Archive for 29 noviembre 2011

Relaxin’ at Camarillo

29 29UTC noviembre 29UTC 2011

Va un par de años que Marco me propuso transcribir esti solu de Joe Pass. Y entamé a trabayar duramente.

El problema ye que ye un solu difícil, y llargu. El amigu Pass toca dos coros de melodía, y lluéu… otros 22 de solo. Ta casi seis minutos y mediu disparando frases increíbles. Así que aquel veranu trabayé, y llegué a la mitá o asina. Lluéu volví delles veces a esi trabayu, pero claro, en cuanto pasa un mes ensin tocalu, escaezo la mayoría y tengo casi que volver a entamar.

Pero esti veranu propúseme terminalu. Tovía nun lu terminé, porque nun me sal bien; porque hai delles partes rápides, complicáes. Encima, entamen a un tempo de 166 la negra, pero pa cuando acaba el solu, ya tan aceleráos a 185 o asina. Pero polo menos sí lu toco enteru, anque seya mal.

Pa la posteridá, y pa alcordame cómo era cuandu vuelva a pasar un mes y nun m’alcuerde, equí ta la grabación. Relaxin’ at Camarillo, un tema de Charlie Parker, que Joe Pass grabó nel 1964, me paez, nel discu Joy Spring.

Grabáo cola Eastman AR805CE, amplificáa col Audiobuddy. Soníu montáu con Audacity (yo toi más bien pal canal izquierdu). El vídeo grabóse con una cámara de fotos Canon Powershot A2200 que mos acaben de regalar.

Anuncios

El mi lote de software llibre pa estudiar música

24 24UTC noviembre 24UTC 2011

Cuando ún estudia música, bien ceo fáen-y falta dellos programas pa sofitase. Por exemplu, muncha xente usa:

  • Finale, o Sibelius, o otros programas semeyos, pa escribir les partitures.
  • Band in a Box pa xenerar acompañamientos y practicar los temas, improvisando enriba.
  • Transcribe! pa estudiar grabaciones de los grandes, y copiar los solos. Como los grandes, delles veces, toquen rápido, Transcribe! val pa executar les pieces más despaciu, a voluntá; y además déxate executar, y repetir, cachinos de canción, lo que ye mui útil pa poder oyir lo que toquen, y tamién pa practicar con ellos.
  • Earmaster pa entrenamientu auditivu. Hai que facer ximnasia col oyíu, entrenase, pa identificar los intervalos ya los acordes. Earmaster xenérate intervalos y acordes pa que los aldovines.
  • Un metrónomu, imprescindible pa estudiar si lluéu quies tocar medianamente bien; lo suyo ye usar un metrónomu de verdá, pero también los hai software. Esto nun tien misteriu dalu; hai milenta en llinia y pa descargar, gratuitos.
  • Programas de edición de soníu, tipu Cubase, pa grabar los exercicios o los trabayos d’ún, editar les pistes, amestales, etc.

Toos esos programas funcionan perbién, y además ye bona cosa deprender a usalos, porque ensin querer ún pue atopase faciendo coses d’eses “profesionalmente” y nunca nun ta de más. Pero tienen inconvenientes. Ún, que delles veces tienen milenta más coses de les que ún necesita. Otru, que igual nun los hai pa la plataforma que usa ún. Y otru… que cuesten perres. Si quies el Finale, el Transcribe!, el Band in a Box y el EarMaster, y suponiendo que compres les llicencies académiques o doméstiques, prepara 400 € (sólo el Finale ya val 261 € na llicencia académica).
De xuru que esos programas valen eses perres, porque son programas perbuenos. Pero igual tú nun necesites toles característiques, o cenciellamente nun quies gastar les perres, o trabayes en Linux o… Pues hai alternatives (más sencilles, claro) en software llibre, que en dellos casos tan feches con Java y, poro, puen funcionar en otres plataformes.
Equí va la mi llista de programas útiles.

Edición de partitures

Lilypond. Ye un programa pa editar partitures, pero cuidáu: nun ye un programa al usu, sinon más bien un llinguaxe de programación. Nun ves la partitura hasta que la xeneres. Lilypond vien a ser al Finale lo que LaTeX ye al Word; pues facer virgueríes, pa dalgunes coses va tener más potencia que col editor WISYWIG, pero pa deprender a usalo va llevate más tiempu, y cuando quies facer dalgo nuevo tienes que buscar cómo se fai. Hai que tener el calter, el temperamentu afayaízu pa usalo. Si lu tienes, ye una ferramienta tremenda. Echa un vistazu al proyeutu Mutopia pa ver que la xente escribe coses series con Lilypond (ah, y nun pagues por partitures clásiques, que ehí hai milenta, llibres y llegales).

MuseScore. Un programa pa editar partitures, WYSIWYG, más al estilu de Finale. Pues trabayar en Windows, Linux y Mac, y trai dalguna plantilla pa partitures de jazz; además, la versión 1.1 manexa bastante bien los nomes de acordes.

Acompañamientu automáticu

Impro-Visor.
Un programa pa ayudate a improvisar. Paezse al Band in a Box, porque tamién pues poner ellí los acordes y él xenérate un acompañamientu. Pero por exemplu tamién pues dá-y a un botón, y enriba los acordes él invéntase una frase y píntatela ellí. Un proyeutu perinteresante.

Transcripción de solos

SlowMP3. Un programa lo bastante parecíu al Transcribe! como pa usalu. Incluso tien un tecláu de pianu abaxo, onde te va marcando les notes que él cree que suenen (cosa non mui útil, porque eso ye lo bastante difícil como pa que el ordenaor nun lo faiga bien, salvo que tea un instrumentista tocando casi solu). Un inconveniente: dexa poner la música más despaciu, pero non más rápido (aunque la verdá ye que eso faise poco). Recomendable.


BestPractice. Col BestPractice pues apañate, y tienes el códigu fonte, y ye gratis, anque la interfaz ye más rudimentaria que la del SlowMP3. Una cosa que igual interesa ye que esti pue trabayar direutamente a partir d’un CD de música, y non necesariamente d’un MP3.

Entrenamientu auditivu


EarToner. Val, el EarMaster tien más coses, y sálente iconos más guapos, y… pero pa lo que ye esti programa, esti funciona perfectamente, y yo ye el que uso. Pues xenerar intervalos, acordes, escales… ascendentes y descendentes… Nun fai falta más. Nun hai motivu pa pagar por otru programa. Java, se supón que funciona en cualquier plataforma.

TkSolfege. Úsolu menos, porque ta un poco más orientáu al dictáu musical y yo nun faigo muncho d’eso. Pero ye otra opción pal entrenamientu auditivu.

Virtual MIDI Piano Keyboard. Paez una pijada, pero delles veces lo que ún necesita ye, namás, un pianu pa tocar dalguna nota. Pues yo uso esti, que ye un xeneraor MIDI. Tamién visualiza en tiempu real, nes tecles del pianu, los eventos MIDI que-y lleguen, así que pue usase pa deprender a asociar soníos al pianu.

Edición de soníu


Audacity. Pa iguar les mis grabaciones, yo uso Audacity, y puntu. Nun ye ningún descubrimientu orixinal. Agora, si vas usar MIDI, o quies xenerar les pistes con instrumentos virtuales, o lo que sea, pémeque Audacity nun te val. Pero pa grabar les pistes y editales… ye de sobra. El día que la to música non suene bien por culpa d’Audacity, ye que yes un músicu del copón y faes bien tolo demás.

Bueno, estos son los que yo conozo. Si conoces más, y quies falar d’ellos, o opinar d’estos, pa eso tan los comentarios.

Loli y los toros

24 24UTC noviembre 24UTC 2011

Bueno, pues ya está.

Hombre, no se puede pedir que haya decisiones concretas sobre nada, tan pronto y cuando todavía no se es presidente. Loli nos va a sacar de la crisis, eso está claro, es la que más sabe de todo. Es licenciada en todología. Hace las cosas “como dios manda”, “con sentido común”, “como todos los españoles piensan”, y así. Sin embargo, en realidad no puede decir nada de lo que hará, porque no sabe cómo están las cuentas públicas, a pesar de que sean públicas. Es una genia del dinero y la gestión, pero no tiene ni puta idea qué es lo que va a gestionar. ¿Cómo sabe entonces lo que hay que hacer, cómo tiene el cuajo de criticar a Maripili y decir que es una inútil? Ah, amigo. Loli es mucha Loli.

No hay decisiones concretas, pero una cosa sí te voy a decir: volvemos a poner toros en TVE. No toros, que esos ya salen en la 2; digo, eso de clavarles cosas.

Coño, cómo no. Es lo que más preocupa a los españoles, lo más necesario, lo más urgente, ¿cómo no lo vamos a hacer? Eso sí lo tenemos requeteclaro. Volverán las subvenciones a la tortura de animales, que para eso sí hay dinero y espacio en la televisión pública, y en horario de protección infantil. ¿Cómo vamos a permitir que nuestros niños crezcan en la tolerancia con los maricones, que llevaremos al Constitucional si hace falta, pero crezcan sin habituarse e insensibilizarse ante el toreo?

Sí, el artículo me está quedando un tanto crítico, un tanto incisivo. Qué pena que se limite a constatar hechos reales y objetivos; qué pena que no esté hablando de dimes y diretes, ni de acusaciones falsas, sino de lo que públicamente afirman y hacen los criticados.

Se me ve el plumero, ¿a que sí?

Mi plumero es que respeto a los homosexuales, y que no soporto el maltrato evitable. Eso es todo.

Adiós, Maripili

18 18UTC noviembre 18UTC 2011

Lo nuestro no puede continuar, Maripili.

Dicen que cuando la pobreza entra por la puerta el amor salta por la ventana. Estos últimos años no hemos podido ser felices, Maripili, lo sabes. Hemos estado ahogados, hemos pasado noches sin dormir. El negocio nos salió mal, el bar ya no es nuestro, lo de la casa todavía está por ver, y vivimos en números rojos, sin tranquilidad, sin paz, discutiendo todo el día, con esa losa de preocupación encima.

La decisión de poner el bar fue sobre todo mía, ya lo sé; tú me dejaste hacer, me apoyaste. Pero no sé… no puedo evitar echarte la culpa.

Tu hermana Loli no ayudó mucho. En realidad, ella fue la que más me calentó la cabeza, la que me animó a pedir prestado y poner el bar. Me explicó que yo era distinto, que tenía clase, que era la hostia. Y que si no quería ser un don nadie toda la vida, un pringao, tenía que dejar el trabajo y convertirme en un empresario de éxito, que es lo que hacen los hombres de verdad. En realidad, a mí contigo no me faltaba nada, es más: éramos felices. Pero es verdad que teníamos que trabajar y ahorrar para vivir, y me cansaba tanto esfuerzo y tanto sacrificio, y parecía buena idea aquello de conseguir que trabajaran por uno. Hoy puedo verlo, hasta los tontos sabían que sólo era otro bar más con ínfulas de algo que no tenía, y que iba a ser otro de esos que cierran antes de dos años. Pero tu hermana es… Es convincente, Maripili.

Después de aquello, empezamos a descubrir sus chanchullos. Nos sisaba dinero, nos contaba mentiras, decía que hacía un ingreso y no lo hacía… Esto también nos hizo encabronarnos, estar de mal humor, discutir. Tú ya me decías, una y mil veces, que no me fiase de ella, que era una liante. Y así se demostró. Pero aquel mal ambiente, aquel mal humor, fue destruyendo lo nuestro. En realidad, aunque hubiera visto varias veces cómo nos engañaba, ella se defendía diciendo que eran todo calumnias tuyas, que le tenías envidia desde pequeñas, que malmetías, que sembrabas cizaña. Y cuando, una y otra vez, descubríamos otro pastel, yo… no sé por qué, sentía más simpatía por tu hermana. Me parecía que era verdad que eras una envidiosa y la acusabas en falso, incluso cuando justo la pilláramos cerrando la caja registradora sin motivo aparente. Yo cada vez te aborrecía más, Maripili. Me daban ganas de coserte a hostias, como si la caja la hubieras abierto tú y no ella.

Tú seguías apoyándome en esos malos tiempos, te adaptabas, cedías, buscabas lo mejor para mí. Me reconvenías, intentabas enderezarme, pero si yo me ponía frenético, veías que ese no era el momento, y entonces intentabas razonar, me dabas tiempo, me dejabas decidir por mí mismo, me tratabas como a un adulto y no como a un hijo tonto. Y, Maripili, esta actitud tuya me ponía de los nervios. No lo soportaba. Me dirás que no es justo que te odie por ser respetuosa conmigo, hasta cuando no lo merezco; pero lo cierto es que me dan ganas de tirarte de los pelos. A lo mejor parte de la culpa es también de Loli, que siempre estaba rondando por el bar, y siempre tenía algún comentario venenoso hacia ti, acusándote de veleta, de floja, de indecisa, de tonta del culo. Haciendo parecer que si no eras cabezona y autoritaria era para confundirme, quizás aposta. Llegué a creer que me ponías los cuernos, o algo peor, y que tu comprensión y tu apoyo eran cortinas de humo para esconderlo. Sin embargo, Loli también dejaba caer que tú eras quien llevaba los pantalones allí, que eras una de esas mujeres posesivas, una dictadora, que yo era un pelele y me tenías acogotado y no me dejabas respirar. Es contradictorio, ya lo sé, pero me parecía que tenía razón en todo, en una cosa y en la contraria.

Tú la oías, pero en vez de echarla a la calle seguías lavando vasos, reponiendo bebida, ahorrando aquí y allá, ayudándome. No os peleábais, no querías darme más disgustos. Creías, Maripili, que el amor lo puede todo, y que las buenas maneras, a la larga, pesan más que la inquina. Seguías dándolo todo por el negocio, echando horas, y aceptando calladamente las insidias, porque esperabas contrarrestarlas: ella tenía palabras venenosas y fáciles, tú tendrías los hechos. Obras son amores. Y una mierda.

Con el tiempo nos dimos cuenta de que aquel local, que yo quería que fuera un local de diseño, con clase, para gente culta y amable, un sitio donde apeteciese estar, era en realidad un pozo sin fondo, un bar cutre de un barrio de tercera, frecuentado por la peor gente. Vandalismo, chulería, amenazas. Por si la estrechez de dinero fuera poco, vivíamos apesadumbrados por aquellos abusos, aquellos chantajes, aquel invitar a unos y otros porque era mejor no meterse en problemas. Nos limitábamos a borrar las pintadas, aguantar los insultos, recoger los escupitajos y, cada pocas semanas, cambiar las puertas del servicio, que destrozaban como juego.

Yo me resigné, pero tú no, Maripili. Tú te enfrentaste a unos, razonaste con otros. No sé qué hiciste, pero un día aquellas alimañas ya no vinieron más. No podía creérmelo. En la caja no levantábamos cabeza, pero al menos empezamos a vivir tranquilos. En aquel bar entró la luz. No más vejaciones, no más destrozos; un poco de dignidad por fin. Loli me dijo que no tenía mérito, que en realidad eras amiga de algunos, que te habías follado a otros, y que a otros les habías pagado. Que algún día volverían y les entregarías el bar. Que, aunque no lo pareciera, de hecho las cosas estaban mucho peor que antes. Así que acabé odiándote por aquello también.

Cuando pusieron un bar enfrente del nuestro, la clientela bajó a la mitad; aquello ya fue un desastre. Loli dijo que la culpa era tuya, que los clientes entraban en el otro bar porque eras mala cocinera. En realidad cocinas muy bien, aunque también es verdad que en casa, en los últimos tiempos, tienes que admitir que ya no me pones comida de calidad. A cuenta de ahorrar, de salir a flote, como dices, compras más barato, aprovechas todo, me has quitado el fútbol y la tele por cable, y en vez de jamón ibérico traes mortadela. Esto no fue lo que prometiste cuando nos casamos, Maripili.

Siempre fuiste una don nadie, Maripili. Tu costumbre de arrimar el hombro, de que fuéramos una piña, de que nos ayudáramos, de aguantar creyendo en nosotros mismos y en el negocio hasta que vinieran mejores tiempos, quizás hubiera acabado salvando el bar, no sé. Pero Loli dice que eso es una tontería. Que hay que afrontar las cosas, que el bar no es rentable, no es viable, que eso es para perdedores, que hay que hacer limpieza, soltar lastre y reconducir la situación. Por eso me decidí a dar un paso adelante, a meter a ese socio amigo suyo. Alguien con dinero, con visión, con contactos, un gran empresario que nos sacaría del atolladero. No tenemos que conservar negocios ruinosos, Maripili; hay que dejárselos a un buen gestor, y nosotros nos convertimos en usuarios, en asalariados. Soltar lastre, ya te lo he dicho.

Es verdad que ahora el bar no es nuestro, que trabajamos para el amigo de Loli, que lo que comemos nos lo descuenta del sueldo, que apenas nos llega para la hipoteca… pero Loli tiene razón, lo de la hipoteca ya es problema nuestro; el negocio va funcionando, no se puede negar (a él le va bastante bien). Y se ha ofrecido a quedarse él con la hipoteca, y así ya no deberemos casi nada. Perderemos lo que ya hemos pagado y se convertirá en nuestro casero, pero soltaremos lastre, que es de lo que se trata. ¿No es una maniobra moderna, una jugada maestra? Loli dice que es la decisión más inteligente.

Bueno, para qué seguir. Supongo que ves, Maripili, que me has hecho pasar por muchas cosas, que no puedo perdonarte, que me has decepcionado. No soporto que me dejaras hacer. No te perdono que Loli metiera la mano en la caja, y tampoco que me previnieras contra ello. No te perdono tu indecisión, tu tacto, pero tampoco tu autoritarismo feroz y dictatorial. Me escuece que nos libraras de los matones, te culpo del bar de enfrente, y de que ahorres para sacar el bar de los números rojos. Me saca de quicio tu empeño por conservar nuestro patrimonio.

No sé tú, pero yo necesito cambiar de vida. Ya te he perdonado demasiado. Me voy a ir con Loli. Por lo que he podido ver, creo que ella tiene la solución a mis problemas.

Norabona (II)

17 17UTC noviembre 17UTC 2011

Va dellos días ya di la norabona a los libios pol exemplu que tan dando de cómo se quita a un dictaor y se pon una democracia.

Güey, de casualidá, lleí en Le Monde dalgo sobre un xuiciu a Nabil Karaoui, el xefe d’una cadena de televisión que punxera la película Persepolis.

Persépolis ye un comic de Marjane Satrapi, un bon cómic; con un dibuxu simple, forte, serenu. Y cuenta la revolución d’Irán (esa de los ayatolás, esa que tamién servía, supuestamente, pa echar a un dictaor) dende’l puntu vista d’una neña. Lluéu ficieron una película. Y tanto ún como la otra tuvieron ciertu éxitu. Yo vi les dos coses, y pémeque son mui recomendables (a pesar de que la película fora nomináa a un Oscar, ye buena).

Por más que pensaba, nun podía camentar por qué pasar esa película pola televisión podía costá-y al direutor un xuiciu.

Y resulta que ye por esto.

En delles escenes (de les que yo nun m’alcordaba) representen a dios, lo que dicen que ta prohibío nel islam.

Tornamos a falar de la blasfemia, de la relixón, la superstición, la irracionalidá. ¿De verdá fai falta?

Y se supón que en Túnez tan en primavera, que acabose la tiranía… y resulta que daquién pueda ser sometíu a xuiciu por amosar una película de guante blancu como Persépolis… por favor.

El Vaticanu tampoco tá quietu estos días. Una cadena de ropa (la de siempre) sacó una semeya de Ratzinger dándose el lote con un imán de nunsedónde. Y claro, el Vaticanu va entamar “acciones legales”.

¿Cuándu pasará la humanidá esta fiebre, esta que fai que el pecáu d’unos ilumináos seya delitu nes lleis que nos afeuten a toos? ¿Cuántes veces hai que demostrar que nun tienen razón?

Dende equí, tol sofitu pa Nabil Karaoui y los trabayaores de Nessma TV.

Frase para recordar

16 16UTC noviembre 16UTC 2011

Esta es un poco más específica de música, pero muy buena.

En clase con mi profe de guitarra. Le manda tocar al alumno (que soy yo) una intro sobre la marcha. El alumno toca un churro, que es lo normal, pero además un churro bastante titubeante, porque tiene una vaga idea de lo que quiere que suene, pero lo que no tiene nada claro es dónde está eso que quiere que suene.

Después de tocar el tema, el profesor repasa cómo ha ido, y respecto a la intro, explica al alumno que tiene que tocar con dirección, llevando las frases a algún sitio claro, y términandolas de alguna forma; hay que evitar la indecisión. En resumen, y esta es la frase:

Que no se nos oiga pensar.

Es que hay días que está sembrao…

¿Cómo de profundu ye el océanu? (II)

15 15UTC noviembre 15UTC 2011

En agostu tuve trabayando con un solo de Peter Bernstein tocando con Joachim Schoenecker, y colgué equí una preba, acompañándome a mí mesmu.

Güey cuelgo el mesmu solo, pero en vídeo, y lo que suena de fondu ye la grabación orixinal (que ye, en realidá, como se estudien estes coses, tocando enrriba’l discu). Ta lleno de fallos: de notes, de velocidá… pero la verdá ye que ye representativo de cómo me sal, porque nunca nun me sal muncho meyor que eso.

Tá grabao cola Eastman AR805CE, amplificáa col Audio Buddy de M-Audio (un aparatín de lo más útil), y retocáa namás con un pocoñín de reverb del Audacity. La imaxen… bueno, la imaxen tá grabáa con una cámara de fotos Kodak DX6340, puesta na mesa y forráa con una púa pa dá-y la inclinación.

Nun sé si a daquién-y valdrá pa algo, porque na Eastman, como nun tien incrustaciones, tolos trastes son iguales y nun ye buena guitarra pa ver lo que ta tocando ún. Pero equí va.

El otru día na Pizarra, y lluéu nel Blanco Satén

9 09UTC noviembre 09UTC 2011

El vienres pasáu hebía jam session en La Pizarra. Y el mi profesor díxome que fuera. Pero que fuera pa tocar.

Y fui, lo primero porque quería ver tocar a los pros (Adrián Carrio, Marco Martínez, Toni Cruz y Jaime Moraga). Y lluéu, a los “espontáneos”. Y lluéu… pues sí, acabé tocando yo.

Ye una esperiencia eso de tocar con xente que almires. Yera tarde (toqué el últimu) y “esta xente querrá marchar pa casa”, así que toqué dos temas y fice por que nun foran mui llargos. Y tocamos Like someone in love y All of me.

Like someone in love ta, de cutio, en Eb. Pero yo estudiárala, precisamente, pa practicar cambios de tonu, y el mi maestru fízome tocala tamién en Ab, y al final quedara asina. Cuando subí, pedí-yos a los músicos que si podíen facela en Ab… y tuvo bien comprebar que sí, que faen coses d’eses. A los demás cuéstanos un trunfu facer eso. Sólo por ver dalgo asina, merez la pena el exerciciu y los apuros.

All of me toquéla nel tonu que ye, pero nun falamos un ren, nin de cómo entamar nin de cómo acabar; punxímonos a tocar ensin más. Y pa acabar, yo fice un final que faigo a veces colos mis amigos. Nun ye que seya complicáu, pero el casu ye que a estos nun yos dixe nada, procuré tocar claro, y siguiéronme (¡o anticipáronme!) como si me lleeran el pensamientu. Otra lleición gratis. Ye increíble tocar con xente que sobre la marcha entiende lo que pienses, adivínalo, y paez que taba too ensayao.

Bueno, total, que foi un honor tocar con xente como esa, y toi-yos agradecíu de que se rebaxen a tocar con xente como yo y pue decise que a dame clases. Fízome muncha ilusión.

Y el próximu día 17, dellos alumnos de Marco tocamos con él nel Blanco Satén.

Valme más estudiar de firme…

El debate

8 08UTC noviembre 08UTC 2011

No vi el debate de ayer (prácticamente, sólo vi cómo Rajoy empezaba llamando Rogríguez Zapatero a Rubalcaba); el teatro sólo me gusta si los actores son buenos y no impostan demasiado. Pero me he enterado de algunas cosas.

Dicen cosas como austeridad. Eficacia. Meter tijera. Acabar con el despilfarro. Gestionar bien la economía. Sentido común. Lo que cualquier español de bien piensa, nadie es tan idiota como para pensar lo contrario, nadie bien nacido, nadie de bien discrepa de…

Y digo yo, y como lo digo cabreado, a lo mejor se me escapa algún taco.

¿Por qué cojones hay que gastar 91.000 € en alquilar un palacio de congresos para esta pantomima de mierda, cuando en TVE, que es la de todos (y hoy por hoy lo es, mañana ya veremos), hay un montón de platós disponibles?

¿Por qué cojones hay que TIRAR 80.000 € en construir un decorado QUE CONSISTE EN QUE NO HAYA DECORADO, cuando en cualquier plató de TVE hay decorados parecidos que se usan todos los días? ¿80.000 €? ¿Qué se puede construir con 80.000 €?

¿Por qué cojones hay que tirar 70.000 € en dos unidades móviles, cuando ya tenemos estudios de televisión con todo lo necesario? ¿Y otros 40.000 en iluminación, cámaras y no sé cuántas cosas más?

¿20.000 € en catering? ¿Pa quién? ¿Por qué? ¿No pueden traerse el bocadillo de casa? ¿Qué opinas, Carlos Herrera? ¿No deberían venir todos comidos de casa?

Sólo en eso que he dicho, se han gastado, ELLOS SE HAN GASTADO, 300.000 €. Eso son 35 pensiones de viudedad durante un año, o 345 operaciones de cataratas, o 23 caderas nuevas de este sistema supuestamente insostenible. Ahora hablemos de impuestos a la enfermedad, de informar a los pacientes del coste que provocan, y de cosas así.

Y se lo han fundido en un día. LO HAN TIRADO EN UN DÍA.

Los austeros, los eficientes, los que no despilfarran.

Y lo tiraron para eso que se vio ayer. Para hacer una representación ridícula, llena de condiciones ridículas, en la que se cuidaron mucho de que no hubiera ningún periodista ejerciente.

Me voy a callar el resto de las cosas que estoy pensando. Perdón por los tacos, mamá. He sido comedido. Pero reconozco que, como siempre, Sergio del Molino lo dice mejor y sin tacos. Pero es escritor, y un tipo duro. Yo es que me vengo abajo.

Otra frase memorable

4 04UTC noviembre 04UTC 2011

A lo mejor parece una pijada, pero me quedó grabado. Me acabo de acordar.

Esto es en una jam session al final de un curso de jazz. Una jam session es, supuestamente, una especie de actuación en algún garito, en la que diversos músicos o aficionados van subiendo al escenario para tocar juntos, normalmente standards o temas conocidos que deciden sobre la marcha; muchos cursos incluyen una de estas, donde los alumnos, básicamente, tocan otra vez los temas que hayan ensayado durante el curso, pero si acaso también tocan alguna otra cosa, y en todo caso suele haber algo de mezcla con los profesores.

Pues una vez me vi en la situación de tocar con una cantante, que no conocía de nada (no era alumna del curso, estaba allí y se subió a cantar algo) y algunos profesores. Y entonces la cantante empieza a proponer temas (y yo, claro, no estoy para tocar cualquier cosa de memoria en cualquier tono…) hasta que dice uno, no recuerdo exactamente cuál, con el que vagamente me atrevo. Claro, después de decir que sí, los cantantes siempre te dicen en qué tono lo quieren, y nunca es el que te sabes…

Segundos antes de empezar me surge alguna duda en algún sitio, y para intentar recordar la secuencia de acordes, le pregunto al insigne contrabajista, David Casillas (sí, estos cursos tienen estas cosas, puedes tocar con tipos así) “Oye, David, recuérdame en un momento qué acordes eran para tocar esto en La, porfa”.

Y su respuesta, dicha con toda la serenidad, tranquilidad, confianza y didactismo de que David es capaz (y es capaz de mucho de eso), fue aproximadamente esta:

Pues nada, muy fácil: empieza en Sol menor, luego un Do séptima… y a continuación ya se van sucediendo otros acordes.

Y ya está.

Le insistí, claro. Pero la respuesta fue la misma. Y empezamos a tocar.

Así es la vida, chavales XD