Archive for 24 febrero 2012

Joel on software

24 24UTC febrero 24UTC 2012

Hay por ahí un blog ya bastante antiguo y bastante conocido: Joel on Software. Un tipo, Joel Spolsky, que escribe sobre desarrollo de software. No siempre estarás de acuerdo al cien por cien, pero los artículos suelen ser interesantes y mover a reflexión.

Aquí voy a anotar algunas recomendaciones concretas.

Hay muchas otras cosas interesantes. Por ejemplo, escribe bastante sobre cómo entrevistar candidatos a un trabajo de programador, o cómo preparar currículums. O aconseja sobre su carrera a un estudiante de informática (hago notar que los estudios de Computer Science en Estados Unidos pueden ser, en algunos sitios, bastante menos prácticos de lo que suelen ser aquí hoy en día; si no se tiene presente esto, no se entenderá bien el enfoque de algunas cosas que escribe).

Por cierto, ¿cuál es el primer consejo que da a los estudiantes de informática?

1. Learn how to write before graduating.

¡Zas! En toda la boca.

Anuncios

About jazz singing

22 22UTC febrero 22UTC 2012

An interesting post, and above all, a sentence to remember:

And to do two difficult things at the same time doesn’t make it twice as hard, it makes it ten times as hard.

The author wrote it about scat singing, but it applies (maybe even better!) to instrument playing. I can’t tell if the numbers (ten) are right, but the general idea is right.

Well, don’t take it too seriously; any jazz musician could (should) think that improvising is not such a big deal. But you can bet it’s not easy.

Jazz singing, by Drake

Valrecia (III)

21 21UTC febrero 21UTC 2012

Sigo intentando informarme. Y se me enciende la bombilla y acudo a la página del SUP.

Y muchas cosas empiezan a encajar.

En este escrito, y en este, se puede leer el punto de vista de alguien de la Policía (bueno, del sindicato: José Manuel Sánchez Fornet). Y como de costumbre, la verdad no es blanca ni negra.

Por una parte, me tranquiliza mucho tener constancia una vez más (en realidad ya lo sabía) que en la policía hay gente con mesura, criterio y capacidad de raciocinio.

Fornet dice cosas como esta (en cursiva sus palabras, en redonda las mías):

Alguien manipuló intencionadamente lo ocurrido [el primer día, el 15] para crear el caldo de cultivo de la confrontación con la Policía. Vale, lo acepto.

Este primer día hubo algunos detenidos y los jóvenes menores creían que, por ser menores, podían cortar el tráfico, oponer resistencia, y no cumplir ninguna de las instrucciones que les deban los policías, agentes de la Autoridad, para restablecer la normalidad. Alguien les había informado mal.

Plenamente de acuerdo. Y Fornet incluye un vídeo para describir cómo fue la cosa. Y es verdad que ahí había niñatos que no saben de la misa la media, y algunos de ellos de lo más irritante para alguien que se juega la vida todos los días por defenderlos. Que sí. Pero esa es la policía que quiero ver actuar: serenidad, profesionalidad, y fuerza estrictamente proporcional al problema. Por otra parte, a algunos de esos niñatos me apetece darles hasta a mí, pero no perdamos de vista una cosa: aunque se extralimitan intentando cortar el tráfico, por lo demás no hacen nada grave. Chillan, dicen alguna tontería, y se dejan coger como pesos más o menos muertos. Casi muestran mejor educación de lo habitual, diría yo.

Hasta ahí, bien. Pero conste que un vídeo sólo acredita lo que se ve en él; no lo que NO se ve. No sé si todo fue tan tranquilo y de guante blanco. Para lo que no se ve, ¿presunción de inocencia? Pues vale. De acuerdo.

En los días siguientes fue cuando, según Fornet, se torció la cosa, en gran parte por el supuesto clima de mentiras creado previamente en contra de la Policía. Por ejemplo:

Se han difundido profusamente fotografías de una mujer con una herida en la cabeza, con siete puntos de sutura, y aunque ya hay muchos dando fe de que es fruto de un golpe con la defensa policial reglamentaria, está por ver que el forense lo acredite porque nos parece casi imposible, por el material de nuestras defensas, que un golpe en la cabeza provoque una herida abierta como esa. Otra cosa es que en los empujones y altercados producidos la herida se cayera o golpeara contra un objeto contundente capaz de provocar dicha herida.

Bueno, este argumento es más dudoso. Supongo que el golpe no se lo dio aposta, y aquello de “la empujamos pero se cayó ella”… Nos ha jodido. Yo soy un tío bastante grande, y un policía no necesita ninguna porra para abrirme la cabeza. De un empujón me estampa en la pared, seguro.

Y lo de ayer, las cargas, justificaciones y conveniencia de haber actuado como se hizo es un punto de inflexión, habiendo pasado de tener toda la razón a empezar (o acabar) de perderla.

Pues aquí nos empezamos a entender. Al menos, hay autocrítica. Bien por Fornet y por la Policía.

Lo primero que hay que valorar es que cortar una calle al tráfico, quemar contenedores y arrojar botellas y otros objetos a la Policía no es ningún derecho constitucional ni democrático. Eso no está en nuestras normas y son atentados contra la convivencia. Harían bien quienes se dan mucha prisa en atacar y denunciar a los policías en dejar esto claro porque de momento no se lo hemos oído a nadie.

Completamente de acuerdo, y para que quede claro por mi parte, así lo digo.

Porque el fin que se pretendía, restablecer una calle al tráfico, era menos importante que no provocar un clima de crispación, heridos, y violencia que es bastante más perjudicial para la convivencia que el que esa calle estuviese una o dos horas más sin circulación.

Nuevamente, me tranquiliza constatar que detrás de las porras hay alguna cabeza que piensa cosas así.

Fornet critica a los dirigentes, por no aportar los medios necesarios:

más policías es igual a menos violencia policial. Si se recibe la orden de abrir al tráfico una calle y tienen que hacerlo cincuenta policías solo pueden hacerlo cargando, a la carrera, y golpeando a las personas con la defensa reglamentaria (en esto también ha habido algún comportamiento que no se ha atenido a lo dispuesto en el protocolo de actuación); si en vez de 50 son 300, forman un cordón y andando restablecen la circulación sin dar un solo golpe. Mala planificación, sin medios[…] Y no puede haber cuatro periodistas golpeados porque van a informar, no a manifestarse.

Esto de los medios y la planificación me parece un argumento válido. Pero también el propio Fornet admite, con un eufemismo, que en el fondo las declaraciones del Ministro de Interior que tanto le molestan, de “algún exceso”, son ciertas: él lo llama “algún comportamiento que no se ha atenido a lo dispuesto en el protocolo de actuación”. Y, Fornet, si hablamos de los periodistas, correcto, pero sobra el “porque”: tampoco puede haber golpeados por el mero hecho de haber ido a manifestarse, incluso aunque sea sin permiso. Para ser golpeados tienen que haber hecho algo más.

La Policía sabe, puede y debe hacerlo mejor que lo hizo ayer en Valencia. Hay que disponer del número de efectivos [sic] suficientes [sic], de la flexibilidad necesaria, la intervención con el uso de la fuerza mínima imprescindible y la identificación y detención de los autores de agresiones y provocadores de altercados.

AMÉN.

Fornet también aboga por no realizar identificaciones indiscriminadas y rutinarias, por ir (los agentes) siempre identificados, y por grabar las actuaciones, y se queja de los dirigentes que no solucionan estas cuestiones de inseguridad jurídica. De acuerdo también.

Pero sigo viendo que el único vídeo que opone Fornet a las acusaciones es el del primer día, “el de los niñatos”. Yo he visto otros más. Señor Sánchez Fornet, no sé qué pretende demostrar con el vídeo; si es que no todos los policías, en todo momento, son tarados sedientos de sangre, pues de acuerdo, pero ya lo sabíamos. Si pretende demostrar que los manifestantes eran una horda peligrosa, lo que se ve en el vídeo puede ser irritante, pero no es nada que no se encuentren todos los días los maestros de escuela, y no llevan porra ni casco. Así que por ese lado creo que sus pruebas son de lo más endeble.

En conclusión: que agradezco a policías como este que aclaren cosas, que se expliquen, y que demuestren la sensibilidad cívica y democrática que no se ve en algunas de las imágenes. Que hagan algo, siquiera algo, de autocrítica.

Las ovejas negras son un problema en todas partes, y en todas partes las hay. Lo que pasa es que los lobos con piel de oveja negra, y coraza y casco y porra son especialmente peligrosos y preocupantes.

Buena suerte, y buen servicio. Cuidense, pero cuidennos.

Valrecia (II)

21 21UTC febrero 21UTC 2012

Al hilo de la historia de los antidisturbios en Valencia, leo algún que otro artículo (en algunos casos, no muy acertado, por aquello de los argumentos ad hominem) explicando que había motivos para repartir leña.

Es posible. No digo que no.

Pero ¿por qué no me lo enseñan?

El Ministro de Justicia dice que los policías fueron “violentamente agredidos”. ¿Por qué nunca vemos imágenes de esas agresiones? ¿Por qué son tan fáciles de recoger imágenes de lo contrario?

También dice que la respuesta de los policías contra los manifestantes merece “la presunción de actuación legítima”. Por mi parte, sin duda, la tienen. Pero entonces veo los vídeos, y la presunción se acaba. Lo que he visto, lo he visto. Explíquenmelo, por favor.

Si el Ministro de Interior, o el de Justicia, o el Jefe de la Policía de Valencia me explican con claridad lo que ha pasado, los escucharé con toda atención. Si me explican esos vídeos, también. Si me enseñan otros, también. Si me dicen que me han engañado porque los videos que he visto no son de Valencia, sino de otro país, me interesará.

Lo que no me interesa es que pidan presunción de inocencia para unos policías y presunción de culpabilidad para dos niñas abrazadas junto a un coche, que “no tienen cuerpo ni de puta”.

Valrecia

21 21UTC febrero 21UTC 2012

En general, aprecio a todos los servidores públicos; y la policía, en particular, tiene mi aprecio, mi reconocimiento, mi admiración y mi aplauso. En general.

Pero, otra vez, lo que he visto en los vídeos de Valencia no me ha gustado nada. Esos señores de la armadura, decididamente, no me están defendiendo. Tampoco parece que se estén defendiendo a sí mismos. Creo que más de la mitad de los golpes que dan no tienen por objeto otra cosa que intimidar precisamente a los débiles y a los inofensivos. Cuando vi las declaraciones de su jefe, dando golpecitos en la mesa como un maestro de escuela decimonónico y ridículo, y llamando “enemigo” a los ciudadanos a los que sirve y a los que, teóricamente, tendría que pegar muy a disgusto y muy a su pesar y sólo de manera absolutamente excepcional, se me puso un nudo -otro- en la garganta. Podría haberle salido “no debo revelar el número de agentes por razones de seguridad”, podría haberle salido “no debo revelar el número de agentes porque puedo ponerlos en peligro”, o cualquier otra cosa. Pero le salió lo del “enemigo” y lo de los golpecitos.

Me parece que la policía sabe hacerlo mejor. Me parece que lo que están haciendo lo están haciendo completamente aposta. Me parece que alguien no quiere otro 15-M; no quiere protestas pacíficas, no quiere que los ciudadanos tengan razón y le dejen en ridículo, y le dé lecciones de democracia y de decencia.

Me parece que alguien quiere ciudadanos cabreados, ciegos, hartos de abusos y violencia, hasta que no les quede otro remedio que revolverse. Me parece que alguien quiere provocar, para luego tener carta blanca. Me parece que alguien quiere jugar la carta del miedo, la de la espiral de violencia, para que los ciudadanos decentes, atemorizados, se arrojen en los mismos brazos que los muelen a palos.

Que es exactamente lo mismo que ha pasado con la crisis económica, y les está saliendo a la perfección. Hoy un tipejo puede salir por la televisión hablando de mandar trabajadores a Laponia, y nadie le tose. Hoy se puede bajar los sueldos sin problema, se puede atacar a los funcionarios, a los profesores, a los sindicatos, a los parados, a los enfermos, a los viejos, a los inmigrantes, a los desfavorecidos, y el pueblo, en vez de pedir un respeto, aplaude los palos. Hoy se puede decir a dos partes, hipócritamente, que negocien; cuando no llegan a un acuerdo se decreta lo que pide una de las partes, y esa parte, los empresarios, puede descojonarse delante de los micrófonos sin apenas disimular. Hoy se puede despedir mejor (¡despedir para que haya más empleo, dicen!), admitir luego que la reforma laboral no crea empleo, y todo da igual.

Lo dicho, les está saliendo a la perfección. Ya les ayudan los periodistas. Si les ayuda la Policía, tienen la partida ganada.

Ser periodista deportivo

20 20UTC febrero 20UTC 2012

Algún lector (entre ellos el principal: yo mismo) se cansará de mi aversión hacia Andrés Montes, Q.E.P.D. Pero es que sufrí mucho, me traumatizó, qué le voy a hacer.

Leo una entrevista a Paloma del Río, otra periodista deportiva. No soy un fan suyo, no me gusta mucho la gimnasia rítmica ni el planteamiento de ese deporte, pero hay cosas que caen por su propio peso:

Mucha gente te reconoce por la voz y te asocia con la gimnasia. ¿Te interesaba la gimnasia ya antes de dedicarte a narrarla?

[…] Entonces, ambas [Olga Viza y María Escario] me pasaron la documentación y me puse a estudiar la gimnasia, a ver vídeos, a contactar con revistas, con gimnastas y entrenadores. Fui a la federación a hacer unos cursos de juez [¡¡¡!!!], tanto de rítmica como de artística para conocer bien el código y poder explicar a la gente lo que los jueces estaban evaluando.

[…] fue un año y medio en el que me pasé todos los fines de semana que tenía libres viendo y volviendo a ver vídeos.

[…]Algunos movimientos son muy difíciles de ver. Ahora ya los veo inmediatamente y la gente siempre me pregunta cómo lo hago. Después, en 1994, empecé con el patinaje, y eso sí que es el acabose: hay seis saltos y yo sólo distinguía uno, […] Pero bueno, cada viaje que hacía al extranjero me iba a bibliotecas y librerías a buscar documentación, secuencias de fotogramas donde explicaban el código… ahora con internet es mucho más sencillo, pero hace 25 años era muy complicado.

Por encima de gustos o disgustos, esto es un periodista.

A esta señora se la puede llamar profesional. Y se puede uno quitar el sombrero y respetarla un montón.

Compare con… bueno, ná, pa qué voy a decir nombres.

Chavales: lo normal es, o debería ser, esto. Lo otro, no.

Los payasos, al circo.

I’m not on Facebook

20 20UTC febrero 20UTC 2012

Esta semana en El Mundo ha salido un articulito sobre gente rara que deja de estar en Facebook. Creo que por las razones equivocadas. Es decir, que son válidas, pero hay otras antes.

Somos usuarios modernos. No aceptamos fácilmente los malos productos, ni las imposiciones, ni los monopolios. El software libre ha venido floreciendo como salvaguardia de la libertad, la seguridad y el acceso universal al conocimiento.

¿Eres partidario del software libre? Entonces no sé qué coño haces en Facebook. No lo entiendo. Te han colado un gol por toda la escuadra, majo.

En Facebook pones tu imagen, incluso imágenes bastante íntimas. Y no sólo tú; delegas en un montón de gente la capacidad de hacer uso de tu imagen.

En Facebook pones tus opiniones; todos esos “me gusta”, todos esos grupitos inocentes.

En Facebook estás obligado contractualmente a poner información verídica, pero a cambio no tienes derechos de acceso, rectificación o cancelación. Facebook no está sujeto a la legislación española, sino a la de aquí, concretamente.

En Facebook no tienes derecho a utilizar más software que el de un fabricante: ellos mismos. Es una “red” social, pero sólo puedes participar si te haces SU cliente, el de UNA empresa, en SU alojamiento.

Facebook sigue siendo una mala aplicación, una empresa poco seria para darle todo ese poder. Me pongo a leer sus términos de uso, y en este momento, el punto 5.4 dice esto:

Si retiramos tu contenido debido a una infracción de los derechos de autor de otra persona y consideras que ha sido un error, tendrás la posibilidad de .

No, no falta nada. Lo que pone es eso. Les falta un trozo de párrafo. Eso dice mucho del interés que una empresa de ese tamaño y capacidad pone en tus derechos.

Pero es que aunque fueran muy, muy serios…

Hemos pataleado y nos hemos quejado de Microsoft y sus prácticas con los sistemas operativos y los navegadores. Nos hemos rebelado ante ese concepto de masa crítica que hacía que todos tuviéramos que usar Office y Windows. Y ahora, en una aplicación infinitamente más sensible, hemos tragado como benditos, sin oponer ninguna resistencia.

Sigo teniendo ciertas dudas sobre las redes sociales. Pero hay cosas que no admiten duda: ASÍ NO PUEDE SER.

Me temo que soy el único que se escandaliza con esta situación. Si no, no me explico que tal manada de… usuarios haya pasado por el aro con tanta ligereza.

Imagínate que una empresa hubiese sacado una aplicación de correo electrónico, con estas condiciones: tus mensajes están en su servidor, y en ningún otro sitio. Pueden hacer prácticamente cualquier uso o análisis del contenido de los mensajes, y del uso que haces del servicio: qué lees, cómo, con qué frecuencia. Nadie puede enviarte mensajes, o recibirlos, si no contrata el correo específicamente con ellos.

¿Usarías ese correo electrónico, o les mandarías a tomar viento con un lenguaje más bien soez?

Pues es lo que has hecho con Facebook, amigo.

Personalmente, tengo intención de dejar de usar GMail / Blogger / tantasotrascosas, y eso porque en Google concurre sólo una parte de los vicios que concurren en Facebook. Lo de Facebook me parece demasiado. Pero a nadie parece que le importe lo suficiente.

Las guitarras más guapas del mundo (III): Art Déco

18 18UTC febrero 18UTC 2012

Estoy escuchando un disco que cogí prácticamente al azar. Y me quedé ahí colgado, escuchando esa música tan guapa. El saxofonista, Mobley, lo vale, claro. Pero vaya pianista. Vaya solo de batería. ¿Quién toca?

Pues es el Soul Station, de Hank Mobley. Lo busco, y el pianista es… Winton Kelly. Así cualquiera. Y la batería la toca… Art Blakey. Y el contrabajo… Paul Chambers. ¿Conoces una canción que se titula Mr. P.C.? Pues está dedicada a Paul Chambers. Chambers tocó en el Kind of Blue de Miles Davis, y Winton Kelly también tocó una. En fin.

Hacía tiempo que tenía yo abandonao el tema de las guitarras, y como en ese disco no hay guitarra, hay que compensar y es el día de ir a por más. Vamos a dar una vuelta por algunas estilo art déco. Ese estilo que, en los años 20 y 30 del siglo pasado, ofrecía, dicen, elegancia, glamour, funcionalidad y modernidad.

Grellier Metropolis

El art déco me chifla. Es una moda que tiene que volver. Y resulta que hay guitarras inspiradas en ese estilo, y basta ver la referencia a “Metrópolis” en el nombre. Aquí tenemos una, otra de nombre gabacho, con esa pala en escalera, esas incrustaciones tan propias del estilo, y esos agujeros orgánicos, tirando un poco a Gaudí. Una guitarra guapa, guapa.

Kunkel Art Déco

Esta tiene unas incrustaciones geométricas muy chulas, y los típicos escaloncitos: en las clavijas, en el puente. Y no hay que perderse las “efes”, tan especiales. Me llamó la atención que parece que es una guitarra con dos pastillas flotantes, cosa que no se ve mucho, creo yo.

Kay Barney Kessel

Mira qué pasada. Esta guitarra no es tan elegante como las otras, es puro exceso. Pero si le gustaba a Barney Kessel, entonces vale. Mira qué pala, con dorados, con blancos… Mira qué incrustaciones, que no sé si son más art déco o pop art. Plástico transparente por todas partes (¡en las pastillas!), una forma bien rara, y la firma de Barney. Una guitarra así no te puede dejar indiferente. Vaya bomba.

Monteleone Radio City

Las guitarras Monteleone son legendarias. Hay una canción de Mark Knopfler que se titula, precisamente, Monteleone, y sí, está dedicada al tipo que las hace, John Monteleone.

Y aquí tienes juntas una mandolina y una guitarra: la Radio City.

Esto sí que es art déco. Escaloncitos por todas partes, en la pala, en el mástil, en el golpeador… Y esos triángulos que parecen rayos de sol, tan Metrópolis, de aquella época que prometía un gran futuro. No me gustan las guitarras muy planas, pero creo que esta lo parece más bien porque la caja es grande.

Ya me gustaría, por lo menos, probar una. Nótese que la de la foto es acústica, ni siquiera tiene pastillas.

Ojo, que esta guitarra existe incluso en color azul. Mira qué maravilla. Eso sí que es arte.

Monteleone Radio Flyer

Con lo preciosa que es la Radio City, yo creo que todavía me gusta más una prima suya más sencilla, la Radio Flyer. Unos pocos triángulos, una pala asimétrica… y por lo demás, una guitarra totalmente sencilla. No sé qué tiene, pero me encanta. Creo que anda por los 45.000$, así que por mucho que me encante sólo la voy a ver en foto.

Lo que sobra nel baloncestu

16 16UTC febrero 16UTC 2012

Fai años, el baloncestu yera la mi pasión. Y últimamente toi tornando a disfrutalo, gracies a la televisión pública.

Pero hay coses que sobren. Hai coses que tornen el baloncestu nun supliciu, envede el ballet maraviyosu que ye.

Así que vamos pensar un poco en qué ye lo que-y sobra al baloncestu güey.

1. Periodistas protagonistas

Pa tresmitir partidos de baloncestu, sobra la xente que piensa que el baloncestu ye aburríu. La xente que nun-y gusta el baloncestu. Nin, dedícate a otra cosa. O, cenciellamente, calla la boca, y dexa que la xente vea a los xugaores, que son los protagonistas.

El peor y más nocivu exemplu d’esto, y culpable de que yo dexara dafechu de ver baloncestu, yera Andrés montes. Por desgracia, morrió. Pero que dexara de tresmitir partíos nun ye una desgracia. Nun fai falta que el locutor seya un apasionáu del baloncestu, pero pa cuntar lo que ta pasando fai falta que él se entere, y se entere meyor que el espectaor. Si non, val más que calle y mos dexe velo tranquilos.

2. Faldes

Vamos a ver, señores.

Hai unes cuantes ocasiones nes que ye aceutable que un paisanu lleve faldes, o faldes-pantalón. Y dizlo daquién mui poco preocupáu pola moda, y percomprensivu con tol mundu.

Nun digo ná d’esti; paezme bien. Personalmente nun me gusta un ren, nin él nin lo que fai, pero ye el so oficiu. No problem.

Otros paisanos que puen llevar falda ensin problema son estos.

O estos señores de les hosties como campanos, en delles variedáes.

O estos otros señores de les hosties como campanos (no, nun ye un erru del copia-pega). De les milenta coses que me paecen mal d’ellos, la falda nun ye una.

Pero onde nun se pue llevar faldamentos ye pa facer esto. Non, non, non, ¡non!




¿Qué son eses faldes por debaxo la rodilla? ¿Qué son esos trapos ondeando al vientu? ¿Qué son eses pates d’elefante moviéndose cuandu corres? ¿Qué ye toa esa tela pesando y estorbando? Pero penrriba too… ¿QUÉ YE ESI DISFRAZ TAN FEU?

A mí recuérdenme esto:


Esos señores de la foto, los del 05-06, nun son de 2005-2006. Son de 1905-1906.

¿Qué coime de foto ye esta pa un All-Star? ¿De qué van disfrazáos?

Ya, ye cosa de vezu, pue ún acostumbrase a velo, ye “lo normal” anguañu. Tamién hai quien diz que ye más cómoda toa esa tela colgando. Nun voi discutilo. Nun voi discutilo, porque lo que nun tá bien, nun tá bien, y pa eso, que xueguen de chándal, como Belén Esteban. Un mal día, pa distinguise, entamaron a poner eses faldes Michael Jordan y Hakeem Olajuwon, y ehí se fastidió la cosa.

Pero el baloncestu ye ASINA. Asina se va vestíu a un All-Star:

Esto xuégase asina:




Y PUNTU.

3. Valerio Lazarov

¿Que quién ye Valerio Lazarov? Un realizaor que nos años 1970 fízose famosu porque iba de modernu y xugaba tol ratu col zoom. Mira esto, que dura poco y entenderáslo too; ye un manifiestu.

Algo que marea igual o más que la montaña rusa. Me parto. Cuánta razón teníes, compañeru.

La televisión meyoró abondo de venti años p’acá. Cuandu Gigantes del basket entamó a usar flash electrónicu, anunciábenlo en portada como una gran cosa. Güey, nun sé, de xuru que ya ta obsoleto y usen flash cuánticu, pero d’aquella foi verdá que les fotos yeren muuuuncho meyores, y se notaba. De les televisiones de güey, el formatu panorámicu, el soníu, los medios de tresmisión… nin falamos.

Y resulta que nunca se vio el baloncestu en televisión tan mal como agora.

Si un xugaor fai un pase, o tira un triple, ¿qué veíes fai venti años, naquelles televisiones pequeñes y males? Dalgo como esto:

De la misma xugáa, ¿qué ves güey? Dalgo como esto:

Realizaores, cámaras: sacáis lo peor de mí. Que lo sepáis.

Lo meyor que pue facer la televisión, pa un sucesu, ye dexame ver dalgo como si tuviera ellí. Bueno, ye meyor tovía si me facilita coses que nun tendría tando ellí: les repeticiones, por exemplu, o comentarios de xente que ta xunto al banquillu y siente a los entrenaores.

Pero esi putu zoom NUN ME DA NADA: QUÍTAME DE VER EL PARTÍU. Nun sé a qué mentecatu se-y ocurrió que cuando un xugaor tira a canasta lo que necesitamos ye a) que mos mueva muuuuuncho la cámara pa mareanos, y b) que mos amuese el balón en primer planu. YA SABEMOS CÓMO YE EL BALÓN, PAZGUATOS.

Falando de repeticiones: enantes poníenles y podíes ver coses complicáes o que se te pasaren. Agora paez que yos cuesta dineru. Ye increíble; nun dan ni una cuandu fai falta.

Total: pa lo que valía la televisión, nun se usa. Pa lo que fai maldita la falta, úsase a fondo.

4. Los cartelinos piquiñinos

Home, hai que entendelo. Nel añu 1988, ó 1990, los medios téunicos yeren más probes.
Nun hebía ordenaores perdayures, que digamos. Por eso, cuandu poníes aquella tele cutre, el grafismu nun yera una maraviya. Y además esto nun ye Full HD, ye una captura d’una grabación nuna mala cinta de VHS. ¿Que equipos xueguen, cómo van, cuánto queda?

Anda, ¿quién ye esi que acaba d’encestar?

Final olímpica de 1988. ¿Quién xuega polos soviéticos?

Esi aleru rusu nun ye malu, mira que si la Unión Soviética yos levanta la medalla d’oru a los Estaos Xuníos y David Robinson marcha calentín pa casa… ¿Quién ye esi guah.e? Promete, quedaría bien nos Atlanta Hawks, ¿que no? ¿Cuánto mide? ¿Pesa bastante pa la NBA? ¿Y ye xoven bastante pa entamar carrera ellí?

Bueno, ye un poco probe. Anguañu tenemos meyores medios. ¿Cómo se ven güey los partíos?

Turquía, 2010.

España, 2012.

Güey ye perdifícil, raro, que te pongan datos de los xugaores. Cuesta un trunfu conocelos. Pero de toes maneres, nun importa un ren, porque si quies ver cómo va el putu marcador, HAS LEVANTATE DE LA SILLA. Y si quies ver quién xuega, nun te val con levantate de la silla, porque pónente TRES LLETRES pa nomar el equipu. Tú sabrás qué ye GBB.

Con pantalles que paecen campos de fúbol, ¿por qué esa manía de poner poca información, y tan pequeña? Ah, amigo. Nun se pue desperdiciar un centímetru cuadráu de pantalla. Necesitámosla toa.

Pa ver planos de detalle del balón, claro.

Garzón

10 10UTC febrero 10UTC 2012

Ya le ha caído a Garzón la primera condena de, probablemente, tres. Al final, por la trama Gürtel paga el juez. Y por los crímenes del franquismo también va a ser el único que pague, seguramente. Aunque ya no hace falta; ya han conseguido liquidarlo.

Del comunicado de Garzón lo primero que me llama la atención es que contiene, siendo generosos, cinco faltas de ortografía. Es llamativo que escriba tan torpemente alguien que vive de la palabra, que ha tenido que leer y escribir verdaderos ríos de tinta.

Del proceso en sí, me llama la atención casi todo. Pero en particular me llama la atención la comparación con lo que recuerdo del proceso (y posterior condena) por prevaricación a Javier Gómez de Liaño (posteriormente indultado por el Gobierno de España). Recuerdo la encendidísima, escandalizada, masiva (y quizás correcta) defensa de algunos medios de comunicación, todas las argumentaciones respecto a la dificultad de base que se da para juzgar la prevaricación (que implica juzgar las intenciones del juez y no sólo sus actos). Me pregunto qué ha cambiado ahora, máxime cuando al parecer hay jurisprudencia en ambos sentidos; es decir, que hay muchos jueces que técnicamente habrían dado por buena la actuación de Garzón.

Viene a pasar lo mismo que con “Educación para la Ciudadanía”; había sesudos argumentos sobre que el problema de fondo era la mera existencia de una asignatura que “adoctrinaba”, independientemente de los contenidos. Ahora resulta que cambiando los contenidos y el nombre ya está arreglado.

En fin, no creo que la cosa se acabe ahí.