El esperpento olímpico

Ya dije alguna que otra vez que reniego de los juegos olímpicos. Que esta monstruosidad de dimensiones intercontinentales, este inmenso mercado de carne, entradas y derechos televisivos, me repugna. Salvo por las personas, algunas de las personas, que participan en él; especialmente, los atletas de esos deportes que no mira nadie. Ya no compro las historias del olimpismo, de la fraternidad y de la deportividad; sí las que me venden la mayoría de los atletas (porque a la mayoría de los atletas nadie les hace caso), pero no las que me venden los directivos, los organizadores, los patrocinadores, los políticos.

Respecto al abanderado de España para Londres 2012, parece (dicen ahora, porque yo no me había enterado) que hay una norma, que establece que el abanderado es el deportista con mejor palmarés olímpico. Lo primero que hicieron fue saltárselo, y en vez de designar a Iker Martínez y Xabi Fernández, a quienes correspondía, designaron a Rafa Nadal como abanderado. ¿Por qué? Supongo que porque es famoso, o porque el tenis es más famoso que la vela. Toda una demostración de igualdad, de juego limpio, de ideales olímpicos y deportivos. Llegas el primero, pero le dan la medalla a otro más guapo.

Ahora Nadal no puede ir a los juegos por lesión, y entonces parece que ofrecen ese papel de abanderados a Martínez y Fernández, y estos han dicho que no. ¿Por qué? Porque hacer de abanderados les haría perderse un día de preparación, que necesitan.

Todo se llena de comentarios sobre la vergonzosa falta de patriotismo de estos deportistas, que han cometido el error de ser vascos.  Yo no sé si declinan por una cosa o por otra. Por una parte, que están preparándose intensivamente es verdad, y se sabe desde hace mucho, por lo menos desde mayo:

Nuestra preparación de cara a Londres 2012 va justa

Y ahora más todavía. Es verdad que el calendario es el que es, es verdad que la competición de vela no se desarrolla precisamente en Londres, y que si estos atletas no iban a ir a la ceremonia… vamos, que si lo que dicen es mentira tienen una excusa perfecta. Pero es que no la necesitarían: si dijeran “nos haría mucha ilusión llevar la bandera, pero si no valíamos antes, tampoco valemos ahora”, tendrían toda la razón del mundo. No sé qué se les puede criticar.

Hay que elegir a otro. Pero resulta que se están pensando romper la norma una segunda vez; hablan de que el abanderado sea Pau Gasol, y no un tal Craviotto, que lo único que ha hecho ha sido tirar un poquitín por una piragua y ganar un oro en Pekín. Palmarés insuficiente, claro está.

Para aderezarlo todo, se leen cosas como esta:

La pésima relación entre Alejandro Blanco, presidente del COE, y José Luis Sáez, presidente del baloncesto, nunca ha favorecido la candidatura de Pau Gasol.

No sé si es cosa del periodista o de los mencionados, pero en todo caso olimpismo puro, oiga. Pero espérate, que la cosa sigue así:

Si perdiese en beneficio de Craviotto, sería premiado un atleta que se ha posicionado claramente en contra de la indumentaria que tendría que vestir durante la inauguración…

¿De verdad puede tener eso algo que ver en que te elijan abanderado o no? Agárrate…

Bueno, no todo tiene que ser negativo. Yo tengo la solución perfecta. El abanderado debe ser Iker Casillas, y no un desconocido jugador de un desconocido deporte llamado baloncesto.

¿Que Casillas no va a los juegos? Bueno, ¿y qué? ¿Es tan descabellado lo que yo propongo, dado lo que están haciendo los expertos en la materia?

Anuncios

2 comentarios to “El esperpento olímpico”

  1. R Says:

    Estoy de acuerdo en el esperpento que son las olimpiadas hoy por hoy, y de la manipulación que supone el haberlas equiparado a las de la antigua Grecia, así como otro cúmulo de despropósitos que, seguro, darían para varias entradas de blog.
    Por otro lado, no conocía el tema del abanderado, pero bueno, si ya fue el Príncipe (Barcelona 92), cuyo palmarés olímpico brillaba por su ausencia no puede negarse que la trayectoria de decisiones arbitrarias viene de atrás.
    De todas formas, la crisis económica actual está haciendo que mucha gente se desengañe en lo que se refiere al deporte de élite, con descensos y ascensos por motivos económicos que desvirtúan totalmente desde el punto de vista deportivo la competición.

  2. R Says:

    Añado un detalle:
    Lo de la trayectoria de decisiones arbitrarias, no justifica la actual, simplemente hace que no sea una sorpresa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: