Los indignaos

Llevo unos días ensin escribir, porque taba pensando y nun tenía les idegues clares. Y nun les tengo.

Taba pensando sobre estos del movimientu del 15M.

De mano, toi feliz de que daquién se llevante y proteste. Proteste por tolo que tá pasando, y polo que hebía que protestar. Ya dixe que se echa en falta que daquién dea un puñetazu na mesa y diga a toa esa xente que nun ve más allá de la política futbolera de los equipos y les discusiones que no, que nun ye asina. Así que, por eso, toi feliz. Pero claro, tengo por vezu nun dexame llevar, criticame a mí mesmu y plantegame les coses al revés, a ver qué pasa.

Por otru lláu, nun me gusten un ren les revoluciones. Lo que vien dempués d’una revolución ye Castro, Napoleón. Stalin. Jomeini.

Tamién me paez que ye sano respetar la xornada de reflexión. Como conceptu nun dexa de ser una tontería, pero agradezse que esa xente que nos atruena les oreyes tol añu nunca campaña permanente callen, siquiera por un día.

Pero lleo lo que escribe Bastida, y entós (aparte de deprender un montón de coses) paezme que tá más claro que el agua: tamos falando de xente que nun ye de ningún partíu, que nun falen de partíos, que nun piden el votu. Y tamién pienso que si los bomberos, o los despedíos d’una empresa en quiebra, tuvieran acampaos, ¿diben tener que llevantar el campamentu por ser xornada de reflexión? Non.

Claro, entós imaxínome a los de siempre usando esi drechu de manera torticera, imaxínome a otra triba de xente con otres reivindicaciones retorciendo el sistema en so beneficiu… y paezme que sí, que igual nun tenía que haber reivindicaciones esi día.

Pero entós alcuérdome de los de la plaza, y veo un montón de xente (non “xóvenes” ensin más; eso ye mentira). Y paso por enmedio d’ellos, y veo la plaza, con buen tiempu, y la xente que tolos días va y se sienta nos bancos… güey ta ellí, sentada nos mesmos bancos, mirando el espectáculu, tranquilamente, como en casa, ensin peligru. Y dalgunos de los “manifestantes” tan enseñando a los neños, a la vista de los pás, a facer xuegos malabares. Y veo una concentración na que nun hebo insultu dalu, nin coses rotes, nin vandalismu, nin borracheres, nin fogueres, y nin siquiera se colaron “axentes dobles” (que desisten, nun creáis que no) a liar nada. Y güey pela mañana siento nel telediariu que una de les comisiones que tienen en Sol ye una comisión “de respetu”. ¡¡¡Respetu!!! ¡¡¡Nel parlamentu español hay delles comisiones, pero nenguna de respetu!!!

Y pienso que esta xente son muncho meyores, muncho más eficaces, muncho más capacitaos, que los políticos de los que se quexen.

Y lleo los sos manifiestos, y abúltame que, con un matiz o con otru, ye difícil nun tar d’alcuerdu no básico.

Y veo que en dalgunes cadenes de televisión d’eses que dan vergüenza axena, nes que nun entienden nada que nun sea el odiu y la persecución ente partidos, rellaciónenlos coles pallabres “kale borroka”, “antisistema” y coses asina. Y manden reporteros vestíos como si foren pa la guerra…

Total, que llevo días cavilando, ensin saber cómo racionalizalo too. Pero nun pueo evitar pensar que oxalá esta xente consiguiera lo que pide. Porque vien a ser lo mesmo que pido yo. Porque TIENEN RAZÓN.

Lástima que, me temo, se desinflen col tiempu, entantes d’algamar a cambiar dalgunes coses. Pero por otru lláu… ¿ye posible que si pasa el tiempu sigan faciéndolo tan bien?

Total, que güey escribí, pero como si non hubiera escrito.

Suerte, indignáos.

Anuncios

2 comentarios to “Los indignaos”

  1. marramamiau Says:

    (Sé que no tienes ningún problema con que lo haga; pero aún así, mis disculpas por comentar en castellano)Dices hacia el final del artículo:"Lástima que, me temo, se desinflen col tiempu"¿Cómo que se desinflen? ¿Qué es eso de usar la 3ª persona? ¿Acaso no estás de acuerdo con ellos? Entonces eres uno de ellos. Participa en las medidas de tus posibilidades, aunque sea escribiendo en tu blog, como acabas de hacer.Es posible que tengas razón, yo también creo que con el tiempo irá a menos; pero no se desinflarán, como mucho nos desinflaremos.

  2. Anonymous Says:

    Estos son como los buenos amigos, que no cuentas con ellos pero siempre van a estar ahí, incluso cuando no hacen falta.Y eso mismo me pregunto yo ¿qué harán cuando pase el tiempo? ¿o qué les harán? …que nunca se sabe.A mí también me han regalado un puntito de felicidad.Lo que venga después ya se verá, de momento, han demostrado que la buena gente, sana, libre y que no está en venta todavía existe, aunque su existencia sea breve, incierta, desconcertante y efímera.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: