Archive for 23 abril 2012

Las víctimas siempre tienen razón

23 23UTC abril 23UTC 2012

Bueno, casi siempre.

El Gobierno indulta a los dos últimos condenados por el caso ‘Yak-42’

Y el punto de vista de Ignacio Escolar.

 La justicia del Yak-42

Disculpes del rei

20 20UTC abril 20UTC 2012

El rei foi a cazar a Botsuana, mentantu la muyer diba cola familia a Grecia. Foi a cazar elefantes, y dicen que a tar cola querida. Ellí mancóse (en casa). Y cayó-y un chorreo que, la verdá, sorprendióme. Y lluéu almitió un erru, cosa que tamién me sorprendió. Claro, el mesmu chorreu d’enantes convirtióse, amplificau, nun panexíricu, un derroche d’almiración y aplausu de la prensa rayana nel enamoramientu arrebatáu. Eso nun me sorprendió tanto.

Nun vamos decir que lo que dixo’l rei ye gran cosa:

Lo siento mucho. Me he equivocado. No volverá a ocurrir.

Per un lláu, podíemos falar de lo insuficiente y vago d’eses pallabres. Nun sabemos qué siente, nun sabemos en qué se enquivocó, nun sabemos qué ye lo que nu va golver a ocurrir.

Pero de momentu vamos dexar eso pa práu. Con too, probe o non, sincera o non, nun dexa de ser una disculpa. Asina que el rei entra na nuesa llista.

Zapatero 3, Iñaki Gabilondo 2, Rajoy 1, Ana Mato 1, Fernando Sánchez-Dragó 1, Juande Ramos 1, Juan Fernando López Aguilar 1, Juan José Ibarretxe 1, Ángel Expósito 1, Enrique Serrano 1, Esperanza Aguirre 1, Juan Carlos de Borbón 1.

Adiós, Levon Helm

20 20UTC abril 20UTC 2012

Ayer murió Levon Helm. Entre otras mil cosas, baterista y cantante de The Band.

No hay mucho más que decir. El mundo hoy tiene un poco menos de música.

Y alguien con todos estos amigos, y de este calibre, seguro que se ha llevado algo más que música. El mundo tiene hoy un poco menos de buena gente.

Ayer:

y (casi) hoy:

Cuidamos tu salud

19 19UTC abril 19UTC 2012

Te dijimos que lo hacíamos. Luego que no, de eso nada. Luego que igual sí. Y al final lo hicimos. No sin tantear, porque no lo teníamos del todo claro. Alguno de nosotros dijo que la verdad, no creemos en esto, pero en fin.

Hay que entender que nos faltan pelas. Aunque tampoco se entiende del todo, porque resulta que a veces decimos que no son medidas recaudatorias, son disuasorias.

Así que en realidad no se trata de que ayudéis con el gasto, se trata de disuadiros de que consumáis medicamentos, que es muy malo y tenéis un vicio… Lo que más nos preocupa son los viejos, que se ponen malos más a menudo y toman más pastillas. Que se pasan todo el puto día tomando cafés, pero luego les cuesta pagar las medicinas. Y es que esta gente, como está sola y le gusta hablar, va al médico por gusto, y eso se tiene que acabar, que es un cachondeo. ¡Disuadir, disuadir! ¡Hay que disuadir!

También se tiene que acabar el turismo sanitario, grave problema, porque hay un montón de gente viene a España a operarse. Vienen de turistas, y en plan relámpago se operan y se vuelven a su país.

¿Os acordáis de toda aquella pantomima que montamos, con la Schlichting y el Losantos y el Miguel Ángel Rodríguez para defenestrar a un médico de Leganés? En realidad no nos creíamos aquella sarta de tonterías (la parroquia es que nos lo aplaude todo), pero algo teníamos que hacer para que no gastarais tanto sedante. Que los medicamentos son muy caros, que es que no os entra en la cabeza. Si vais a morir, morid, pero sin morfina, coñe.

Como lo de la reforma laboral; también estamos cuidando tu salud. Queremos que estés sano, que no te pongas enfermo. Si te pones enfermo, a la puta calle. ¿No crees que va a funcionar?

Quizá te preguntes cómo coño hacen los extranjeros esos viajes relámpago, porque para operarse -cualquiera, extranjero o no- hay que esperar pila de meses.

Quizá te preguntes cómo se hace para abusar mucho, mucho de los medicamentos, ya que siempre los receta un médico que decide que eso es necesario.

Quizá te preguntes cómo se va a disuadir a un paciente de tomar un medicamento que le receta el médico. “No, doctor, no me recete, que yo eso no me lo tomo”. Y si de verdad se receta de más, quizá te preguntes si lo lógico no será afrontar la cuestión con los médicos, desde esos ordenadores que usan; gestionar, vamos.

Bueno, no sé. Pregúntale a Ana Mato. A mí lo único que me preocupa es tu salud.

¡Ataca, Otto!

13 13UTC abril 13UTC 2012

La autocrítica paezme un exerciciu de lo más saludable. Pero lo que nun acabo de entender ye cómo el responsable d’un grupu de persones azuza a la opinión pública en contra. Nun entiendo pa qué, nun entiendo por qué. Y cuandu, además, eso se fai ensin necesidá y ensin xusticia. Eso sí, como nesti país la envidia y la mala uva funcionen, ye perfácil buscar aplausos azuzando los perros escontra dalguien. Siempres va haber muncha xente que se suba a esi carru.

Por exemplu, abúltame impresentable que un entrenaor d’un equipu diga que los so xugaores son malos y non pueden dar más. Un entraor que foi a esi equipu sabiendo cuál yera, en qué situación taba, y que se supón que va precisamente pa convencer a los xugaores de que puen ganar más partíos (porque puén, eso ye seguro). Que la zancadilla te la ponga un xugaor contrariu ta mal, pero que te la ponga el tu entrenaor, nun momentu sicolóxicu crucial… nun hai quien lo entienda. Envede pensar en ganar partíos, ta pensando en disculpase.

Abúltame tamién impresentable que’l Secretariu D’Estáu d’Alministraciones Públiques, Antonio Beteta, contribuya a dá-y más créditu a esa versión de los funcionarios que diz que son xente que ta tol día lleendo el periódicu y tomando’l café. Pero que al tiempu diga que’l so salariu nun pue vinculase a la inflación. Pide que los funcionarios sean más productivos, con responsabilidá y humildá, que non sumisión, pero al tiempu que los pon de vagos. Quier motivación y responsabilidá, desmotivando y siendo irresponsable.

Too esto dizlo Beteta nun foru, Aragonex, nel que supongo que tomó dalgún café. Y podíamos preguntá-y cómo ye de productivo que vaiga ehí a falar, envede tar trabayando na so oficina.

¿Tá bien un secretariu d’estáu pa les alministraciones públiques que nun cree nos sos alministráos? ¿Tá bien, por exemplu, un empresariu que despotrique de los sos trabayaores, poniendo como exemplu a ún que robó material de la empresa, y los llame a toos lladrones?

Y además, si los funcionarios son unos vagos que tan tol día desocupáos, ¿qué sentíu tien la medida del gobiernu d’ampliar la xornáa llaboral? ¿Ye pa que tean más tiempu lleendo? Si quier mayor productividá, ¿nun sabe que a más tiempu menos productividá, por definición?

Otru exemplu de lo mesmo: un rector que, ¡nel discursu d’investidura!, dedícase a falar del absentismu de los sos compañeros. Nun discursu d’investidura nun hai muncho tiempu, y una institución como la Universidá ye grande y complexa, y hai munches coses que decir. Pero atopó tiempu pa falar de profesores que saquen la baxa cuandu tienen clases, y’l alta cuandu nun tienen.

Yo, que nunca nun atopé cosa tala, supongo que’n otros sitios debe de haber milenta casos, si fala d’ello como ún de los problemas señeros de la universidá. Por embargu, güei diz el Vicerrector de profesoráu que son “una docena casos“.

Nesa Universidá hai unos 2.000 profesores. Si envede una docena casos fueren 20, tamos falando del ún por cientu de los profesores.

Yo digo que a esa xente, si esiste, hai qu’echala a la cai. Pero dexando eso aparte, ¿tien llóxica que ún escueya falar, precisamente nesi marcu y nesi momentu, d’un problema anecdóticu y pintorescu que tien con un profesor de cada 100, cola imaxen falsa ya inxusta que eso tresmite a la sociedá?

El que lo entienda, que me lo desplique.

Lo que sí se con seguridá ye que, mentantu, los xugaores del Sporting quieren ganar partíos penrriba les sos llimitaciones, los funcionarios (la mayoría) faen que la alministración funcione (muncho meyor que la mayoría de les empreses), y los profesores quieren que los sos alumnos deprendan.

Sabina y Serrat

12 12UTC abril 12UTC 2012

A Joaquín Sabina y Joan Manuel Serrat les ha caído un chorreo bastante notable. Un chorreo de varias ONG, al parecer.

¿Qué han hecho?

Aceptar ofertas para actuar en Israel. Ya está.

Según 20 Minutos:

Es incomprensible que dos cantantes de su talla, que se han caracterizado por criticar situaciones de opresión, apoyen de esta forma el actual sistema israelí, que oprime las libertades individuales y colectivas del pueblo palestino”, declaró Eneko Guerrikabeitia, coordinador de la ONG Mundobat en Jerusalén Este.

No sé dónde ve Eneko Guerrikabeitia (sic; sospecho que en realidad se apellide Gerrikabeitia) que “apoyan el actual sistema israelí”. Yo había entendido que iban a cantar (bueno, Serrat cantará algo, y Sabina lo que pueda).

“No entendemos cómo Serrat y Sabina, que han puesto la banda sonora a la lucha por las libertades y los derechos humanos en España y América Latina, pueden cantar para un estado que vulnera la ley internacional y somete al pueblo palestino desde hace décadas a una ocupación brutal y cruel en la que los muertos se cuentan por millares”, afirma desde Valladolid Alejandro Fernández, miembro de Rescop.

No sé dónde ve Alejandro Fernández que “cantan para un estado”. Digo yo que cantarán (Serrat algo, y Sabina lo que pueda) para la gente que quiera ir a verlos. No sé cómo se canta para un estado.

Tampoco sé si debemos condenar a todos los músicos que actuaron en países donde se violaban los derechos humanos. Por ejemplo, habría que tachar a todos los músicos españoles, incluidos los cantautores de canción protesta, que hayan actuado en España entre 1939 y 1975. O en muchos países de Hispanoamérica durante muchos, muchos años.

Y volvemos a etiquetar, a no querer razonar, a la caza de brujas. La mayoría de los comentarios a la noticia dan vergüenza ajena; son simplezas, pero simplezas retorcidas para darle la vuelta a algo que es simple: Serrat y Sabina cantan (o recitan, según el caso) para todo el que quiera oírles, y ya está. No piden certificados de buena conducta a la entrada de sus conciertos, pero aunque los pidieran, incluso es posible que en Tel Aviv viva algún justo, como en Sodoma. O que algún sodomita, en el concierto, se convierta.

Si es un crimen que el ejército israelí impida a un barco civil acercarse a un lugar donde lo esperan, no entiendo qué tiene de bueno impedir a unos cantantes (o lo que sea Sabina) acercarse a un lugar donde los esperan.

Y ahora… quizás se acerque alguien a llamarme sionista, projudío, o cualquier otra cosa (y eso sin contar con los posibles fanáticos de Sabina que se sientan ofendidos).

Y así seguiremos dando vueltas a la noria hasta el fin de los tiempos.

Chernóbil: 25 años después, por Antonio Camacho

11 11UTC abril 11UTC 2012

Cometí un error con este libro. Pero eso lo contaré después.

El tema me resulta apasionante, y a primera vista parecía ser que el autor había viajado por allí. O sea, que quizás fuese un libro documentado y bien escrito. Me lo tomé bastante en serio, la verdad. Así que empecé a leer ávidamente.

La portada no me parece muy buena, por una razón: “chernóbil” está escrito con letras que parecen como muy rusas, y tal, y sí, son (al menos en parte) caracteres cirílicos, pero “chernobil” no se escribe así en ruso. Ahí viene a poner “snegióbil”. Que vale, que es un recurso gráfico, y tal. Son cosas de los diseñadores. Bueno, no me parece buena idea. Acepto pulpo, pero la cosa es un poco cutre. Como para llamar la atención de cierto segmento de lectores que se dejaría impresionar por algo así.

Al leer, de mano, me empezó a sorprender que exageraba un poquitín la nota dramática, peliculera. En esa línea tan extendida de periodistas que creen que su trabajo es hacer interesante la realidad, en vez de simplemente permitirnos ver nosotros mismos cuán interesante es la realidad.

Para que se entienda a qué me refiero, las primerísimas frases del libro, en la introducción son:

Imagina, por un instante, que has contemplado algo que nunca antes nadie, en toda la historia de la humanidad, ha tenido ocasión de ver. Imagina que has visto el cielo en llamas, los árboles teñirse de rojo de la noche a la mañana, miles de hombres lanzándose decididos hacia una muerte segura.

Bueno, no parece la forma adecuada de escribir un libro bien documentado sobre Chernobil. Pero seguí confiando en el autor; hay reporteros de guerra que son así, novelescos. Y otra cosa: ortográficamente hablando, el libro no está, por lo general, mal escrito.

Pero es que a medida que avanzaba fui viendo más y más de eso. Más y más literatura, exageraciones, inexactitudes, y luego ya afirmaciones falsas o, peor aún, un autor que explica algo pero hace sospechar al lector que este autor no entiende realmente aquello que está explicando.

Tenía que haber sospechado desde el principio. Todo en el libro es enfático, forzado, teatral. La primera frase del capítulo 1 es esta:

Si tienes este libro en las manos, puedes sentirte el afortunado poseedor de uno de los escasísimos volúmenes sobre el desastre de Chernóbil.

Compañero, si vas a Amazon.com y buscas “chernobyl” te salen 1.514 entradas. La segunda frase, y siguientes, son estas:

Llama poderosamente la atención comprobar cómo, en comparación con otros grandes y dramáticos acontecimientos históricos (el asesinato de Kennedy, el 11-S, Hiroshima…) que han dado material a los autores para la escritura de cientos de libros, el mayor accidente por causas no naturales de la historia apenas cuenta con unas pocas monografías. Los más suspicaces podrían hablar de ocultamiento, de un complot para evitar que una verdad incómoda salga a la luz, pero la verdad es mucho más simple.

Se trata de un tema que no logra suscitar el interés que otros despiertan porque, como público, no somos capaces de abarcar su magnitud. […]

No juzgaré esos dos párrafos. Los dejo así. Pero apestan a distancia.

Bueno, luego se pone a hablar de la radiactividad, de Röentgen, de los Curie… Me lo voy a saltar por ahora. Vamos a ver cómo describe el accidente.

Y lo describe en una “recreación” (¡horror!, licencia para inventar) en la que pone diálogos… eso, inventados. En la que empieza a hablar de presentimientos extraños de los trabajadores. En la que dice que el experimento que desembocó en el accidente debía llevarse a cabo a una potencia de entre 700 Mw y 1.000 Mw, pero Diatlov, jefe de ingeniería, “pretendía hacer bajar la potencia a tan sólo 200 megavatios”, cosa que por lo que he podido ver es básicamente mentira, y seguro que lo es, porque Camacho no explica qué ganaba Diatlov con “hacer bajar” la potencia (algo que en realidad no buscaba, sino que ocurrió precisamente por accidentes o errores).

Dice que a las 00:38 el reactor “se detuvo por completo”, cosa que tampoco ocurrió. Dice un montón de cosas muy, muy dudosas sobre el funcionamiento del reactor, como estas:

La división de los átomos de uranio produce un enorme calor que sube a través de las barras de combustible, lo que convierte en vapor el agua que hay en el fondo del reactor. [¿Sube por las barras? ¿Agua en el fondo? ¿De qué habla?]

Entre los muchos fallos del diseño de la central se encontraba el sistema de sensores. Lo que tendrían que ser los ojos y oídos de las personas que se encontraban en la sala de control estaban ciegos y sordos a buena parte de lo que sucedía en el interior del núcleo. […] En las profundidades de éste [el núcleo], sin que nadie lo detectase, se estaban acumulando ingentes cantidades de energía que pasaban completamente desapercibidas para los sensores […] [He leído unos cuantos textos sobre el accidente, y nadie mencionó eso de los sensores. Creo que es mentira.]

Esta, en particular, es muy gorda y merece explicación aparte:

En el reactor número 4 de Chernóbil, el nivel de xenón se comenzó a incrementar porque el yodo estaba <<cerca de la concentración de equilibrio completa para producirlo, y el flujo de neutrones necesario para “quemarlo” no estaba presente>>. […] el envenenamiento por xenón y la presencia de grandes burbujas en el circuito impedía la transferencia de esa energía al agua del circuito primario.

Cuando lo leí me pareció que lo que decía no tenía ningún sentido, y que de hecho el autor no entendía lo que es el envenenamiento por xenón. Es muy sospechoso que cuando habla de la concentración de equilibrio y esas zarandajas ponga comillas, por supuesto sin citar la fuente, como librándose del problema de decirlo con sus propias palabras (que no puede, claro). No te preocupes, Santiago: ya te la cito yo.

Tu fuente para hablar del envenenamiento por xenón son páginas web como esta y esta, donde aparece tu misma frase, también con comillas. ¡Pero ellos al menos citan la fuente, y eso que no están escribiendo un libro! Y esa frase es a su vez una deficiente traducción de esta página, donde lo que dice es esto:

In the normal operation of a nuclear reactor, the presence of the xenon-135 is dealt with in the balancing of the reaction rate. Iodine-135 is produced, decays into xenon-135 which absorbs neutrons and is therby “burned away” in the established balance of the operating conditions. There is an equilibrium concentration of both iodine-135 and xenon-135. But when the power level was drastically lowered at the Chernobyl reactor, the xenon-135 concentration began to increase because the parent iodine-135 was near full-power equilibrium concentration to produce it and the neutron flux necessary to “burn it away” was not present. It would eventually peak and decrease, but with a 9.2 hour half-life, that decrease would come too late!

Alguien, con mejor voluntad que conocimientos, tradujo “In the normal operation of a nuclear reactor […] There is an equilibrium concentration of both iodine-135 and xenon-135” por “En un reactor que funciona correctamente, ambos isótopos están balanceados” (Camacho lo redactó un poco mejor; ya hemos dicho que la ortografía no es mala), cuando lo que dice es “Existe una concentración de equilibrio entre el yodo-135 y el xenón-135” (la concentración de equilibrio es un concepto de química, originalmente). Y entonces, traducen <<the parent iodine-135 was near full-power equilibrium concentration to produce it and the neutron flux necessary to “burn it away” was not present>> por ese engendro que Camacho copia sin entenderlo. “La concentración de equilibrio completa para producirlo”… me troncho.

Ahora me temo lo peor con eso del calor que “sube por las barras” y el “agua que hay en el fondo del reactor”. Sospecho que sea otra pésima traducción de algún texto (del estilo de este) en el que se hable de “heat up” o de “lower water levels”. Vete a saber.

En otro sitio, dice:

Se liberó a la atmósfera terrestre una cantidad monstruosa de energía atómmica en diversas formas, quinientas veces superior a la liberada por las explosiones de Hiroshima o Nagasaki.

Esto es UNA MEMEZ DEL MÁXIMO CALIBRE. EL autor NO DISTINGUE RADIACTIVIDAD DE ENERGÍA ATÓMICA.

Es dudoso que las explosiones de Chernobil fueran nucleares, y en todo caso no fueron ni parecidas a una bomba nuclear. Suponiendo, en el “mejor” de los casos, que hubiese un componente de reacción nuclear en la segunda explosión del reactor (cosa que no es segura), estos autores dicen que la energía liberada habría sido el equivalente a 10 Tm de TNT. La bomba de Hiroshima, la menos potente de las dos, equivalió a 12.000 Tm de TNT, ó 12 Kilotones. Así que la energía que se liberó “a la atmósfera” (¿?) en Chernobil viene a ser menos de la milésima parte que en Hiroshima, y no digamos que en Nagasaki (21 Kilotones). Lo que parece haber sido 500 veces superior es la liberación de material radiactivo.

En otro sitio dice que si el incendio se dejaba sin control, podría extenderse al resto de las instalaciones “provocando una explosión nuclear de proporciones nunca vistas”. Esto es lo que escribe alguien que no tiene NI IDEA de lo que es una explosión nuclear, ni de lo que es una central. Ni de lo difícil que resulta generar una gran explosión nuclear así, por casualidad. Cree que funciona igual que un incendio en un depósito de gasolina. Qué pena que no supieran esto los del Proyecto Manhattan, el proyecto científico-militar más caro de la historia, que les podría haber bastado con una mecha y una cerilla…

Otros inventos novelescos:

Ser despedido de la central significaba el pasaporte seguro para cualquier destino horrible en Siberia, donde las condiciones de vida eran tan terroríficas que la gente seguía perdiendo los dientes a causa del escorbuto. [Yo creo que, en la Ucrania de 1986, ser despedido del reactor implicaría seguramente irse a la puta calle. El resto… ]

Algo inconcebible: el libro no tiene NINGUNA referencia bibliográfica, ninguna fuente. Así que el lector, visto lo visto, tiene serias razones para dudar de la documentación y conocimientos del autor, por mucho que haga turismo por Prípiat.

Resumiendo. Tenemos un autor que por un lado novela, exagera, adorna. Que usa mitología y lugares comunes, sin ningún rigor. Cuando se mete en cosas concretas o técnicas, se tambalea, repite frases de segunda mano que no ha entendido, o dice directamente verdaderas barbaridades. Algunas de esas cosas se pueden rastrear hasta simples blogs, fuentes de segunda mano (¡o de tercera o cuarta!), a puros errores de traducción (que no tiene empacho en copiar y, si hay mucha duda, poner comillas para despegarse del problema como si fuera un moco), o a mera ignorancia. No cita fuentes, no hay ninguna referencia bibliográfica (¡ninguna!), pero intenta parecer entendido aunque no tiene ni idea. Eso sí, puede restregarte por la cara que ha hecho excursiones por Ucrania (¡vete a saber si es verdad!).

Pero eso sí, con todos esos ingredientes deleznables, cuenta una película que seguro que sobrecoge e impresiona a amas de casa y niños de siete años.

Y en la página 61 todo cobra sentido de repente:

[Igor Kostin]] a quien tuvimos ocasión de entrevistar para el especial sobre Chernóbil que realizamos en el programa de televisión Cuarto milenio.

¡¡¡HORROR!!! ¡¡¡UN COMPINCHE DE IKER!!!

Así que el tipo es de esa ralea. Un mercachifle, un vendedor de humo, un magufo, un engañabobos, un autor de ficción que se disfraza de reportero. Un “periodista” de Cuarto milenio.

Tenía que haber sido evidente. Pero la culpa es mía: no leí la solapa del libro, donde viene una biografía del sujeto y se jacta de participar en programas de ese pelaje, o de escribir sobre conspiranoias, illuminati, y cosas así. Fui a la solapa después de llegar a esa página 61. Hasta ese momento, no sabía a quién estaba leyendo.

Hay algo positivo en esta asquerosa experiencia, y es que aporta evidencia experimental: yo empecé el libro sin ningún prejuicio de ningún tipo. Tomaba al tío por un periodista serio. Así que las conclusiones a las que he llegado son puramente racionales. Erróneas o no, lo que no me pueden decir es que había mala predisposición (¡era la contraria!).

El libro no vale ni para forrar la pata de una mesa. Y el autor debería pedir disculpas por haber escrito ese montón de… sí, ese montón de mierda. Pero resulta que vive de ello.

No con mi dinero ni con mi tiempo.

Ahora dirá que soy un estrecho de mente, que soy un crédulo de la versión oficial, que soy dogmático, que hay muchas cosas que la ciencia no puede explicar, que el valor de la obra está precisamente en que aporta cosas al margen de la documentación, que la verdad se obtiene hablando con la gente. Cualquier otra de las chorradas y excusas cínicas y demagógicas que sirven para justificar la estafa intelectual.

Günter Grass

10 10UTC abril 10UTC 2012

A Günter Grass le ha caído un chorreo de no te menees. Un chorreo masivo, podríamos decir.

¿Qué ha hecho?

Criticar la política armamentística de Israel. Ya está.

Y, sencillamente por eso, le dicen que es “antisemita”. De lo que se deduce que los únicos “semitas” son los israelíes, lo cual es radicalmente falso. El término “semítico” hace referencia a un conjunto de lenguas emparentadas, una de las cuales es el hebreo; esto de “semita” se usa mucho, si uno lee historia de Mesopotamia, para diferenciar los pobladores sumerios de la gente que vino después, que tenía un origen distinto. El uso de “semita” como referencia racial es infundado. Al parecer todo el norte de África, mezclando tuaregs, árabes, somalíes… se podría denominar “semita”.

Cuando un término se usa de manera incorrecta tan a la ligera, detrás suele estar la repetición machacona previa de una idea, que ha hecho innecesario que pensemos. Y aquí tenemos una evidente: criticar cualquier aspecto de la política de Israel es ser “antijudío”, o “pronazi”. Eso nos han enseñado (otro de por aquí decía que “las víctimas siempre tienen razón”; como muchos judíos fueron víctimas de los nazis… pues eso).

Bueno, no merece la pena ahondar más en eso. Lo que merece la pena es que cada cual juzgue por sí mismo leyendo el poema original. A mí, personalmente, me parece un escrito de lo más juicioso (aunque como poema sea francamente feo), y no sólo eso, sino el tipo de reflexión que todos estamos obligados a hacernos a poco que recordemos lo que pasó antes, durante y después de la Segunda Guerra Mundial.

Espero que no me interrogue nadie por “difundir ideas antisemitas”, o alguna otra memez parecida.

Lo que hay que decir

Por qué guardo silencio, demasiado tiempo,
sobre lo que es manifiesto y se utilizaba
en juegos de guerra a cuyo final, supervivientes,
solo acabamos como notas a pie de página.
Es el supuesto derecho a un ataque preventivo
el que podría exterminar al pueblo iraní,
subyugado y conducido al júbilo organizado
por un fanfarrón,
porque en su jurisdicción se sospecha
la fabricación de una bomba atómica.
Pero ¿por qué me prohíbo nombrar
a ese otro país en el que
desde hace años —aunque mantenido en secreto—
se dispone de un creciente potencial nuclear,
fuera de control, ya que
es inaccesible a toda inspección?
El silencio general sobre ese hecho,
al que se ha sometido mi propio silencio,
lo siento como gravosa mentira
y coacción que amenaza castigar
en cuanto no se respeta;
“antisemitismo” se llama la condena.
Ahora, sin embargo, porque mi país,
alcanzado y llamado a capítulo una y otra vez
por crímenes muy propios
sin parangón alguno,
de nuevo y de forma rutinaria, aunque
enseguida calificada de reparación,
va a entregar a Israel otro submarino cuya especialidad
es dirigir ojivas aniquiladoras
hacia donde no se ha probado
la existencia de una sola bomba,
aunque se quiera aportar como prueba el temor…
digo lo que hay que decir.
¿Por qué he callado hasta ahora?
Porque creía que mi origen,
marcado por un estigma imborrable,
me prohibía atribuir ese hecho, como evidente,
al país de Israel, al que estoy unido
y quiero seguir estándolo.
¿Por qué solo ahora lo digo,
envejecido y con mi última tinta:
Israel, potencia nuclear, pone en peligro
una paz mundial ya de por sí quebradiza?
Porque hay que decir
lo que mañana podría ser demasiado tarde,
y porque —suficientemente incriminados como alemanes—
podríamos ser cómplices de un crimen
que es previsible, por lo que nuestra parte de culpa
no podría extinguirse
con ninguna de las excusas habituales.
Lo admito: no sigo callando
porque estoy harto
de la hipocresía de Occidente; cabe esperar además
que muchos se liberen del silencio, exijan
al causante de ese peligro visible que renuncie
al uso de la fuerza e insistan también
en que los gobiernos de ambos países permitan
el control permanente y sin trabas
por una instancia internacional
del potencial nuclear israelí
y de las instalaciones nucleares iraníes.
Solo así podremos ayudar a todos, israelíes y palestinos,
más aún, a todos los seres humanos que en esa región
ocupada por la demencia
viven enemistados codo con codo,
odiándose mutuamente,
y en definitiva también ayudarnos.

Günter Grass, traducido por Miguel Sáenz. Publicado originalmente en Süddeutsche Zeitung y en español en El País.

Sobre el paro

9 09UTC abril 09UTC 2012

Algunas reflexiones respecto al paro.

La primera cuestión que debe quedar clara, querido amigo parado, es la siguiente: pese a todo lo que diga, para el gobierno NO es prioritario eliminar el paro. Así, como suena.

Si para el gobierno fuese prioritario eliminar el paro, y cumplir el artículo 35 de la Constitución Española (esa que recientemente se ha reformado para incluir un artículo estúpido que, ten por seguro, sí que se va a cumplir) adoptaría medidas que atacasen el paro, aunque hubiese que pagar cierto precio por ello. Eso significa “prioritario”.

Por ejemplo, caerían en la cuenta de que, simplemente, NO HAY trabajo para todos en España. Afirmo esto porque NUNCA LO HA HABIDO. No tengo motivos para pensar que va a haberlo con el sistema vigente.

Y si hay un recurso escaso, pero debe llegar a todos, ¿qué se hace? Pues repartirlo.

Resulta que está de moda decirnos (y para más inri en vez de contestar a ese insulto con bofetones estamos receptivos a ello) que hay que trabajar más por menos dinero. ¿Pero es que nadie se da cuenta de que eso aumenta automáticamente el paro?

También se nos enseña que debemos trabajar hasta los 70, si se tercia. Y a la vez dar trabajo a los jóvenes. Ya. Y cuadrar el círculo.

Si acabar con el paro fuese realmente prioritario, no se instauraría una jornada laboral de 37,5 horas a quien la tiene de 35, ni se nos diría que hay que trabajar más por menos dinero. Se instauraría por ley una jornada de 30 horas semanales, y el paro se acabaría instantáneamente. Trabajaríamos menos (por menos dinero, se entiende), pero trabajaríamos todos. Quizás un sueldo no daría para mantener a una familia (¡ahora tampoco!), pero una familia en la que trabajasen dos personas podría sobrevivir, y no de la caridad, sino de su trabajo.

Si acabar con el paro fuese realmente prioritario, no se toleraría que los empresarios evitasen la creación de 70.000 puestos de trabajo de manera fraudulenta (y creo que esa es una estimación que se queda muy, muy corta).

Si el paro fuese una prioridad, se vigilaría con lupa el cumplimiento estricto de los horarios y las reglas del juego. Igual que nos ponemos estrictos con la prohibición de subvenciones encubiertas o medidas proteccionistas o el incumplimiento de cuotas lácteas, en aras del sacrosanto libre mercado, habría que ponerse serios con el único producto realmente sensible: las horas de trabajo de las personas.

Por cierto, otra cosa que conviene aclarar: LAS EMPRESAS NO TIENEN NINGÚN INTERÉS EN COMBATIR EL PARO. Las empresas están exactamente para LO CONTRARIO. Es una ecuación muy sencilla. Si yo compro un producto, prefiero que sea abundante, variado, de muy buena calidad, extraordinariamente barato y que me resulte asequible, que esté ahí expuesto esperándome. Esa es una descripción bastante ajustada de la cola del paro; para un empresario, se parece mucho a un buffet libre.