Archive for 28 septiembre 2012

Como si fuera tan sencillo

28 28UTC septiembre 28UTC 2012

Hace unos días, a Anna Tarrés, la seleccionadora de natación sincronizada durante 15 años,  le notificaron que no iban a renovarle el contrato. Se armó un revuelo tremendo, porque la selección ha venido cosechando recientemente muchos éxitos en las competiciones. Y entonces una serie de ex-nadadoras de natación sincronizada publicaron una carta en la que denunciaban que Anna Tarrés había venido siendo una dictadora, manipuladora, que utilizaba el desgaste psicológico para tener a todo el mundo dominado, que había despreciado e insultado a las nadadoras.

Entonces algunas nadadoras defienden a Anna Tarrés diciendo que muchas de las firmantes ni siquiera han entrenado con ella (¿? La carta parece que la editó en su Word Cristina Violán, doble campeona de Europa y subcampeona del mundo, y las firmantes afirman haber sido nadadoras de la Selección). Por otro lado, Anna Tarrés comparece al fin (aunque en el telediario no la sacan hablando) y dice que demandará por esa carta… al presidente de la Federación, Fernando Carpena, aunque este no firma la carta.

A partir de ahí, resulta que el debate se centra en si el deporte de alta competición es duro o no, y si todo el mundo vale o no. Leo, asombrado, a un periodista que narra cómo Pablo del Río, psicólogo del Centro de Alto Rendimiento de la Residencia Blume, o Pep Font, del CAR de Sant Cugat, se salen por peteneras (supuestamente, porque a quien leo es al periodista, no a ellos) hablando del carácter del entrenador, de que todo eso que se cuenta en la carta es normal, de que si el límite es subjetivo, que no está escrito en ningún sitio, que lo que se dice no es personal, que algunos fracasan en el intento (no sé yo si Paola Tirados entra en la categoría de deportista fracasada) y otras pamemas. Como si en la carta las nadadoras se quejasen de que Anna Tarrés exige mucho o es dura en los entrenamientos o que las medallas están difíciles.

Hay quien llega a la conclusión, sencillamente, de que Anna Tarrés es una déspota y una carnicera.

Hay quien llega a la conclusión de que las que firman la carta, sencillamente, son aspirantes despechadas y fracasadas que no aguantaron la presión de los entrenamientos.

Hay quien se acoge a un argumento tan sencillo como que las firmantes no la denunciaron antes.

Hay quien llega a la conclusión (Anna Tarrés, en este caso) de que Fernando Carpena es, sencillamente, un malvado directivo manipulador que engaña a unas niñas desquiciadas y anoréxicas para que firmen una carta.

Y yo no creo que sea tan sencillo.

Lo que yo supongo es que Anna Tarrés algo sí que puede tener de manipuladora, o de maleducada. Alguna vez, en algunos casos, con alguna gente. Y de todas las nadadoras que dicen que ya habían denunciado esto antes muchas veces, supongo que como mínimo algunas dicen la verdad. Sería fácil de comprobar si hubiera periodistas que buscaran esas cartas. Con otra gente quizás hizo buenas migas. Seguro que hasta tiene amigos y todo.

Supongo que en ese grupo de nadadoras que están en su contra habrá alguna niñata desquiciada, y habrá alguna excelente nadadora a la que Tarrés estropeó la carrera. Habrá de todo. Hay gente a la que un mal entrenador amarga la vida, y hay gente que le amarga la vida hasta al mejor entrenador.

Supongo que Carpena se las tiene tiesas con Tarrés, vete a saber por cuántos o cuáles motivos, y que hasta llegar a la decisión de no renovarla habrá un montón de problemas previos, de discusiones, o de maniobras. O no. No sé cómo es la Federación Española de Natación, pero supongo que Tarrés no se mantuvo 15 años ahí sin ningún lío de despachos, y quizás otras veces ganó la partida y esta no.

Total, que no creo que todo sea tan sencillo, y que se pueda poner una etiqueta a cada uno. Supongo que todos tienen sus motivos, y su parte de razón.

Yo tengo algunas cosas claras:

Que a la denuncia a Carpena no le veo mucho futuro, porque no entiendo de qué va ni en qué se basa.

Que el debate sobre si entrenar es más o menos duro es salirse por la tangente.

Y que de todos modos… el deporte de alta competición, y en particular el del estilo de la gimnasia / natación sincronizada / patinaje, me parece una forma asquerosa de crecer para una persona, y que si ponemos una entrenadora cuyo puesto depende de las medallas, cuyo trabajo es ganar medallas, y cuyo instrumento para ello son chicas de dieciséis años que utiliza como un ganado… tenemos algo que no puede salir bien, incluso aunque salga bien.

Anuncios

La reina del liberalismo

20 20UTC septiembre 20UTC 2012

La reina del liberalismo es, sin duda, Esperanza Aguirre. Una experta, extremadamente hábil, en ciertas tareas de la política. Su partido puede acusar, sin acusar, al ganador de las elecciones de haber asesinado a 192 personas, sin necesidad de demostrarlo jamás; sin embargo, de ninguna manera podrás probar nada que la relacione a ella con soborno a diputados de la oposición, o espionaje a compañeros de partido. Se mantiene perfectamente al margen de todo eso. Alguna vez los micrófonos abiertos la han hecho quedar como un pelín maleducada, eso es todo. Lo de Telemadrid no es problema, porque en este país ya puede ir desnudo el rey (y me refiero a los hermanos Grimm, no a Juan Carlos), que el que no quiera ver lo que ocurre no lo verá.

Esta mujer arremete un día y otro contra los recursos públicos, contra los funcionarios, contra los maestros, contra la sanidad, incluso contra los diputados mismos. Rescató el uso de la palabra “mamandurria“, que volvió a poner de moda. Sabe qué anzuelos muerde el populacho (nosotros) con facilidad, y la envidia es un arma poderosa y no entiende de lógicas; bien usada, es una fuente de energía inagotable.

La reina del liberalismo se va, vaya usted a saber por qué. ¿Adónde?

Sorpresas te da la vida: la reina del liberalismo… es funcionaria.

Funcionaria, sí.

Y ha vuelto a su puesto y a su sueldo, esos que le guardó papá Estado mientras ella trataba de vagos a todos los maestros.

Casi sin haber presentado aún la dimisión, ya tiene trabajo, en una cosa que se llama Turespaña. Un puesto que le ha dado un compañero de partido, ministro. Como a cualquier funcionario, vaya.

¿Tendrá esto la consideración de chiringuito, de mamandurria, o por el contrario es un reducto de esforzados trabajadores? ¿Se cerrará este organismo, se fusionará? ¿Es su plaza un vergonzoso nombramiento a dedo, es endogamia? ¿O no?

Cualquiera se aclara.

Es lo que tiene el liberalismo: la parte ancha del embudo siempre es pa mí. Esa es la única regla moral que se puede extraer.

La nueva TVE (II)

20 20UTC septiembre 20UTC 2012

La nueva TVE ya no es un chiringuito sectario al servicio de los progretarras, no. Ahora capta en directo el pálpito de la actualidad.

En un parlamento, sería poco operativo intentar discutir todos los asuntos en el pleno (la reunión de todos los diputados). Por eso existen las comisiones: grupos más pequeños de diputados que tratan ciertos asuntos. Allí discuten y aprueban cosas, y cuando se llevan al pleno ya están avanzadas (o terminadas).

Una comisión puede pedir que venga alguien de fuera del parlamento a explicar cosas. Es lo que se llama una comparecencia. Las comparecencias suelen ser exposiciones largas, seguidas de diálogos no siempre demasiado prácticos. A veces son sesiones muy técnicas y áridas.

La ciudadanía no se muere precisamente por saber con detalle lo que pasa en los parlamentos. Además, tiene a su disposición la emisión en directo por Internet, que prácticamente todos los parlamentos producen, y si no, los llamados diarios de sesiones: transcripciones, palabra por palabra, de lo que se dice en sede parlamentaria.

A la vista de todo eso, los debates parlamentarios (y no digamos las comparecencias) son algo que no se suele comer crudo, y es comprensible que las televisiones no emitan grandes fragmentos. Emiten con desgana el debate sobre el estado de la nación, y trocitos seleccionados de otras sesiones. Y poco más (y a veces ya se le hace demasiado al espectador, la verdad).

Sin embargo, durante todo este verano he podido ver que todos los días, en TVE, los informativos estaban muy, muy, muy pendientes de una comisión de investigación del parlamento autonómico andaluz sobre el caso ese de los ERE fraudulentos. No es sólo que tuvieran periodistas a la entrada antes de empezar; es que conectaban en directo, toooodos los días, con las sesiones de la comisión. Y mantenían la conexión durante un buen rato. Estuviese quien estuviese, hablase de lo que hablase.

“Pinchar” una comparecencia de una comisión en directo, al azar, durante un rato, es de lo menos televisivo e interesante que uno pueda imaginarse. Pero allí estaban, varios minutos (no unos segunditos ilustrativos, no; varios minutos) de comparecencia de quien fuese, en cualquier momento de su intervención (aunque estuviese cantando números sin más), algo que es prácticamente imposible que cualquier espectador pudiera entender o aprovechar de alguna forma.

Otra cosa llamativa ocurrió el sábado pasado, si mal no recuerdo. En el telediario de la 1, y en el canal 24 horas simultáneamente, una importante noticia del día era… ¡los cursos de verano del Partido Popular en Gandía!

La aparición de esos cursos en el centro de la información nacional de la televisión pública ya es algo insólito. Pero ni siquiera es lo más llamativo.

Lo más llamativo es que conectaron en directo con esos cursos. Y el que intervenía era Cristóbal Montoro. No es que dijera algo relevante: era una conexión en directo, para que dijera lo que quisiera decir, relevante o no.

Y lo dijo; dijo muchas cosas. Lo dijo porque cuando yo puse la tele ya me encontré eso en la 1; y aunque después de un rato de perplejidad empecé a cambiar de canal, seguí volviendo periódicamente a ver si había telediario o no, y cuando finalmente dejé la tele y me fui a otras cosas, Montoro seguía hablando. En riguroso directo, de manera ininterrumpida. No sé cuándo había empezado, y no sé cuándo acabó; pero yo fui testigo de al menos 15 minutos seguidos.

Los cursos de verano del PP en Gandía tuvieron un tratamiento informativo parecido a una comparecencia pública de un presidente de gobierno haciendo declaraciones sobre un hecho histórico, por así decir.

Y no sé qué más decir. Todavía sigo perplejo. Y sobre todo sigo perplejo ante mis compatriotas. Nunca dejan de sorprenderme.

La nueva TVE

17 17UTC septiembre 17UTC 2012

La cosa no para ahí. No sólo echan a un montón de buenos periodistas, razonablemente neutrales.

Ya tenemos, por supuesto, corridas de toros en TVE, y volvemos a tener Tendido Cero. Era importantísimo, pa que quede claro qué es España.

Pero además de las purgas y la caspa, traemos lo mejorcito: Bertín Osborne ya tiene, nuevamente, su sitio en la tele. Es la persona indicada para un programa… de temática social. Porque por lo visto hacía más o menos lo mismo en… Intereconomía.

Intereconomía es una cadena histriónica. Una cadena que parece salida de una ficción, como el extraterrestre de American Dad. Sería una excelente caricatura, grotesca, deformada, exagerada… Sería una risa, si no fuera porque hay mucha gente que se la toma en serio. Y eso es un verdadero drama. Algo parecido pasa con La Razón, que muchos creen que es un periódico.

Tan en serio se toman algunos estas cosas, que en Los desayunos de TVE había, hasta ahora, una “periodista” de La Razón. Pero hay quien se lo toma más en serio aún. No sólo sobraba Ana Pastor; había que formar un equipo serio de periodistas en ese programa.

Ahora está Casimiro García Abadillo, de El Mundo (medio sólo un pelín más aburrido que La Razón), un tipo que lleva años y años escribiendo sandeces sobre el 11-M.

Ahora están dos tipos de La Vanguardia, supongo que para disimular. Porque han añadido a no uno, sino dos “periodistas” de La Razón, y… otro de la COPE.

Ah, pero no sólo eso; también hay una supermujer, una que lo tiene todo junto, un verdadero carrerón, un currículum impresionante, de esos que hacen decir a tanta gente que los ministros de ahora están preparadísimos. Edurne Uriarte. Agárrate: es columnista en ABC, y es contertulia en Intereconomía y en la COPE, las dos cosas.

Y además, para que no quede duda, está… ¡casada con el ministro de educación!

Ah, qué lejos quedan los tiempos en que cualquier fugaz fallo de montaje en el sumario de un telediario era algo tremendo, intolerable. Por cosas como esa, en 2007 el PP decía cosas como que había una «manipulación absolutamente descarada» de los informativos de TVE, y que el PSOE pretendía «secuestrar la democracia» de los medios de comunicación públicos.

Zabala de la Serna y los toros en TVE

11 11UTC septiembre 11UTC 2012

Somos un tanto ligeros a la hora de juzgar a la gente. Enseguida catalogamos a nuestros semejantes como malos o como imbéciles. Y yo me he hecho el propósito de frenarme, enfriarme y pensarlo un poco, aunque me cueste, que me cuesta.

Sé que mucha gente inteligente puede sostener posiciones aparentemente absurdas, y lo veo constantemente: en relación con el tabaco, en relación con el fútbol, en asuntos religiosos, en política, en tauromaquia. Hay cosas que nos inculcan de niños, cuando estamos indefensos ante los argumentos. Y a muchas de esas cosas nos abrazamos y no queremos soltarlas. Así que buscamos razonamientos (ejem) que nos lleven donde queremos. En el caso del tabaco, no es algo que venga de la niñez, sino de la química. Pero viene a ser parecido: no viene de la lógica o la reflexión.

Si uno ha crecido viendo toros en la tele, se acostumbra a ello. Lo sé porque yo crecí viendo toros en la tele y de niño me parecía normal. Una vez acostumbrado, es difícil ver lo que uno tiene delante: que le están clavando cosas a un animal vivo por diversión.

Esto lo saben muy bien los adultos que aman el toreo, o viven de él. Y por eso quieren, a toda costa, que se exponga a los niños a los toros. Quieren visibilidad, normalidad, cotidianidad, quieren que se identifique este país con los toros. Si no lo consiguen, si tienen que depender del libre raciocinio, saben que lo tienen perdido. Porque nada puede cambiar el hecho de que están clavándole cosas a un animal vivo por diversión. Pero no quieren renunciar a ello.

Cuando Zabala de la Serna habla de toros, que son su medio de vida, es comprensible que hable como lo hace, y sólo porque defienda la “fiesta” no tengo que pensar que es un imbécil redomado. Todo lo contrario: seguro que es una gran persona, quizás un padre amante de sus hijos, excelente compañero de trabajo, culto, inteligente.

Ahora bien: cuando leo sus argumentos frente a López de Uralde, que no estaba de acuerdo con que, incumpliendo las normas, se emitan corridas de toros en la televisión pública y en horario infantil, casi me veo forzado a cambiar de opinión ante la evidencia. Cito sólo un párrafo como ejemplo:

Siento que el nacionalsocialismo se adelantase a todos los movimientos verdes con su política: la ley de protección de animales (la Reichs-Tierschutzgesetz de 1933), la ley de caza (Reichs-Jagdgesetz de 1934) y la ley de protección de la naturaleza (Reichs-Naturschutzgesetz de 1935). Es una putada histórica, así, sin comerlo ni beberlo, que no se debe mezclar con el genocidio del III Reich, ni lo pretendía.

Este texto, como argumento, es varias cosas. Es malintencionado. Es risible. Es inconsistente. Es insultante. Es, en definitiva, un texto imbécil. Es el argumento de un profundo imbécil que no merece consideración, porque no sólo es que intente patéticamente enmierdar a su adversario y a todos los ecologistas en general, sino que directamente no tiene ni remota idea de la lógica más elemental, además de que está meando contra el viento, y más tratándose de tauromaquia, una actividad que bastante tiene con intentar desligar su imagen de la de sus más excelsos promotores, que no estaban en länder remotos ni en berlines lejanos.

Así que sigo intentando que Zabala de la Serna no me pareca un perfecto imbécil indigno de consideración alguna. Sigo intentando verlo como una gran persona, ciudadano ejemplar, inteligente, culto, enamorado de un arte.

Pero reconozco que ya me empieza a costar.

42

9 09UTC septiembre 09UTC 2012

Las medallas que ganó España en los paralímpicos de Londres, que terminan hoy.

El número de James Worthy, un ídolo de juventud.

La respuesta, según Douglas Adams.

Y yo sólo tengo preguntas.

Desmontando a Ruiz de Elvira

7 07UTC septiembre 07UTC 2012

Cuando escribo un “desmontando”, nun ye un ataque. Ye cenciellamente una crítica. Que ye honesta, y pueo facéila incluso a daquién que almiro.

Antonio Ruiz de Elvira ye un físicu (y eso pa mí ya-y da puntos) al que muncha xente critica porque ye ún de los que preconicen que hai un cambéu climáticu. Eso solo ya val pa que muncha xente lu ponga a caldo. Esos que lu ponen a caldo nun siempres tienen argumentos; hai xente que nun quier ver les coses anque les tenga delantre les ñaples. Que’l CO2 ye un gas mui potente de efeutu invernaéru ye una verdá científica, y que los humanos tamos xenerando montones de CO2 tamién ye dalgo medible, y debería ser bastante pa plantegase seriamente reducir eses emisiones, tanto si el calentamientu global ye agora grande o pequeñu. Pero equí nun me interesa el so activismu nin les sos teoríes.

Lo que yo quiero “desmontar” ye’l Ruiz de Elvira columnista o divulgaor. Ruiz de Elvira escribe’n El Mundo. Fala de temas interesantes, y fizo dalguna serie de “por qué funcionen les coses”, y tal. Val. Pero el casu ye que…

El casu ye, en primer lugar, que nun me paz un buen divulgaor, pola sencilla razón de que nun se desplica bien. Cuandu lleí columnes d’él, aparte de nun entender ná que nun entendiera enantes, topéme con columnes probes, meramente decoratives, ensin desplicar les coses. Desplicar pal que nun sabe ye un trabayu, y francamente pémeque Ruiz de Elvira nun lu fai bien. Si nun algames que’l llector, al final, sepa más que enantes de entamar, ficístelo mal; ficiste “cuarto milenio”, namás. Y eso ye lo que pasa coles sos columnes.

Pa enriba, delles veces asóciase con Mario Viciosa, un periodista que merecía dellos artículos él solu pa desmontalu a base de bien, pero por resumir: nun entiende lo que-y cuenten, pa entamar, y eso que nun entendió, encima lluéu cuéntalo mal. El artículu de “por qué nun pue dir ná más rápido que la lluz” llegóme al alma; ye una sarta de tontáes, y aquel que las llea va quedar como taba. Val pa rellenar, y esi ye’l oficiu de Mario Viciosa: amosase él, y rellenar.

Por si esto fora poco, hai otru problema con Ruiz de Elvira: que redacta permal. Tolos sos artículos son descuidáos, ensin acentos, mal espresáos. Garres cualquiera a bultu, y de xuru que ensin tardar muncho vas atopar erros, torpeza, mala escritura.

Pa ser un bon divulgaor necesites tres cualidáes: saber, saber desplicar, y espresate bien. Pémeque Ruiz de Elvira namás tien (o namás enseña) la primera. Supongo que pue meyorar, pero sinceramente, el trabayu que ta faciendo ye, cenciellamente, malu.

Rosa Regás, again

4 04UTC septiembre 04UTC 2012

Ya expliqué alguna vez por qué no me interesa gran cosa lo que Rosa Regás, una de las personas más sexistas que conozco, tenga que decir. También comenté que escribe muy, muy, muy mal.

Hoy vi una columna suya, cuyo contenido ya me podía imaginar (y por eso no las leo), pero así, por deporte, hice una apuesta conmigo mismo: “a que está mal escrita”. Venga, vamos a verla. Y uno empieza a leer y lo primero es esto.

Hay hombres que al nacer les deben quitar algún adminículo del cerebro que a simple vista no tiene consecuencias ni se nota

Hala, ya podemos dejar de leer. ¿Ves qué fácil? Es apostar sobre seguro.

 

Frases pa recordar

3 03UTC septiembre 03UTC 2012

Últimamente, dempués de ver Prometheus, dame por pensar que delles obres maestres saliéron-yos a los sos autores ensin querer.

Pues equí hai una que ye, de verdá, una obra maestra. Da pa tar analizándola un buen ratu, ye una frase con munches facetes. De cutio equí pongo frases de xente conocía, que diben perdese si non; pero nesti casu ríndome a la evidencia y pongo esta frase d’un famosu, porque ye xenial.

Mariano Rajoy: […] quien me ha impedido cumplir mi programa [electoral] ha sido la realidad.

Por cierto, los periodistas siguen col vezu de entrecomillar frases que nun son lliterales. Na entrevista diz una cosa, y nel titular (entrecomilláu) otra un pocoñín diferente.

Bueno, pues eso. Xenial.

Si tas paráu

3 03UTC septiembre 03UTC 2012

Si tas paráu, hasta noviembre de 2011 yeres una probe persona, una víctima de les circunstancies, un drama pal país. Cantaben el to númberu (¡cuatro millones, cinco millones!) a toes hores, con indignación, con desgarru, con dolor, con llárimes. Hebía que ayudate enseguida.

Si tas paráu güey, ya nun repiten lo de los millones, como si hubierais desaparecío. Güey yes un problema, un vagu, un llastre, daquién que nun quier aceutar trabayos que-y ufierten, un chupón y un aprovecháu, y además, si vives colos tos pás, nun tienes drechu a axuda dala.