Laia Sanz

Veo en El Intermedio una entrevista a Laia Sanz. Es una motorista (¿todavía se usa esa palabra?) que no sólo terminó el Rally Dakar de 2014, que ya es para ponerle un monumento, sino que acabó en el puesto 16 de la clasificación general, que ya es algo extraordinario.

Thais Villas dice que acabó la primera de su categoría. Más adelante la propia Laia dice que las mujeres tienen menos oportunidades. También que a los hombres no les gusta ser adelantados por una mujer.

Por una parte, me parece todo muy bien, la comprendo, la apoyo. También comprendo a Thais Villas cuando hace una entrevista teledirigida, tópica, capciosa, llena de prejuicios.

Pero por otro lado no, claro. Tengo otro “yo”.

Y a mi otro yo le apetece precisar que no creo que en Dakar Laia Sanz haya llegado la primera de su categoría, sencillamente porque en el Dakar no parece haber distinción alguna entre hombres y mujeres; no hay categoría femenina como tal. Es Thais Villas la que hace la distinción, y la que considera a Laia diferente de un hombre.

A mi otro yo le apetece precisar que es falaz la teoría de que las mujeres cobran menos, y que Thais Villas da por cierta como tanta gente.  Que Laia Sanz dice vivir de las motos, y cabe preguntarse si un hombre, de exactamente su mismo nivel, podría hacerlo. Cabe preguntarse si Laia Sanz no ha obtenido ciertas ventajas precisamente por ser una mujer.

A mi otro yo le apetece precisar que Nani Roma sí que ganó en su categoría (coches) en 2014, y es el primer español que gana ese rally con motos y con coches, y no recuerdo que le entrevistaran en El Intermedio (si alguien encuentra el vídeo, que me lo diga, por favor). No sólo eso; el español Lucas Cruz quedó tercero en la general de coches, como copiloto, y yo ni siquiera lo he oído nombrar. Marc Coma ganó en motos y tampoco salió en El Intermedio. Jordi Viladoms quedó ¡segundo! en motos y no salió en El Intermedio ni, diría, en ninguna parte. Joan Barreda quedó séptimo, y tres cuartos de lo mismo. Cinco hombres españoles llegaron a la meta mucho antes que Laia, y todos ellos pasaron por las mismas penurias que ella. Quizás les haya costado más trabajo encontrar patrocinador. O no. Que lo averigüe Thais Villas.

A mi otro yo le apetece precisar que los hombres son todos malos, malísimos, pero fue un hombre el que se paró dos horas a ayudarla en la etapa en la que se quedó sin embrague. Eso no lo mencionó Thais Villas, tampoco.

A mi otro yo le apetece precisar que quien llama la atención sobre el sexo de Laia Sanz en esa entrevista son las dos únicas personas que están ahí: Laia Sanz y Thais Villas, que dedican un notable porcentaje del tiempo no a hablar de motos, sino de si Laia es mujer o deja de serlo.

A mi otro yo le apetece precisar que a los hombres les podrá parecer bien o mal que Laia les adelante, pero tampoco creo que hagan nada por impedirlo. Lo que elimina diferencias es, precisamente, adelantarlos y hacer como si no pasara nada, porque no pasa. Nada impide a Laia ganar, de hecho, el Dakar.

Por supuesto, lo tiene difícil. Como todo el mundo.

Mi otro yo no quita mérito alguno a la victoria de Laia, que además por su complexión física (mide lo mismo que los demás participantes españoles, pero pesa unos 5 kg menos y seguramente tendrá menos proporción de masa muscular) tiene dificultades añadidas que ha conseguido vencer. Pero mi otro yo está hasta las narices de que alguien reparta culpas por las dificultades añadidas de Laia. Un hombre delgadito de 1,50 m quizá no podría ni plantearse ir al Dakar, y nadie se dedica a denunciar lo fácil que lo tienen los pilotos de 1,80 m (como lo es Laia).

Anuncios

8 comentarios to “Laia Sanz”

  1. Diego Suárez Says:

    Estoy muy de acuerdo con el post y la idea general, pero me he quedado intrigado por la afirmación de “A mi otro yo le apetece precisar que es falaz la teoría de que las mujeres cobran menos”. Me pregunto si tienes enlaces o pruebas que te respalden, porque la última vez que consulté en el INE un tema de percentiles de sueldos me quedé bastante asombrado de la brecha que aún existe. Datos, por favor 🙂

  2. Eudald Kreuzner Says:

    He estado trabajando con deportistas mujeres durante años y te puedo decir que el merito de Laia Sanz en el Dakar es extraordinario. La masa muscular de las mujeres es inferior a la de los hombres y lo peor para ellas, la capacidad explosiva es muy inferior. Estoy seguro que Laia para conseguir ese resultado ha tenido que trabajar en el gimnasio un monton de años. Cuando vas en moto a esas velocidades a cada momento has de improvisar en fracciones de segundo para superar los obstáculos que aparecen y eso significa mover una parte de una moto que pesa cerca de 200 kg en decimas de segundo. Ese es el problema.
    En cuanto a resistencia las mujeres son buenas pero eso si manteniendo un nivel de esfuerzo adecuado a su capacidad. También ahí se nota el mucho trabajo de Laia en el gimnasio, basta ver los brazos que tiene. Otro punto en el cual Laia es muy muy buena es en la técnica de conducción. Ella resuelve mediante habilidad, casi sin esfuerzo, situaciones que Joan Barreda por poner un ejemplo resuelve por fuerza bruta.
    Cuando un hombre tenista se ha enfrentado a una mujer tenista, ambos de primer nivel la ventaja de los hombres ha sido aplastante. Y aunque se manejan musculos distintos la moto y el tenis se parecen en que hay que reaccionar muy rápido ante un imprevisto.

    Lo dicho el merito de Laia es impresionante. Andrea Mayer la mujer de Peterhansel llego a terminar 10ª hace años, pero entonces era una carrera mucho mas de aventura y el mismo Peterhansel declaró que su mujer tenia el merito de que no le daba miedo correr , pero en cuanto a tecnica Laia le da 20 vueltas. Entonces el Dakar era mas aventura, en pistas larguisimas pero sin excesivas dificultades. Hoy en dia el Dakar es muchísimo mas técnico y si mirais los participantes digamos los cincuenta primeros son gente de nivel en moto, campeones de enduro, raids etc y no son precisamente enclenques de 1,5 m.

    Dado que he estudiado bastante el campo del deporte y el femenino en particular os puedo asegurar que Laia esta abriendo en el mundo de la moto que ninguna otra mujer había sido capaz de abrir. Gente con mucha experiencia en el Dakar, alos cuales he preguntado me aseguran que todavía le ven mas recorrido.

  3. guticr Says:

    Empiezo por Eudald: estoy absolutamente de acuerdo en todo lo que dices. De hecho, admiro MUCHO a Laia Sanz, y sería muy feliz si, de hecho, ganase el Dakar. Lo que me molesta es esa necesidad de culpabilizar a los demás por las dificultades que afronta Laia.

    Cuando Spud Webb, que medía 1,70, hacía los mates que hacía en la NBA, y ganó justamente el concurso de mates a bicharracos como Dominique Wilkins (un especialista en mates que le sacaba 33 cm), todos nos admiramos de su maravillosa forma de superar las limitaciones, literalmente volando. Lo mismo cuando Tyrone Bogues, de 1,59, se ganó un puesto de honor en la NBA y en el mundial volvió locos con su defensa a tipos como Drazen Petrovic (una ametralladora humana que le sacaba casi 40 cm). Pero nadie se metió con los jugadores altos ni les quitó méritos. La canasta está a 3,05 m de altura, los altos la tienen más cerca, y no tienen la culpa. Claro que los “bajos” tienen que aprovechar otras cualidades, y suplir con habilidad o rapidez (o entrenándose el doble) la falta de altura. Como Laia suple con habilidad o rapidez ¡o trabajando el doble! la falta de ciertas fibras musculares.

    Así que valoremos a Laia como merece, y dejémonos de “¿a que a los hombres les jode que les adelante una mujer?” y chorradas de esas. No creo que nada de eso tenga ninguna influencia en la clasificación de Laia; sólo el polvo, el calor, la desorientación y el agotamiento, y a esos los ha vencido. Y punto. No creo que haya tanta misoginia en el Dakar; la mujer de Nani Roma, de hecho, participó este año.

    Diego: las mujeres cobran menos, pero porque generalmente ocupan otros puestos (¡sea justo o injusto!) o trabajan menos tiempo. Lo que se dice con frecuencia, y se recalca, es el “por el mismo trabajo”. Y nunca he encontrado evidencia significativa de eso. Nunca he visto dos jefes de sección, uno hombre y otro mujer, y que a la mujer le pagaran menos, sin más.

    Hace unos meses, vi unos libritos de un estudio sobre diferencias laborales y salariales, de dos autoras que de hecho habían salido en el periódico con ese titular típico “cobran menos por trabajar lo mismo”. Me abalancé sobre él, lo leí, y era MENTIRA; las propias autoras admitían desde el principio que no podía afirmarse que las mujeres cobrasen menos cuando ocupaban el mismo puesto. Tengo que buscarlo (me hice con un ejemplar) y comentarlo aquí.

    Dicho de otro modo: soy yo el que busca datos que indiquen que las mujeres cobran menos en el mismo puesto. Si en el INE los has visto, te estaré muy agradecido si me los muestras. Será la primera vez que consiga ver algo.

  4. Diego Suárez Says:

    Hmm, estás hilando muy fino y me has pillado, claro. Si nos vamos a la experiencia personal, yo sí he visto a mujeres cobrar menos en el mismo puesto, pero en ningún caso era discriminación: o bien eran casos donde tenían menos experiencia/valía técnica, o bien eran salarios “a negociar” y se habían conformado con menos.

    Sin embargo, los datos del INE son bastante fuertes, aunque no he encontrado ninguna tabla que pueda ajustarse a “por el mismo trabajo”. Te dejo la última Encuesta de estructura salarial para que juegues un poco y le eches un vistazo a los datos, a ver si encuentras algo más significativo que yo: http://www.ine.es/jaxi/menu.do?type=pcaxis&path=/t22/p133/a2010/&file=pcaxis

    Lo más cercano a lo que he podido llegar sobre lo que hablamos es esto: http://www.ine.es/jaxi/tabla.do?path=/t22/p133/a2010/l0/&file=07001.px&type=pcaxis&L=0
    Total nacional, mujeres y hombres, servicios, técnicos y profesionales científicos: 6000 y pico euros de diferencia en la media. No se puede afirmar que ocupen los mismos puestos, claro, pero la brecha me parece significativa.

  5. guticr Says:

    Ahí está el problema: el “por el mismo trabajo”. Las tablas que me propones son claras, pero dicen lo que dicen, y no es eso.

    Las mujeres cobran en conjunto bastante menos que los hombres, sí. Porque hay menos jefas, porque hay muchas más trabajando a media jornada, porque ocupan puestos peor remunerados, y esto último es todo lo denunciable que se quiera (la media jornada no tanto, casi es envidiable). Pero lo que sale a menudo en los medios no es “las mujeres ocupan puestos peor remunerados”: es “las mujeres, ejerciendo el mismo trabajo, cobran menos que los hombres, por la única razón de ser mujeres”.

    Y yo eso, en persona, no lo he visto NUNCA. Sin duda existe, hay de todo en el mundo, pero no creo que hasta el punto de ser causa determinante en la diferencia salarial. De hecho, donde exista, es ILEGAL y denunciable. Ese fenómeno no desplaza la media por valor de 6.000 € anuales, estoy convencido.

    He visto titulares que dicen “cobran menos por el mismo trabajo por ser mujeres”, acompañados de cifras que en realidad dicen “cobran menos porque ejercen trabajos peor remunerados o a tiempo parcial”. Lo que no he visto todavía nunca son cifras que digan “cobran menos por el mismo trabajo por ser mujeres”.

  6. Eudald Kreuzner Says:

    Guti,

    El problema en que se encuentran a menudo los y las deportistas con la prensa es que los logros reales que ellos alcanzan con un esfuerzo terrible no “venden”. En cambio las chorradas del tipo, “dar rabia a los hombres” parece que atraen a marujas y marujos y dan audiencia. La realidad es que esa audiencia es la que en su mayoria cliente potencial del KH7 del casco de Laia y le financia indirectamente sus logros. Creo que es un peaje que deben pagar muchos deportistas ellas y ellos.

  7. guticr Says:

    Sí, Eudald, también estoy de acuerdo en esto y creo que lo explicas todo perfectamente, mucho mejor que yo. Igual mi artículo es especialmente torpe en una cuestión: quizás no se note lo suficiente que no pretendo criticar a Laia, sino a Thais Villas y/o sus redactores.

    De hecho, a Thais también la entiendo, como dije en el texto. Lo que pasa es que por comprensible que sea ese comportamiento, y el del patrocinador también lo es, no contribuye a normalizar la situación de las mujeres. Y en relación con la igualdad entre sexos, se está errando el tiro demasiadas veces aunque sea con buenas intenciones.

  8. La diferencia salarial entre hombres y mujeres | Diariu de Guti Says:

    […] Les mis opiniones y les mis llocaes « Laia Sanz […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: