Cómo cambian las cosas (VI)

Yo creí que la ley era sólo una, grande y libre, que no podía ser de ninguna otra manera, que no podía haber ningún tipo de negociación ni de ofrecimiento ni de tira y afloja, que no podía haber ningún beneficio por renunciar al chantaje de las armas. Y así.

Pero ahora no. Ahora es diferente:

El ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, ha supeditado cualquier cambio en la política penitenciaria aplicada a los presos de ETA a que la banda terrorista anuncie su disolución. “Es evidente que la aplicación de la Ley, con ETA existiendo o sin ETA existiendo, puede ser perfectamente distinta” […] “muchas” de las medidas extraordinarias que hoy se aplican “podrán desaparecer en el marco de la ley”.

O al menos eso dicen en El Mundo:

Interior condiciona una nueva política penitenciaria a la disolución de ETA

O sea, que sí que el gobierno decide si le parece, sí que hay condiciones, sí que hay negociaciones, sí que hay tiras y aflojas.

Pero Pío García Escudero no va a tratar a este de connivente, de terrorista, de asesino. ¿Por qué?

Hay que ver cómo cambian las cosas de un día para otro, oiga.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: