Archive for 30 enero 2011

Mundo Animal, nel Rocket

30 30UTC enero 30UTC 2011

Ayeri fui al Rocket. Ye un bar nel que nun tuviera na vida. Al entrar, pases debaxo un lema: In rock we trust. Les pantalles de llámpara son timbales de batería, les paredes paecen amplis Marshall, hai portáes de discos… Mola.

El Rocket ta na cai Oscura. Nun sabía ni ónde taba esa cai. Bueno, una vez fui a un chigre… llibre de fumu que hai perehí.

Nel Rocket tocaban los que enantes yeren la Pantera Rosa, y agora son Mundo Animal. Y canta el mi amigu Chomy. Son unos fenómenos. Dende U2 hasta Ghostbusters (acabaron tocando “Malagueña Salerosa”). Bueno, cuando tocaron Crosstown traffic ya algamaron el sobresaliente pa mí.

Taba enlleno xente. Y non se fumaba. Pa dar ambiente, un par de vegáes sacaron un cañón de fumu. Tuvo hasta simpático. Pero non se fumaba dientro.

Y nun pasó nada. Ye decir: pasélo bomba. Tuvo xenial.

Y si nun supiera que nun se diba fumar, non habría ido a ver a Chomy y los sos collacios.

Tuvieron que parar, porque polo visto daquién se quexó del ruidu. Últimamente paez que tolos sitios a los que voi terminen les actuaciones ceo porque daquién se quexa del ruidu. Pero entiéndolo.

Anuncios

Una gran novela de nuestro tiempo

30 30UTC enero 30UTC 2011

Hace menos de media hora acabo de terminar un buen libro. Eso sí, más largo que un día sin pan. Pero un buen libro. Es un buen ejemplo que contraponer a Neal Stephenson. Este tío que he leído sí es narrador. Una novela larga, pero sólida y compacta como un bloque de granito. Bromas, las justas. Para contar lo que cuenta, se necesita espacio.

En este libro se habla de temas bastante actuales. De la república y la monarquía. De las pensiones y los años de cotización. De la honradez. Del cáncer y de las operaciones de mastectomía. De laicismo, de materialismo. Del capital, del comercio, del trabajo. Del divorcio. De las enfermedades mentales, de lo que supone cuidar a una persona afectada por ellas, o por demencia senil. De los celos, eso que está al filo de la violencia doméstica en tantos casos. De la homosexualidad, aunque sólo se menciona de refilón. De la Universidad. Del progreso científico. De Darwin. Del funcionariado, de las plazas, las oposiciones. De las deudas, de las hipotecas, del préstamo, de la usura. De la bolsa, las acciones. De la democracia. De los diputados. Del clientelismo político. Del transporte público, de los taxistas. De las obras en Madrid. Del turismo, de los souvenirs horteras y falsos. De la imagen de pandereta y torero que de España se tiene fuera de ella. De lo incivilizado de España en comparación con Inglaterra. De las sectas fundadas por chiflados. Del flujo de capitales, y el miedo del dinero, en tiempos de crisis.

De mil cosas más. Nos retrata y nos delata, de principio a fin.

Está ambientada en el Madrid de 1870, y se escribió en 1887: Fortunata y Jacinta. Como muestra, un mínimo botón: esa reflexión que nos asalta en tiempos estúpidos. Como estos en los que para castigar al Banco Mundial hemos decidido convertirnos en esclavos suyos. A ver si este texto no parece escrito ahora mismo:

Que cuando hay libertad mal entendida y muchas aboliciones, los ricos se asustan, se van al extranjero, y no se ve una peseta por ninguna parte. No corriendo el dinero, la plaza está mal, no se vende nada, y el bracero que tanto chillaba dando vivas a la Constitución, no tiene qué comer. Total, que yo digo siempre: «Lógica, liberales» y de aquí no me saca nadie.

En fin. Rafael Reig dice alguna que otra sandez (como hacemos todos, y los adictos al tabaco más), pero de letras sabe algo, y dice que es la mejor novela española, por encima del Quijote. Uau.

Quizás esté bien leer novela histórica amañada ahora mismo por el negro de un escritor famoso, pero es un pecado hacerlo sin haber agotado antes obras como esta, que además es gratis.

Eso sí, larga como un día sin pan. Pero para mí ha merecido la pena.

Funcionarios y xente probe

27 27UTC enero 27UTC 2011

Falando de esto de los sueldos de los diputáos, y de los privilexos que supuestamente tienen.

Lo primero que voi decir ye que yo nun tengo ñidio lo que hai que facer. Lo que sí veo ñidio ye que dalgunos dicen lo que dicen porque se dediquen a facer comedia, porque toman a los ciudadanos por tontos, no cual nun-yos falta razón. Dícenlo en grande y sacando pechu, na prensa; pero non gurgutaron onde, más que decilo, podíen facelo, que ye… nos muérganos de la cámara correspondiente.

Lo segundo ye que yo nun toi tan xuru de que haiga tantos privilexos nin de que un políticu heba cobrar el salariu mínimu. Non. Non me paez mal que daquién con tala responsabilidá, con tales obligaciones y xeres, tea bien pagáu. Y de lo que gana un políticu, la parte que menos me pruye y me quita el sueñu ye el sueldu o la pensión, les cifres públiques establecíes por llei. Anque fora el triple de lo que ye.

Pero dicho eso, y anque teamos cásique d’alcuerdu nesti tema, nun me gusten les pallabres que equí-y atribuyen a Duran i Lleida. Atribución que, nesti casu, ye correuta, porque diz lo mismo, coles mismes pallabres, nel so blog.

Señor Duran: vamos dexar de lláu la so definición de “xente preparada”, que daría pa un llibru.

Pa entamar, nun veo que tenga rellación el tar preparau o bien pagau con nun querer desplicar el patrimoniu a tol mundu. Y tampoco veo yo que seya problema dalu el que haiga “xente probe” nel Congresu. Hebía haber bastante más.

Lo que quiero nel congresu, señor Duran, son persones que piensen que sí, que ser diputáu ye dar la vida polos demás, non un oficiu. Que ser diputáu ye perder perres, pero que les perres son lo de menos. Que ser diputáu implica, sí, desnudase delantre tol mundu, decir a los cuatro vientos los bienes y los intereses d’ún. Que ser diputáu ye un actu voluntariu de renuncia a una serie de drechos, pol bien común, pola transparencia. Que ser diputau ye dir en manga corta, incluso cuando fai frío, pa que se vea que ún nun lleva ases escondíos. Oxalá ser diputáu fora nun tener mieu a los micrófonos abiertos; oxalá fora llevar un micrófonu abiertu, emitiendo por Internet, na solapa.

Usté piensa que los diputáos son xente que sopesa lo que gana nun sitiu y nel otru, y que hai que da-yos un caramelu golosu pa que non sufran tanta perda. Y yo nun quiero esos diputáos nel mi Parlamentu. Que se queden nel bufete o na empresa.

Señor Durán, ye verdá que hai muncha xente que se fai funcionaria o probe porque nun val pa otra cosa. Pero, por si nun lo sabe, hai montones de xente que ta onde tá porque tien vocación de servir a los demás, anque-y cueste perres, disgustos, o la vida, lliteralmente (que ye abondo más de lo que pierde un diputáu). Dese usté una vuelta pola policía, poles universidáes, por Médicos Sin Fronteras, pol exércitu, por cualquier sala de conciertos, por tantos y tantos sitios.

Y ellí, patrullando, dando clases, axudando a enfermos, o tocando el vigulín, atopará una montonera de xente preparáa, muncho más que el diputáu mediu, y que nun tan ellí porque nun puean ganase la vida notra cosa, y que tampoco tienen estabilidá llaboral.

Tan ellí porque nacieron pa eso, y quieren facelo, por enrriba de too.

Son asina de tontos, señor Duran. Nun tan ehí poles perres, nin pola seguridá. Van ehí a llevar hosties. Y son felices, y faen el so trabayu lo meyor que pueden. Porque la salú de la xente, o la felicidá del públicu, son lo primero.

Esa xente tamién ye la más difícil de corromper.

Y esos son los diputáos que yo quiero nel congresu.

Superación

26 26UTC enero 26UTC 2011

El llunes lleó’l proyeutu fin de carrera d’inxeniería téunica informática una moza. Fizo un bon trabayu; non perfechu, pero bonu. Y como fizo un bon trabayu, non tuvo problema dalu col tribunal.

Bueno, dalgún problema sí tuvo: ye sorda.

Cuandu lleo, sobre too nos comentarios a noticies en La Nueva España, a la xente quexándose de lo difícil que ye la carrera, de que la culpa de que suspendan ye de los profesores, de que pa facer esa inxeniería de tres años hai que echar siete, de que’l trabayu tá permal, non porque nun tengan, sinon porque nun-yos paguen los sudores que-ys costó… Nun sé si reíme o llorar.

Alcuérdome de esti mensaxe que mandó, un día, el mi maestru de guitarra:

QUERIDOS ALUMNOS

Hola, queridos alumnos. Ver por favor este video y luego me contáis que fue de aquello de:
es que yo tengo la mano muy pequeña
es que no soy capaz de tocar con esta guitarra
es que yo con las cuerdas tan gordas…
es que yo de pequeño me caí de la moto y mira como tengo el dedo!
¿tendré los dedos demasiado gordos?
tocar esto es imposible!!
es que, es que… jajaja

Y alcuérdome, tamién, delles veces del gran Django Reinhardt, que na mano izquierda tenía útiles la mitá de los deos, como se ve nesti vídeu, y que los perdió nun incendiu cuandu ya sabía tocar la guitarra… y tuvo que, poco menos, volver a entamar:

Y alcuérdome d’Horace Parlan, un pianista que vi un día, y fixéme que la mano drecha teníala rara, como tiesa. Y entós enteréme de que tuvo polio de pequeñu. Pero lo que sedría la muerte pa cualquier pianista, pa Parlan non foi más que’l desendolcu d’una téunica propia cola manzorga. Y no ye que tocara el pianu; ye que vive del pianu, y del pianu jazz. Y non toca con cualquiera, sinon con xente como Benny Carter.

Y podíemos falar de tolos pianistas ciegos (Montoliu, Art Tatum) y equí ya se faló de Michel Petrucciani.

Y podíemos falar del baterista de Def Leppard, Rick Allen, que ye… mancu. Non; que quedó mancu dempués de ser baterista de Def Leppard, y que hebo aprender todo ya inventalo, porque como diz él, “nun pues consultar el manual pa bateristas mancos”.

Los músicos famosos son xente escoyía, pero en sobreponese a les coses nun son diferentes de tanta otra xente. Mancu o non, pocos puen tocar la batería en Def Leppard, como Rick Allen; pero creemos que lo importante d’esta xente ye eso, y non ye asina. Lo importante ye que son xente del montón. Como nosotros.

La moza que terminó la carrera el llunes ye una moza de tantes, con tolos defeutos y virtúes. Fizo los mesmos desámenes que’l restu, fizo una presentación oral como el restu… Toi perarguyosu de tolos alumnos que lleen el proyeutu conmigo, y toilo d’ella. Y faime pensar.

Y non, non ye que haiga que plantegase ser un pianista famosu de jazz. Non tienes que superar les dificultáes o el destín d’ellos; tienes que superar les tuyes. Ellos nun ficieron más que eso. Si dalgo tienen de especial, ye eso. Eso que tenemos toos, que toos podemos algamar si nos lo proponemos.

Felicidáes, moza.

Sinde sobre la "piratería"

19 19UTC enero 19UTC 2011

Escribe la Ministra de Cultura, Ángeles González-Sinde, un artículo en El País sobre la propiedad intelectual. Y lo leo con gran interés.

Dice que:

Con cada cambio tecnológico (en 1604 se trataba de la aparición del maravilloso invento de Gutenberg), los derechos de los hombres y mujeres sobre sus creaciones han atravesado una enorme sacudida.

¿La aparición de la imprenta? ¿En 1604? ¿Había en aquel momento una sacudida, un cambio tecnológico… por una cosa que se había inventado siglo y medio antes?

cada generación considera que el suyo es un tiempo nuevo y no tiene obligación de recordar que fue la “piratería” la que empujó a Cervantes a escribir la segunda parte de su novela

Es muy curioso que una ministra de Cultura, como argumento contra la “piratería”, esgrima que tuvo consecuencias tan terribles como… la existencia de la segunda parte del Quijote (¡!) (que, por cierto, es la mejor).

Se olvida, además, de que la segunda parte del Quijote la motivó en gran medida el éxito de la primera (que quizás no habría sido tal sin montones de lectores “gratuitos”). Y también la existencia del Quijote de Avellaneda, que no era un ejercicio de “piratería”, sino simplemente una obra literaria…

También contra la piratería y a favor del respeto a los derechos de autor lucharon desde Beaumarchais a Immanuel Kant o, ya en el siglo XX, Mark Twain, hasta el punto de que el término “pirata” en esta acepción fue popularizado por el autor estadounidense.

De Beaumarchais ya se ha hablado aquí. De Twain no sabía eso de la “piratería”, pero también fue un furibundo anticapitalista, antiimperialista y ateo… Esta mujer, la partenaire de Biden, se queda con la faceta de Twain que le interesa.

Los ciudadanos del siglo XXI tenemos la percepción no solo de que Internet es nuestro, sino de que nuestras opiniones cuentan más allí que en el espacio físico donde desarrollamos nuestras insatisfechas vidas.

Pobre mujer, qué pena me da. (Porque con lo de “insatisfechas vidas” habla en primera persona… supongo que no habla por mí.)

Y me da pena porque su análisis me parece un error. Cree que la clave de todo es Internet; lo cual es equivalente a pelearse con el vinilo. No, Ángeles; no es que creamos que lo que está en Internet es nuestro. Simplemente, Internet facilita algo para lo cual antes necesitábamos a las discográficas, y ahora no. Con la llegada de Internet no ha cambiado nuestra percepción sobre la música o las ideas; ha cambiado la facilidad con que podemos hacer algo que hemos hecho siempre.

gente de la cultura versus gente de la tecnología

No entiende nada. No se da cuenta de que esas dos etiquetas las pone ella, como el que llama “nacionalista” a un vasco pero no se reconoce como nacionalista español.

Sinde: muchos que nos oponemos a tu ley “somos gente de la cultura”.

Cada vez menos gente podrá dedicarse profesionalmente a ella y nos veremos abocados a un menú monofágico de apenas unos pocos platos que gusten a muchos y que decidan por nosotros grandes intereses económicos (los verdaderos dueños de la Red).

Pero… si está describiendo la situación “pre-Internet” y la “industria cultural”, precisamente. Un menú monofágico de apenas unos pocos platos que deciden por nosotros grandes intereses económicos.

Pues nada, un follón de artículo, mucha palabrería, mucho adorno, mucho rodeo, argumentación débil y pocas ideas claras. Retórica.

Adicto y mentiroso

18 18UTC enero 18UTC 2011

Veo en El País que la Defensora del Lector habla de un artículo de Francisco Rico, miembro de la RAE. Un artículo en el que al parecer plasmaba un “furibundo” ataque a la nueva ley sobre el tabaco.

Lo primero que hago es leer el artículo, Teoría y realidad de la ley contra el fumador. Tiene su punto de original, no se puede negar. Incluye, sí, una selección de algunas de las aburridas y manidas idioteces, memeces, gilipolleces, estupideces, imbecilidades, sandeces, necedades y bobadas habituales en el argumentario protabaquista (incluyendo la mentira flagrante del título; no existe ninguna ley contra el fumador). Incluye también alguna que otra idea que, al menos, podría estar sujeta a discusión, como hemos hecho en este mismo blog en algunos comentarios. Pero es que este pone el acento en negar que se hayan demostrado los efectos nocivos del tabaco. Eso sí que es original, y no se veía desde hace años.

Lo más curioso y sobresaliente del artículo es ese negacionismo. Y lo segundo más curioso y sobresaliente el post scriptum que incluye:

P. S. En mi vida he fumado un solo cigarrillo.

Impresiona, ¿no? Reviste toda su diatriba anterior de una legitimidad tremenda; ya no son las idioteces, memeces, etc. de un adicto, sino la indignación de alguien que no tiene interés personal en aquello que defiende. Un ciudadano que arriesga su crédito y su imagen (bueno, sí, diciendo sandeces, pero se arriesga)… por otros que no son él. Hombre, es digno de respeto y de tomárselo en serio, ¿no?

Sigo leyendo. Y la Defensora del Lector se ocupa del asunto porque muchos lectores han escrito diciendo que no es cierto que Rico no fume, sino todo lo contrario. Afirman, por ejemplo, que en una entrevista de 2008 Karmentxu Marín lo describía como fumador empedernido.

Paro de leer. Busco la entrevista, y es cierto que así se lo describía al final de la misma.

Por si Karmentxu se lo ha inventado, hago el sencillo ejercicio de buscar en Google Images “Francisco Rico”. No hace falta poner referencias al tabaco; es fácil encontrar fotos suyas fumando.

Me quedo perplejo. ¿A qué fin un tipo culto dice algo así si es una mentira burda y evidente? Dirá que es una licencia literaria, porque otra cosa…

Sigo leyendo. Y… adivinen.

Pues sí. Resulta que es una licencia literaria. El tipo dice en su defensa:

Amén de darle al conjunto una nota de color, el post scríptum quiere decir varias de las cosas que literalmente dice, y sobre todo otra no literal, pero obvia: que “Je est un autre” (Rimbaud), la escritura no es la autobiografía y “la verdad es la verdad dígala Agamenón o su porquero” (A. Machado). El P. S. me ha producido la triste satisfacción de comprobar lo que yo diagnosticaba: que la ley es una escuela de malsines [acusicas]. Porque casi todos los que se pronuncian contra mi artículo lo hacen buscando hurgar en mi vida y costumbres, espiando a mis amigos y buscando antecedentes incriminatorios. En mis argumentos apenas se entra. En otro lugar he dado una prueba del escaso rigor científico que a menudo gobierna la campaña antitabaco. Pero nadie roza siquiera mis dos puntos principales: la estolidez (“Falta total de razón y discurso”, DRAE) del legislador y la vileza que suponen algunos puntos de la ley, notablemente el veto de fumar a los enfermos hospitalizados y, en especial, terminales

Un tipo que se descuelga con tal tontería, que afirma que tiene licencia para decir mentiras ¡en un artículo de opinión! porque “Je est un autre”… acusa al resto del mundo de “falta total de razón y discurso”. Y de acusicas… ¡por señalar las mentiras que dice!

En fin. No merece la pena comentar más.

Vergüenza ajena

14 14UTC enero 14UTC 2011

No voy a precisar de quién ni por qué. Es lo más comedido que se me ocurre decir. No voy a poner más adjetivos, pero se me están agolpando a montones en la cabeza, y hay para casi todos.

Samantha Villar y Farruquito

Un aplausu

13 13UTC enero 13UTC 2011

Les coses rara vez son perfechamente blanques o negres. Nin les coses, nin les persones.

Hai comportamientos buenos, y malos. Y lo más normal ye que, incluso na mesma persona, haiga de los dos.

Dempués de tola vida siendo “el que nun sal al pinchu”, toi que nun me lo creo. Toi diendo a tolos bares nos que no entré na vida. Toi conociendo sitios que nun sabía nin cómo yeren por dientro; o diendo a comer a sitios nos que nun entraba dende fai, ensin desaxerar, diez años. Entres, y güel a café. A chocolate. A llimpio. Apetez quedase.

Güey mesmo, delantre un chigre, hebía un grupu mozuques fumando. Al sol, veíase la nube fumu que facíen. Yera increíble. Ye increíble que eso, que na cai ya paez de verdaderu escándalu, enantes se ficiera dientro del bar. Increíble.

Pero he dar un aplausu a la mayoría de la xente. Hai xente becerra, en Castellón, en Marbella y en tantos sitios; pero he decir que, hasta agora, paez que son esceiciones. En tolos sitios nos que asomé el focicu, el aire taba llimpiu. Ta respetándose la llei. Ta funcionando.

Notres coses pónenme de los nervios, sí; sobre too les coses que se dicen. Pero lo que se fai bien, se fai bien, y lo xusto ye reconocelo. Los fumaores, como clas (y xeneralizando) nun camudaron los sos vezos polos drechos de los demás, y esi estigma van llevalu pa siempre. Pero polo menos sí camudaron los sos vezos por respetar la llei. Y respetar la llei (una llei como esta, polo menos) ye perimportante.

Y tengo que dar, de verdá, un aplausu a toos esos fumaores que NON tan encendiendo el pitu onde nun deben. Toi impresionáu. En serio. Quítome el sombreru.

Juzgar a un gobernante (III)

11 11UTC enero 11UTC 2011

En relación con el último comunicado de ETA, mi reacción es clara.

Un decidido, enérgico y entusiasta… booooooosteeeeeeezooooooo.

Esto es un verdadero aburrimiento.

Siguen, como siempre, dándoselas de estadistas y poniendo esas palabras estomagantes que no dicen nada pero tanto les gustan. “Proceso de solución”, y cosas así. Eso de iniciar un proceso de acercamiento que pueda conducir a vías de solución que nos conduzcan a un marco jurídico, político, social y democrático que propicie las condiciones para una desactivación paulatina del conflicto que permita abordar una situación en la que resulte factible un…

Y haciendo memoria, otra de las cosas por las que algunos han venido diciendo que Zapatero es el demonio en persona es su política antiterrorista.

Sí, amigos: no olvidemos a Mayor Oreja. No olvidemos a Alcaraz. No olvidemos el uso vergonzoso y sin precedentes de las víctimas del terrorismo. Como no había crisis económica, y al parecer nada que decir, se inventaba un problema donde no lo había. Durante muchos, muchos meses y años, la estrategia de nuestra oposición fue (y sigue siendo) una acusación clara y directa: Zapatero es amigo de los terroristas, Zapatero hará cualquier cosa para vender España y ponerse la medalla, Zapatero entregará Navarra a los abertzales. Si caía asesinado un miembro del partido socialista, con toda sangre fría se escupía sobre su tumba.

Aquel trabajo ya está hecho; el poso de mierda que pretendía dejar ya lo ha dejado. La propaganda funcionó como querían sus autores, implantando su reflejo condicionado en el inconsciente de mucha gente. Pero mierdas aparte… ¿cuáles son los hechos de la política antiterrorista de Zapatero?

Que ETA nunca ha estado más débil que en las dos últimas legislaturas. Nunca se ha estado más cerca de su disolución (que no se ha producido, ojo).

Que por primera vez el gobierno del País Vasco no está formado por nacionalistas vascos.

Que la ley de partidos (una ley con aspectos más que discutibles) ha contado siempre con el apoyo entusiasta y sin tapujos del PSOE.

Que quien gobierna en Navarra no es ETA, sino… el PP (bueno, UPN)… aunque el PSOE tuvo la oportunidad de gobernar pactando con otros partidos y no quiso.

Que en lo que va de las dos últimas legislaturas ha habido (hasta el momento) 12 víctimas mortales de ETA. En las dos legislaturas anteriores (Aznar) hubo 70, casi 6 veces más. Desde 2004 a la actualidad, incluso el año con más asesinatos de ETA hubo menos muertos que el año con menos asesinatos bajo el gobierno de Aznar (sin contar las treguas… ni el 11-M, si se me permite un chiste amargo). De hecho es, con bastante diferencia, el período con menos víctimas de ETA desde 1973.

Que el número de integrantes de ETA es, al parecer, el más bajo de su historia.

Que el número de detenidos por año es muy alto, que se ha detenido a la cúpula de la banda varias veces, que de hecho hubo detenciones durante la “tregua” de 2006.

Quizás se considere una pésima política antiterrorista, o la política de un amigo de los terroristas. Pero es curioso que el problema del terrorismo nunca haya sido menor que ahora.

En fin, mucha gente, para considerar cierta una cosa, sólo necesita que se la repitan muchas veces. La verosimilitud no hace ninguna falta.

Fumar en el psiquiátrico

11 11UTC enero 11UTC 2011

En los psiquiátricos y en las cárceles se puede fumar (con determinadas restricciones, aunque algunos crean que no). Pero no todo el mundo está de acuerdo con esas excepciones.

Interesante artículo de Jesús de la Gándara, jefe del Servicio de Psiquiatría del Hospital General Yagüe de Burgos.