La ortografía da igual

Creo que todos hemos hecho alguna vez un rótulo, y sabemos que al ir letra por letra es fácil saltarse una o equivocarse de cualquier otra forma… Hay que ir con cuidado.

También sabemos que en cualquier trabajo hay cosas que hay que comprobar dos veces. Por ejemplo, medir dos veces y cortar una, como se suele decir. Son errores tan típicos, tan evidentes, que uno procura no caer al menos en esos.

¿Tú confiarías tu rótulo, o una tirada de 100 camisetas, a una empresa que se anuncia a sí misma de esta permanente y orgullosa manera? (He quitado el nombre de la empresa, no sé por qué misericordia mal entendida.)

Rótulación

 

¿No lo ves claro? Te lo voy a ampliar un poco.

 

Y ahora dime si, al ver eso, no sacas conclusiones (precipitadas o no, erróneas o no) sobre cómo trabaja la gente que está detrás de esto.

Si esa fuera mi empresa, pensaría que ese rótulo es el equivalente a una rata muerta encima de la mesa de un restaurante. La quitaría al precio que fuera. Pero ellos no; puede que no lo hayan considerado lo bastante importante (lo cual es una catástrofe), o que no se hayan dado cuenta (lo cual es peor que una catástrofe).

A lo mejor dicen eso que he oído tantas veces a personajes de todo tipo: “Bueno, pero se me entiende, ¿no?” O lo otro: “Bueno, es que ahí no tenía mucha importancia, pero cuando hacemos el trabajo de verdad sí que nos fijamos.”

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: