Rosa Regás

Por las pocas columnas de Rosa Regás que he leído en El Mundo, en la sección Ellas, he llegado a la conclusión de que Rosa es una de las personas más sexistas que conozco.

Pero no pretendo hablar aquí de su actitud, de una beligerancia permanente que ella cree justificada. Ni de sus pobres argumentos, que se basan en que todo lo que les pasa a las mujeres es precisamente por ser mujeres y porque, en todos y cada uno de los casos, a alguien le molesta que sean mujeres.

Las columnas de Rosa Regás que he leído en Ellas son, en general, sesgadas, injustas y muy, muy flojas. Pero como digo, aunque me apene esa mediocridad intelectual, no llega a molestarme.

Lo que me molesta es que están muy mal escritas. Que se explica fatal. Por favor, ¡que en ellas casi siempre hay faltas de ortografía!

Regás es licenciada en Filosofía. Trabajó en una editorial. Fundó revistas. Fue traductora. Ganó el Premio Nadal y el Planeta. Fue directora de la Biblioteca Nacional.

Alguien así no puede, no puede, enviar a un periódico una columna que empieza así:

Tal vez es por la brutal crisis que nos amenaza todo el tiempo, tal vez porque vamos madurando y estamos aprendiendo a protestar y a exigir lo que es justo que nos den, el caso es que cada día hay más gente consciente de sus derechos y de las obligaciones de los políticos que si nosotros parecíamos haber olvidado, es más que evidente que ellos lo están haciendo desde hace lustros.

Ya no es que no se entienda lo que quiere decir (que no se entiende); es que está mal puntuado (¿no será, quizás, “que, si nosotros parecíamos haber olvidado, es”…?)

Una persona de esa trayectoria no puede, no puede, permitirse empezar otro párrafo así:

 El argumento que esgrimen a continuación es contundente y a mi modo de ver pone de manifiesto que muchos de los hombres que toman decisiones en la vida pública es o se manifiesta convencido de que la mujer es inferior al hombre en el trabajo.

Si lo que dice Regás son sandeces, o no lo son, en algún caso puede estar sujeto a opinión. Pero una frase en la que el sujeto no concuerda en número con el verbo no está sujeta a opinión.

Una ganadora de premios literarios dotados con millones de pesetas, o miles de euros, no puede continuar así:

No lo dicen, es cierto porque es políticamente incorrecto,

¿Es cierto debido a que es políticamente incorrecto? ¿O quiso decir “No lo dicen, es cierto, porque es políticamente incorrecto”?

Alguien que ha fundado revistas no puede escribir esto y consentir que se publique:

que demuestran hasta que punto les importa poco

“Hasta que punto”. Hay que joderse, Rosa. Lo de menos, a estas alturas, es que escribas esto:

aunque sí parecen olvidarlo los conseller de Cultura de la Generalitat de Cataluña

Ahí ya no concuerdan ni el artículo, “los”, y el sustantivo, “conseller”.

Las cosas que dices (sí, vamos a dejarnos de rodeos porque creo que está fuera de toda discusión) son una sarta de acusaciones y chorradas sin fundamento, pero lo peor es que encima las digas con una redacción que no pasaría ni en un examen de selectividad. Hasta para robar un banco hay que tener un mínimo de estilo y guardar las formas.

 

Anuncios

Una respuesta to “Rosa Regás”

  1. Rosa Regás, sorprendente | Diariu de Guti Says:

    […] tiempo que dejé de leer a Rosa Regás, y ya expliqué repetidamente por qué: porque escribe muy mal y porque no razona, ciega de fervor […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: