Archive for 7 enero 2011

Educación para la Ciudadanía

7 07+00:00 enero 07+00:00 2011

Ya escribí aquí más veces sobre EpC. Siempre he pensado que debía haber una asignatura así.

Hoy recibo indirectamente un mensaje de esos de “pásalo” sobre el particular. Un mensaje que daría para hablar muchísimo: sobre el concepto de enseñanza obligatoria, sobre sobre el concepto de objeción de conciencia, sobre los derechos humanos, sobre la relación entre padres e hijos. Daría para un libro. Pero no me voy a poner con todo eso.

Voy a ponerme con lo de siempre: con la mentira.

Primero, el mensaje. Viene de hazteoir, cómo no. He sustituido el nombre del suscriptor de Hazteoir por “fulanito”. Las faltas y erratas están en el original, no las corregiré. Pondré entre corchetes mis comentarios.

¡Buenas tardes!

Esta vez lo han dejado más claro que nunca, Fulanito . Se lo han dicho nada menos que al Tribunal Constitucional [mentira]:

“La libertad ideológica del menor no puede quedar abandonada a lo que puedan decidir quienes tienen atribuida su guarda y custodia o su patria potestad”.

Es decir, los padres no tenemos derecho a educar a nuestros hijos [mentira] porque, según el Ministerio de Justicia [mentira], al hacerlo estamos adoctrinando [mentira].

¿Consecuencia? ¡Solo puede “educar” el Estado! [mentira]

http://www.hazteoir.org/firma/35133-educacion-ciudadania-fuera-escuela

Fulanito , volvemos a la época de la guerra fría [em… ¿mentira?]. Solo que en esta ocasión el Gobierno Zapatero quiere colocarnos al otro lado del telón de acero [¡mentira!].

El escrito que la Abogacía General del Estado, órgano dependiente del Ministerio de Justicia, ha presentado ante el Tribunal Constitucional, reconoce que Educación para la Ciudadanía adoctrina a los niños en una moral de Estado [mentira] y afirma explícitamente que el objetivo de esta asignatura es formar a los alumnos españoles en el relativismo ético [¿qué coño es “el relativismo ético”? ¿Hay que formar a los chavales en el “absolutismo ético”?].

“La libertad ideológica del menor no puede quedar abandonada a lo que puedan decidir quienes tienen atribuida su guarda y custodia o su patria potestad”.
“No sabemos a ciencia cierta hasta qué punto los padres actúan en defensa de unas convicciones que la menor comparte o rechaza.”
“Difícil parece otorgar a los padres el amparo que piden cuando se ha desconsiderado la libertad ideológica de la menor”.

Desde la Constitución al Tratado de Lisboa , pasando por la Declaración Universal de Derechos Humanos , consagran el derecho de los padres a educar a sus hijos según sus propias convicciones morales y religiosas [cosa que nadie les impide; si quieren decir “a educar a sus hijos EXCLUSIVAMENTE según sus convicciones morales y religiosas”, todas las referencias anteriores de este párrafo serían, también, mentira]. Y a eso no se le llama adoctrinamiento. Pero el Gobierno Zapatero no quiere soltar la presa que se ha cobrado en forma de asignatura adoctrinadora y manipuladora. Dice ele scrito de la Abogadía General del Estado:
“La concepción filosófica que presupone la democracia es el relativismo”.
“La democracia no tiene que pedir perdón por ser un régimen esencialmente relativista, sanamente relativista.”

Es la nueva lucha de clases: los padres se convierten en posibles enemigos de los hijos. Y el Estado tiene que correr a salvarlos. Abortando o adoctrinando [mentira].

http://www.hazteoir.org/firma/35133-educacion-ciudadania-fuera-escuela

Por fvor, no lo dejes para después. Y reenvía, por favor, esta información a aquellas personas que conozcas y estén preocupadas por la educación de sus hijos.

Aprovecho para desearte una buena noche de Reyes y una feliz celebración de la Epifanía. [Supongo que es “relativismo moral” pensar que pueda ser ateo; ¿será ese el problema?]

¡Felices Pascuas!

Muchas gracias,

Ignacio Arsuaga y todo el equipo HO

Esta gente ya ha peleado contra EpC con los argumentos más peregrinos. Por ejemplo, poniendo a caldo un libro de texto de EpC… que no era un libro de texto de EpC, sino un ensayo… ¡contra EpC! Esto es verídico.

Esta vez toman un escrito de la Abogacía General del Estado que tiene 23 páginas, entresacan cuatro líneas que les apetece, las interpretan al revés, y el resto lo rellenan con mentiras.

Por poner un ejemplo, dice Ignacio Arsuaga en el mensaje:

“Esta vez lo han dejado más claro que nunca, Fulanito . Se lo han dicho nada menos que al Tribunal Constitucional: La libertad ideológica del menor no puede quedar abandonada a lo que puedan decidir quienes tienen atribuida su guarda y custodia o su patria potestad.”

Pero resulta que eso NO es lo que le dice el Abogado del Estado al Tribunal Constitucional: ESO ES LO QUE DIJO EL PROPIO TRIBUNAL CONSTITUCIONAL en la sentencia 141/2000 y/o 154/2002. En esa frase, el Abogado del Estado estaba CITANDO al TC.

Esto dice bastante de la atención con que se han leído el escrito. También se nota porque en cierta página dejan sin tapar el nombre de la menor, probablemente violando la Ley de Protección de Datos (ay, los protectores de los menores…)

En el escrito de la Abogacía no se dice nada que tenga que ver con esas estúpidas cadenas de (des)razonamiento que se sacan de la manga. Vamos, si estos oyen a Einstein decir que el tiempo es relativo, sacan como consecuencia que Einstein no distingue entre robar y ser robado.

El escrito de la Abogacía del Estado, que raya lo impecable, dice unas cuantas cosas que caen de cajón:

– Que la “objeción de conciencia” no es, ni ha sido nunca, un derecho a desobedecer las leyes, sino algo reconocido en la ley. Si no, no se llama “objeción de conciencia”, sino “desobediencia”.

– Que si cualquiera pudiera “objetar de conciencia” para no asistir a una asignatura, basándose simplemente en creencias privadas y sin necesidad de señalar ni demostrar la inconveniencia de un contenido, cualquiera podría fumarse la clase de Ciencias Naturales, o la de Historia, o la de Física. Yo, sin ir más lejos, no creo en las partículas elementales, ¿qué pasa?

– Que el hecho de que las instituciones dirijan la educación no es nada nuevo; evidentemente así es. No tiene nada que ver con la libertad de conciencia.

– Que llamar “adoctrinamiento político” a algo no significa que lo sea; hay que explicar y fundamentar esa acusación (cosa a la que un sector de este país no está acostumbrado…)

Estos de HO aluden al Tratado de Lisboa para lo que les interesa; se les olvida que la asignatura en cuestión existe en toda Europa, con absoluta normalidad.

En fin, sandez tras sandez.

Me encantaría una legítima preocupación ciudadana ante algún aspecto concreto de la asignatura que, sí, implicase adoctrinamiento político. Pero viendo el fundamento de la campaña y de las acusaciones… Viendo la pulcritud y el rigor…

Vamos, hombre. Vosotros no necesitáis Educación para la Ciudadanía. Necesitáis “educación” a secas. No sé cómo gente que ni sabe escribir ni sabe razonar se atreve a dar lecciones sobre sistemas educativos.

Anuncios

Fuera del cuerpo

5 05+00:00 enero 05+00:00 2011

Internet está bien, pero ayer me dio por ver La 2. Y me dio por ver una película. Española.

Y vi una película entretenida, inteligente, lograda, y sin anuncios: Fuera del cuerpo, de Vicente Peñarrocha.

Y era española, sí.

Y luego me enteré de que existe Querido Antonio. Y fue interesante.

Internet está bien, pero no lo es todo.

Los llibros de 2010

3 03+00:00 enero 03+00:00 2011

Seguimos cola tradición. Equí apunto lo que me paez que lleí’n 2010:

Manual de literatura para caníbales / Rafael Reig
La importancia de llamarse Ernesto / Oscar Wilde
La era del diamante: manual ilustrado para jovencitas / Neal Stephenson
Breve historia del mundo / H. G. Wells
Lo que no vengo a decir / Javier Marías
Inmersión: la vida a bordo de un submarino español / Luis Sánchez-Feijoo López
K-19: la historia secreta del submarino nuclear soviético / Peter Huchthausen
Criptonomicón / Neal Stephenson
Hacia el Polo : relato de la expedición 1893 a 1896 : según el diario de la exploración / Fridtjof Nansen
Manipuladores / Isabelle Nazare-Aga
En el principio fue la línea de comandos / Neal Stephenson
Átomo-Viaje a través del Cosmos subatómico / Isaac Asimov
Niebla / Miguel de Unamuno
Bilbao-New York-Bilbao / Kirmen Uribe
Las partículas elementales / Étienne Klein
Electrones, neutrinos y quarks / Ynduráin
Una breve historia de casi todo / Bill Bryson
Si esto es un hombre / Primo Levi
La peste / Albert Camus
Cosas que los nietos deberían saber / Mark Oliver Everett
Zaragoza / Benito Pérez Galdós
La economía no existe / Antonio Baños Boncompain
El 19 de marzo y el 2 de mayo / Benito Pérez Galdós
La corte de Carlos IV / Benito Pérez Galdós
Desinformación / Pascual Serrano

La fiesta prau, de Xaime Arias, tristemente nun lu terminé. Nun me enganchó.

Sorpreses: La economía no existe, un gran llibru. Gustóme abondo el llibru de Kirmen Uribe. Y lo peor: Neal Stephenson. Dí-y delles oportunidáes, pero anque ye daquién con idegues, y que se documenta, paezme un escritor permalu. Los llibros que lleí tienen una base ablucante, de la que se podía facer dalgo grande; pero Stephenson entama a amontonar escenes, hestories, xente, datos, amestáes una con otra ensin algamar un interés, ensin cuayar el llibru. Valía-y más escribir dalgo muncho más corto y meyor engranáo, más sólido. Ye la mi opinión. Terminar les sos noveles costóme un trunfu, foi un exerciciu de disciplina durísima. Pasaben milenta coses, y por embargu yeren un aburrimientu. Escribir requier oficiu…

Y los cómics:

La tempestad / Santiago García,Javier Peinado
Génesis / Robert Crumb
Lulú: mujer desnuda, primera parte / Étienne Davodeau
Moscas y dragones / Jorge de Juan,Juan Luis Iglesias Roncero
El canto de las estrigias / Corbeyran,Richard Guerineau,Isabelle Merlet
Alicia en Sunderland / Bryan Talbott
El corazón de las tinieblas / Miguel A. Díez,Luis Manchado,Pablo Auladell,Francisco Marchante
Tom Strong’s Terrific Tales, volumen I / Alan Moore,Steve Moore,Paul Rivoche,Arthur Adams,Alan Weiss,Jaime Hernandez
Cómo fracasé en la vida / Bertrand Santini,Bertrand Gatignol
Dándole vueltas / Frederik Peeters
Paraíso punk rock bar / Javier Rodríguez
Zot! / Scott McCloud
Mode O’Day / Robert Crumb
Hablando del diablo / Beto Hernández
Inolvidable / Alex Robinson
El resentido : historia tragicómica y romántica para jóvenes y adolescentes / Juaco Vizuete
Breakdowns-Retrato del artista como un joven / Art Spiegelman
Ranx / Stefano Tamburini,Alain Chabat,Tanino Liberatore
George Sprott 1894-1975 / Seth
Café Budapest / Alfonso Zapico
No comment / Ivan Brun
La cuenta atrás-Parte I / Carlos Portela,Sergi San Julián
Pedro y yo / Judd Winick
La joya más preciosa / Marian Henley
La virgen del burdel / Hubert,Kerascoët
Río abajo / Pascal Rabaté
Lobas / Rachel Deville
La madre ardilla / Megan Kelso
La educación de Hopey Glass / Jaime Hernández
Piel color de miel / Jung

Hai munchos interesantes. Prestóme abondo Zot!, y paecióme una obra maestra (percurtia) Cómo fracasé en la vida.

El día de los inocentes

3 03+00:00 enero 03+00:00 2011

Tradicionalmente, la prensa solía publicar alguna noticia evidentemente falsa el día de los inocentes. Me da la impresión de que esa costumbre se pierde.

Y es que opino, y lo digo muy en serio, que en el panorama informativo actual la prensa tiene serias dificultades para publicar algo que destaque como evidentemente falso.

Por dos motivos: uno, porque hoy en día la prensa publica constantemente cosas falsas.

Dos, porque las cosas verdaderas parecen inocentadas.

Estos días se han visto muchos ejemplos.

¿Qué mente calenturienta va a inventarse una noticia más chocante que esas?

Feliz aniversario, blog

3 03+00:00 enero 03+00:00 2011

Día 28 de diciembre. Reunión de amigos para tomar algo y celebrar la llegada del nuevo año. Eligen cuidadosamente un local libre de humos.

En la mesa de al lado se sientan dos tipas. Y una de ellas se pone a fumar. El brazo del cigarro, curiosamente, cuelga totalmente extendido, y el cigarro está más abajo que la mesa. Salta a la vista, “no se ha dado cuenta” de que está en un local libre de humos. Por eso esconde el cigarro como una puta avestruz esconde la cabeza.

Tiene prácticamente todos los locales de la ciudad para elegir. Somos los demás los que tenemos que andar mirando los cartelitos y eligiendo. Pues no le vale. Tiene que venir a este, a tocar las narices. Por suerte, avisado el camarero le dice que lo apague. Cómo no, lo tira educadamente al suelo (es sabido que las colillas se desintegran solas, no manchan).

Hace cosa de ¡cinco años! empecé a escribir chorradas aquí. Y me movió la euforia de que por fin se prohibía fumar en los lugares de trabajo.

Hoy, setecientas ochenta y cinco chorradas después, vuelve a ser un gran día, el 2011 ya merece la pena: no se puede fumar en bares y restaurantes. Ha habido que esperar… décadas. Décadas.

Durante este tiempo, he visto cómo la gran mayoría de los blogs de mis conocidos, a los que estaba (y estoy) suscrito han ido languideciendo, quizás con buen criterio. (Aunque muchos que han dejado de escribir se exponen ahora en Facebook con nombre y apellidos e informan de todo lo que hacen, así que no sé si el criterio es tan bueno…)

Y durante este tiempo, de los defensores del abuso he oído y leído lo que se cuenta entre las mayores idioteces, memeces, gilipolleces, estupideces, imbecilidades, sandeces, necedades y bobadas que he leído en mi vida. (Ojo, que no los estoy llamando a ellos idiotas, memos, gilipollas, estúpidos, imbéciles, sandios, necios o bobos, o todo ello a la vez.)

Los hosteleros se quejaban de que los habían “obligado” a hacer una obra. Cosa que, en primer lugar, es mentira, porque nadie les obligó a hacer nada; y en segundo lugar, si tuvo cabida en la ley, fue precisamente porque el gobierno escuchó sus monsergas y sus lloriqueos, y les dio exactamente lo que ellos pedían.

Algunos fumadores cambian de tema y hablan de tolerancia, de coches, de impuestos o del fascismo. Con lo fácil que sería decir la verdad: “Sí, somos adictos, no tenemos ningún control sobre el consumo compulsivo de esta sustancia, no queremos pensar en nuestra adicción ni en sus consecuencias, no queremos que nos lo recuerden, y hacemos daño a nuestros semejantes pero preferimos mirar para otro lado, así que nos inventamos todas las idioteces, memeces, gilipolleces, estupideces, imbecilidades, sandeces, necedades y bobadas que podemos; todo, con tal de evitar admitir nuestra responsabilidad.”

Había idiotas (sí, idiotas) que decían que era inaceptable que no se pudiese fumar en un lugar de trabajo, y que después de un tiempo decían que en el fondo casi lo agradecían porque así fumaban menos. En mi opinión, hay que ser muy cabrón para oponerte con todas tus fuerzas a dejar de torturar a tus compañeros y machacar su salud, y luego decir que en el fondo te parece bien porque fumas menos.

Otra vez, mucho mejor que yo lo escribe Antonio Rico: Gran premio “clavo ardiendo”.

Bueno, es un gran día. La pena es que los fumadores, con la norma, no van a sufrir ni la décima parte de lo que hemos sufrido todos los demás.