Archive for 31 octubre 2011

Particles and waves

31 31UTC octubre 31UTC 2011

I could have studied Physics. Really. As Ernest Rutherford is said to have said: “All science is either physics or stamp collecting”.

As with many other subjects, I deeply enjoy being an amateur; and that’s why I cannot understand why journalists and TV people think they have to embellish or enrich their stories. The truth, the real world, is astounding. Be it cuneiform script, jazz music, lawn mowing or quantum mechanics.

I’ve been trying to understand quantum mechanics. For years. As an example, right now I’m reading The God Particle, by Leon Lederman (interesting, but not so good, so far). But I think I haven’t quite understood what’s going on yet.

One could argue that nobody really understands quantum mechanics; that subatomic world is counterintuitive, and that you cannot really aspire to understand it. After all, Richard P. Feynman, one of the greatest scientists of the 20th century, the co-author of one of the most succesful theories in the history of physics (quantum electrodynamics) and an excellent teacher, is often quoted as having said things like these:

– I think I can safely say that nobody understands Quantum Mechanics.

– If I could explain it to the average person, I wouldn’t have been worth the Nobel Prize.

– Things on a very small scale [like electrons] behave like nothing that you have any direct experience about. They do not behave like waves, they do not behave like particles, they do not behave like clouds, or billiard balls, or weights on springs, or like anything that you have ever seen.

So… do you have to give up?

I don’t think so.

I still believe that, given a proper explanation, given the right one for you, you can understand everything. After all, Ernest Rutherford said as well: “An alleged scientific discovery has no merit unless it can be explained to a barmaid”.

Today, I’ve just read a sentence that I absolutely have to record here. The problem is: I can’t tell whether it’s absolutely correct or not (and, according to Feynman, it isn’t). But at least it says something, and I understand it. It mentions a doubt I have, and it says something clarifying. Actually, I knew everything it says; but I hadn’t seen these ideas put together, in such a simple and elegant way.

So, be it correct or not, I make a note of it.

How can something be both a particle and a wave at the same time? For one thing, it is incorrect to think of light as a stream of particles moving up and down in a wavelike manner. Actually, light and matter exist as particles; what behaves like a wave is the probability of where that particle will be.

Thank you so much, Todd Stedl.

[EDIT]
Other sentences by Todd Stedl:

atomic particles possess an intrinsic angular momentum, or spin, and that this spin is quantized (that is, it can only have certain discrete values). Spin is a completely quantum mechanical property of a particle and cannot be explained in any way by classical physics. It is important to realize that the spin of an atomic particle is not a measure of how it is spinning! In fact, it is impossible to tell whether something as small as an electron is spinning at all! The word ‘spin’ is just a convenient way of talking about the intrinsic angular momentum of a particle.

And these were written by Stephen Jenkins:

wave phenomena, such as diffraction, are generally only important when waves interact with objects of a size comparable to their wavelength. Fortunately for the theory, the wavelength of everyday objects moving at everyday speeds turns out to be incredibly small.

Duduá

27 27UTC octubre 27UTC 2011

Errare humanum est. Por eso entiendo que un periodista escriba “dudua” por “duda”.

Pero a la vez, entiendo mal que confunda “sino” con “si no” y lo ponga en una portada. Eso me pone muy triste.

Así que al autor de ese despropósito le voy a dedicar un vídeo agridulce. Junto a Miguel Ríos, merecedor de cierto respeto, verá cantar “Rock and Roll duduá” con su muy desagradable voz a… Ramoncín, previa chulería lepidóptera. Y los va a ver… bailando juntos una coreografía.

Lo siento, periodista. Pero te lo mereces. Para otra vez, más atención.

Si yo fuera

25 25UTC octubre 25UTC 2011

Si yo fuera catalán.

Si yo oyera al conseller de salud decir esto que parece ser que ha dicho.

Si yo fuera alguien que está en su casa, acojonado esperando el resultado de un escáner. O esperando que por fin llegue el día en el que le van a hacer el escáner.

Si viniera este individuo, cuyo nombre no quiero escribir porque preferiría olvidarlo, y dijera que como hay poco dinero hay que asumir que “la salud es un bien privado que depende de uno mismo, y no del Estado”, como si el Estado no fuera uno mismo, y el estado fuera él.

Si lo oyera decir “no hay un derecho a la salud, porque ésta depende del código genético que tenga la persona, de sus antecedentes familiares y de sus hábitos, que es lo que sería el ecosistema de la persona”.

Si lo oyera decir “el usuario debe tener la responsabilidad moral de que cuando no trata bien a su salud la tenemos que pagar entre todos”.

Si lo oyera decir, después de estar en una lista de espera acojonado con mis manchas o mis dolores, que cada año se pierden 330.000 vistas de médicos especialistas “porque los pacientes no se presentan a las citas”, y que eso representa “un derroche de recursos que tiene un coste anual de más de diez millones de euros”, y que (aunque esto no lo entrecomillan) hay personas que cancelan fechas de operaciones programadas porque están de vacaciones o tienen otras actividades.

Si yo fuera catalán, y estuviera en una sala de espera (donde, normalmente y según mi experiencia, se espera) y le oyera decir que “el tiempo de un médico que no se usa se pierde para otra persona”.

Si yo fuera ese, le diría: mira, lumbrera.

Tal como lo estás contando, parece que eres de esos que dibujan un sistema sanitario en el que la gente se cuelga del teléfono para pedir cita… porque no tiene consola de videojuegos. Un sistema sanitario en el que los médicos, debido a la cantidad de pacientes que falta a la cita, están mano sobre mano sin nada que hacer, y en el que casi siempre cada consulta dura más de lo necesario por rellenar la jornada. Un sistema sanitario en el que es bastante habitual que alguien que tiene que operarse lo cambie de fecha porque juega el Barça, o por motivos aún más peregrinos.

Mira, lumbrera, le diría.

La salud no es un derecho, pero lo que sí es un derecho es la protección de la salud. Y, fíjate, compete a los poderes públicos organizar y tutelar la salud pública. Pública, no privada. Y fíjate si es así, que estoy copiando trozos del artículo 43 de la Constitución, mientras tú te metes en lo que sería un jardín de tres pares de cojones, que eso del jardín sí que viene a ser lo que sería siendo un ecosistema. También podrías echar un ojo a los artículos 22, 25 y 28 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

Lumbrera, tienes 70.000 pacientes en lista de espera, en esa lista en la que la espera máxima para una intervención es de “sólo” 45 días en caso de cáncer, pero para una rodilla puede ser de 12 meses, y para una hernia discal de 9 meses, esa lista que en vez de reducirse ha aumentado un 4,6% en un año.

Lumbrera, tendrías que estar rabiando, hincando los dientes en las farolas, para encontrar la manera de tratar a más gente, más y mejor. Pero lo que te oigo es dar a entender que esto es un jijíjajá, que esos 70.000 se entretienen cancelando operaciones para irse de vacaciones.

Si te oyera, mientras pendo de un hilo, acusarme indirectamente de ir al médico por diversión…

Creo que no te haría nada. Creo que lloraría de rabia y de impotencia.

Como no soy catalán ni, por ahora, estoy en esa situación, intento ser frío y pensar que no estás haciendo propaganda neocon ni justificando recortes salvajes ni torpedeando la sanidad pública, en contra de tu obligación. Quiero pensar que tu intención es buena, que te estás refiriendo a una minoría de pacientes, y que simplemente eres tan sumamente torpe y negligente que no te das ni cuenta de lo que parece.

Pero tanto si yo fuera uno de esos, como ahora que no lo soy, te digo una cosa: ojalá no tengas que verte en esa lista, lumbrera. Pero creo que aprenderías mucho.

Norabona

24 24UTC octubre 24UTC 2011

Norabona a los países árabes de les revueltes. Vientos de llibertá soplen, por fin, pa esos pueblos. Vientos de xusticia, de humanidá.

Norabona tamién a los líderes del mundu llibre. Ficieron una guerra xusta, que ta dando los sos frutos. Les coses van pa meyor.

Asina se detién y se xulga a un dictaor.

Asina se cambien les coses.

Norabona. Buen trabayu.

Por fin, el ridículo

21 21UTC octubre 21UTC 2011

Este blog empezó con la entrada 1, el 1 de enero de 2006. No soy muy viejo, pero tengo unos cuantos años, y no había conocido un país en el que pudiera moverme libremente sin que alguien me introdujera a la fuerza una sustancia cancerígena e irritante en los pulmones. El 1 de enero de 2006 fue un día muy grande.

Es verdad, hay que reconocerlo, que ha habido otros efectos negativos de aquella ley: que la hostelería se ha hundido y desaparecido, que los restaurantes están completamente vacíos, que las oficinas no funcionan, que ya no sale nadie por la noche, que ya no queda ni recuerdo de lo que era una discoteca, que la gente ya no puede relacionarse ni comunicarse, y que se han abierto las cataratas del cielo y ha llegado el llanto y el rechinar de dientes, el Apocalipsis. (¿O… no?)

Y hoy, 2.119 días después, la entrada 900 de esta sarta de chorradas coincide con la noticia, ayer, de que ETA “abandona definitivamente la lucha armada” (o eso dice).

En todos mis años, hasta hoy, no había conocido la sensación de que hay motivos para tener una esperanza cierta en que el marido de una agente de la guardia civil que sale a hacer su ronda no se quedará temiendo una llamada a media mañana, a una hora inusual.

Es verdad, hay que reconocerlo; igual los asesinos se arrepienten y vuelven al trabajo, igual algunos testarudos forman una franquicia, igual hay problemas para quitarles a todos todas las pistolas, igual no se disuelven y se siguen reuniendo para recordar los viejos tiempos y clavar dardos en una foto de Zapatero, igual se abren las cataratas del cielo y llega el llanto y el rechinar de dientes y el Apocalipsis.

Pero el caso es que en muchos miles de hogares el Apocalipsis ya había llegado. Y la noticia es que en muchos hogares, que ni siquiera lo saben, el Apocalipsis iba a llegar un negro día, y ahora esa sombra se aleja. Bastante.

Queda la serpiente, ya lo sé, pero al menos se guarda el hacha. También en 2006 no quedó todo resuelto, y hubo que esperar un tiempo para desterrar definitivamente ciertas guarrerías; pero fue un gran comienzo. Así que hoy es un gran día. La hostelería… ya veremos en qué acaba.

Ayer, en caliente, escribí sobre el disgusto que algunos se habían llevado. Seguramente sonó mezquino, gafe, pesimista. Ojalá fuera así. No voy a citar a la decepcionante Rosa Díez de ayer, sólo voy a apuntar, a modo de archivo, los titulares de los periódicos de hoy.

Abc: ETA ni se disuelve ni entrega las armas
La Gaceta: Mil asesinatos después, ETA ni se disuelve ni entrega las armas
La Razón: ETA cesa su actividad armada sin entregar las armas
El Mundo: ETA alardea de sus asesinatos y emplaza al gobierno a negociar
El País: El fin del terror
El Periódico: ETA claudica
La Vanguardia: ETA deja las armas
Público: Agur, ETA
Gara: Un nuevo tiempo para Euskal Herria

¿Cuál te gusta más? Para mí, el que se ha superado a sí mismo es El Mundo. Pero ya verás, veremos, cosas más insólitas. Al tiempo.

Una cosa tan absurda, estúpida y bruta como el terrorismo sólo puede acabarse con una serie de ingredientes: la amargura, la tristeza, la rabia de recordar todo el sufrimiento absurdo e irracional que se ha causado. Pero otro ingrediente necesario de tal sinsentido es… el ridículo. Mucho ridículo y vergüenza ajena, con muchos actores.

Centrándonos en esta banda de matarifes, resulta que después de perder su demencial partida, deprisa y corriendo se montan un paripé, una “conferencia de paz” de la Señorita Pepis, y vienen Kofi Annan y otras cuatro estrellas de la NBA, dicen unas cuantas obviedades como que no hay que matar ni secuestrar a gente por muy mal de la chaveta que esté uno, y entonces a los pintorescos de la boina se les enciende una bombilla y dicen algo como “ahívalahostia, qué gran descubrimiento, esta declaración de enorme trascendencia abre las vías para la iniciación de un proceso que permita superar el actual marco jurídico político para iniciar pasos decisivos hacia la resolución del conflicto y de una situación de sufrimiento de manera que pongamos las bases de un escenario. Joder, qué gran idea, un escenario. Eso no se nos había ocurrido, hombre, así sí. Gracias, Kofi, gracias, Gerry. ¿Veis, España, Francia, cómo no era tan difícil? Esto es lo que hemos pedido nosotros toda la vida, que se reunieran Kofi y Gerry, y nos hemos salido con la nuestra. Así que, hale, ahora que hemos ganau, riau, riau, dejamos la lucha armada”.

Es verdaderamente patético. No sé cuántos descerebrados se creerán esa pantomima tan burda y tan triste. Supongo que sus familiares menos inteligentes.

Ojalá esta payasada hubiera tenido lugar antes de López de Lacalle, de Ortega Lara, de Fernando Buesa, de Isaías Carrasco, de Gregorio Ordóñez, de Jorge Díez Elorza, de Joseba Pagazaurtundúa, de Margarita González Mansilla, de la primera extorsión… o de su primer asesinato, el de Pardines, en 1968.

En fin, hoy es un gran día. Hoy ha entrado un poco más de luz por la ventana. Hoy ha llegado esa escenificación ridícula que he esperado y deseado con tanta fuerza durante toda mi vida. Así que no hablaré de otros ridículos y vergüenzas ajenas.

Ojalá pueda escribir la entrada 1800, dentro de otros 2.119 días, riéndome de los agoreros y recordando este día.

Pero por ahora, feliz entrada 900.

Copago

21 21UTC octubre 21UTC 2011

Hace bastante tiempo, mi amigo neocon, hablando de los impuestos, se quejaba de que “papá Estado” le administre su dinero. Su argumento era (no cito literalmente, que hace demasiado tiempo): “En vez de darle dinero al estado, para que este lo gaste en ponerme médicos, ¿por qué no me deja que me gaste yo directamente mi dinero en los médicos como me dé la gana, que seguro que lo haré mejor y con más libertad?”

El pobre, como tanta gente de su ideología, no había entendido nada. Le expliqué: “Perdona, tú no pagas impuestos para cuando te pones malo. Si pagas impuestos es para cuando se ponen malos los demás“.

Ya hablé de esto en asturiano y de refilón, y ahora, por si acaso, lo retomo en román paladino y como tema central.

Escolar lo ha dicho perfectamente. Así que voy a recoger aquí su definición (o de quien sea), que hago oficial:

Copago: Impuesto a quienes se ponen enfermos.

Empecemos a decirlo así: llamemos a las cosas por su nombre. “Copago” es un insulto a la inteligencia (¿?) de los ciudadanos; LOS CIUDADANOS YA PAGAMOS, A FECHA DE HOY, EL 100% DE LO QUE CUESTA LA SANIDAD PÚBLICA. De eso se trata.

La finalidad del sistema de sanidad pública es que pague más quien tenga más; no que pague más quien se ponga enfermo más veces.

Propongo que, en todos los ámbitos en los que tengamos oportunidad, corrijamos a quien diga “copago”, y digamos: “tú quieres decir ‘impuesto a los enfermos'”. Yo, por mi parte, me propongo no utilizar más la palabra “copago”. Basta de eufemismos, basta de hacer el juego a los manipuladores.

No diga “copago sanitario”; diga “impuesto sobre la enfermedad”. Ya, lo reconozco; diciéndolo de la segunda manera suena absurdo, inhumano y despreciable. Exactamente; lo es.

Puede que ETA se acabe

20 20UTC octubre 20UTC 2011

Es posible que ETA haya terminado.
¿Lo celebraremos? ¿Se hablará de todo eso de la unidad frente al terrorismo?
Creo que no.
Porque hay mucha gente que se acaba de llevar un grandísimo disgusto. Ya encontrarán la manera de convertir la buena noticia en una mala.

Héroes y toreros

19 19UTC octubre 19UTC 2011

Esto que apaez nesta semeya, ¿yera necesario?

¿Ye artístico?

Diz que nun-y guarda rencor al toru. Taría guapo que-y guardara rencor a un bichu irracional al que garraron, subieron nun camión pola fuercia y sacaron a la plaza a que él-y clavara fierros nel llombu.

Si quies ver qué pasó pa que esi home tenga la cara asina, pues ver equí unes semeyes, pero namás si te gustan la sangre, la crueldá y los globos oculares, y tienes estómadu poco sensible. Aviso.

Voy poner namás la primera semeya, enantes de que el toru lu garrara:

Insisto: ¿ye necesario? ¿Ye artístico? ¿Ye too esto un bien d’interés cultural?

Y entós, daquién llama a esti home héroe. “Retrato de un héroe“, diz. El que lo diz ye críticu taurín. Pero eso sí, diz que nun pudo ver les imáxenes otra vez. Pero ¿nun-y paecen bastante les imáxenes habituales? Esi señor tan sensible aplaude cuando ve esto:

Si la cosa hubiera parao ehí, taría encantáu comentando la xugada. Acabó d’otra manera, y entos usa palabres como “brutal”, “estallido”, “horror”.

A mí, les semeyes que punxe, paécenme un estallido brutal de horror.

Diagnósticu certeru

19 19UTC octubre 19UTC 2011

Pa que digan que Windows nun val pa ná. Faite un diagnósticu de la realidá mundial.

Namás que tienes que ponete a copiar un PDF d’un ficheru zip p’afuera. Y si tienes suerte, pue decite dalgo tan intelixente como esto:

Ahora báilala.

Los premios de la concordia

19 19UTC octubre 19UTC 2011

Como asturianu, he reconocer que los premios Príncipe tienen facetes favoratibles pal país, como inventu que son que trai interés y rellaciones. Pue que hasta seyan rentables, nun lo sé. Hasta ehí, val.

Pero dexandu de lláu lo práctico y diendo a la filosofía, como ciudadanu he almitir que tanto por estos como por los Nobel, en dellos aspeutos, namás siento despreciu.

Hebía, por exemplu, pa escribir un llibru de los premios Nobel de la Paz. Pero agora vamos falar namás de los premios Príncipe de Asturias de la Concordia.

Pongo “de Asturias” y non “d’Asturies” porque pa estos premios nu desiste el asturianu. La páxina web de los premios sal en español y pues ponela (o tienes recursos) en inglés, francés, alemán, portugués, italianu, rusu, dalguna llingua árabe, polacu, chinu y xaponés.

Un despreciu más, una ofensa más. Pero vamos dexalo pa práu.

Viendo la llista de premiáos a la Concordia, hai delles coses que tampoco me gusten muncho na llista. Pero bueno, vamos dexales pa práu, tamién.

El premiu diz que se concede a (póngolo en castellano pa nun manchalo traduciéndolo al asturiano, nun vaya paece-yos mal):

– En el Premio Príncipe de Asturias de la Concordia: La persona, institución, grupo de personas o de instituciones cuya labor haya contribuido de forma ejemplar y relevante al entendimiento y a la convivencia en paz entre los hombres, a la lucha contra la injusticia, la pobreza, la enfermedad, la ignorancia o a la defensa de la libertad, o que haya abierto nuevos horizontes al conocimiento o se haya destacado, también de manera extraordinaria, en la conservación y protección del patrimonio de la Humanidad.

¿Pega Stephen Hawking nesti premiu? Home, en poniendo “abierto nuevos horizontes al conocimiento”, premies a cualquier científicu, anque seya Joseph Mengele.

¿Peguen les comunidáes sefardíes? Con tola simpatía que puea tener pa les comunidáes sefardíes, ¿qué llabor ficieron, aparte de caltener delles tradiciones? Nun sé, y lleendo la trayeutoria tampoco lo entiendo.

Pero diendo a coses más indignantes: ¿pega Hussein de Jordania? Un rei d’una monarquía hereditaria, que será meyor o peor persona, pero que nel so haber tien delles guerres, ente elles el Setiembre Negru que causó milenta muertos… Nun sé si por comparanza con otros ye meyor o peor gobernante, nin quixera tar nel so sitiu. Pero ¿ye dalguien exemplar no que se refiere a la convivencia en paz? Asina, los demás ¿hemos facer como él, y si fai falta masacrar a un montón de palestinos, por exemplu?

¿Pega el camín de Santiagu? ¿Ye siquiera una persona, o una institución? ¿Pega como premiáu una costumbre medieval, con raices nuna época d’absolutismu relixosu, y que ta basáa nuna sarta de mentires (porque, independientemente de que ún crea o no nos dogmas de la Ilesia, nun hai preba dala de eso del sepulcru del apóstol, y con toa probabilidá ye cenciellamente mentira, anque na páxina lo dean por cierto?

¿Pega Ingrid Betancourt, que ye básicamente una política, con más o menos virtúes, y que ye famosa más que nada por haber sío víctima d’un secuestru que ella nun escoyó?

¿Pega el Yad Vashem, Muséu de la Memoria del Holocaustu de Xerusalén, una institución d’un país nel que se da una de les paradoxes más tremendes del nuesu tiempu, y que ta en Xerusalén, ciudá de la que se apropió un estáu creáu pola fuercia de les armes en 1948, y que mantién guetos y muros d’una manera que sedría oxetu de bloqueos y boicots si pasara en cualquier otru país? ¿Ye coherente eso con el premiu que-y dieron a Berlín, precisamente por tirar el so muru?

¿Pega J.K.Rowling, que si nun recuerdo mal esi añu foi premiada por enriba de la candidatura de los voluntarios que llimpiaron el galipote del Prestige? ¿Fai falta decir más? Meyor no, porque colo de J.K.Rowling enciéndome. Voi dexalo equí.