No tenían ni idea

No, no voy a hablar de Ana Mato y su marido, de Esperanza Aguirre y Francisco Granados (y una docena de alcaldes, por lo visto) o de Rajoy y los sobres. Voy a hablar de arte. De otras artes.

Hay gente que en un momento dado acierta. Crea algo imperecedero, algo especial, y los reconocemos como grandes artistas. Pero luego…

Luego uno ve lo que hacen después, y llega a una triste conclusión. No tenían ni idea de lo que estaban haciendo. Acertaron de chiripa.

En este tipo de historias hay una parte de culpa de los espectadores, claro está. Coronamos a gente como genios, hablamos con ligereza de obras maestras, y muchas veces estas “obras maestras” están a un paso muy corto de ser bodrios, horteradas o productos fallidos. Un poco de solemnidad nos saca las lágrimas, pero no nos damos cuenta de que un poquito, sólo un poquito más de solemnidad, sería ridículo.

Y por eso he tenido que rendirme a la evidencia.

Ridley Scott

Ridley Scott dirigió Alien, y dirigió Blade Runner. No hace falta decir más. De hecho, dirigió otras muchas buenas películas. No soy ningún cinéfilo, pero supongo que se ha hecho respetar, y sin ser cinéfilo puedo ver que tanto Alien como Blade Runner tienen algo. Nunca he sido muy de exagerar en este sentido, y no subo a la gente a pedestales, y tampoco a las películas. Pero parecen películas muy logradas, tanto en estética como en ritmo. No son tan apestosamente evidentes y facilonas como casi todo lo que hace Hollywood, no son pretenciosas y ridículas… Parecen películas sinceras, y han dejado huella. Con lo que uno puede pensar que Ridley es un tío con una sensibilidad especial. Incluso las secuelas de Alien fueron dignas (y mira que es difícil, y además estando como estuvieron en manos de otros directores, entre ellos el infumable James Cameron).

Y entonces llega Prometheus.

Soy consciente de los condicionantes de la industria del entretenimiento, y no se trata de que Ridley haga una película de arte y ensayo. Pero Prometheus

Prometheus es un bodrio, pero un bodrio de dimensiones económicas tan descomunales, que no es un pecado; vale por muchos pecados. Un director, o un guionista, pueden ceder al lado “comic barato” de las películas de acción, pueden incluir escenas vistosas, pueden poner protagonistas guapas y que enseñen las bragas (Sigourney lo hacía en Alien, aunque incluso eso estaba más que logrado). Lo que se quiera. Hay concesiones que tienen que hacer. Pero del mismo modo, un director de cine que se respete, o un guionista que se respete, otras concesiones no pueden hacerlas, y Ridley está en situación de no hacerlas. Si las hace, es porque quiere, porque se las cree, porque las elige.

Y eso que después de ver a esta mujer con esta caracterización uno es proclive a perdonar cualquier otra cosa que salga en pantalla.

Y eso que después de ver a esta mujer con esta caracterización uno es proclive a perdonar cualquier otra cosa que salga en pantalla.

Sí, ya he leído muchas veces que el problema es que no he entendido yo la película, que en una segunda parte se aclarará todo y que si revisas cuidadosamente el artwork encontrarás muchas claves. Pero lo que no puedes hacer es poner diálogos, o personajes, o sucesos, irritantemente estúpidos e insostenibles, y a la vez poner las claves en un jeroglífico indescifrable salvo que mires la peli fotograma a fotograma. No puedes hacer a la vez una película para imbéciles y para especialistas en semiótica. Eso no tiene ni pies ni cabeza, y el que lo hace no sabe qué tiene entre manos.

Con lo que después de ver esa película y salir del cine en estado de shock, sólo hay una forma de racionalizar lo que pasa: Ridley no sabía bien lo que hacía cuando dirigió Blade Runner y Alien. Pudo hacer dos mierdecillas, pero le salieron dos películas de culto, con el clima adecuado y el ritmo adecuado. Y le salieron de churro, porque ni de lejos supo capturar lo que tenían de especiales. Recordemos, hay una delgada línea entre lo sublime y lo hortera, y estas cosas pueden pasar.

Keane

Ya lo dije aquí: Keane debutaron con un disco redondo, nada menos. Algo muy difícil de conseguir lo consiguieron a la primera: un hallazgo musical. Y eso que está ya casi todo inventado. Ese tono melancólico, esa forma de dar protagonismo al piano (pero no como Elton John ni como Jerry Lee Lewis), ese estilo al componer.

Escuché con atención los siguientes discos de Keane, claro; uno tras otro. Pero… nada.

Son buenos discos. El talento sigue ahí, y las canciones son de Keane, no cabe duda. Pero no suena como debe sonar. Es otra cosa. Han tirado por un camino más “electrónico”, y esa música suena más optimista, más festiva, y desde luego menos intensa. No está mal, y no estoy diciendo que un músico no deba evolucionar, ni mucho menos que deba hacer siempre lo mismo que en el primer disco. Están en su derecho de hacerlo. Pero a mi parecer son discos del montón.

He intentado escuchar esos discos con los oídos abiertos, he sido paciente, he intentado darles margen. Pero está claro que lo que quieren hacer no es explorar lo que encontraron en Hopes and Fears. No sé cuál es la razón; podríamos alegar cambios de productor, pero no es el caso.

Así que Hopes and Fears fue, lamentablemente, un maravilloso accidente.

La portada de Iron Sea es preciosa, las cosas como son.

La portada de Iron Sea es preciosa, las cosas como son.

George Lucas

A Star Wars le pasa un poco lo que a Blade Runner: no es sólo el argumento, es el clima. En Star Wars especialmente, porque el argumento es flojito. Pero cuando uno ve la primera película (la primera que se estrenó, digo) ve esa estética de serie de televisión, con las cortinillas para pasar de una escena a otra, y asume que el director quiere poner algunos ingredientes naïf a propósito. Bueno, se le puede perdonar, eso también es inteligente. El caso es que el tipo consiguió poner esa estética polvorienta y decadente de los años 1970 en una película futurista, y no importa si lo sazona con un homenaje a los comics baratos (otra vez) y a la tele de aventuras que asombraba a los niños de los cincuenta. La película tenía pulso, era atractiva, a pesar de apuntar muchos detalles decepcionantes (y es que currarse un guión de ciencia ficción consistente es mucho, mucho trabajo).

Eso de devolver las balas con espadas láser olía un poquitín desde el principio.

Eso de devolver las balas con espadas láser olía un poquitín desde el principio.

Luego se filmaron las siguientes, con otros directores y guionistas, pero siempre basándose en historias de Lucas. No estaban del todo mal. Indiana Jones… bueno, ahí estaba Spielberg, no se puede culpar a Lucas si Spielberg está a menos de seiscientos kilómetros.

Ahora bien: años después llegan las precuelas. Y esto sí que ya no.

Lucas se revela como lo que seguramente es. Y no es alguien con una imaginación fuera de lo normal, alguien capaz de crear universos convincentes o guiones sólidos, alguien con un control inusual de la estética del cine. Lucas es un contador de historias del montón. Comete errores garrafales, hace concesiones vergonzosas e incomprensibles (por innecesarias). Hace películas para niños de diez años, o lo que él cree que son los niños de diez años. Lo mismo que Scott con Prometheus.

Es verdad que el listón estaba alto en términos económicos, y no me imagino el vértigo que tiene que darle al director original ponerse a hacer películas de la saga tantos años después, sabiendo que hay literalmente miles de millones de personas vigilándole. No me puedo imaginar el montón de miedos, de dudas, de inseguridades, de decisiones. No estoy despreciando a Lucas.

Es que en mi caso, como ya dije, no pongo a la gente ni a sus obras en pedestales muy altos, no llamo genio a nadie, e intento tener expectativas realistas. No espero que la segunda película me sorprenda como la primera, intento ser justo. Y aun así veo que esas películas son tan facilonas, tan ridículas a veces, que me pregunto si no se podía hacer algo un poquitín más inteligente, más real, menos impostado.

Y concluyo que Lucas tuvo suerte con Star Wars, simplemente.

 

 

Anuncios

2 comentarios to “No tenían ni idea”

  1. Emilio Molina Says:

    Creo que te encantarán si no los conocías:
    https://www.youtube.com/user/HISHEdotcom
    https://www.youtube.com/user/CinemaSins

  2. guticr Says:

    Pues sí que mola, sí XD Casualmente el otro día vi esa del corredor en el laberinto… Me parto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: