Tengo dos carreras y un máster y limpio WCs

Ayer leí en los periódicos algo que al parecer publicó un tal Benjamín Serra en las redes sociales, y dio mucho que hablar. Yo voy a hablar también, supongo que en los mismos términos que mucha gente (cuyas opiniones no he leído).

Lo que escribió es esto:

Tengo dos carreras y un máster y liimpio WCs

No conozco a Benja. Así que no lo puedo juzgar, y no lo hago (probablemente no lo hiciera aunque lo conociera). Lo que conozco es el texto, y sólo puedo juzgar el texto; sujeto, por tanto, a todas las malinterpretaciones y malentendidos que se quiera.

Dice Benja que limpia WCs. Y no es verdad. Parecería que se dedica sólo a eso, y eso lo hace como parte de un trabajo: en realidad es camarero. Por esa regla de tres, uno podría decir “soy doctor en ingeniería y copio CDs”. De hecho, yo podría decir que limpio WCs, porque lo hago a veces.

Dice que limpiar es un trabajo muy digno, pero al parecer es la única faceta de su trabajo que le avergüenza, así que diga lo que diga no debe de parecerle tan digno.

Dice que le avergüenza el tener que hacerlo porque “nadie le ha dado una oportunidad en España”. No conozco su historia, ni los detalles, pero suena como si fuese un torero patético buscando la alternativa. ¿A quién se refiere? ¿Quién tenía que darle oportunidades, y de qué tipo? ¿Soy acaso uno de los culpables de que limpie WCs en Londres? No es descabellado, porque yo no le he dado ninguna oportunidad de nada, así que supongo que estoy incluido. Es curioso eso de culpar no a los que hacen algo malo, sino a los que, por omisión, no te resuelven los problemas.

Dice “Hay algunos impresentables a los que me entran ganas de sacar mis títulos universitarios y de máster y ponérselos en la cara. Pero realmente no serviría de nada. Parece ser que esos títulos solo sirven ahora mismo para limpiar la MIERDA que limpio yo en los aseos de la cafetería.”

Verás, Benja. Hay gente que dice que los títulos universitarios no significan nada ni sirven para nada. Y yo me opongo frontalmente a esa idea. He tenido discusiones largas e intensas en defensa de los títulos universitarios. Creo que significan mucho, y valen para mucho. Si uno los interpreta adecuadamente, claro.

Ahora bien: si tropiezas con un indeseable que desprecia a la persona que le está sirviendo, evidentemente un título no vale para nada. Es más: no debería valer para nada en ese caso particular. Y si crees que vale, estás tan equivocado como el indeseable. A la hora de respetar a un camarero, un camarero sin graduado escolar es exactamente igual de respetable que un doctor en ingeniería. La diferencia entre ambos es tan relevante a esos efectos como una diferencia en el color del pelo o el tono de piel. Y si tú te encaras con un tipejo así, y le exiges respeto, de hecho deberías tener el orgullo, precisamente, de NO sacar a colación tus títulos, aunque supieras que es sensible a ese argumento. No; tiene que respetarte, sin saber si eres titulado o no.

Dice Benja: “Yo creía que merecía algo mejor después de tanto esfuerzo en mi vida académica. Parece ser que me equivocaba.”

Te equivocabas en un montón de cosas, por lo que veo. En general, la vida tiene poco que ver con lo que merezcas o no. ¿Crees que Berlusconi merece ser rico, vivir de juerga en juerga, gobernar Italia y tumbar un gobierno cuando no gobierna él? ¿Crees que merece que en el telediario de la televisión pública lo llamen constantemente “il cavaliere”?

No; en la vida pasan cosas, y muchas de ellas no te las mereces. Es lamentable que acabes dos carreras y un máster y aún no tengas claro eso, pero es muy normal. (Esta es, por cierto, una de las cosas para las que NO sirve un título universitario: para tener sentido común.)

El concepto del título universitario como una línea de llegada, a partir de la cual la sociedad está en deuda con uno, por el esfuerzo que ha hecho, y hay que “darle oportunidades”, es un concepto muy, muy extendido entre nuestros estudiantes. Y es una desgracia. No es así. No, nadie está en deuda contigo ni te has ganado oportunidades ni garantías de no tener que emigrar.

El título es un arma, con la que sales a luchar a la misma guerra que el resto de la gente que no lo tiene. Tienes los mismos enemigos, y el mismo marcador a cero. Puede que consigas ciertos objetivos, o quizás ninguno. Tú verás el uso que haces de esa arma, la utilidad que le sacas, y cómo aprovechas la manera en que te ha cambiado el proceso de conseguir el título, que de hecho debería ser lo importante. Pero en cualquier caso no tienes ninguna garantía de nada.

Si has sido premio extraordinario en dos carreras, supongo que el texto no refleja con precisión lo que eres o lo que piensas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: