Accidentes

En Al Saidiya (Bagdad), en junio de 2006, cuatro personas murieron en un accidente de tráfico. Concretamente, los ametrallaron desde un coche.

El torero Jaime Ostos fue en los años 90 víctima de un error médico. Para ser exactos, su mujer, neumóloga, dijo en la prensa que la maltrataba, pero años después se desdijo.

Diana de Gales falleció a causa de un puente mal diseñado. Concretamente, el ingeniero puso una columna en el sitio por donde el chófer decidió pasar con su coche, matándolos a todos. El ingeniero, digo.

Y, en esa línea, hoy nos enteramos de que “un error informático fijó la fianza de un millón para el alcalde de Seseña”, cuando debía ser de 10.000.

Todos, menos el cuarto, son coña y a nadie se le ocurriría contarlo así, salvo quizá en El Jueves. Pero el cuarto es de verdad, es literalmente el titular de El Mundo. Si un funcionario público pone un cero de más en un ordenador, tenemos un error informático. No sólo eso; ni siquiera es que el funcionario haya fijado la fianza en un millón por un error informático, que ya sería mentira. Es que el sujeto de la frase es el error. El error es el que puso la fianza.

Tócate las narices.

Anuncios

Una respuesta to “Accidentes”

  1. Sergio Says:

    Bueno, quizás el redactor del titular conoce la figura retórica de la prosopopeya. Es un avance respecto de algunos que apenas saben escribir y mal 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: