Un desmentido

Hay trabajos que son una declaración de principios. Mike Oldfield grabó Tubular Bells en 1973, y el resto de su carrera se puede ver como una espiral alrededor de aquel disco de enorme éxito; bien para recoger aquellas mismas ideas, bien para alejarse de ellas.

Hay trabajos que son un testamento. En 2011, Terry Pratchett apareció en un duro documental, Choosing to die, sobre el suicidio asistido. A buen seguro, Pratchett será recordado por sus libros; pero tanto si Pratchett finalmente hace uso del suicidio asistido como si no, ha dejado como testamento una discusión sobre la forma de afrontar los límites de la vida y la muerte.

Hay trabajos que son una obra maestra. John Coltrane grabó Love Supreme en 1964, y es uno de los discos más influyentes del jazz. Pese a ser música bastante difícil de oír, fue incluso un éxito comercial. Coltrane es recordado por muchas cosas, por muchos discos, pero quizás este sea su mayor acierto.

Hay trabajos que son un legado. La pintura de Vincent van Gogh apenas fue apreciada durante su vida; desde luego, no conoció ni remotamente una influencia o un reconocimiento parecidos a los que obtuvo póstumamente.

Y hay trabajos que son, simplemente, un desmentido.

No vi la entrevista que el otro día le hizo Jesús Hermida al rey de España. No la vi porque sabía que me resultaría extremadamente incómodo. Me resulta muy incómoda la vergüenza ajena. Y sabía que iba a sentirla, por diversas razones, viendo al rey.

Luego he podido ver algunos pequeños fragmentos. No la he visto entera, ni mucho menos; ya digo que no puedo soportarlo. Pero en lo que he visto, lo del rey ha sido una mera constatación, pero lo de Hermida ha sido un poco más sorprendente.

Nunca he sido un gran admirador de Hermida, pero aceptaba que la cosa iba en gustos. Es alguien muy protagonista, muy histriónico, muy pedante, muy pesado. Pero siempre tuve la impresión de que todo eso era una elección suya, y por tanto, a pesar de no gustarme, le reconocía la profesionalidad. Lo respetaba aunque yo en concreto no quisiera verlo.

Lo del otro día fue definitivo. Creíamos que Hermida era un periodista de verdad, que a veces hacía varietés, pero simplemente como una forma de hacer llegar alguna información o despertar el interés de alguien por algo. Sin embargo, lo de la entrevista fue tan terrible, tan decepcionante, tan patético, que acabó convirtiéndose en algo de la mayor relevancia. Esa entrevista es incompatible con el respeto profesional que mencioné arriba.

Esa entrevista no es una obra maestra, ni un legado, ni una declaración de principios, ni un testamento; pero es también un trabajo que se convierte en representativo de una carrera y la marca. En este caso, la desmiente.

Anuncios

2 comentarios to “Un desmentido”

  1. R. Says:

    Con respecto a lo de Mike Oldfield, de hecho, hay una frase “característica” que debe haber incluido prácticamente en cada una de sus obras posteriores

  2. Una confirmación « Diariu de Guti Says:

    […] que hay trabajos que son un desmentido. Nos demuestran cuánto nos […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: