Por qué no me gusta Google

¿Qué es lo peor de los teléfonos móviles?

Cambiar de teléfono.

Resulta desesperante que los contactos de uno, las citas, los mensajes, estén metidos en un cacharro. Que cada cual necesite un cable distinto, que a veces se entiendan por Bluetooth y a veces no. Que haya que estar pensando cómo los transfieres. Esos datos son textitos y numeritos. Debería estar inventado y resuelto cómo transferirlos, desde los años 50 del siglo XX. De hecho, lo está.

¿Qué era (es) lo peor de Outlook 2000?

Los ficheros PST.

Son ficheros en un formato que sólo se lee, aparentemente, con Outlook o con programas que la gente ha hecho por ahí, y por lo general funcionan fatal. Sí, puedes entrar en Outlook y exportar, pero eso tampoco suele funcionar de manera aceptable. Los mensajes de correo electrónico son textos y ficheros adjuntos, y las carpetas son… carpetas. Esto debería estar completamente resuelto desde los comienzos de Internet. De hecho, lo está.

No me cabe en la cabeza que sigamos así. La mayoría de las aplicaciones de hoy, tanto en línea como de escritorio, no aceptan una cosa:

Mis datos son míos.

Resulta inaudito, si yo compro un destornillador, que las cosas que atornillo con él pasen a ser casi propiedad del fabricante. Que Bosch se quede con mis cuadros porque los he colgado con un taladro suyo.

Por eso me parece impresentable Facebook. Y por eso no me convence Google, por más que las aplicaciones puedan ser molonas. Que lo son, pero no tanto.

Sí, puedes descargarte algunos de esos datos, según el caso. Pero en muchos casos no es con un enlace de descarga, bien visible, al lado de tus datos, sino recurriendo a aplicaciones de terceros, a trampas, a rodeos.

Pero la exportación ni siquiera es lo peor. Lo peor es lo que pasa con los contenidos. Y pasa algo muy, muy, muy serio.

No me gusta que Google sea dueño de mis correos (Gmail), de mis documentos (Google Docs), de lo que leo en blogs (Google Reader), de lo que escribo (Blogger), de mis citas y planes (Google Calendar), de los vídeos que veo o comparto (Youtube), de mis fotos (Picasa), de los sitios y momentos en los que estoy (Google Earth, Google Maps), de lo que busco y visito en Internet (¡Google!).

¿Lo habías pensado? Lo que se puede saber sobre ti cruzando todos esos datos es verdaderamente escalofriante. Creo que uno de los signos que van a distinguir nuestros tiempos en la Historia es la renuncia a la intimidad, la tranquilidad con la que los ciudadanos dejaron todos sus datos, toda su vida, en manos de empresas que los podían utilizar sin ninguna cortapisa ni escrúpulo. Ojalá no nos tengamos que arrepentir.

Al principio, la adquisición de Blogger por Google, por ejemplo, no se notaba demasiado. Pero poco a poco, van cambiando cosas, te van empujando, tienes que usar el usuario de GMail y no el autónomo que tenías. Lo mismo en Youtube; llega un momento en el que tienes que usar una cuenta de Google, sí o sí. Luego, llegan y lo que era guticr.blogspot.com, ahora es guticr.blogspot.com.es, porque les ha dado la gana. No me han preguntado nada, lo han cambiado porque han querido. Da igual si yo quiero que me sitúen en España o no. Lo han hecho, y ya está.

Y como cliente son cosas que no puedo consentir, aunque parece que aquí soy el único raro.

Hace un tiempo, quise recordar el título de un libro que había leído hacía muy poco. Pregunté en la biblioteca pública si podía ver mi historial de libros tomados en préstamo, haciendo una petición o lo que fuese. La respuesta fue: no. No porque no queramos dártelo, sino porque esos registros NO EXISTEN. No sabemos qué has leído. Sólo tenemos los registros de los libros que aún no has devuelto, y cuando los devuelvas se borrarán. Tenemos datos de cuánto tardas en devolver cada pedido, a efectos estadísticos, pero no de qué libros eran. Compárese ese respeto a los derechos del cliente (y eso que hablamos de un Estado) con el de las empresas estadounidenses de Internet.

Lo que estamos haciendo con Google es algo sin precedentes. Es algo tan demencial, tan inconsciente, tan servil, tan ovejo, que empiezo a pensar que estamos zombificados. Hace años, el movimiento del software libre tenía alguna fuerza, era un contrapeso a Microsoft. Hoy, todo el mundo abraza Apple de manera completamente entregada. Y Apple es una empresa pésima: fabrica productos completamente cerrados, propietarios, caros. Casi tienes que estar agradecido por comprar Apple.

Esto no puede seguir así.

Anuncios

8 comentarios to “Por qué no me gusta Google”

  1. Kalvy Says:

    Supongo que conocerás estas alternativas a algunos servicios de Google, pero por si acaso, aquí van:-WordPress para alojar el blog.-OpenStreetMap para consultar (¡y editar!) mapas.-DuckDuckGo como motor de búsqueda.Las cosas como son, OpenStreetMap tiene menos funcionalidades que Google Maps, ya que no hay, que yo sepa, vista por satélite ni vista a pie de calle. Pero a cambio los mapas en sí son CC-BY-SA (la idea es cambiar a otra licencia específica para bases de datos, pero según parece con las mismas propiedades que la actual) y pueden ser mejorados por los propios usuarios como si de un wiki se tratase (hay incluso aplicaciones de escritorio para hacerlo más cómodo, como Meerkartor). Y además la interfaz de OpenStreetMap está traducida al asturiano ;)Por su parte, actualmente DuckDuckGo también es más flojo que la búsqueda de Google. Pero a cambio ofrece mayor privacidad, y una API con la que desarrollar plugins que pueden acabar añadidos en el propio buscador.Finalmente, una curiosidad. ¿A qué te refieres con esto?:Hace años, el movimiento del software libre tenía alguna fuerza, era un contrapeso a Microsoft. Hoy, todo el mundo abraza Apple de manera completamente entregada.Me refiero, que Apple es como una secta ya lo sé. Pero la referencia al software libre es lo que no acabo de ver cómo encaja. Y si te refieres a que hay defensores del software libre que lucen orgullosos productos Apple, eso no es de ahora; es algo que, misteriosamente para mí, lleva ya ocurriendo muchos años 😛

  2. Guti Says:

    Pues de hecho la próxima entrada que escriba es la 1.000, y mi plan es que sea la última en Blogger y cambiarme a WordPress :-)Muchas gracias por el comentario, porque no conocía ni los mapas ni DuckDuckGo. Muuuuy interesante.Tienes razón con lo de Apple y el software libre, es un contrasentido y no había caído en que no es nuevo. Pero es que me da la impresión de que últimamente el movimiento del software libre tiene menos influencia que antes. Es decir, el software lo hay, quizás más que nunca, pero es como si la mentalidad que debería acompañar a ese software hubiera cedido muuuucho terreno, o fuera menos visible que antes. Los "nuevos clientes", las nuevas generaciones, renuncian a la privacidad o a la capacidad de elegir, pero es que sin planteárselo siquiera. No le dan la menor importancia. Ojalá sólo sea una impresión mía.

  3. Kalvy Says:

    Hace unos días te respondí en el artículo de Blogger, pero ahora no hay rastro de él. Por si acaso no lo leíste te comento de nuevo, y así aprovecho para estrenarme en los comentarios de tu flamante blog de WordPress 🙂

    Muchas gracias por el comentario, porque no conocía ni los mapas ni DuckDuckGo. Muuuuy interesante.

    Me alegro de que te sirviesen 🙂 Añado algunos servicios más que el otro día se me pasaron. No creo que te sean tan útiles como los de la otra vez, pero por si acaso:

    identi.ca: servicio de microblogueo.
    Jabber.org: servidor para mensajería instantánea.
    ownCloud: sistema de almacenamiento de datos (vamos, Dropbox, Google Document…).

    Sobre identi.ca sólo sé que es la alternativa libre a Twitter, pero no te puedo decir mucho más porque el microblogueo no me llama nada (y creo recordar que a ti tampoco 😉 ).

    En cuanto a Jabber.org es el servidor original del protocolo de mensajería instantánea Jabber, ahora llamado XMPP (y usado, entre otros, por el chat de Gmail). La política de privacidad del servidor es muy buena, pero tiene el inconveniente de que necesitas que tus interlocutores usen también dicho servidor para que sirva de algo. Es decir, desde una cuenta en Jabber.org puedes hablar con alguien con cuenta en Gmail, pero no tienes manera de evitar que Gmail almacene las conversaciones.

    Haber hay clientes XMPP (por ejemplo, Psi) que permiten cifrar los mensajes al recibirlos y enviarlos, de manera que si se almacenan en algún servidor por el camino no sean legibles. Pero me parece que es más fácil convencer a alguien para que se cambie de servidor que para que use toda la infrastructura que necesita el tema del cifrado 😉

    En cuanto a ownCloud no lo utilicé todavía (por eso se me pasó mencionarlo en el primer comentario), pero por lo que sé es un sistema de software libre para almacenar, sincronizar y compartir datos (archivos, calendarios, tareas…). ¿Y dónde están los datos en cuestión? Pues bien en tu propio ordenador, bien en un proveedor de servicios que soporte ownCloud (que, dada la naturaleza del proyecto, es de suponer que tengan políticas de privacidad aceptables).

    Pero es que me da la impresión de que últimamente el movimiento del software libre tiene menos influencia que antes. Es decir, el software lo hay, quizás más que nunca, pero es como si la mentalidad que debería acompañar a ese software hubiera cedido muuuucho terreno, o fuera menos visible que antes. Los “nuevos clientes”, las nuevas generaciones, renuncian a la privacidad o a la capacidad de elegir, pero es que sin planteárselo siquiera. No le dan la menor importancia. Ojalá sólo sea una impresión mía.

    En mi opinión (totalmente subjetiva y sin datos que la apoyen) el problema es que ahora hay más gente que usa software libre, pero no porque sea libre, sino porque se puede conseguir gratis. Pero es gente a la que les da lo mismo que sea libre ahora como se lo habría dado hace diez años. Vamos, yo creo que la gente a la que podría “seducir” el concepto de software libre ya lo estaba usando (o lo usará cuando lo descubran), pero además ahora también lo usan los que les conviene sin importarles el concepto en sí.

    Es similar al problema de la Wikipedia (de nuevo, subjetivo y sin datos): la mayoría de la gente la conoce, mucha gente la consulta, pero… ¿gente que haya editado artículos o donado dinero? Me temo que serán muchísimos menos…

    En ambos casos no lo veo como una pérdida de influencia; el concepto funciona, y cada día nuevas personas lo “abrazan”. Yo creo que lo que pasa es que los productos de ese modelo ahora llegan a mucha más gente, y desgraciadamente a la mayoría de la gente, como tú bien dices, todos estos temas les importan un pimiento. ¿Y por qué? Pues eso quisiera saber yo. No sé si es conformismo, apatía, egoísmo o qué. Sólo espero que sea una cuestión cultural o educacional reversible, y no que los seres humanos seamos así por naturaleza…

    P.D.: espero haber puesto bien el marcado y demás, porque aparentemente en WordPress, aunque me parece rarísimo, no hay vista previa para los comentarios :S

  4. guticr Says:

    ¡Qué raro! ¡Yo este comentario lo había leído! Igual armé alguna… De hecho, tenía activada la moderación aquí y no lo sabía…

    De nuevo te agradezco mucho los apuntes que das, porque si uno se pone a buscar cosas así en plan Google, le puede salir de todo…

    Ah, y tengo que ver eso de la vista previa. Soy novato, a ver si es que tengo que configurar yo algo…

  5. Carlos Says:

    Pues, yo opino igual. Google me tiene podrido con esa manía de abarcarlo todo, incluyendo ese tremendo FAIL de Google+ que trató de clonar Facebook.

    Entre mis conocidos, es difícil decir que no uso Gmail y prefiero Yahoo! Mail o incluso Hotmail. ¿Qué servicio de correo ocupas Guti?

    Y quiero comentar algo más: hace un par de años adquirí un MacBook. Resultado: terminé ocupándolo con Ubuntu porque me desesperaron todas las limitaciones e invitaciones a pasar por caja cada vez que quería hacer alguna modificación. Es horrible.

  6. guticr Says:

    Pues yo uso GMail ahora mismo, pero el siguiente movimiento después de dejar Blogger es dejar GMail 🙂 He alquilado un hosting, y espero usar el correo que me dan ahí, aunque todavía no he tenido tiempo de probarlo ni nada…

    Prefiero pagar, y ser el cliente, que usar el correo gratis, pero ser un producto que venden a un cliente 🙂 Esa es la razón por la que quiero desvincularme lo más posible de Google (y también la razón por la que he decidido no volver a comprar un periódico: los lectores no son clientes, son un producto que los periódicos venden a sus anunciantes, que son los verdaderos clientes).

  7. guticr Says:

    Por cierto, si alguien conoce alguna buena manera de sustituir a Google Calendar, soy todo oídos. He probado alguna opción, y se acerca pero no del todo. Y sobre todo tengo el problema de que mi teléfono es Android y su agenda sincroniza el calendario muy cómodamente con la web, y eso sí que me interesa…

    Como dije, tengo hosting, así que puedo instalar cualquier sustituto de Google Calendar, suponiendo que lo haya.

  8. Dejando Google atrás: OwnCloud « Diariu de Guti Says:

    […] poco, comenté por qué no me gusta Google. Y en los comentarios al artículo recibí opiniones y datos muy, muy […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: