Archive for 31 mayo 2012

Soi mineru

31 31UTC mayo 31UTC 2012

Voi cometer herexía. Voi falar de les mines.

Nací y criéme nun pueblu mineru. Un pueblu d’esos que nacieron y desisten por y pa les mines. (Güey ya desisten pa los pre/xubilaos, pero esa ye otra hestoria). El mi pueblu siempres tuvo suciu y negru, hasta va bien poco, pol carbón y los camiones; nun creíamos que pudiera tar d’otra manera, yera imposible mantener llimpies aquelles facháes y aquelles cais. Estudié nun institutu al lláu d’un pozu, y siempres veíamos la chimenea y el castillete dándonos solombra. Na mi familia, y ente los mis amigos, hebo mineros; mi pá trabayó na mina, y tíos míos, y más xente. El ríu que ta nos mis recuerdos dende pequeñu yera un ríu negru, repletu de barru negru, y diba colos mis amigos en bici a les orilles y garrábemos fósiles ente les piedres de carbón. El campu fúbol onde tengo los primeros recuerdos d’una clase de ximnasia, corriendo sin ésitu dalu detrás d’un balón, yera de polvu negru, y taba al lláu d’un llavaeru de carbón, d’unes instalaciones que tovía güey ye lo primero que se ve si ún se acerca a esi pueblu. Cuandu mi má ganaba unes poques perres llavando la ropa de los equipos de fúbol, naquella llavadoruca que desaguaba nel bañal de la cocina, el mesmu onde se llavaben los nuesos cacharros, lo que dempués recoyíamos d’él con una cuchara y tirábemos a la basura a montones yera polvu de carbón (y ye que el mi bañal yera igual que el ríu). Un mal día desfice un pie xugando al baloncestu, nuna cancha de la cai, al lláu d’un monumentu a los mineros; el tiempu que tuve ingresáu porla operación nel pie, na cama de al lláu tenía un mineru al que enganchó una vagoneta; cuandu me recuperé y entamé a correr corría por un paseu hasta una escombrera. Esi pueblu míu güey ye muncho más llimpiu, pero sigue siendo una solombra de les mines; la rotonda que ta onde enantes taba el pasu a nivel del tren, les cais que coinciden col trazáu, la ruta peatonal que ficieron nes víes, el puente por onde enantes pasaben les vagonetes del carbón, la universidá que ta en terrenos ganáos a la industria, el ríu que yera negru y agora non, les cais que ya nun son tan negres y sorprenden al visitante. “Ya nun ser” nun dexa de ser otra manera de seguir siendo. En mi casa tengo colgáa una llámpara de mina, que me regaló mio ma fai poco. Ye un regalu caru, y regalómela porque sabía que yo naguaba por tener una. Tamién tengo un hachu de mineru, al que-y tengo muncho cariño. Y hai una figura d’un picaor, claro.

Almiro y aprecio a los mineros, apasióname la mina, téngo-y el cariñu del que la identifica cola niñez. El mí país nun ye’l mí país ensin llingua, ensin gaites, ensin praos y tampoco ensin mines.

Alcuérdome de protestes de los mineros milenta veces. En particular alcuérdome cuando, tando yo nel institutu, hebo una ola gorda, nun m’alcuerdo de por qué, con barricáes y güelgues y too eso.

D’aquella, a una tierna edá na que nun entendía ná ni sabía de ná, tovía menos que agora, yo pensaba y decía que aónde conducía aquello; que el nuestru carbón siempres diba ser difícil d’esplotar, que hebía que asumilo, dir pensando’n otra cosa, camudar el chip y tar preparáos pa facer otra cosa. Que nun yera futuru, nos punxéramos como nos punxéramos. Que emperrase en mantener les mines a toa costa, emperrase en fiar la nuesa vida al carbón, yera tontería. Que aportaría el momentu nel que nun fuéramos capaces de vender aquello en sitiu dalu, y que hebía que ponese a facer otres coses; por exemplu, invertir en informática (teníamos celebros perbuenos, y pa sacar la producción d’informática nun faen falta carreteres nin puertos; tol trabayu de milenta persones nun añu cabía nun simple disquete).

D’aquello fai más de venti años.

¿Ye posible que un chaval, inocente, crecíu ente’l carbón y los mineros, influenciáu poles mines y la forma de vida que tola vida conoció alrodiu d’él, seya el único que ve venir la situación? ¿Yera yo un xeniu imberbe?

Non. Nun facía falta ser un xeniu p’aldovinar esti futuru. Esto veíalo venir hasta el más tontu, incluso los economistas. Sabíemoslo toos.

Agora podemos montar la griesca que queramos, y con suerte (que lo duldo) algamar que el carbón siga desistiendo hasta 2018 o nunsecuándo. ¿Y ye esi el futuru d’Asturies?

Lo cierto ye que perdimos venti años faciendo el pijo, y que lo meyor que podemos facer agora ye asumir lo que hai que asumir. Ye malo, ye nefasto, pero seguir drogáos col carbón ye entovía peor.

Ye lo que hai. Y sábese dende fai décades.

Pero decilo yera una herexía.

Anuncios

GPS Project

26 26UTC mayo 26UTC 2012

El vienres pasáu fui a ver a GPS Project, nel Tránsito. Tenía munches ganes, porque gracies a Internet ya sabía de qué diba la cosa, pero el direutu ye’l direutu.

GPS Project son tres muyeres, Gema, Puri y Silvia (anque el vienres taben puestes más bien como PSG, como el Paris Saint-Germain) que faen versiones, a voz y guitarra. Dicho asina, igual nun suena mui espectacular. Pero en direuto, sí.

Lo primero, porque son tres voces usáes como hai que usar tres voces: son tres, pero paecen una. Y otres veces, cuandu fai falta, tres. Impresionante.

Lo segundo, porque nun ye una desibición de guitarra, pero podía selo. Una guitarra, delles veces dos, y… tocáes asina, basta. Yo ya conocía a Silvia, d’un cursu de jazz y de vela tocar el baxu nuna audición d’alumnos de la Fundación de Música Moderna d’Avilés. Y ya sabía que curiáu con ella, que muerde.

Lo tercero, pol repertoriu. Lo mesmo toquen Police, que Pedro Guerra, que Queen, que Michael Jackson (non, non Billie Jean que ye tan típico; el Triller, con tres pares de lo que seya).

Lo cuarto, porque nunca vi xente más gamberra y caradura nun escenariu. Vi muncha xente faciendo pose, o siendo borde. Pero GPS nun son el casu; pémeque nun puen evitalo. Tú pasaráslo bien, o no; pero elles… fijo. Y si hai tres músiques pasándolo en grande, pero eso sí, faciendo el trabayu (¡pémeque tocaron más d’hora y media!, y los temas tan rodáos a conciencia) tien que funcionar a la fuercia.

Total, que tienen un talentu escomanáu. ¿Qué podía faltar ellí?

Xente.

Yera ca copa’l rei de fúbol, pero ya acabara (en realidá, GPS Project entamaron ¡una hora! tarde). Y por embargu, anque nun taba vacío, taba lloñe de tar lleno. Si quitabes amigos y familiares, quedábamos media docena persones. Llueu habrá xente que dirá “esta ciudá ta muerta”, “la oferta cultural de Madrí ye envidiable”… tontáes.

Ya les almiraba, pero agora más. Y si vuelvo a tener ocasión de veles, ellí taré. Merez la pena.

They’re selling Jesus again

23 23UTC mayo 23UTC 2012

En España, la iglesia católica, entre las muchas ventajas y privilegios que detenta, no paga el IBI.

Se han dicho unas cuantas cosas que seguramente no son ciertas. Por ejemplo, se ha estimado en 3.000 millones de € lo que la Iglesia deja de pagar. Pero según otras fuentes, el IBI de toda España ronda los 9.000 millones de €. Así que pongo en duda los 3.000.

También se obvia que al parecer hay muchas otras organizaciones que están exentas de pagarlo. Por ejemplo, según algunas fuentes: los edificios dedicados a la seguridad ciudadana, los colegios, las cárceles, los cuarteles, las sedes de la Cruz Roja, las embajadas y las estaciones de ferrocarril. Rouco dice que si pagan ellos, los demás también. (Rouco no se da cuenta, o seguramente sí, pero le da igual, de que hay ciertas diferencias entre esas entidades y la iglesia católica).

Pero dejando a un lado todo eso, me llaman la atención algunos aspectos de la argumentación.

Uno es la posición de Ana Botella, que dice, por boca del vicealcalde de Madrid, que aunque pudiera cobrar ese IBI no lo haría, porque “tiene en consideración la función social de la Iglesia, que en estos momentos de crisis se ha redoblado”. Me parece inaudito que un gobernante afirme, tal cual, que si siente simpatía por los fines de un contribuyente puede eximirle del pago de los impuestos.

Otro es la de la propia iglesia, por boca de Rouco Varela, que dice que vale, pero que entonces se resentirá la actividad de Cáritas. Es el órdago de siempre. Cáritas es a la iglesia católica lo que Paracuellos es a los franquistas: el escudo, la excusa, el rehén perfecto, la coartada para todos los desmanes. No se resentirán el culto, las visitas papales, la actividad pastoral (o de pastoreo), la guardia suiza ni la evangelización; se resentirá la caridad. Bueno, no es de extrañar; también en España en este momento de crisis se resienten los sueldos, la estabilidad laboral, la educación, la sanidad o la atención a la dependencia, pero el concordato o la casillita del IRPF no se tocan. Hay prioridades.

Las letras de Paranoid and sunburnt, de Skunk Anansie, parecen escritas para la ocasión. Así que en vez de decirlo yo, que lo canten los Skunk.

They’re selling Jesus again
They’re selling Jesus again
They want your soul and your  money
Blood and your bones
They’re selling Jesus again
Selling love to you, selling love
Están vendiendo a Jesús otra vez
Están vendiendo a Jesús otra vez
Quieren tu alma y tu dinero
Tu sangre y tus huesos
Están vendiendo a Jesús otra vez
Vendiéndote amor, vendiendo amor
De Selling Jesus
I caused a major war just by talking
You flew into a rage ‘cause that’s everything you know
[…]
Because you wanted me, because you wanted me
But I don’t want you, so crucify me
Causé una gran guerra sólo por hablar
Montaste en cólera porque eso es lo que sabes
[…]
Porque me querías, me querías
Pero yo no te quería a ti, así que crucifícame
De 100 ways to be a good girl
You did it all, did it all
All in the name of pity
Lo hiciste todo, lo hiciste todo,
todo en nombre de la piedad.
De All in the name of pity
But I don’t want your charity
Twisting me round
I don’t want your charity
Keeping me down
Pero no quiero tu caridad
Enredándome
No quiero tu caridad
Hundiéndome
De Charity

Modesto González Cobas

22 22UTC mayo 22UTC 2012

Según toi desayunando madalenes del Profesor, de Salas, lleo nel periódicu que morrió Modesto González Cobas.

Nun sé cuántes veces sentí esi nome na radio, dende pequeñu. Durante dellos años, na mi casa a la hora comer poníen la radio. Y siempres salía aquella música asturiana y el nome: Modesto González Cobas.

Güey tamos enteráos de la última pijada ensin gracia de Lady Gaga, pero de xuru que la mayoría de la xente d’esta provincia de tercera nun sintió falar enxamás d’esti home y la so obra. Semos asina: tolo que nun mos envuelvan en papel modernu, tolo que seya de verdá, tolo que nun haiga inventáo una multinacional nes últimes selmanes (y lo de “inventar” ye un decir) nun merez más que’l nuesu despreciu y la nuesa indiferencia.

Al lleer la necrolóxica entérome de que Modesto fizo la mili en Grao, onde coincidía con Falín el fíu del Profesor (el inventor de los “carajitos”). Polo visto Falín tocaba el pianu, y Modesto cantaba.Qué coses.

Y la siguiente madalena va en memoria de los dos.

Los pilares de la Tierra, o por qué nunca seré escritor

17 17UTC mayo 17UTC 2012

Hace unos días terminé Los pilares de la Tierra, el ladrillo de Ken Follett. Mi mujer no traga a Ken Follett, y me preguntó: “y ¿no es muy fantasma?”. La respuesta corta es: “sí”. Pero me lo leí con gusto e interés, y no me dejó mal sabor de boca.

No soy, definitivamente, un lector de best-sellers. No he leído, ni creo que lea, un libro de Harry Potter (tampoco he aguantado ninguna película entera). Pero un libro que habla de la Edad Media, y de construir catedrales… bueno, vale, a ver si merece la pena.

Y lo cierto es que lo he leído con gusto, con bastantes ganas, dentro de lo que cabe. Y me lo he pasado bien. Porque el libro tiene unas cuantas cosas a favor.

1. El tío escribe con sencillez. No se enrolla más de lo necesario. A veces se empecina en que te imagines un sitio diciendo qué está al norte y qué al oeste, y siempre está bien hacer un poco de esfuerzo para ello. Pero ese problema espacial tiene mala solución, y no he visto (leído) a nadie resolverlo con brillantez. Por lo demás, no es cargante.

2. Sobre todo, lo mejor del libro, es que retrata la Edad Media. No sé si es fidedigno; espero que sí. Digamos que consigue hacer a uno pensar en esos tiempos en los que apenas hay leyes, en los que algunas personas pertenecen literalmente a otras, en los que no existe la comunicación, ni el alcohol para las heridas, ni siquiera el papel… Esa época de frío, de necesidad, esa época en la que un par de malos inviernos pueden significar, literalmente, la muerte de una familia entera. Esa época en la que hay que trabajar de sol a sol simplemente para subsistir. Esa época que por una parte está casi de actualidad, pero por otra nos pilla tan sumamente lejos. Eso es lo que me tuvo leyendo.

3. La construcción de catedrales era uno de los ganchos del libro, pero paradójicamente no me parece un asunto tratado con demasiado talento. Sí, algo se dice, y está interesante. Pero no tanto.

4. El libro tiene ritmo. Van pasando cosas, te interesas, y sí, Follett tiene oficio, no se le puede negar.

5.   No todo es rematadamente obvio. A veces muere alguien que no te esperas, o algo sale de manera que no te esperas. Aunque te duela. Los buenos no ganan siempre, por ejemplo.

El libro también tiene muchas pegas, a mi juicio.

1: Le sobra un tercio de páginas, siendo muuuuuy benévolo.

2: Uno se cansa de la maldad sin fin, la ingenuidad sin fin o el poder ilimitado. No son verosímiles. Solución: véase el punto 1.

3: Creo que Ken Follett no tiene ni puta idea de cómo escribir sobre sexo. Sus escenas sexuales me resultan extemporáneas y torpes. Sí, cariño: tienes toda la razón, es un fantasma.

4: Hay cosas muy realistas, y otras que no se cree ni él.

5: No sé por qué se titula Los pilares de la Tierra. No tiene ningún sentido. Ya, hay pilares, y hay tierra. Pero entonces podría titularse Pan y cerveza, y sería un título mucho mejor, y lo digo muy, pero que muy en serio. (Comercialmente supongo que no.)

6: Como digo, es un poco fantasma en general; pretende impresionarte, y hay cosas que son impresionantes, y otras que no, y que además no se las cree ni él, por dramáticas que le queden. Es un best seller, pretende serlo, está escrito para ello.Y muchas veces se nota.

7. Su tratamiento de la religión me desagrada. Por una parte, habla de Dios y sus designios por boca de (o mejor diríamos por mente de) sus personajes: monjes, soldados, artesanos medievales. Así tiene licencia para referirse a Dios como lo harían ellos; como un creyente, o un fanático, sin tener que serlo. Pero no juega limpio, porque cuando llega la corrección política, se frena. Follett retrata ambiciones humanas, instintos, motivaciones, entretejidos con su grandeza y su miseria (más miseria que otra cosa). Y eso está bien. Pero entonces resulta que la religión queda al margen de todo juicio. Es más; los malvados malvadísimos que son, de hecho, religiosos profesionales… quedan retratados como gente que malinterpretó la religión.Todo se mezcla con el sudor y la sangre de esos personajes que deambulan por la existencia, perfectos o no, pero la religión se cuida muy mucho de mezclarla en el revoltijo. Vemos retratadas violaciones o mutilaciones por sadismo, por deseo sexual, por ansia de dominación, por venganza; pero no vemos retratadas torturas ni ejecuciones por motivos puramente religiosos, que existen. Y eso es trampa, Ken, hombre, no me jodas, no seas fariseo, no seas jesuita. Ese prior que sale es un cabronazo que se inventa un santo para aprovecharse del victimismo del pueblo analfabeto; dilo así, no me andes con zarandajas, que la palabra polla bien que la pusiste cuando alguien sujetó una. Pero claro, una polla aquí y allá no enfada al Vaticano ni a los leyentes creyentes.

¿Por qué nunca seré escritor? Porque creo que no escribiría libros como este. No estoy tonto: sé que yo además no sabría, no podría, no sería capaz de escribir libros como este. Pero aunque pudiera no llegaría a saberlo, porque no iría detrás de ellos. No me satisfarían. Escribiría para pescar a los lectores, pero a mí mismo no me podría engañar.

Si yo tuviera que ser escritor, tendría que desnudarme muchísimo más. Tendría que ser dolorosamente sincero, o intentarlo. Y no puedo hacerlo. Tengo familia, tengo amigos, tengo conocidos que podrían leerme, y no tengo los huevos que hacen falta para que no me importe si les hace daño lo que leen. Ese es el motivo que anula mis posibilidades, aparte de tantos otros que puede haber.

Dicho todo lo anterior, me divertí leyendo. Lo reconozco. Pero Ken, eres un fantasma del copón. Lo único que te salva es que no la cagaste tantísimo como Spielberg, pero eres de su cuerda, vaya que sí.

Cavadas y paridas

16 16UTC mayo 16UTC 2012

No me gusta la facilidad que tiene la gente para buscarse héroes, santos o genios. Y a Pedro Cavadas lo convirtieron casi en las tres cosas. No me gusta, digo, pero al menos me gusta que a uno lo hagan héroe, santo o genio por practicar la medicina, y no la guerra, la religión o el fútbol.

Ahora bien: ahora le ha caído la madre de todos los chorreos, porque dicen que insinúa que los médicos se tiran a las enfermeras. (En realidad, ninguna serie de televisión sobre médicos, y hay muchas, insinúa que los médicos se tiren a las enfermeras; toooooodas ellas lo afirman abiertamente, y en eso basan gran parte de sus tramas, pero no he visto por ese motivo escándalo parecido a este.)

Lo que al parecer dicen un montón de asociaciones, organizaciones y sindicatos varios me parece que no tiene pies ni cabeza.

Aquí está lo que por lo visto dijo Cavadas:

Dudo mucho que un niño entienda lo que es ser médico. Te puede gustar llevar bata blanca o que creas que vas a ganar mucha pasta o que te tirarás a la enfermera, pero conocer profundamente la profesión es imposible.

Se le echan al cuello diciendo que desprecia, denigra la profesión de enfermera… en fin. Un montón enorme de sandeces. Lo que el dijo no tiene nada que ver. El titular y la acusación son, simplemente, mentira.

Basta de caza de brujas, por favor.

Mi primera foto digital

16 16UTC mayo 16UTC 2012

Hace un tiempo apunté cuál había sido mi primer mensaje de correo electrónico. ¿Recuerdas el tuyo?

Y ¿recuerdas la primera foto que hiciste con una cámara digital?

Yo la tengo aquí. En realidad era una cámara prácticamente de juguete que me regalaron; funciona con una sola pila, y de hecho lleva una cadenita para usarla como llavero. El visor era un cuadradito de plástico que se podía sacar de la cámara, y servía… prácticamente para que tuvieras una mínima referencia de lo que podías estar sacando realmente. Bueno, la cámara era (es) l’Espion, de Digital Dream (ojo: no la l’Espion Xtra, que esa es mucho más avanzada), y tiene esta pinta:

 Unos asombrosos 0,1 megapixels, 352 x 288.

Ríete, pero esa cámara dio su jugo. Más de una vez expliqué algo en clase con unas cartas sobre la mesa, y proyecté la imagen usando esa cámara como webcam.

Bueno, pues esta es la primera foto. Simplemente, lo que estaba viendo desde el sitio en el que estaba sentado cuando la probé.

En realidad, yo veía bastante mejor que eso. Pero bueno, a un llavero tampoco se le puede pedir más.

En fin, nostalgia digital.

Frase memorable

15 15UTC mayo 15UTC 2012

Esta ye de segunda mano.

Un músicu que conozo ta metíu nun grupu nel que hai un cantante de hip-hop. Y polo que paez, el otru día esti cantante dixo esto:

¡Que yo no soy músico, que yo soy rapero!

Esti tipu de frases nun ye mui orixinal; hai milenta chistes basaos neso. “Primero trabayaba n’informática, y lluéu marchó pa Digital“. “Los músicos y los baterías, al escenariu”. Coses asina. Pero lo raro ye que lo diga el interesáu.

Partíu Tresparente

13 13UTC mayo 13UTC 2012

Taba yo pensando que daquién hebía fundar un partíu nuevu. Yo ye que nun tengo tiempu. Ye’l partíu definitivu: el Partíu Tresparente.

¿Que cuál ye el ideariu? El ideariu ye persimple.

1.- Esti partíu nun tien ideoloxía dala. Nun tien programa electoral. Nun fai campaña electoral con propuestes concretes.
2.- Los diputáos escoyíos por esti partíu nun van proponer nin debatir cosa dala. Nun van falar nel parlamentu, nin decir ná en comisión dala. Van limitase a sentir lo que dicen los demás diputáos.
3.- Los diputáos escoyíos por esti partíu van publicar les sos declaraciones de bienes ya intereses (fáigalo el parlamentu o non), y de lo que se-ys pague, van cobrar como muncho el triple del salariu mínimu interprofesional. El restu ingresarán-ylu como donativu a la Hacienda pública. (Sí, pues regalá-y dineru a Hacienda.)
4.- Ca vez que vaiga haber una votación nel Congresu, el Partíu Tresparente tendrá preparáu un sistema de votación abiertu a tol mundu. Los diputáos del Partíu Tresparente llimitaránse a votar lo que salga nesa votación. Si el Partíu Tresparente algama dellos diputáos, votarán na mesma proporción que haigan votáo los ciudadanos.
5.- Si nun se pudo entrugar a los ciudadanos, o el asuntu nun tien munchu interés, los diputáos del Partíu Tresparente abstendránse.
6.- Los candidatos a diputáu pol Partíu Tresparente nun se presenten a eleiciones primaries, nin congresos, nin nada. Cualquiera pue apuntase, y escuéyense a sortéu pa ca llexislatura. Lo que inhabilita a una persona pa ser diputáu pol PT ye habelo sío ya en dalguna llexislatura anterior.

Ye una idega tan inxenua como tantes otres que siento a la xente cuandu fala de política. Asina que… sí, ye permala. Por exemplu, a ver cómo faes cumplir a un diputáu del PT el so papel, cuandu ya lu escoyeron y ta aforáu y pue facer lo que quiera.

Pero tien delles ventaxes. Lo de los escaños en blanco ta bien, pero pue ser que tú creas na democracia y quieras exercela más, non dexar escaños en blanco; dexar escaños en blanco val como protesta, pero non como propuesta alternativa.

Además, los escaños en blanco permítente protestar ensin moyate, ensin facer nada. El Partíu Tresparente sigue creyendo que la responsabilidá, xunto cola soberanía, ye de los ciudadanos. Nun ye pa que los ciudadanos nun faigan nada; ye pa que faigan más.

Ventaxes aparte, tamién tien problemas; eso de organizar votaciones nun ye tan fácil, y el votu electrónicu nun ye tan perfechu como dalgunos creen. Pero bueno, eso son detalles d’implementación… El casu ye que los ciudadanos diben poder, polo menos nes votaciones importantes, facese oyir nesi momentu, non dos o tres años enantes o dempués. Los diputáos del PT nun diben trabayar muncho, por eso nun mereceríen facese ricos que digamos, pero tienen una responsabilidá, así que un sueldu razonable por nun facer casi ná sería esi triple del salariu mínimu.

Asina que ya sabéis, chavales: Partíu Tresparente. Si nun te dexen tomar el Congresu pola fuercia (y taría mal, además), si el sistema democráticu de eleiciones ca cuatro años nun te gusta… fai una adaptación usando los mecanismos del sistema. Invade el Congresu democráticamente.

Desmontando a Punset (III)

11 11UTC mayo 11UTC 2012

Confirmado y definitivo.

El otro día vi un programa de Redes. Y salía Punset, claro. Y el tema del día era algo así como “los misterios del Universo”: qué tamaño tiene, cómo fue el principio, cómo será el final.

Me dije: “ajá, aquí te vas a dejar de neurociencia, del cerebro que paradójicamente encerebra cuando esperaríamos que desencerebrara, de filosofías y de chorradas. ¿Cómo es de grande el Universo? ¿Se expande o se contrae? Aquí, o te mojas o te mojan, salao”.

Y efectivamente. No tenía mucha idea de casi nada. Metió la gamba lo que quiso. Repitió la dichosa anécdota de la manzana de Newton (que está bien como imagen para niños, pero evidentemente es una invención), pero confundió a Newton con Galileo; dijo que Newton tiró una manzana para hacer un experimento (¡¡¡toma!!! ¡Eso me dolió!). Por cierto, creo que tampoco hay pruebas históricas de eso de que Galileo tirara unas bolas desde la torre de Pisa, tampoco.

No sólo eso: situó a Galileo como posterior a Newton (y Galileo murió el año que nació Newton). Y muchas otras cosas, muchos otros detalles en los que se veía que oía campanas, pero poco más.

Aprecio en parte su labor, y aprecio Redes, y Punset está un escalón por encima de Iker Jiménez. Un escalón cualitativo, importantísimo, fundamental, que los sitúa en categorías diferentes.

Pero sólo un escalón.