Archive for 29 diciembre 2011

Las hojas muertas de la gran Sarah

29 29UTC diciembre 29UTC 2011

Ahora descontaminémonos un poco de la miseria cotidiana. Vamos al arte.

Conocí a Sarah Vaughan de jovencito, con el disco Crazy & Mixed Up. Y no es mi cantante favorita en general (yo soy más de Ella, claro). Pero ese disco… ese disco me dejó tieso para siempre.

Yo entonces no tenía ni puta idea de quién era Joe Pass, y la guitarra de jazz no me gustaba especialmente (era más de los Maiden y compañía). Pero este tío, ya entonces, me partió por la mitad. Sólo hace poco he sabido quién era.

En principio me voy a centrar en una, sólo una, canción de ese disco. ¿Cuál? Pues Autumn leaves.

Mira que no está sobada ya esa canción… Mira que no está vista, oída, masticada y remasticada. Menuda novedad… Y encima esta versión me la sé de memoria. Y me sigue poniendo los pelos de punta.

Empieza con una intro, una especie de vamp que repite un motivo ocho veces (16 compases), que mantiene las cosas en suspenso un momento. Y entonces se desata Joe Pass. Y sus compañeros, que hacen un acompañamiento perfecto.

Cuando Pass ha expuesto lo que venía a exponer, acabando el primer coro, hay una parada (lo que llaman un break) y entonces… la que se desata es Vaughan, que entra abriéndose paso con el cuchillo entre los dientes. “Bu budu budu budu…

Una Sarah Vaughan de casi 60 años, con una voz negra como la noche, que planea pegada al suelo dando notas que ni un hombre puede dar, y de repente sube hasta alturas de vértigo, que aúlla, que gime, que ladra. Y que, después de enseñar ese rango inhumano y decirlo todo sin armar ni una palabra inteligible, deja otra vez a Pass darse un paseo. Al galope, claro.

Crazy & Mixed Up fue, al parecer, el único disco producido por la propia Vaughan. Eligió los temas, los músicos, e hizo el disco que le dio la gana. Y esta versión frenética, intensa, salvaje, cruda, genial de Autumn Leaves es, creo, la mejor que he oído. Sin concesiones.

Si no eres habitual del jazz, y quieres poder paladear esto, te sugiero que antes de escuchar esta versión escuches otro par de ellas bien reconocibles, para que te familiarices con la canción. Por ejemplo, la de Nat King Cole y la de Eric Clapton.

Y ahora, con la melodía dentro, agárrate a la silla, abre las orejas y vuela con Sarah y Joe:

Autumn Leaves – Sarah Vaughan

El disco merece la pena. Por ejemplo, esa In love in vain que tanto me gustó también desde entonces… O esa arrebatadora I didn’t know what time it was. Pero lo de las hojas muertas me deja sin respiración.

Actualidad: cómo cambian las cosas

29 29UTC diciembre 29UTC 2011

Reflexiones varias.

– El nuevo ministro de Economía dice que a Elena Salgado “le tocó bailar con el más feo”, y que “siempre ha sabido estar a la altura de las circunstancias” que “nunca han sido fáciles”. También reconoce (ahora) que la cosa está difícil, y tanto él como el presidente admiten que va a pasar tiempo antes de que llegue la recuperación económica… Supongo que algunos se habrán quedado atónitos al oír estas cosas, cuando Salgado era la mayor inútil de la historia, todo lo que pasaba era culpa suya, y no daba la talla, y con Rajoy todo se arreglaría en un pispás.

El nuevo ministro de cultura parece hermano gemelo de González Sinde. Otra gran sorpresa, supongo, para algunos, después de ciertas declaraciones sobre el canon y similares que hacían que el PP hasta pareciese simpático y comprensivo respecto a la cultura libre. Es lo que tiene leer declaraciones y no programas.

José Blanco, imputado. Quienes dijeron que los procesos por corrupción eran persecuciones políticas estalinistas, ¿piensan lo mismo ahora? ¿Acaso no siembran ahora dudas y desprecio sobre los jueces y la policía? ¿Por qué apenas oímos en su momento a ningún compañero de imputado decir que quizás un imputado en un proceso penal debería dimitir?

Es que, cambiando las cosas con tanta rapidez, me hago un lío.

Violencia machista de género doméstica en el entorno familiar

27 27UTC diciembre 27UTC 2011

Igual yo estaba equivocado respecto a Ana Mato. Va a resultar que es una ministra excelente.

Porque resulta que hoy es portada en varios periódicos digitales. ¿Por qué?

Porque dijo “violencia en el entorno familiar”

Y el problema, ¿cuál es?

Pues no lo sé. Me quedé muy pensativo cuando vi que esto era un titular en El Mundo:

Ana Mato habla de ‘violencia en el entorno familiar’ en lugar de ‘violencia doméstica’

Yo ni siquiera era consciente de que así, en general, estuviera mal dicho “violencia en el entorno familiar” y bien “violencia doméstica”. Y mucho menos de que requiriera atención periodística. De verdad, ni siquiera entendí en qué consistía exactamente la noticia.

Entonces vi que Público sacaba la misma historia. Bueno, la misma no:

Mato rebaja la violencia machista a “violencia en el entorno familiar”

Lo siento, no veo la jugada. A ver si alguien me explica en qué se equivocó exactamente Ana Mato, qué tenía que haber dicho, por qué es una “rebaja” lo que ha dicho ella, y qué pérfidas motivaciones la mueven.

Es que no me entero, oiga. Pero si esto es todo lo que Ana Mato va a hacer mal, será una ministra insuperable.

Un villancicu

24 24UTC diciembre 24UTC 2011

Güey ye navidá. Y en contra de los mis vezos, diome por grabar un villancicu.

Hasta Ella Fitzgerald grabó un discu de villancicos. Y de ehí copié esti. Have yourself a merry little Christmas.

Pues lo dicho. Pincha y que pases unes buenes navidáes.

Have yourself a merry little Christmas

Postal navideña de una puta de Minneapolis

23 23UTC diciembre 23UTC 2011

Hace pocos días estuve recordando un tema de Tom Waits que me gustaría tocar (ya he dicho que no creo que la blasfemia deba ser delito). Unos días después vi La vida secreta de las palabras y allí me lo volví a encontrar. Y hoy El Descodificador cuelga una actuación suya, y me ha hecho acordarme otra vez de este tío. De este tío sorprendente.

Es sorprendente que alguien con una voz tan rota, que más que rota es destrozada, que a veces no parece ni un gruñido humano, que a veces hace canciones tan extrañas, tan arrastradas o tan rematadamente feas… haga discos que toquen de tal manera a tanta gente, yo incluido.

Supongo que porque Tom Waits es un tío que cuenta historias, y las cuenta con todo el cuerpo, y cada canción es como un puñetazo en la mandíbula. La oyes y te deja descolocado, cavilando. Sería tan fácil colgar cada día una letra suya en el blog…

Aunque no sea mi favorita… casi. Christmas card from a hooker in Minneapolis es una obra maestra más, y tiene razón el Descodificador en que es un buen momento para escogerla. Sirva como extraña, retorcida e irreverente postal de Navidad para todos los que aterricéis por aquí. Otro día ya hablaré de alguna otra obra maestra de este tío raro.

Si quieres, escúchala. Merece la pena.

Pero no te pierdas la letra. Se sostiene sola. Aquí dejo una traducción libre y discutible.

Eh, Charlie, estoy embarazada
y vivo en la calle 9,
justo encima de una librería cutre
en la esquina con Euclid Avenue
y he dejado la droga
y he dejado el whisky
y mi hombre toca el trombón
y trabaja en la carretera.

Y dice que me quiere
aunque el niño no sea suyo,
y que lo va a criar
como a su propio hijo,
y me dio un anillo
que era de su madre
y me saca a bailar
los sábados por la noche.

Y Charlie, pienso en ti
cada vez que paso delante de una gasolinera
por toda aquella brillantina
que llevabas en el pelo,
y todavía tengo aquel disco
de Little Anthony & The Imperials
pero me robaron el tocadiscos
¿te lo puedes creer?

Charlie, casi me vuelvo loca
cuando trincaron a Mario
así que volví a Omaha
a vivir con mis viejos
pero todos los que conocía
estaban muertos o en la cárcel
así que volví a Minneapolis
y esta vez me parece que me voy a quedar.

Charlie, creo que soy feliz
por primera vez desde el accidente
y ojalá tuviera todo el dinero
que gastábamos en droga…
Me daría para comprar un negocio de coches usados
y no vendería ni uno;
conduciría un coche diferente
cada día, según me sintiera.

Eh, Charlie,
por el amor de Dios,
¿quieres saber la verdad?
No tengo marido
no toca el trombón
y necesito pasta
para el abogado
y, Charlie,
puede que me den la condicional
para San Valentín.

En una maldita estrofa, esta última (que podría estar sola), el tío ha escrito una novela de mil páginas o una película de hora y media. Está dicho todo; lo que no pone ahí (descripciones, personajes, trama, circunstancias) es un corolario.

Desde este blog insignificante, nuestro recuerdo emocionado será para todas las putas de Minneapolis. Ojalá los reyes magos os traigan tocadiscos, negocios de coches usados, o simplemente la condicional. Ojalá os vaya bien, con o sin trombonista. Ojalá no os sintáis solas. Ojalá podáis elegir. Ojalá sepáis elegir.

Feliz Navidad.

Güey nel Blanco Satén…

22 22UTC diciembre 22UTC 2011

…audición de alumnos.

Paez que pueo tocar 3 temas, ó 4, según se alargue la cosa.

A les ocho. Tol mundu ye bienveníu. Nun ye obligatorio cenar, ni ná; por muncho que tea decoráu de manera espectacular, Blanco Satén nel fondu ye tamién un chigre 🙂

Frases memorables

19 19UTC diciembre 19UTC 2011

Esta no es de música.

En la Christmas Party de una academia de inglés, se hablaba sobre lo indiscretas que resultan a veces las clases de conversación; al fin y al cabo, uno acaba hablando de sus vacaciones, de su vida, de sus opiniones o sus aficiones. A veces uno cuenta bastante más de lo que contaría en una clase de, pongamos por caso, ganchillo.

Es obvio que mucha gente no repara en que no tiene por qué contar la verdad… y entonces Eloy dio con la manera perfecta de decirlo:

¡El inglés mentido y el inglés “real”… son iguales!

Inglés mentido. Ese es el idioma que hay que practicar en las clases de conversación XD

Morrió Christopher Hitchens

16 16UTC diciembre 16UTC 2011

Güey morrió, de cáncer d’esófagu, Christopher Hitchens.

Ente otres coses, Hitchens ye famosu poles sos crítiques a la relixón. Abúltame que fai falta muncha, muncha más xente que critique la relixión. Pero nun vamos echalu de menos namás por eso.

Per otru lláu, Hitchens nun yera precisamente la mi alma ximielga; tenía idegues que nun yeren les míes, yera un bohemiu, dalguien que fumaba como un carreteru y bebía como una esponxa… Nun tábemos na mesma onda, precisamente.

Pero Hitchens yera daquién intelixente, cultu. Y daquién que, anque criticaba fiero la relixión, frontalmente, ensin eses duldes nin medies tintes que tanta xente gasta por miéu a molestar… yera civilizáu. Nun yera a cencielles un provocaor, daquién con ánimu de molestar; yera daquién que esponía les sos idegues, razonábeles, y yera humanu y éticu en tou momentu. Y non buscaba maneres d’imponer el so criteriu, sinon de poder vivir toos xuntos, caún a lo suyo.

Y por eso, por eso sí vamos echalu de menos, y el mundu ye güey un sitiu un tantín peor que ayeri.

Frases memorables: dormirse en los conciertos

13 13UTC diciembre 13UTC 2011

Ayer, hablando con un gran músico sobre el concierto de Brad Mehldau, y hablando de otros conciertos, no del de Mehldau, surgió el tema de… dormirse en los conciertos de jazz 🙂

Y entonces dijo:

Ojo, que lo de dormirse en un concierto no lo digo como algo peyorativo, ¿eh?, que ¡hay gente con la que jamas me dormiría!

XD

Decía que lo de dormirse depende de muchas cosas, pero que perfectamente te puede entrar sueño con una música excelente y gente que toca muy bien; precisamente por lo bien que tocan, por el tipo de música que hacen y la atmósfera que crean…

El medievo

13 13UTC diciembre 13UTC 2011

En España hay pocos, muy pocos periodistas en ejercicio. Jordi Évole es uno. Si piensas que su programa es una patochada de humor y cámara oculta… dale una oportunidad. Humor hay, a veces; pero lo que hay siempre es periodismo. Vas a enterarte de cosas, y en muchos casos de cosas que alguien poderoso no querría que se supieran. Ergo, periodismo.

Uno no se puede perder la entrevista que le hizo a Cayetano Martínez de Irujo, y en particular el final.

Esto hay que verlo de la siguiente manera: hay que escuchar lo que dice Cayetano, pero mirar a Évole. Sobran las palabras.

El final de la entrevista