Archive for 23 enero 2015

La guía pa buscar la verdá / La guía para buscar la verdad

23 23UTC enero 23UTC 2015


N’asturiano [Ir a la versión en español]

Soy faigo por ser, escépticu. Y cuandu pongo’n dulda cualaquier cosa, percibo na xente estos pensamientos:

– “Un tocapelotas, ún que pon pegues por sistema.”
– “Pero si duldes de too nun vives, allories.”
– “Vaya aguafiestes, quíta-y la gracia a too.”
– “Ye un montón de trabayu, y poca xente tien los conocimientos pa facelu.”

En realidá nun ye asina. Sobre ser escépticu por sistema, nun ye una rareza; ye normal. Ye normal, claro, si lo que quies ye saber la verdá. Si quies más les mentires, entós no.

Sobre la paranoia de ponelo too’n dulda, en realidá nun ye pa tanto. Basta con poner en dulda les coses sospechoses. Un escépticu nun vive na incomodidá permanente de nun creyer en náa; por embargu, vive cola tranquilidá de tener clares toles idegues posibles. Y de asumir la so ignorancia cuandu dalgo nun se pue aclarar. Ye más fácil y más honesto que inventase soluciones.

Sobre eso de que ser escépticu quíta-y la gracia a too, ye un erru percomún. La verdá ye que la cruda realidá ye muncho, muncho más interesante y rica que les mentires. Les invenciones nun son un camín más guapu pal que les escucha, sinon un camín más fácil pal que les diz. Ser divulgaor científicu da más trabayu que ser Íker Jiménez o Eduardo Punset, pero lo que ufierta un bon divulgaor ye mil veces más interesante, apasionante y ablucante que lo que ufierten Jiménez o Punset. Nun nos ufierten dalgo más guapo o meyor empaquetáo; tomen un atayu pa trabayar menos.

Y sobre la dificultá que plantega buscar la verdá, ye muncho más fácil de lo que paez, y pa eso ta esta guía. La guía pa que nun te tomen el pelu. Esto ye, polo menos, lo que faigo yo. A mí tamién me engañen, pero namás faciendo esto vas barrer ensin esfuerciu gran parte de la mierda.

1.- Si paez una novela, de xuru que lo ye. Una hestoria indignante, ablucante, una confluencia de circunstancies con tolos ingredientes de la ficción… ye probable que seya ficción. Desconfía sobre too si la hestoria val pa confirmar los tos prexuicios ya estereotipos.

2.- Fulano dixo. Si te dicen que daquién dixo, busca la fonte. Busca a esa persona diciendo eso, por orden de preferencia de mayor a menor: en vídeu, grabación sonora, nun comunicáu firmáu pol autor o, si nun queda otru remediu, nuna transcripción lliteral fecha por un terceru. Siempres declaraciones completes; la frase sola nun val.

3.- Los estudios demuestren. Cuandu daquién fala d’estudios científicos, entruga cuálos. Si nun puen citátelos, nun val. “Citalos” ye decir el so títulu ya autores, de mena que pueas atopar l’artículu concretu. Vete a http://scholar.google.com. Ehí salen hasta los autores más irrelevantes, como por exemplu yo mesmu. Que los estudios apaezan ye’l mínimu, pero desisten malos estudios (ye lo que tien la ciencia, que asoléyense y entós los científicos de verdá ullen y refúguenlos). Busca a daquién que los llea y los discuta; en naukas.com, por exemplu, pero en cualquier sitiu dedicáu a desmontar mentires.

4.- El gobiernu suízu diz. Si envede a científicos atribúyense afirmaciones a dalgún ente colectivu, desixe saber cómo y cuándu “el gobiernu suízu” dixo dalgo, quiénes, en calidá de qué. Busca la fonte, o como mínimo daquién que lo desplique con claridá.

5.- Conflictos. Nun conflictu, ca parte demoniza a la otra, y anguañu la mentira sal gratis. Si quies saber la verdá, busca la versión de los dos. Si de verdá ún tien tola razón, vas confirmalo muncho meyor cola versión del otru, que va ser absurda, que cola acusación del primeru.

6.- El doctor Preschnischhausen. Si en dalguna hestoria te citen como fonte a un personaxe que fizo los estudios, búscalu: asoleyes d’él, si trabaya en dalguna universidá. Si namás lu atopes precisamente como parte d’esa hestoria, casi de xuru que ye tan inventáu como la hestoria.

7.- La estadística. En ciencia un exemplu nun val pa ná, y montón d’ellos tampoco. La coincidencia repetía de dos factores tampoco val pa ná. Ye fácil saber si un factor inflúi o non nun resultáu, y cuánto, porque pue determinase matemáticamente per aciu d'”inferencia estadística”. Un “estudiu” que nun incluya dalgo asina nun permite afirmar ná.

Respecto a la estadística, hay dellos otros problemas. Una mentira percomún: poner númberos que en realidá nun dicen ná. “El 12% de homes que xugaron a videoxuegos maltraten a la muyer”. Un titular terroríficu. Val, pero ¿qué porcentaxe de los homes, en xeneral, maltraten a la muyer? Porque si tamién ye’l 12%, entós los videxuegos nun pinten ná. “España, la última nel informe PISA”. Sí, pero ¿por cuánta diferencia? ¿Y cuál ye’l marxen d’erru del estudio¡u? Si España ye un 3% peor que los sos vecinos, y el marxen d’erru del estudiu ye’l 5%, la cifra nun val pa ná.

8.- El placebu. El cuerpu humanu ye complexu, y por eso pa estudiar melecines munches veces hai que recurrir a la estadística. Pa demostrar que una melecina ten un efeutu, tou estudiu seriu inclúi dellos grupos; a unos pacientes dáse-yos la melecina, y a otros un placebu que nun fai ná. Los pacientes nun saben si tan tomando uno o lo otro, pero nin siquiera los médicos que yos los dan saben lo que yos tan dando (hasta el momentu d’interpretar los resultáos finales). El númberu de pacientes ye lo bastante altu pa aplicar la estadística ensin que quede sitiu pal azar. Si nun se fai asina, nun val; el optimismu de los pacientes, o la actitú de los médicos (inclusive inconsciente) alteraría el resultáu.

9.- El conflictu d’intereses. Cuandu nuna información hai un evidente interés de quien la da (o de los sos accionistas o propietarios), desconfía y busca una fonte esterna. Los científicos nun faen los estudios buscando confirmar los sos deseos, sinon poniéndolos a prueba.

10.- Cuántica. Si dalgún productu o dalgo rellacionao cola to vida cotidiana inclúi, anque namás seya una vez, la pallabra “cuántico”, refúgalo darréu. Tan engañándote. Puntu.

11.- Enerxía, fluxos ya equillibrios. La enerxía ye dalgo físico y medible, y manifiéstase de delles formes: eléctrica, potencial, cinética, calorífica… Tamién pue falase d'”enerxía” en sentíu figuráu, pa referise a la actitú d’una persona. Pero si daquién usa la pallabra de cualaquiera otra forma, o fala de “formes de enerxía” misterioses que se salgan d’eso, refúgalo d’arréu, y nun digamos ya si fala de equillibrios o fluxos d’enerxía.

12.- El galimatías. La redistribución estroboscópica de les funciones d’onda polifásiques. Si te desplican dalgo con un vocabulariu llaráu de pallabres incomprensibles, refúgalo. Tan engañándote.

13.- El pesu de la prueba. Nun escaezas una perimportante. La lo vino a decir Laplace, más o menos: una afirmación requier prebes, y una afirmación estraordinaria requier prebes estraordinaries. El que diz dalgo estraordinario tien que demostralo; nun tienes tú que demostrar que ta enquivocáu.

14.- La desplicación más simple. Pa terminar, un clásicu: la navaya d’Occam. A falta d’otra información, ente dos desplicaciones pa un fenómenu, ye preferible la más simple.

 


En español [Dir a versión n’asturiano]

Soy, intento ser, escéptico. Y cuando pongo en duda cualquier cosa, percibo en la gente estos pensamientos:

– “Un tocapelotas, alguien que pone pegas por sistema.”
– “Pero si lo dudas todo no vives, te vuelves loco.”
– “Vaya aguafiestas, le quita la gracia a todo.”
– “Es un montón de trabajo, y además poca gente tiene los conocimientos para hacerlo.”

En realidad, no es así. Respecto a ser escéptico por sistema, ser escéptico no es una rareza; es normal. Es normal, claro, si lo que quieres es saber la verdad. Si prefieres las mentiras, entonces no.

Respecto a la paranoia de ponerlo todo en duda, en realidad no es para tanto. Basta con poner en duda las cosas sospechosas. Un escéptico no vive en la incomodidad permamente de no creer en nada; al contrario, vive con la tranquilidad de tener claras todas las ideas que sea posible. Y de asumir su ignorancia cuando algo no se puede aclarar. Es más fácil y más honesto que inventarse soluciones.

Respecto a creer que ser escéptico le quita la gracia a todo, es un error muy común. Lo cierto es que la cruda realidad es mucho, mucho más interesante y rica que las mentiras. Las invenciones no son un camino más bonito para el que las escucha, sino un camino más fácil para el que las dice. Ser divulgador científico es más trabajoso que ser Íker Jiménez o Eduardo Punset, pero lo que ofrece un buen divulgador es mil veces más interesante, apasionante y sorprendente que lo que ofrecen Jiménez o Punset. No nos ofrecen algo más bonito o mejor empaquetado; toman un atajo para trabajar menos.

Y respecto a la dificultad que entraña la búsqueda de la verdad, es mucho más fácil de lo que parece, y para eso está esta guía. La guía para que no te tomen el pelo. Esto es, al menos, lo que hago yo. A mí también me engañan, pero simplemente haciendo esto vas a barrer con facilidad un alto porcentaje de la mierda.

1.- Si parece una novela, probablemente lo es. Una historia indignante, sorprendente, una confluencia de circunstancias con todos los ingredientes de la ficción… es probable que sea ficción. Desconfía sobre todo si la historia sirve para confirmar tus prejuicios y estereotipos.

2.- Fulano ha dicho. Si te dicen que alguien dijo, busca la fuente. Busca a esa persona diciendo eso, por orden de preferencia de mayor a menor: en vídeo, grabación sonora, en un comunicado firmado por el autor o, si no queda otro remedio, en una transcripción literal hecha por un tercero. Siempre declaraciones completas; la frase aislada no vale.

3.- Los estudios demuestran. Cuando alguien habla de estudios científicos, pregunta cuáles. Si no te los pueden citar, no cuenta. “Citarlos” es decir su título y sus autores, de manera que puedas encontrar el artículo concreto. Vete a http://scholar.google.com. Ahí salen hasta los autores más irrelevantes, como por ejemplo yo mismo. Que los estudios aparezcan es el mínimo, pero existen malos estudios (es lo que tiene la ciencia, que se publican y entonces los verdaderos científicos los abuchean y los descartan). Busca a alguien que los lea y discuta; en naukas.com, por ejemplo, pero en cualquier sitio dedicado a desmontar mentiras.

4.- El gobierno suizo dice. Si en vez de a científicos se atribuyen afirmaciones a algún ente colectivo, exige saber cómo y cuándo “el gobierno suizo” dijo algo, quiénes, en calidad de qué. Busca la fuente, o como mínimo alguien que lo explique con claridad.

5.- Conflictos. En un conflicto, cada parte demoniza a la otra, y hoy en día la mentira sale gratis. Si quieres saber la verdad, busca la versión de los dos. Si realmente uno tiene toda la razón, lo confirmarás mucho mejor con la versión del otro, que será estúpida, que con la acusación del primero.

6.- El doctor Preschnischhausen. Si en alguna historia te citan como fuente a un personaje que hizo los estudios, busca al personaje: publicaciones suyas, si trabaja en alguna universidad. Si sólo lo encuentras precisamente como parte de esa historia, casi seguro que es tan inventado como la historia.

7.- La estadística. En ciencia un ejemplo no vale para nada, y un montón de ejemplos tampoco. La coincidencia repetida de dos factores tampoco vale para nada. Es fácil saber si un factor influye o no en un resultado, y cuánto influye, porque se puede determinar matemáticamente mediante “inferencia estadística”. Un “estudio” que no incluya algo así no permite afirmar nada.

Respecto a la estadística, hay otros muchos problemas. Una mentira muy común: colocar números que en realidad no dicen nada. “El 12% de los hombres que jugaron a videojuegos maltrata a su mujer”. Un titular terrorífico. Vale, pero ¿qué porcentaje de los hombres, en general, maltrata a su mujer? Porque si también es el 12%, entonces los videojuegos no pintan nada. “España, la última en el informe PISA”. Sí, pero ¿por cuánta diferencia? ¿Y cuál es el margen de error del estudio? Si España es un 3% peor que sus vecinos, y el margen de error del estudio es el 5%, la cifra no sirve para nada.

8.- El placebo. El cuerpo humano es complejo, y por eso para estudiar medicamentos muchas veces hay que recurrir a la estadística. Para demostrar que un medicamento tiene un efecto, todo estudio serio incluye varios grupos; a unos pacientes se les da el medicamento, y a otros se les da un placebo que no hace nada. Los pacientes no saben si están tomando lo uno o lo otro, pero ni siquiera los médicos que se los suministran saben lo que les están dando (hasta el momento de interpretar los resultados finales). El número de pacientes es lo suficientemente alto como para aplicar la estadística sin que quede sitio para el azar. Si no se hace así, no sirve; el optimismo de los pacientes, o la actitud de los médicos (incluso inconsciente), alteraría el resultado.

9.- El conflicto de intereses. Cuando en una información hay un evidente interés de quien da la información (o de sus accionistas o propietarios), desconfía y busca una fuente externa. Los científicos no hacen los estudios buscando confirmar sus deseos, sino poniéndolos a prueba.

10.- Cuántica. Si algún producto o algo relacionado con la vida cotidiana incluye, aunque sólo sea una vez, la palabra “cuántico”, descártalo inmediatamente. Te están engañando. Punto.

11.- Energía, flujos y equilibrios. La energía es algo físico y medible, y se manifiesta en diversas formas: eléctrica, potencial, cinética, calorífica… También se puede hablar de “energía” en sentido figurado, para referirse a la actitud de una persona. Pero si alguien usa la palabra de cualquier otra forma, o alude a “formas de energía” misteriosas que se salgan de eso, descártalo inmediatamente, y no digamos si habla de equilibrios o flujos de energía.

12.- El galimatías. La redistribución estroboscópica de las funciones de onda polifásicas. Si te explican algo con un vocabulario completamente plagado de términos incomprensibles, descártalo. Te están engañando.

13.- El peso de la prueba. No olvides una muy importante. La vino a decir Laplace, más o menos: una afirmación requiere pruebas, y una afirmación extraordinaria requiere pruebas extraordinarias. Quien dice algo extraordinario tiene que demostrarlo; no tienes tú que demostrar que él se equivoca.

14.- La explicación más simple. Para terminar, un clásico: la navaja de Occam. A falta de otra información, entre dos explicaciones para un fenómeno es preferible la más simple.

Península Ibérica

21 21UTC enero 21UTC 2015

En los comentarios del artículo Las secuelas del #lunesTetas, de Arturo Quirantes, va uno y dice una frase que me parece soberbia:

[Farmaciajalon] España es el único país del mundo donde un mono puede ir de los Pirineos a Gibraltar sin pisar el suelo saltando de tonto en tonto.

Y entonces le contesta otro:

[Gerardo] Desde luego, digo, tomando en cuenta que España es el único país que se encuentra entre los Pirineos y Gibraltar. 😉

Me han parecido geniales las dos.

El Papa amable

16 16UTC enero 16UTC 2015

N’asturiano [ir a versión en español]

Nel primer artículu del númberu de xineru de 2015 de Charlie Hebdo, el númberu 1178, Gérard Biard titula: ¿Tovía va seguir habiendo “sí, peros”?

Decía Biard:

Una entruga, polo menos, prúyenos: ¿va facese desaparecer por fin del vocabulariu políticu ya intelectual esa pallabra sucia de “laicu integrista”? ¿Va dexase por fin d’inventar arteros rodeos semánticos pa calificar de la mesma manera a los asesinos y a les sos víctimes?

Estos años caberos sentímonos un pocoñín solos, faciendo por refugar a golpe de lápiz les gochaes directes y los rodeos pseudointelectuales que mos azotaben al focicu, y al focicu de los nuesos amigos que defendían la laicidá: islamófobos, cristianófobos, provocaores, irresponsables, que echen lleña al fuéu, racistas, vosotros lo buscastis… Sí, condenamos el terrorismu, pero. Sí, amenazar de muerte a los dibuxantes nun ta bien, pero. Sí, pegá-y fueu a un periódicu ta mal, pero.

Esti ye’l papa progresista, amable, comprensivu, razonable. Diferente de los sos predecesores, que yeren cerriles y cerraos. El papa aperturista.

El papa de los peros, protexendo’l so negociu. Alineáu colos sos colegas de profesión. El papa ensin careta. Yo  nun digo ná más, ya lo diz él.

En español [Dir a versión n’asturiano]

En el primer artículo del número de enero de 2015 de Charlie Hebdo, el número 1178, Gérard Biard titula: “¿Va a seguir habiendo aún “sí, peros?”

Decía Biard:

Una pregunta, como mínimo, nos atormenta: ¿se va a hacer desaparecer por fin del vocabulario político e intelectual esa sucia expresión de “laico integrista”? ¿Se va a dejar por fin de inventar hábiles rodeos semánticos para calificar de la misma manera a los asesinos y a sus víctimas?

Estos últimos años nos hemos sentido un poco solos, intentando rechazar a golpe de lápiz las guarradas directas y los rodeos pseudointelectuales que nos arrojaban a la cara, y a la cara de nuestros amigos que defendían la laicidad: islamófobos, cristianófobos, provocadores, irresponsables, que echan leña al fuego, racistas, os lo habéis buscado… Sí, condenamos el terrorismo, pero. Sí, amenazar de muerte a los dibujantes no está bien, pero. Sí, incendiar un periódico está mal, pero.

Este es el papa progresista, amable, comprensivo, razonable. Diferente a sus predecesores, que eran cerriles y cerrados. El papa aperturista.

El papa de los peros, protegiendo su negocio. Alineado con sus colegas de profesión. El papa sin careta. Yo no digo más, ya lo dice él.

[Vídeo arriba]


Por si el vídeo d’arriba desapaez, dexo equí el testu que ponen debaxo.

Por si el vídeo de arriba desaparece, dejaré aquí el texto que ponen debajo.

El papa Francisco afirmó hoy que la libertad de expresión tiene sus límites y que no se puede provocar ni ofender a la religión, luego de los atentados de la semana pasada contra Charlie Hebdo y en medio de la controversia por un nuevo número de esa revista francesa con otra caricatura de Mahoma en la portada.

“La libertad de expresión y la libertad religiosa son derechos humanos fundamentales. Tenemos la obligación de hablar abiertamente, de tener esta libertad, pero sin ofender”, aseveró el Pontífice en declaraciones a periodistas a bordo del avión que lo trasladaba desde Sri Lanka a Filipinas, adonde arribó hoy.

“Vamos (a hablar) sobre París, hablemos claro: tenemos la obligación de hablar abiertamente, de tener esta libertad, pero sin ofender”, prosiguió.

En ese sentido, graficó que si “Gasbarri (uno de sus colaboradores), gran amigo, dice una mala palabra de mi madre, puede esperarse un puñetazo. ¡Es normal!”, aseguró.

“No se pude provocar – añadió – no se puede insultar la fe de los demás. No puede burlarse de la fe. No se puede”, afirmó en declaraciones a los periodistas que lo acompañan en su gira.

Sobre la libertad religiosa, destacó que “cada uno tiene el derecho de practicar su religión, pero sin ofender” y consideró una “aberración” matar en nombre de Dios.

“Creo que los dos son derechos humanos fundamentales, tanto la libertad religiosa, como la libertad de expresión”, continuó el Papa argentino sobre la compatibilidad entre ambos conceptos.

“No se puede ofender, hacer la guerra o asesinar en nombre de la propia religión o en nombre de Dios”, reiteró el Papa, citado por la agencia de noticias EFE.

Además, recordó que aunque ahora resulte sorprendente la violencia despertada en nombre de los credos, en el pasado hubo guerras en las que la religión desempeñó un papel determinante.

“También nosotros hemos sido pecadores, pero no se puede asesinar en nombre de Dios”, insistió.

Francisco lamentó que haya “mucha gente que habla mal de otras religiones” y esas son “provocaciones”, por lo que consideró que “hay un límite a la libertad de expresión”.

“Cada religión tiene dignidad, cualquier religión que respeta la vida y la persona, y yo no puedo burlarme. Y este es un límite, explicó el Papa.

“Puse este ejemplo (…) para decir que en esto de la libertad de expresión hay límites, como con lo que dije de mi madre”, dijo Francisco.

Por otro lado, consideró que “hay un desequilibrio humano” detrás de todo atentado suicida y que quienes los cometen carecen de “un verdadero equilibrio sobre el sentido de su vida y la de los demás”.

“Ofrecen su vida, pero no por el bien”, aclaró el Sumo Pontífice para marcar la diferencia con los misioneros, que “dan la vida, pero para construir”, mientras que quien se inmola “da la vida, para destruir”.

Sobre el uso de niños en estas acciones, como ha pasado recientemente en Nigeria, Francisco lamentó que se los use para todo tipo de acciones “de todas las maneras, en todos los lugares, explotados como esclavos, sexualmente”.

En su contacto con la prensa en el avión, donde respondió ocho preguntas, Francisco también se refirió a su propia seguridad ante las amenazas que recibió la Santa Sede.

“Yo digo siempre que tengo un defecto, que tengo una buena dosis de inconsciencia”, bromeó el Papa, aunque señaló que sí le preocupan “los fieles” y por ello le ha encargado al jefe de los servicios de seguridad vaticanos que esté “muy atento”, añadió.

“Yo solo pido que en el caso (de atentados) no me duela porque no soy valiente ante el dolor. De esto tengo mucho miedo”, dijo en tono de broma.

El miércoles 7 de enero, hombres armados con armas Kalashnikov ingresaron en la sede del semanario satírico francés Charlie Hebdo y abrieron fuego contra los presentes, matando a 12 de ellos e hiriendo a 20 más, en el peor ataque de este tipo en cuatro décadas en el país galo.

Tras el incidente, Francisco condenó con firmeza el atentado y exhortó a oponerse a “cualquier tipo de violencia, física y moral, que destruye la vida humana, viola la dignidad de las personas, y mina radicalmente el bien fundamental de la convivencia pacífica entre personas y pueblos”.

Crispación

14 14UTC enero 14UTC 2015

Versión n’asturiano [Ir a versión en español]

Diría que nun sé cómo lo faen. La verdá ye que sí lo sé. Pero tovía sabiéndolo paezme ablucante.

Na llexislatura pasáa vi dellos alderiques sobre si los coches diben estropease por dir a 30 km/h, que yera una burricada, y tal.
Cuandu vi que agora díbemos dir a 30 en munchos más tramos, a baxar a 20 nos tramos ensin bordillu, de 100 a 90 en carreteres “anches”, de 90 a 70 (¡o 50!) en carreteres “estreches”… y pasar de 120 a 130 en dalgunos tramos d’autopista, pero namás si tienen paneles y los astros tan alineáos, creí que diba haber una lluvia de fuéu.
Pues non. Esta ye una llexislatura pertranquila. Vamos ver la comparación.
2011, el gobiernu baxa temporalmente de 120 a 110 pa aforrar en importaciones (nesta noticia nin se fala de les zones 30 ni náa). Más de 4.000 comentarios en dos días:
2011, falando de les zones 30 (namás). 1129 comentarios:
2015, el gobiernu anuncia toooo lo que punxe enantes, xunto. 172 comentarios nuna selmana:
Curioso.

Versión en español [Dir a versión n’asturiano]

Diría que no sé cómo lo hacen. La verdad es que sí lo sé. Pero aun sabiéndolo me resulta sorprendente.

En la legislatura pasada vi muchas discusiones sobre si los coches se iban a estropear por ir a 30 km/h, que era una estupidez, y tal.

Cuando vi que ahora íbamos a ir a 30 en muchos más tramos, a bajar a 20 en los tramos sin bordillo, de 100 100 a 90 en carreteras “anchas”, de 90 a 70 (¡o 50!) en carreteras “estrechas”… y pasar de 120 a 130 en algunos tramos de autopista, pero sólo si tienen paneles y los astros están alineados, creí que iba a haber una lluvia de fuego.

 Pues no. Esta es una legislatura muy tranquila. Vamos a ver la comparación.
2011, el gobierno baja temporalmente de 120 a 110 para ahorrar en importaciones (en esta noticia ni se habla de las zonas 30 ni nada). Más de 4.000 comentarios en dos días:
2011, hablando (sólo) de las zonas 30. 1129 comentarios:
2015, el gobierno anuncia toooodo lo que puse antes, junto. 172 comentarios en una semana:
Curioso.