Las apariciones de Pedro Sánchez

El otro día ví a Pedro Sánchez en El Hormiguero. Ganó a Pablo Motos en una competición de encestar. Por una parte, Sánchez fue jugador de baloncesto, y tenía esa ventaja; por otra, la canasta no era reglamentaria ni mucho menos, lo que anula buena parte de la ventaja, y además arriesgó un montón haciéndose el chulo con Motos, y ganó (y ganar a chulo a Pablo Motos en su propio programa no es moco de pavo). Vale. No es muy serio, pero no pasa de la anécdota.

Luego, llamó por teléfono a Sálvame. Eso ya pasa de anécdota, por varias razones. Una, el estercolero nauseabundo e impresentable que es esa cadena, pero sobre todo ese programa en particular. Dos, porque el presentador de ese programa no es sólo el principal artífice del estiércol, sino que (y esto es una impresión mía, quizá equivocada, pero no lo puedo evitar) creo que es una malísima persona, egoísta, envidiosa, soberbia, resentida y sin escrúpulos (en algunos casos no tengo duda de que la cara es el espejo del alma, y a este se le notan muchas cosas casi antes de que empiece a hablar). Y que Pedro Sánchez entre en el juego de un personaje como ese es una desgracia en alguien que pretende ser presidente del gobierno. ¿Querías regeneración, seriedad y juego limpio? Pues no; audiencia y venta al mejor postor.

Pero, y esto es aún peor, tres: porque resulta que el susodicho presentador estaba hablando del Toro de La Vega, y Sánchez llamó poco menos que para prometerle una ley contra el maltrato animal. Y eso ya no es un error, sino una tomadura de pelo.

De hecho, de esa llamada se seguiría que iban a abolir esa tortura pública de animales, pero al día siguiente la cosa ya tenía matices, ya era una homologación normativa entre diferentes autonomías… vamos, chorradas.

Estoy un poco harto de engaños, pero de todos modos tienen que ser más elaborados. No vale eso de no ser ni taurino ni antitaurino, o de ser lo primero cuando estás en el gobierno y lo segundo en la oposición. Es como cuando en el PSOE se ponen anticlericales y dicen que van a poner a la iglesia católica en su sitio. Venga, hombre, Pedrito, que nos conocemos. No vengas con cuentos. Si quieres, di que no puedes hacer nada que moleste en serio a la iglesia católica porque te montarán un golpe de estado o una guerra civil (cosa que creo que es verdad). O que no puedes hacer nada respecto a los toros porque a los banqueros les gustan. O no señales, di que no puedes, y me lo puedo creer. Cualquier cosa. Pero que te pongas solemne a lo tonto, cuando recordamos que tu partido gobernó dos legislaturas seguidas, y muchas otras antes… no, hombre.

No me convence esta política de ir a visitar a las marujas a su propia casa, no. Y luego, llega Pablo Iglesias (sobre quien tampoco entiendo que se echen tantas campanas al vuelo, pero esa es otra cuestión), le propone un debate, y Pedro no es que no se asome, es que ni siquiera contesta él; contestan “fuentes de Ferraz” para decir que tiene otras prioridades.

Los debates me parecen un engañabobos, también, y ya no los veo. Pero por lo que se ve, en Ferraz tienen tiempo para el “tres en cesto” con Pablo Motos, tienen como prioridad que el candidato hable en persona con el tipo que presenta Sálvame, pero ni siquiera sale a negarse en persona a un debate político entre partidos de izquierdas (ja).

Bueno, pues un día a ver si el candidato nos lo explica, pero por favor, en rueda de prensa o emisión institucional. Porque si va a explicarlo a una tertulia, lo siento, pero no lo voy a escuchar.

Anuncios

Una respuesta to “Las apariciones de Pedro Sánchez”

  1. srmafias Says:

    Hay una verdad tan dura como una piedra en un riñón, e igual de molesta: No les interesa TU voto. Eres una persona informada, que sopesa pros y contras, que no vota con el carnet de partido en la boca, que se lee el programa: el coste de adquisición de tu voto es elevadísimo. Gobernar para gente como tú es costoso; tienes que trabajar mucho, hacer enfadar a lobbies de gente poderosa, currarte las leyes que has prometido, etc.
    Sin embargo, sacar 200 o 300 mil votos extras, que cuentan tanto como el tuyo, es tan fácil como ir a hacer el pijo a un programa de televisión. Sánchez, elegido el otro día como quien dice, ya es el segundo líder más valorado, a tres décimas de Pablemos. Pero claro, la tele seguro que no tiene nada que ver…
    Cuanto antes nos demos cuenta de que el problema no son ellos como políticos, sino nosotros, mejor. Y del poder real que tiene la maldita caja tonta…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: