Machismo

No me gusta el victimismo manipulador. No me gusta la caza de brujas. Y aborrezco las falsedades. Por todo ello, no es la primera vez que aquí me quejo de alguna reivindicación feminista, y probablemente tampoco será la última.

Pero si esas cosas me indignan es, precisamente, porque creo que pervierten y degradan una causa que de otro modo sería justa.

Y no nos engañemos: el machismo sí existe, y existe de formas asombrosamente evidentes y palpables. No en el uso correcto de la concordancia gramatical que tanto molesta a algunas feministas, sino en comportamientos y conciencias que están a nuestro alrededor. No en Argelia o Irán (que también), sino aquí en nuestro querido primer mundo.

Estos días me he quedado atónito, por ejemplo, con esta historia de la nueva entrenadora del equipo masculino español de Copa Davis. Tras una eliminación, descendió de categoría, y el entrenador Carlos Moyá decidió no seguir. Y el resto es historia; y Toni Nadal, primero jugador de fútbol [Edito: ver comentarios. Este no era el jugador de fútbol, sino su hermano] y luego entrenador de Rafa Nadal (además de tío suyo) dijo una serie de cosas curiosísimas.

Maldita bruja, no conoce el tenis masculino. Qué se habrá creído.

Maldita bruja, no conoce el tenis masculino. Qué se habrá creído.

El tenis es un deporte que siempre me ha fascinado. El público tiene que estar callado para no molestar a los jugadores, que son sólo dos y tienen un ejército de personas a su alrededor. Y al parecer, por lo que dice Toni Nadal… se les pregunta si les gusta el entrenador que les asignen. Es alucinante. Bueno, los ricos son así, qué se le va  a hacer. Por supuesto que se puede criticar la designación de Gala León como la de cualquiera, y no quiero saber qué tipo de puñaladas tiene que haber en ese nivel de política ¡perdón! de deporte, en relación con un puesto como ese.

Por cierto, no sé qué cualificación tenía Carlos Moyá como entrenador, supongo que mucha; Gala León, al parecer, tiene nueve años de experiencia y ha ayudado a un par de jugadoras a ascender 300 ó 400 puestos en el escalafón de la WTA. De todos modos, nadie cuestionó la preparación de Moyá.

Si es cierto que el propio Toni Nadal dice cosas como estas:

no conoce el circuito masculino, ni a la mayoría de los tenistas, por lo menos a Rafa [una mayoría de uno… vas bien]

ha habido entrenadores masculinos en la Copa Federación […no se imagina…] una mujer sea entrenadora de la Selección de fútbol

también es una dificultad logística, que entiendo difícil de superar, cuando en los equipos de Copa Davis te pasas tanto tiempo en un vestuario con poca ropa, y no sé, una mujer no deja de ser extraño que esté por allí dirigiendo la competición

No sé si hace falta más comentario. Aquí no hay victimismo, ni invenciones. Lo que leo es simplemente machismo, del más asqueroso y repugnante. O infantilismo, porque si a estas alturas, y en este nivel, de verdad este tipo está planteándose algo que tenga que ver con ese rollo de instituto de que si el vestuario de los chicos y el de las chicas…

Esto es un vestuario de la NFL.

Kelly Naqi

Hace mucho que en la NBA los periodistas entran a los vestuarios. Aquí se habla de ese tipo de historias, en relación con las mujeres. Ashley Fox dice que nunca se le ha impedido la entrada a un vestuario ni se le ha dicho nada al respecto, más allá de algún comentario de algún jugador. Y cuenta una anécdota, que resumiré:

En 2003, después de un par de años siguiendo a Allen Iverson y a los Sixers de Filadelfia, cambié a los Eagles. Estaba embarazada, y seguir cubriendo la temporada de la NBA (82 partidos, vuelos, horarios infames) habría sido demasiado.

Era agosto, y aún no conocía bien a muchos jugadores, ni ellos a mí. […]

Uno de mis primeros días allí, un jugador debutante entró con sus compañeros, me vio y dijo: “Apuesto a que te gusta ver todas estas pollas colgando, ¿eh?”

Los chicos se rieron. Yo no. Tenía dos opciones: decir algo, o no decir nada. […]

En voz alta, dije: “Para ver pollas, habría seguido con los Sixers”.

Boom.

No pretendía ser grosera. Pretendía mantenerme firme. El comentario levantó más risas aún, que ya no iban hacia mí, sino al novato. Vincent se levantó, le dijo que tenía lo que merecía, que yo era bienvenida en el vestuario y que se me debía tratar de manera digna y respetuosa. Y eso fue todo, por suerte.

Si un entrenador del nivel de Nadal se anda preocupando por mujeres en los vestuarios, hay que preguntarse si él está capacitado para ocupar su puesto. En todo caso, no le demos vueltas: esas objeciones se producen principalmente por el hecho de que Gala León sea una mujer, y él mismo reconoce que no ve nada raro si un hombre es designado seleccionador para la Copa Federación. Eso es puro, simple y rampante machismo; Toni, no lo racionalices.

No es lo único que me ha dejado perplejo esta semana. El otro día, Emma Watson dio un bonito discurso en la sede de la ONU. Esta moza ya es modosa y simpática por naturaleza, pero encima, verla en este vídeo tan sumamente acojonada y salir adelante da todavía más ternura (es actriz, no sé si finge o no, pero parece real):

El discurso es bueno, e incluso alguien tan crítico con el feminismo y con el famoseo como yo lo firmaría casi en su totalidad. Sin embargo, echa un vistazo a los comentarios. Es verdaderamente alucinante.

Hace un rato, estaba leyendo en JotDown (una excelente revista, por cierto) una entrevista a una monologuista y guionista (lo siento por las rimas, es lo que hay) llamada Raquel Sastre, a la que sólo conozco por esta entrevista. Me pareció una entrevista bastante razonable. Sin embargo, lee los comentarios, y volverás a creer que sufres alucinaciones. Qué vueltas y revueltas a que es mala, que es buena, que si no fuera guapa no estaría ahí, y mil cosas más… cuando resulta que se ha venido ganando la vida sobre todo como guionista. Y porque dice que el Quijote (que se ha leído) es aburrido hoy en día… madre mía. Yo lo leí, me gustó, y… aun así no pasa nada por admitir que sí, que para los gustos de hoy el Quijote no es lo más entretenido que uno puede leer, y ella no dijo otra cosa (además, se lo leyó).

En definitiva: sigo viendo aparecer machismo de formas tan primitivas, burdas y evidentes que sí, que el feminismo sigue siendo necesario. Es una verdadera lástima que emplee tantas energías en hacer el tonto y en disparar donde no es.

Anuncios

3 comentarios to “Machismo”

  1. Emilio Molina Says:

    Me pasó tres cuartos de lo mismo con la medalla Fields de Matemáticas que concedieron hace poco a una mujer. ¡A una mujer! En todas las noticias (ya no en los comentarios) no faltaba la referencia de “y además es guapa”. Me parece natural que lo pensemos (a fin de cuentas, como decía Tim Minchin en su genial Confessions, sólo somos monos con zapatos) pero no me parece normal que no nos demos cuenta de que ese trato es siempre distinto cuando el individuo es un hombre (como los otros ganadores varones de la Fields).

    Los micromachismos están por todas partes…

  2. M Says:

    El tio de Rafa Nadal, Toni Nadal no es el jugador de fútbol, el jugador de fútbol es Miguel Ángel Nadal

  3. guticr Says:

    Emilio: esas cosas me ponen enfermo. “Y es guapa…” Hay que ser infantil, y gilipollas, para dar una noticia así.
    M: Tienes muuuuucha razón. Como nunca le dediqué más de un vistazo, y físicamente se me parecía al futbolista, di por supuesto que era él, pero para nada 🙂 Gracias por la corrección.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: