Archive for 25 abril 2013

Cantantes masculinos

25 25UTC abril 25UTC 2013

No sé qué pasa con los cantantes masculinos de jazz. No lo entiendo.

Por una parte, parece haber muchos menos. En cualquier curso de improvisación, y ya he ido a unos cuantos, puedes casi dar por supuesto que si hay guitarristas son hombres, y si hay cantantes son mujeres. Te equivocarás con cierta frecuencia, pero así, en masa, acertarás.

Pero eso no se tendría que notar en la flor y nata, ¿no?

Constantemente me encuentro cantantes mujeres que me dejan con la boca abierta. Famosas, desconocidas, profesionales, aficionadas, vivas, muertas, mayores, niñas. Constantemente veo por ahí vídeos que cuelga la gente y hay cantantes buenas, muy buenas, a patadas. Buscas cualquier estándar, y ahí está una tipa de Nueva Jersey que puedes paladear y te deja cavilando.

Pero si me pongo a buscar cantantes varones… no sé qué pasa. No me llegan.

Vale, sí. De aquellos lejanos días está Louis Armstrong, que como cantante es bastante atípico, o Louis Jordan, pero ahí hay mucho show y un estilo muy ligado a esa cosa antigua de músico negro de jazz.  Sinatra y Tony Benett y Mel Tormé ya están inventados, y Bobby McFerrin es un virtuoso, de acuerdo. Nat King Cole nunca me pareció gran cosa (dicho con todo el respeto). Hoy en día el que corta la pana parece ser Kurt Elling, pero más allá de su pose de chulo (perdón, Kurt) tampoco me llega tanto. Harry Connick Jr. me sorprendió en su día con su onda crooner, pero ahora parece que pasa del tema. John Barrowman canta muy bien, muy pulcramente, y seguro que borda los musicales.

Escucho a Andy Bey, y tiene una voz oscurísima y canta despacito, y ya está. Escucho a Lou Rawls cantar con Dianne Reeves y Lou es buenísimo, pero no hay color. Kenny Rankin es (era) un cantante impresionante con una voz muy versátil, pero aparte de admirarlo, poco  más hago con él. Me encanta John Pizzarelli, yo cuando sea mayor quiero ser Pizzarelli, pero las cosas como son: no tiene voz ni para vender periódicos, aunque tenga el tempo y la velocidad y la pose de un músico excepcional.

Yéndonos a otra onda, están Joe Williams y George Benson y otros que ya casi suenan a soul, y ahí sí que hay material, pero nos estamos saliendo del cauce y yéndonos a un tipo de voz muy concreto.

No quiero decir con  esto que esta gente no sea lo bastante buena; todo lo contrario. Y descarto, por otra parte, que las mujeres sean de media mejores cantantes. Pero a mí los tres tenores cantando Nessun dorma me dejan patidifuso, y estos otros, la mayoría de las veces, me dejan más o menos como estaba.

Como yo soy un hombre, cabe esperar que quizás responda mejor a las voces femeninas diciendo cosas románticas que a las masculinas. Pero curiosamente, en ópera es al revés; los cantantes varones me sacuden, y las sopranos, en general, mucho menos (ahí ya depende más de la pieza en concreto).

¿Soy yo? ¿Es que soy insensible a los cantantes masculinos? ¿O es que no me estoy fijando en la gente adecuada? ¿Dónde están los cantantes varones de jazz impresionantes?

 

 

Jam nel Danny’s – Relaxin’ at Camarillo

12 12UTC abril 12UTC 2013

Ayeri, otra vez jam nel Danny’s.

Debí de tocar ocho temas o asina. Per un lláu dame rabia porque paez que naguo por tar ehí arriba, pero nun ye asina; yo toqué un par d’elles, lluéu diba baxar, pero entós baxó el otru guitarrista y dixo que me quedara, lluéu yo quería que subiera otru pero naide nun se animaba, el jefe marchara… Total, que a lo tonto quedé yo hasta el final.

Que yo me alcuerde, tocamos Night & Day, Relaxin’ at Camarillo, There Will Never Be Another You, All of Me (en G), Song For My Father, Sunny, Blue Bossa. Toqué con Marco, Casillas, Mapi, Javi, Raúl, Gonzalo Guardiola, Miguel Fernández, Sally… Total, que me prestó pola vida (anque, como digo, nun pasaba ná si hubiera tocao menos, pero mira, salió asina).

Aquí, Relaxin’ at Camarillo, con toles pifies correspondientes.

Déjame que beba tranquilo

9 09UTC abril 09UTC 2013

Dicen que Ana Mato anuncia una ley contra el consumo de alcohol en menores. Que van a limitar la publicidad de alcohol dirigida a menores, y que esta mujer está preocupada por los efectos del consumo del alcohol en menores.

Yo creí que una cosa como esa era indignante, inaceptable, que el gobierno no tenía que decirte cuánto podías o no podías beber, que era estalinista, que era autoritario, que la gente de izquierdas sólo sabe prohibir… Que no se puede hacer ni con los conductores. Vamos, que esa intención era un motivo más para no volver a votar a estos inútiles dictadores.

Ah, no. Espera.

Que todo eso era sólo cuando lo proponían Zapatero y Elena Salgado, que presentó dos borradores distintos de la ley y tuvo que acabar por dejarlo estar. Ahora es otra cosa.

 

Escrache

4 04UTC abril 04UTC 2013

He estado pensando en eso del escrache. De sacar los colores a los políticos, de protestar de manera directa, de levantar la voz más aún. De manera pacífica, pero vigorosa; porque hay gente que no puede más.

No les faltan razones. A pesar de todo lo que diga la Constitución, sacrosanta para otras cosas, es evidente que ni el empleo ni la vivienda son prioritarios. Si lo fueran, habría empleo y habría vivienda para casi todo el mundo. Y no hay tal cosa, ni la va a haber. Así que en ese sentido hay razones para plantarse, exigir, hacer fuerza. Porque lo que está ocurriendo es inadmisible.

Y comprendo perfectamente a una persona cualquiera, una persona de 50 años, preparada, honrada, trabajadora, que se ve literalmente en la calle y pasando hambre. Mientras le culpan por ello, o como mucho tratan su problema como un problema meteorológico sobre el que no se tiene ningún control. De todas las variables de la economía, hay algunas que no se pueden tocar; pero tu vivienda y tu hambre sí. Esas son variables y no se va a legislar sobre ellas. ¿Cómo no va a sublevarse una persona en esa situación?

Además, creo que los ciudadanos sí deben ejercer como tales todo el tiempo, no sólo cada cuatro años.

Sin embargo, y con todo eso…

…después de pensarlo detenidamente, no estoy a favor. No estoy con ellos.

No estoy a favor de que se acose a diputados en su domicilio.

No quiero un país en el que la gente se vaya a la calle o se quede sin sanidad. Pero tampoco quiero un país en el que quien crea tener razón (o incluso la tenga) se plante a la puerta de la casa de un político y le grite o le presione.

Porque si digo que eso está bien, no puedo decirlo sólo para casos concretos, para protestas concretas; tendría que aceptarlo como norma. Y como norma no lo acepto.

Así que me parece que hay que pensar en otra cosa.

Dúos de jazz en Escalada – Beautiful Love

1 01UTC abril 01UTC 2013

Ayer volví de Escalada, después de unas vacaciones de trabajo intensivo, y también inolvidables.

Sólo dos días y medio, pero es como si hubieran durado un mes. Además de aprender, de tener la ocasión de estar rodeado de gente impresionante y de profesores excepcionales, y además de hacer música bonita (dentro de las posibilidades de uno), y encima de que te aplaudan y eso… encima, el sitio es una preciosidad. La casa, y la zona.

Sería larguísimo de contar, daría para un blog en sí mismo. Podría escribir sobre las carreras junto al Ebro por la mañana temprano escuchando gypsy swing, sobre el momento Tú sí que vales, sobre eso de cantar acompañado por Marco (qué sensación más rara), sobre eso de acompañar a Mapi que canta Summertime, una canción que no te gusta, y la canta de quince maneras distintas y te gustan todas, sobre lo que pueden dar de sí una pinza o un paraguas, sobre lo que es ensayar con Mónica delante de una chimenea, sobre lo que es hacer un curso entero en zapatillas, sobre cómo se dice “no” en asturiano…

Voy a poner sólo una mínima muestra fuera del guión: Andrés y un servidor, que en uno de los poquíiiisimos tiempos muertos (después de comer y antes de la clase siguiente) nos tropezamos en el ático ese y nos ponemos a tocar alguna, con las guitarras unplugged total. No está del todo bien (por mi parte, digo), pero lo importante es que… sí, fue tan divertido como parece. A los que no vinisteis, se os echó de menos. A los que vinisteis, gracias por todo. Y sobre todo, a Alonso,  Mónica, Marco y Mapi. Otra ilusión cumplida gracias a todos ellos.