23 23UTC diciembre 23UTC 2009

Para acercarte al final de año, la mejor manera es disfrutar de música en estado puro, de un montón de talento, de ritmo, de improvisación, de algo bello y doblemente bello por irrepetible.

O también puedes acercarte al Swing (C/ Corrada del Obispo, Oviedo) el próximo 29 de diciembre, a eso de las 20:00, porque los alumnos de Marco Martínez damos una audición.

Entrada libre (no pagamos porque no nos llegan las pelas; si no, te pagaríamos), buen ambiente (aunque no es libre de humo, por desgracia) y si no tienes pelas ni traje de pingüino pal concierto de Año Nuevo, este no es de etiqueta. Eso que llevas ganao.

Avatar

22 22UTC diciembre 22UTC 2009

Ayer ví Avatar (no pondré ningún spoiler del argumento, aunque a mí me gusta ver las películas sin saber la opinión de nadie). Y recordé por qué odio las manifestaciones culturales multitudinarias. Aun así, recomiendo sin reservas verla, y por supuesto verla en 3D. Dicen que el futuro del cine pasa por el 3D, porque es una experiencia que no se puede copiar ni repetir en casa, pero hace mucho que estoy convencido de que no es así; que acabaremos teniendo en casa cascos simuladores de 3D (y de más cosas), de manera que podamos evadirnos totalmente de la realidad, que es para lo que mucha gente usa el cine. Y es precisamente por eso por lo que el cine y los videojuegos se fusionarán (ya lo están haciendo) para ofrecer ese mundo paralelo que buscamos. Lo de Matrix es sólo cuestión de tiempo, y hablo muy en serio.

La película tiene grandes momentos, un despliegue de diseño y tecnología de animación apabullante, y el resultado es admirable, sin duda. Pero, como siempre, tengo que andar quejándome. Me parece que es una verdadera lástima, que ha estado cerca, pero que -no podía ser de otra manera- ha hecho concesiones de guión al palomiteo, y eso la rebaja un poco. Es buena, pero para toda esa pasta yo le pediría más aún, le pediría la valentía de dar ese saltito al siguiente escalón.

En Avatar aparecen ideas muy interesantes (ninguna nueva del todo, aunque ninguna idea es nueva del todo), está trabajada, los protas están logrados, pero también aparecen algunos trozos de guión convencional, soluciones fáciles o personajes de opereta, sin ningún fondo, que ya hemos visto un millón de veces en peliculillas. Avatar está muy bien, que quede claro, pero todas esas horas de diseño, rendering y storyboards pudieron haber servido para hacer un Ciudad, o Blade Runner, y no lo es. Con Avatar he pasado un rato muy bueno, y quizás perdure, pero si tuviera que apostar, creo que Avatar pasará. Me ha dejado con la boca abierta, pero no me ha tocado suficientemente la mente ni el corazón; no consiguió del todo que la ficción no pareciera ficción. Es una película, y pudo haber sido una epopeya. ¿Qué pasaría si los estudios de Hollywood se arriesgasen a asumir que los espectadores son capaces de soportar un poquitín más de reflexión?

Como en Internet ya está todo escrito y pensado, Quico Alsedo me ha pisado el artículo, porque yo iba a hacer la misma mención a Chaplin y similar reflexión sobre el cine mudo. Él lo dice perfectamente:

Como descojonante es leer ahora que James Cameron reinventa el cine con ‘Avatar’. El cine, digo yo, estará por inventarse mientras una película de 1931 parezca tan inviolablemente actual.

Se refiere a Luces de la ciudad. Avatar es apabullante, claro. Pero aunque no les guste el cine mudo, por favor, vean esto y piensen cuántas cosas ocurren ahí en menos de 3 minutos. Yo lo he visto mil veces, y todavía se me salta la lagrimilla.

Y es que la vida es monótona, llena de minutos inútiles, pero nunca sabemos en qué momento va a ocurrir algo que la cambie para siempre. Aquí, en menos de 3 minutos no es que se dibuje la película entera, o toda una manera de contar historias, o toda una vida aprendiendo a contarlas. Se escribe también, de manera inexorable, la vida de dos personas. El sonido de la puerta de un coche puede cambiarlo todo.

Vean Avatar, cómo no; lo pasarán en grande con toda esa tecnología desplegada durante cerca de tres horas.

Y vean Luces de la ciudad. Verán cómo (y eso que cuando se estrenó ya se había inventado la tecnología del cine sonoro) durante cerca de tres minutos se cuenta una historia con la impresionante tecnología de una cámara en blanco y negro, un jarrón, un bastón, un coche, una flor, una música con los silencios adecuados, y dos carteles (no, no sale ninguna teta, lo siento; sólo primeros planos de unos ojos lánguidos que dejan a uno sin habla). Cada maldito segundo de esos tres minutos, cada ceja, cada movimiento de manos, cada paso, nos tiene en vilo, vale por un diálogo entero.

El combate es desigual, y la comparación injusta. Pero un buen contador de historias sabe que no hay epopeya más apasionante y peligrosa para un hombre que sentarse junto a la mujer que uno ama en secreto y mirarla a hurtadillas. ¿Seguiremos acordándonos de Avatar dentro de casi 80 años? Quién sabe. Pero entonces Luces de la ciudad tendrá 160, y probablemente seguirá ahí.

Justicia

21 21UTC diciembre 21UTC 2009

Todo es cuestión de proporcionalidad. O de estética, no sé cómo tomármelo.

Si ordenas, o eres directamente responsable de, que ocurran cosas como estas, de poblar el mundo con imágenes como estas (y he sido muy, muy, muy comedido, la verdad):

Probablemente no te ocurra nada, son bellas obras. Incluso es posible que te den un Premio Nobel de la Paz.

Sin embargo, si tu obra es esta:

eso no se puede consentir; ese trapito amarillo de tan mal gusto que no hace juego con las cortinas probablemente te lleve a dar con tus huesos en el calabozo, a una detención incomunicada y sin fianza (cómo no; hay un terrible riesgo de que ocultes pruebas o te fugues, aunque tu acto haya sido público por definición y vivas en un país de la UE y todo el mundo sepa tu nombre), y quizás a varios años de cárcel. Eso, si tienes suerte y lo haces en un país avanzado, civilizado y blando. No se puede consentir que produzcas ese grado de incomodidad, de molestia. Hombre, faltaría más, un poco de consideración, que casi les jodes el suflé y se les atraganta la aceituna del martini, mira que sois violentos y brutos.

Y luego leo los comentarios en la noticia y veo que hay montones de personas encantadas con la detención.

Eso es justicia.

Daylight Serenade (II)

21 21UTC diciembre 21UTC 2009

El otru día amenacé con grabar el tema esti, y el vienres fícelo asina: arreglélo un pocoñín y tuve grabando. Y non me disgusta cómo quedó, anque el tempo nun tea bien siempres, y blablabla.

Tampoco ta grabao de una vez. Per un lláu, porque yo nun pueo tocar el acompañamientu y la melodía al mesmu tiempu (anque hai xente que lo fai tranquilamente, y hasta toca percusión). Eso fai que tenga que grabar primero el acompañamientu, con metrónomu. Y lluéu, el mi ordenador a veces chifla un poco si reproduz mientras grabes, así que la melodía grábola tamién con metrónomu ensin escuchar el acompañamientu. Y nunca me queda bien amestáo.

Aparte, confúndome delles veces, y faigo un pocoñín de trampa, y envede volver a grabalo too, igual aprovecho y grabo sólo un cachu y améstolo a lo que hebía.

Pero en fin, nun me suena mal del too, porque paezse a lo que quería facer. Asina que ya tengo otra canción mía. Ya nun se pue decir “la canción de Guti“, porque ya hai dos 🙂 (y dalguna otra que tovía nun grabé). Agradécense les crítiques.

Grabáo’n Uviéu con guitarra Ibanez Artcore AG75 y amplificaor Roland MicroCube n’Audacity. La pista de la melodía quedárame mui seca y añadí-y un misquitín d’ecu con Audacity.

Daylight Serenade, completa [MP3, 2,8 MB]

Tomás Moro

18 18UTC diciembre 18UTC 2009

Tomás Moro fue un pensador del siglo XV-XVI. Habló de un lugar llamado Utopía, que a mí, sin embargo, no me resulta particularmente deseable. Pero eso es lo de menos.

Un llamado centro jurídico Tomás Moro denunció a Diego López Garrido por malversación y prevaricación, por haber firmado, como Secretario de Estado para la UE, subvenciones para una fundación (Alternativas, se llama) de la que supuestamente era patrono. Garrido salió en televisión dando unas explicaciones: entre otras cosas, que ya no era patrono cuando accedió al cargo de Secretario de Estado, porque dimitió por carta.

Luego pude oír a alguien que hablaba en nombre de ese centro jurídico. Como no sé muy bien qué es esa entidad, voy a su página web y dicen que sus fines son:

la defensa de la dignidad de la persona, de la familia y de los derechos humanos, y en especial la protección del derecho a la vida del nasciturus y del embrión humano.

No acabo de ver la relación entre esos fines y esta peculiar dedicación litigante, pero en fin. El representante dijo más o menos que Garrido mentía, entre otras cosas porque en la página web de la fundación seguía figurando como patrono con fecha nosecuántos, y que la carta no valía pa nada, o era falsa, o yo qué sé. Me pone los pelos de punta pensar que el becario que mantiene la página, o el administrativo que gestiona determinado proceso de dimisión, sean los que tengan en sus manos si una acusación de prevaricación y de malversación tienen base o no. La lista de patronos tiene como una cuarentena de personas, para hacernos idea de la importancia que puede tener ser patrono de eso.

Esa Fundación Alternativas parece que viene a ser una especie de FAES del PSOE. Por otro lado, eso de actualizar la página web era un argumento ridículo. A mí, en su momento y a falta de más datos, esto me dio la impresión de que la cosa fue “aprovechando un resquicio tonto, vamos a tocar los cojones a la Fundación Alternativas y a Garrido”.

Lo hicieron, y el juez ha venido a decir que la acusación era una milonga; no sólo es que no tengan razón, es que es “temeraria”, y les condena al pago de las costas. (Centro jurídico, se llaman… Pues vamos bien.)

Esto no es nada nuevo. Es una táctica política muy simple: echar mierda, venga a cuento o no. Lo han hecho con López Garrido, pero también con El Gran Wyoming, con la clínica Isadora, con Luis Montes, con cualquiera que investigara los casos de corrupción del PP, con el sistema SITEL, con la supuesta persecución policial contra el PP, y no digamos con el 11-M con el ácido bórico, la Orquesta Mondragón y tantísimas otras cosas… O aquello de que los ministros del PSOE eran todos iletrados. Acusaciones que no sólo son falsas, sino que son estúpidas, puras invenciones delirantes, y así se demostró en todas ellas. Pero da lo mismo, para los ciudadanos que están deseando creer esas patrañas el poso queda. Si busca uno los argumentos de la oposición en las dos últimas legislaturas, y va quitando las sandeces, queda bien poco (tristemente, a fe mía).

Ahora el centro Tomás Moro pide pasta: 6.000 €. En la petición de donativos no se menciona el guantazo en toda la boca que les ha caído, no se menciona la sentencia, ni se explica qué pasó. Sólo se dice que ese dinero hace falta para continuar las acciones (apelarán, supongo).

Supongo que la utopía es esperar un comportamiento democrático y responsable de gente como esta.

Un mar en Titán

17 17UTC diciembre 17UTC 2009

Últimamente atópome munches coses d’astronomía, nun sé si porque los periódicos miren muncho pal cielu (pal de verdá) o porque, de casualidá, veo eses noticies que ponen de xemes en cuandu.

Güey falen d’un mar en Titán, la lluna de Saturno. Ye verdá lo que diz un comentariu: el mar, si desiste, ye de metano, non d’agua. Y eso tenía que dir nel titular, porque la noticia nun ye tan noticia si el mar ye de metano.

Pero nun pude evitar pensar cómo pué ser tar ellí, n’un d’esos mundos, y mirar p’arriba. Tamién lo fizo el artista que fizo el dibuxu que ponen:

y hebo otros enantes que él:

Pero, anque seya perguapo, nun creo que Titán seya asina. El tamañu de Saturno nel cielu debe de andar perehí más o menos (la NASA imaxínaselo asina), pero polo que lleí, el Sol dende Titán tien que vese mui, mui lloñe; malapenes como una estrella mui brillante (Saturno ta unes diez veces más lloñe del Sol que la Tierra). Esos paisaxes nos que paez de día, o el sol podía ser el nuestru sol al atapecer, nun creo que nos dean idega de la escuridá y la soledá que tien que haber ellí, incluso si se piensa que Titán reciba brillu de Saturno. Pa enriba, tien una atmósfera mui opaca que malapenes dexa pasar luz visible. Poro, la lluz en Titán ye la milésima parte de la que vemos nosotros de día na Tierra.

La atmósfera de Titán dicen que ye semeya a la de la Tierra primitiva, pero ellí la temperatura ye 180ºC baxo cero.

Por embargu, nesi mundu fríu y escuru, dicen que un home podría volar como un páxaru, sotripando unes ales colos brazos, gracies a la atmósfera más densa que la nuestra y a la gravedá más baxa. Y, si de verdá se pudiera ver Saturno, hebía ser un espectáculu ver nel cielu el segundu planeta más grande del sistema solar, colos sos anillos, y pensar que esa cosa inmensa, si se pudiera poner en agua, flotaría. Nel polu norte de Saturno hai un sistema de nubes hexagonal, polo menos dende fai 30 años. Diba ser impresionante si pudiera vese nel cielu de Titán.

Titán ye’l sitiu más lloñe nel que se posó una sonda fecha pol home. Asina que ellí hai dalgo nuestro. Y de la que baxaba, unviónos dalguna semeya. ¿Quies asomate a 16 km del suelu de Titán? Equí ta. ¿Ye la playa eso de la drecha? Quién sabe cómo pué ser la playa en Titán.

Y esti ye el suelu de Titán, comparáu col de la Luna y a la mesma escala.

Una de comillas

16 16UTC diciembre 16UTC 2009

La patochada no es muy gorda, pero sí llamativa, y contra lo que pueda parecer no se la debemos a Dolores de Cospedal, sino a los periodistas. El de El Mundo titula:

Cospedal, sobre Haidar: ‘El Gobierno quiere escurrir su propia responsabilidad’

Y el de Público subtitula:

La secretaria general del PP cree que “el Gobierno escurre su responsabilidad”

Seguro que al Gobierno le ha quedado la responsabilidad seca, seca.

La fuente es una entrevista en la COPE, y la titulan de manera parecida:

Cospedal en COPE: “el Gobierno escurre su responsabilidad sobre Haidar”

Y entonces me surge una pregunta:

¿Cómo es que los medios la citan con comillas, es decir, literalmente, y sin embargo las citas son distintas?

La oratoria de de Cospedal no es precisamente brillante, ni siquiera concordante, así que me parece lógico corregir su declaración. Pero entonces… sin comillas, coñe. ¿Cuál de los medios ha citado correctamente? Es de suponer que la COPE, que es la fuente.

Pues no. Ninguno. Cospedal no dijo eso. Lo que dijo, y puede oírse en la grabación:

http://www.cope.es/copealo.php5?nomAudio=1260952089208460737.mp3&titulo=Cospedal+en+la+COPE

es esto:

[el Gobierno] parece que quiere escurrir o ocultar su propia responsabilidad

Me da la impresión de que por una vez, sobre la marcha, de Cospedal se corrigió a sí misma. ¿Qué hizo el periodista de la COPE? Citar con comillas algo que no es literal, y encima elegir el término incorrecto (“escurre” en vez de “oculta”). ¿Qué hizo el de Publico? Citar de segunda mano, y encima ¡cambiar lo que puso entre comillas el de la COPE! Todos ellos se comieron el “parece que quiere”.

Ya, se puede alegar que no se ha cambiado mucho el significado. Pero las comillas no se usan cuando no se cambia mucho el significado, se usan para señalar un commpromiso de literalidad.

También, en el caso de El Mundo, podríamos buscar excusas entrando en detalles sobre las comillas simples y las dobles. Pero me temo que estamos muy, muy lejos de ese nivel de precisión.

Tertsch y el tabaco

15 15UTC diciembre 15UTC 2009

Lo de Terstch: después de leer atentamente las declaraciones de unos y otros, y de meditar profunda y sosegadamente sobre el asunto, mi opinión infundada es que Tertsch quizás iba un pelín cocido, entró en un respetable bareto de ambiente peculiar, se metió en un jaleo de chigre, se llevó un batacazo y desvió la atención un poquitín por vergüenza. No hizo falta mucho para que, aprovechando que el Amur Daria pasa por Almendralejo (sí, es mentira; por eso lo digo), los peones negros le echaran la culpa a una sátira de Wyoming, cuyo programa no ven jamás ni entenderían si lo vieran. Y eso es todo.

A ver si nos enteramos de que todo lo que le pasa a una mujer no es por ser mujer, y todo lo que le pasa a un periodista no es por ser periodista.

Eso sí, tanto si el golpe se lo ha dado un taburete profesional como si se lo ha dado un batallón de ninjas, lo lamento por él (por Tertsch) y en todo caso espero que pronto se ponga bueno. Si han sido ninjas, o cualquier otro tipo de persona, espero que la ley se cumpla.

Los hosteleros dicen que la supuesta nueva ley sobre el consumo de tabaco (ya veremos) les va a hacer perder 11.100 millones de euros en 2010. Y yo digo que a mí me va a hacer perder 30.000 millones de euros, por ejemplo, sin ir más lejos. ¿Que de qué voy? De lo mismo que ellos. Baste decir que, respecto a las adaptaciones para que los clientes pudieran fumar con la anterior ley (¡como que alguien se lo impedía!), según El Mundo (y esto ya es motivo de duda, pero en fin) la FEHR calcula que cada local de más de 100 m2 se gastó de media 20.000 €, y a la UPTA le salen… 1.000 €. 20 a 1. Ole, ole y ole las estimaciones.

Yo creo, con mucho más fundamento, que van a GANAR dinero. No van a perder ni un solo cliente, y van a ganar unos cuantos.

Respecto a cómo lloriquean ahora los que se gastaron dinero en obras para que en sus locales de más de 100 m2 se pudiera fumar, doy por seguro que ya han amortizado con creces esa inversión en este último lustro. Y tengo razones para estar seguro.

Estos señores pusieron en el lado A de la balanza el rendimiento económico de la obra y el vicio estúpido de unos pocos descerebrados.

Y en el lado B, además del beneficio económico de ahorrarse el dinero de la obra, pusieron las condiciones laborales de sus trabajadores, el sabor de los alimentos, el asma futuro de los niños de los clientes, la salud, higiene y bienestar de todos.

Si la balanza se inclinó del lado A, está claro que hicieron esa elección porque la ventaja económica de hacer obra era absolutamente innegable y desproporcionada. Suficiente para contrarrestar todo lo que hay en el lado B.

De lo contrario, serían sencillamente una banda de inconscientes cabrones y me alegraría de que cerraran todos ellos. Pero como estoy convencido de que son respetuosos e inteligentes hombres de negocios, y bellas personas, seguro que han ganado una pasta con la obra. Así que todos contentos.