Romper una canción

El sábado, un escritor de canciones me prestó el libro Romper una canción, de Benjamín Prado. Ayer lo terminé. Es un libro que escribió Benjamín Prado sobre cómo se escribieron las letras del disco Vinagre y rosas, de Joaquín Sabina.

Romper una canción, de Benjamín PradoMe ha gustado mucho leerlo, porque en él hay cosas que me gustan… y cosas que no.

Las letras de Sabina pueden gustarte mucho o poco, pero indudablemente son compactas, profesionales; eso sólo lo escribe alguien que sabe escribir (y que, a partir de ahí, te acierta con los gustos o no, pero eso es otra cosa).

Y he podido comprobar una vez más esa teoría: eso de la genialidad no existe. Las letras de Sabina son como son porque les ha dado mil vueltas. Porque ha echado miles de horas. La diferencia entre currárselo y no currárselo está en currárselo, ya lo dije aquí. No apruebo ese enfoque obsesivo de la composición (y volveré después sobre esto) pero desde luego, si he de elegir, lo apruebo más que el enfoque vago y tramposo.

También me ha reconciliado con el género humano ver que sí, que hay gente que tiene el oficio de escribir, y se nota cuando lees un libro suyo, porque al menos está correcto.

Por otra parte, hay cosas que me han decepcionado bastante. O más bien me han confirmado una decepción previa, han respondido a lo que esperaba o me temía.

Pretendiéndolo o no, el libro es un ejercicio de autocomplacencia tan exagerada y mal disimulada que por momentos resulta difícil no sentir algo de compasión. Somos unas estrellas del rock, vivimos como rajás, gastamos montones de pasta, bebemos a tutiplén, viajamos más que Willy Fog, somos simpáticos, crápulas, decadentes, canallas, nuestros amigos son García Márquez y Alberti y Ángel González y León de Aranoa, somos grandes, somos la requetehostia.

Y lo mismo se puede aplicar a sus obras; curran mucho, es cierto, pero no te equivoques, es que están escribiendo obras de arte, maravillas, testamentos para la posteridad. Me parece que se les ha ido la pinza un rato.

Sobre todo, porque luego escuchas Vinagre y rosas y… lo siento, no es para tanto. Las letras están muy bien, y ya está. Poco más se puede decir.

Lo más interesante ha sido ver que los discos de Sabina no son de Sabina. Claro que Sabina decide y conduce, y seguramente eso es lo más importante. Pero me llama la atención cómo unos tipos escriben unas letras en Praga para que semanas después Pancho Varona y Antonio de Diego y mucha más gente pongan… ¡la música, nada menos! ¡Tócate las narices! ¿Es eso escribir canciones?

Sabina no es un paisano; es una factoría, como la Seat de Martorell o así. Sus discos están hiperproducidos, hiperarreglados, hipermontados, hiperfabricados. Pista a pista, trocito a trocito.

También me ha fastidiado un poco que incluso un escritor como Benjamín Prado tenga faltas, a pesar de todo. Escribe “punto y final”, dos veces. Alguna mala concordancia. Usa mal “deber de”, dos veces. No es grave, nadie es perfecto, pero es una pena que a alguien tan obsesivo con la perfección se le escape eso.

Por otro lado, tanto tirarse el moco con Praga, con ir allí a escribir letras, con imbuirse del espíritu de la ciudad, con ser tan cosmopolitas y tan especiales… Benjamín dice que Sabina quería que la plaza Wenceslao saliera en una letra, y sale de hecho en Cristales de Bohemia. Yo he tenido la suerte de conocer Praga, y no sabía por qué les había llamado tanto la atención la plaza Wenceslao. Pero en el libro, hacia el final, hay una foto “de la plaza Wenceslao”… pero es que me parece que esa no es; la de la foto es la plaza vieja (“la buena”), con la estatua de Jan Huus y todo. Así que ojalá el equivocado sea yo, pero me temo que hayan estado llamando plaza Wenceslao a la que no es, y que así la hayan plasmado para la posteridad en su canción estrella.

Bueno, pues que me ha encantado leer el libro, con lo bueno y lo malo. Creo que entre tirar una letra ahí de cualquier manera o pasarse al rollo obsesivo de no acabar nunca las canciones hay un gran trecho, y lo adecuado está en el medio: hay que cumplir unos mínimos de profesionalidad y de trabajo, pero luego dejar que la vida siga adelante. Aunque crean que están haciendo las pirámides de Egipto, sólo están haciendo canciones. Masticarlas más no va a mejorarlas.

Creo también que escribir canciones de esa forma es un poco fraudulento. ¿Llegar al estudio de grabación y darse cuenta allí de que un trozo de la letra no es cantable? Prado, amigo, entonces el mérito de esos discos es… de los músicos que consiguen encajar aquello. Pero los estudios de grabación tampoco se inventaron para eso que hacen, creo yo; esos discos son como comida recalentada cinco veces. Quizá por eso me suenan sin vida de ningún tipo; quizá por eso lo mejor que grabó Sabina fue aquel doble en directo.

Anuncios

3 comentarios to “Romper una canción”

  1. Rose Says:

    “Somos unas estrellas del rock, vivimos como rajás, gastamos montones de pasta, bebemos a tutiplén, viajamos más que Willy Fog, somos simpáticos, crápulas, decadentes, canallas,(…)somos la requetehostia” y esto es de lo que vivimos,ni más ni menos…que las canciones estén una media más curradas que las que canta Bisbal es algo anecdótico-Sabina tiene 30 años más y parece que ha leído algo más o durante más tiempo,sin duda ;-)-y conste que Sabina me gusta…
    Me sigo quedando con lush life y toda su belleza (ya lo sabes:-).

  2. Guti Says:

    Un inciso: conste que Sabina también me… ha gustado, aunque su voz actual (y ya desde hace tiempo) no la levantan ni esos arreglos fenomenales (de hecho, creo que es un error y sería mejor que cantara con una guitarra a palo seco). Y conste también que lo que han escrito estos dos me gusta. Eso no quita el resto…

  3. Los libros de 2013 | Diariu de Guti Says:

    […] de Pomponio y el de Juan Carlos, bastante bien. De Romper una canción ya hablé aquí. El caso Bárcenas es bastante decepcionante; te enterarás de todo lo que sabe Ekaizer y con […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: