5 músicos sobrevalorados

Pues igual que me pasó cuando, desde el cariño y la admiración y la adoración, me metí un poco con Clapton, voy a volver a meter la pata, y voy a hacerlo a lo Nick Hornby (sería mejor decir Rob Fleming), con una lista de 5.

Igual que hay discos redondos, o gente anónima excepcional, también hay famosos sobrevalorados en esto de la música. Y la mayoría de los que voy a citar son mis héroes musicales. No los cito necesariamente porque opine que sean malos, sino porque opino que hay una descompensación entre lo buenos que son y el reconocimiento que reciben. Bueno, eso no es raro ni culpa suya, porque a los periodistas en general les gusta agotar calificativos y exagerar las cosas (creen que tienen que ser parte de las historias que cuentan, o embellecerlas, y no se resignan a ser periodistas en vez de escritores, que por alguna extraña razón creen que es mejor; y aparte cobran de la discográfica correspondiente, supongo, que es una explicación mucho más sencilla y probablemente correcta).

Por supuesto, en todo esto hay mucho de gustos.

5. Jimi Hendrix

Que cite a Jimi Hendrix es una declaración de intenciones, porque de hecho es uno de mis músicos favoritos y si está en esta lista es con una categoría distinta a la de otros. Cuando dejé mi primer trabajo, una de las cosas que me regalaron mis compañeros fue un recopilatorio de Jimi Hendrix, porque sabían de qué pie cojeaba yo. Hendrix ha hecho seguramente la mejor versión, con mucha diferencia, de Johnny B. Goode, que conocí por mi amigo el Salensez y que me dejó con la boca abierta y todavía no la he cerrado. Ojo, no hablamos del espectáculo; de aquella no existía Youtube, yo esta canción la . En una cinta.

No sólo eso: ha hecho un montón de canciones maravillosas, irrepetibles. Castles made of sand, Crosstown traffic, Bold as love, Long hot summer night, Little wing… bueno, la mayor parte de lo que hizo.

Además, era tremendo en el escenario, y (para mi gusto) un gran cantante. Johnny B. Goode me impresionó igualmente por la guitarra y por la voz.

Entonces, ¿qué pasa?

Bueno, pues que Hendrix era grandísimo, pero algunas de las cosas que he leído son una exageración. Hendrix es uno de esos guitarristas que cultivan el género circense, la exhibición (lógico, era su oficio), y mucha gente mordía el anzuelo, aunque lo que estuviese tocando no fuese, a veces, para tanto, sino algo en piloto automático para cubrir el expediente, cobrar y largarse. De hecho, he visto actuaciones en las que simplemente no está en forma, mete la pata un montón, y es lo de menos, porque la gente quiere pasárselo bien y flipar, y ya está (incluso él mismo lo dijo alguna vez, con cierta amargura). Tocar con los dientes (cuidadito, que te puedes partir un diente haciendo eso), o prender fuego a una guitarra o cargársela, es muy vistoso, y mucha gente queda convencida de que es el no va más. Y tampoco es eso.

Cuando oigo a alguna gente de aquella época hablar ¡incluso de sí mismos!, a veces me siento un poco incómodo. Ginger Baker dice: “Nos considerábamos la crème, la élite. Éramos los tipos que sabían tocar. Musicalmente estábamos a años luz de los otros.” Jack Bruce dice: “Yo quería ser el mejor bajista del mundo, el más aterrador, y creo que lo era, creo que lo conseguí”. Sí, no estaba mal… para ser músicos de rock.

En ese sentido, hay quien ha mordido el anzuelo demasiado y exagera un poco con Hendrix. Y eso lo digo yo, que soy un fan convicto y confeso.

4. Lenny Kravitz

No, yo no me puedo tomar en serio a un tipo así.

No, yo no me puedo tomar en serio a un tipo tan desesperado por llamar la atención.

Bueno, lo que pasa con Jimi es que hay quien exagera un poco sus enormes cualidades. Pero lo de Lenny es distinto. Hendrix tiene esas cualidades.

Primero: me saca de quicio la pose de misterioso y de follador. Por eso, porque es una pose, una pose de tonto. Es verdaderamente patético ese rollo místico que se trae, apetece quitarle las gafas de sol de un papirotazo para que despierte y deje ya el papel ese de haberse levantado hace poco.

Ir de guay es malo, pero es que la música de Lenny Kravitz parece siempre una especie de “a ver si hace otro Are you gonna go my way“. Y Are you gonna go my way es, básicamente, un riff, y no, no parece haber hecho otra cosa. A mí me parece un guitarrista del montón, y su música me aburre, por más que esté correctamente hecha, que no lo niego. La música es una extensión del papel que se ha montado: un pavoneo sin autenticidad. Si estás enamorado del tipo, la aguantarás, pero si no… a los cinco minutos pensarás que si esta música no se hubiera hecho, no estuviera sonando, no pasaría nada. Se puede prescindir de Lenny Kravitz, de sus gafas de sol y de esos morritos que pone siempre.

Que sí, que ya quisiera yo sus abdominales y su guitarreo y su voz y su falsete. Pero creo que no vale la atención que recibe.

3. Prince

Este es un poco distinto de Lenny, porque me parece que Prince es un buen músico. Pero si en el otro lado de la balanza ponemos la admiración que recibe… a ver, la mayoría de Prince también es pose y engaño.

Este es otro que va de misterioso y de follador. Diría que Lenny quiso ser Prince, sólo que un poco más tirando a rockero. Así que Prince tiene todo lo malo de Lenny, excepto porque su música es un poco más perdurable.

Lo ponen de genio absoluto, de multiinstrumentista (¡¡¡ooooohhh!!!), de criatura divina. Es un tipo bajito que consiguió sobreponerse a su complejo poniéndose plataformas y yendo, como Lenny, de follador y de misterioso. Le salió bien, me alegro, pero divino no es. Bueno, a mí no me lo parece. Toda esa película de los cambios de nombre, y los simbolitos, y el rollo erótico-festivo, me parecen genial para un juego de rol, y ser Prince todo el día y estar eligiendo ropa debe de ser agotador y le reconozco el esfuerzo, pero ateniéndonos a lo que suena, pues sí, pues bien, pues vale, pero no es para tanto, chavales.

2. Van Morrison

No descartes que Bunbury tenga este aspecto cuando sea mayor.

No descartes que Bunbury tenga este aspecto cuando sea mayor.

Hay músicos que se labran una carrera a lo largo de los años, y un prestigio merecido. Y además quien los ha visto en directo dice que es algo inenarrable. Seguro que Van Morrison es de estos.

Pero las cosas como son: yo no escucho un disco de Van Morrison entero. Estoy convencido de que lo que hace Van Morrison lo hace otra gente por ahí, pero además cantando mejor. Según la Wikipedia, dice un periodista, un tal Greil Marcus: “ningún hombre blanco canta como Van Morrison”. Cuando oigo una frase de ese tipo (errónea por tantos motivos a la vez) se me enciende la alarma antipapanatas. Seguramente ningún blanco canta como Van Morrison, ni falta que hace.

Por otro lado, también he leído sobre sus excentricidades, y el paso final para alguien a quien llaman genio tantas veces es creérselo. Bueno, me parece bien que se moldee la realidad a su gusto si puede permitírselo, pero el caso es que tampoco me parece que sea para tanto.

1. Los Rolling Stones

Pues sí, son el número 1 de esta lista. Los Rolling han hecho cosas interesantes, y tienen un valor innegable, una presencia escénica inigualable y una marca propia. Y Jagger es un tipo peculiar, y Richards da mucho miedito. Llamemos a todo eso carisma, y lo tienen. Lo acepto.

Pero ningún disco, ningún tema, ninguna interpretación de los Rolling que yo haya escuchado ha ido más allá de entretenerme positivamente. Estuve a punto de meter en esta lista a los Beatles, no porque su música no diera la talla, sino porque claro, cualquier música sale perdiendo en comparación con la atención que han recibido los Beatles, que excede toda racionalidad.

Sin embargo, los Rolling no se quedan muy atrás en reconocimiento, y sin embargo no creo que sean ni comparables musicalmente. Así que probablemente sean los músicos más sobrevalorados del planeta, en mi opinión. Los Rolling son un parque temático, y para mucha gente pueden ser un fetiche emocional, pero tocar, lo que se dice tocar… pues no sé, seguramente es ignorancia mía, pero aunque no esté del todo mal, nunca me han tenido en vilo. Nada comparable a los temas de Hendrix. Yo creo que si no eres mitómano, los Rolling se quedan en poca cosa. No digo en nada; digo en poca cosa.

Bueno, ya vale de sacrilegios por hoy. Conste que viendo la lista creo que es una injusticia lo de Hendrix, y se me ocurren ejemplos igual de sacrílegos y más justificados. Podríamos hablar de Springsteen, por ejemplo. Pero temo que alguien mande a la policía a mi casa, o algo.

Anuncios

3 comentarios to “5 músicos sobrevalorados”

  1. Rob Says:

    Además del periodista épico (especie no endémica, ya que también abunda en el mundo del deporte) está el factor cultural: la mayor parte de la gente no tiene ni puta idea. Y lo digo así. Todos hemos oído la frase “mira qué sonido le saca a la guitarra” refiriéndose habitualmente al uso de efectos. Extensible a casi cualquier instrumento.
    Recuerdo una persona que cuando le enseñé lo que se podía hacer con los pedales de efectos quedó muy decepcionada con el mundo del rock en general.
    En cuanto a grupos/artistas postureo hay muchos… Y no hace falta salir de España para pensar en unos cuantos (Pereza o El Canto del Loco, por ejemplo) pero, por suerte o por desgracia, la música es mucho más que la música y esa actitud vende. Y las discográficas lo saben.
    Personalmente, con el que estoy más de acuerdo es con Lenny Kravitz, y no lo digo por quedar bien, sino que el otro día precisamente venía en el coche rajando del susodicho, recordando precisamente lo sumamente poco auténtico que es.

  2. guticr Says:

    Me ha hecho mucha ilusión el comentario, porque a veces pienso que soy un raro y que quizás soy injusto. Y como la telepatía no existe, y por tanto no me puedes leer el pensamiento, la única explicación a esta coincidencia es que tiene una base real.
    Que nombres precisamente a Pereza o a El Canto del Loco (o lo que es lo mismo, a su… (¿ex? cantante) es casi telepatía. Son dos ejemplos palmarios, de los que me acuerdo muchas veces, y de ambos precisamente he estado rajando en casa hace muy, muy poco. Sí, en España hay material para muchos artículos…
    Y que también veas a Lenny como fachada me tranquiliza bastante, al menos no es sólo una sensación mía arbitraria.

  3. Zamorano Says:

    Jajajaja.. ¡Todavía me estoy descojonando con lo de Lenny!…
    De Van Morrison a mi si que hay un par de discos o tres que me gustan bastante, aunque lo de que: “ningún blanco canta como Van Morrison” me parece una burricadísima de tomo y lomo. ¿Nadie se acuerda de: ¡Freddie Mercury!, Paul Rodgers, Frank Sinatra…?
    Respecto a los demás estoy contigo totalmente. Ya sabes tu lo que es para mi Hendrix, pero siempre he sido consciente de que a veces, (bastantes), se le iba la pinza un huevo…

    ¡Salud!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: