La guía pa buscar la verdá / La guía para buscar la verdad


N’asturiano [Ir a la versión en español]

Soy faigo por ser, escépticu. Y cuandu pongo’n dulda cualaquier cosa, percibo na xente estos pensamientos:

– “Un tocapelotas, ún que pon pegues por sistema.”
– “Pero si duldes de too nun vives, allories.”
– “Vaya aguafiestes, quíta-y la gracia a too.”
– “Ye un montón de trabayu, y poca xente tien los conocimientos pa facelu.”

En realidá nun ye asina. Sobre ser escépticu por sistema, nun ye una rareza; ye normal. Ye normal, claro, si lo que quies ye saber la verdá. Si quies más les mentires, entós no.

Sobre la paranoia de ponelo too’n dulda, en realidá nun ye pa tanto. Basta con poner en dulda les coses sospechoses. Un escépticu nun vive na incomodidá permanente de nun creyer en náa; por embargu, vive cola tranquilidá de tener clares toles idegues posibles. Y de asumir la so ignorancia cuandu dalgo nun se pue aclarar. Ye más fácil y más honesto que inventase soluciones.

Sobre eso de que ser escépticu quíta-y la gracia a too, ye un erru percomún. La verdá ye que la cruda realidá ye muncho, muncho más interesante y rica que les mentires. Les invenciones nun son un camín más guapu pal que les escucha, sinon un camín más fácil pal que les diz. Ser divulgaor científicu da más trabayu que ser Íker Jiménez o Eduardo Punset, pero lo que ufierta un bon divulgaor ye mil veces más interesante, apasionante y ablucante que lo que ufierten Jiménez o Punset. Nun nos ufierten dalgo más guapo o meyor empaquetáo; tomen un atayu pa trabayar menos.

Y sobre la dificultá que plantega buscar la verdá, ye muncho más fácil de lo que paez, y pa eso ta esta guía. La guía pa que nun te tomen el pelu. Esto ye, polo menos, lo que faigo yo. A mí tamién me engañen, pero namás faciendo esto vas barrer ensin esfuerciu gran parte de la mierda.

1.- Si paez una novela, de xuru que lo ye. Una hestoria indignante, ablucante, una confluencia de circunstancies con tolos ingredientes de la ficción… ye probable que seya ficción. Desconfía sobre too si la hestoria val pa confirmar los tos prexuicios ya estereotipos.

2.- Fulano dixo. Si te dicen que daquién dixo, busca la fonte. Busca a esa persona diciendo eso, por orden de preferencia de mayor a menor: en vídeu, grabación sonora, nun comunicáu firmáu pol autor o, si nun queda otru remediu, nuna transcripción lliteral fecha por un terceru. Siempres declaraciones completes; la frase sola nun val.

3.- Los estudios demuestren. Cuandu daquién fala d’estudios científicos, entruga cuálos. Si nun puen citátelos, nun val. “Citalos” ye decir el so títulu ya autores, de mena que pueas atopar l’artículu concretu. Vete a http://scholar.google.com. Ehí salen hasta los autores más irrelevantes, como por exemplu yo mesmu. Que los estudios apaezan ye’l mínimu, pero desisten malos estudios (ye lo que tien la ciencia, que asoléyense y entós los científicos de verdá ullen y refúguenlos). Busca a daquién que los llea y los discuta; en naukas.com, por exemplu, pero en cualquier sitiu dedicáu a desmontar mentires.

4.- El gobiernu suízu diz. Si envede a científicos atribúyense afirmaciones a dalgún ente colectivu, desixe saber cómo y cuándu “el gobiernu suízu” dixo dalgo, quiénes, en calidá de qué. Busca la fonte, o como mínimo daquién que lo desplique con claridá.

5.- Conflictos. Nun conflictu, ca parte demoniza a la otra, y anguañu la mentira sal gratis. Si quies saber la verdá, busca la versión de los dos. Si de verdá ún tien tola razón, vas confirmalo muncho meyor cola versión del otru, que va ser absurda, que cola acusación del primeru.

6.- El doctor Preschnischhausen. Si en dalguna hestoria te citen como fonte a un personaxe que fizo los estudios, búscalu: asoleyes d’él, si trabaya en dalguna universidá. Si namás lu atopes precisamente como parte d’esa hestoria, casi de xuru que ye tan inventáu como la hestoria.

7.- La estadística. En ciencia un exemplu nun val pa ná, y montón d’ellos tampoco. La coincidencia repetía de dos factores tampoco val pa ná. Ye fácil saber si un factor inflúi o non nun resultáu, y cuánto, porque pue determinase matemáticamente per aciu d'”inferencia estadística”. Un “estudiu” que nun incluya dalgo asina nun permite afirmar ná.

Respecto a la estadística, hay dellos otros problemas. Una mentira percomún: poner númberos que en realidá nun dicen ná. “El 12% de homes que xugaron a videoxuegos maltraten a la muyer”. Un titular terroríficu. Val, pero ¿qué porcentaxe de los homes, en xeneral, maltraten a la muyer? Porque si tamién ye’l 12%, entós los videxuegos nun pinten ná. “España, la última nel informe PISA”. Sí, pero ¿por cuánta diferencia? ¿Y cuál ye’l marxen d’erru del estudio¡u? Si España ye un 3% peor que los sos vecinos, y el marxen d’erru del estudiu ye’l 5%, la cifra nun val pa ná.

8.- El placebu. El cuerpu humanu ye complexu, y por eso pa estudiar melecines munches veces hai que recurrir a la estadística. Pa demostrar que una melecina ten un efeutu, tou estudiu seriu inclúi dellos grupos; a unos pacientes dáse-yos la melecina, y a otros un placebu que nun fai ná. Los pacientes nun saben si tan tomando uno o lo otro, pero nin siquiera los médicos que yos los dan saben lo que yos tan dando (hasta el momentu d’interpretar los resultáos finales). El númberu de pacientes ye lo bastante altu pa aplicar la estadística ensin que quede sitiu pal azar. Si nun se fai asina, nun val; el optimismu de los pacientes, o la actitú de los médicos (inclusive inconsciente) alteraría el resultáu.

9.- El conflictu d’intereses. Cuandu nuna información hai un evidente interés de quien la da (o de los sos accionistas o propietarios), desconfía y busca una fonte esterna. Los científicos nun faen los estudios buscando confirmar los sos deseos, sinon poniéndolos a prueba.

10.- Cuántica. Si dalgún productu o dalgo rellacionao cola to vida cotidiana inclúi, anque namás seya una vez, la pallabra “cuántico”, refúgalo darréu. Tan engañándote. Puntu.

11.- Enerxía, fluxos ya equillibrios. La enerxía ye dalgo físico y medible, y manifiéstase de delles formes: eléctrica, potencial, cinética, calorífica… Tamién pue falase d'”enerxía” en sentíu figuráu, pa referise a la actitú d’una persona. Pero si daquién usa la pallabra de cualaquiera otra forma, o fala de “formes de enerxía” misterioses que se salgan d’eso, refúgalo d’arréu, y nun digamos ya si fala de equillibrios o fluxos d’enerxía.

12.- El galimatías. La redistribución estroboscópica de les funciones d’onda polifásiques. Si te desplican dalgo con un vocabulariu llaráu de pallabres incomprensibles, refúgalo. Tan engañándote.

13.- El pesu de la prueba. Nun escaezas una perimportante. La lo vino a decir Laplace, más o menos: una afirmación requier prebes, y una afirmación estraordinaria requier prebes estraordinaries. El que diz dalgo estraordinario tien que demostralo; nun tienes tú que demostrar que ta enquivocáu.

14.- La desplicación más simple. Pa terminar, un clásicu: la navaya d’Occam. A falta d’otra información, ente dos desplicaciones pa un fenómenu, ye preferible la más simple.

 


En español [Dir a versión n’asturiano]

Soy, intento ser, escéptico. Y cuando pongo en duda cualquier cosa, percibo en la gente estos pensamientos:

– “Un tocapelotas, alguien que pone pegas por sistema.”
– “Pero si lo dudas todo no vives, te vuelves loco.”
– “Vaya aguafiestas, le quita la gracia a todo.”
– “Es un montón de trabajo, y además poca gente tiene los conocimientos para hacerlo.”

En realidad, no es así. Respecto a ser escéptico por sistema, ser escéptico no es una rareza; es normal. Es normal, claro, si lo que quieres es saber la verdad. Si prefieres las mentiras, entonces no.

Respecto a la paranoia de ponerlo todo en duda, en realidad no es para tanto. Basta con poner en duda las cosas sospechosas. Un escéptico no vive en la incomodidad permamente de no creer en nada; al contrario, vive con la tranquilidad de tener claras todas las ideas que sea posible. Y de asumir su ignorancia cuando algo no se puede aclarar. Es más fácil y más honesto que inventarse soluciones.

Respecto a creer que ser escéptico le quita la gracia a todo, es un error muy común. Lo cierto es que la cruda realidad es mucho, mucho más interesante y rica que las mentiras. Las invenciones no son un camino más bonito para el que las escucha, sino un camino más fácil para el que las dice. Ser divulgador científico es más trabajoso que ser Íker Jiménez o Eduardo Punset, pero lo que ofrece un buen divulgador es mil veces más interesante, apasionante y sorprendente que lo que ofrecen Jiménez o Punset. No nos ofrecen algo más bonito o mejor empaquetado; toman un atajo para trabajar menos.

Y respecto a la dificultad que entraña la búsqueda de la verdad, es mucho más fácil de lo que parece, y para eso está esta guía. La guía para que no te tomen el pelo. Esto es, al menos, lo que hago yo. A mí también me engañan, pero simplemente haciendo esto vas a barrer con facilidad un alto porcentaje de la mierda.

1.- Si parece una novela, probablemente lo es. Una historia indignante, sorprendente, una confluencia de circunstancias con todos los ingredientes de la ficción… es probable que sea ficción. Desconfía sobre todo si la historia sirve para confirmar tus prejuicios y estereotipos.

2.- Fulano ha dicho. Si te dicen que alguien dijo, busca la fuente. Busca a esa persona diciendo eso, por orden de preferencia de mayor a menor: en vídeo, grabación sonora, en un comunicado firmado por el autor o, si no queda otro remedio, en una transcripción literal hecha por un tercero. Siempre declaraciones completas; la frase aislada no vale.

3.- Los estudios demuestran. Cuando alguien habla de estudios científicos, pregunta cuáles. Si no te los pueden citar, no cuenta. “Citarlos” es decir su título y sus autores, de manera que puedas encontrar el artículo concreto. Vete a http://scholar.google.com. Ahí salen hasta los autores más irrelevantes, como por ejemplo yo mismo. Que los estudios aparezcan es el mínimo, pero existen malos estudios (es lo que tiene la ciencia, que se publican y entonces los verdaderos científicos los abuchean y los descartan). Busca a alguien que los lea y discuta; en naukas.com, por ejemplo, pero en cualquier sitio dedicado a desmontar mentiras.

4.- El gobierno suizo dice. Si en vez de a científicos se atribuyen afirmaciones a algún ente colectivo, exige saber cómo y cuándo “el gobierno suizo” dijo algo, quiénes, en calidad de qué. Busca la fuente, o como mínimo alguien que lo explique con claridad.

5.- Conflictos. En un conflicto, cada parte demoniza a la otra, y hoy en día la mentira sale gratis. Si quieres saber la verdad, busca la versión de los dos. Si realmente uno tiene toda la razón, lo confirmarás mucho mejor con la versión del otro, que será estúpida, que con la acusación del primero.

6.- El doctor Preschnischhausen. Si en alguna historia te citan como fuente a un personaje que hizo los estudios, busca al personaje: publicaciones suyas, si trabaja en alguna universidad. Si sólo lo encuentras precisamente como parte de esa historia, casi seguro que es tan inventado como la historia.

7.- La estadística. En ciencia un ejemplo no vale para nada, y un montón de ejemplos tampoco. La coincidencia repetida de dos factores tampoco vale para nada. Es fácil saber si un factor influye o no en un resultado, y cuánto influye, porque se puede determinar matemáticamente mediante “inferencia estadística”. Un “estudio” que no incluya algo así no permite afirmar nada.

Respecto a la estadística, hay otros muchos problemas. Una mentira muy común: colocar números que en realidad no dicen nada. “El 12% de los hombres que jugaron a videojuegos maltrata a su mujer”. Un titular terrorífico. Vale, pero ¿qué porcentaje de los hombres, en general, maltrata a su mujer? Porque si también es el 12%, entonces los videojuegos no pintan nada. “España, la última en el informe PISA”. Sí, pero ¿por cuánta diferencia? ¿Y cuál es el margen de error del estudio? Si España es un 3% peor que sus vecinos, y el margen de error del estudio es el 5%, la cifra no sirve para nada.

8.- El placebo. El cuerpo humano es complejo, y por eso para estudiar medicamentos muchas veces hay que recurrir a la estadística. Para demostrar que un medicamento tiene un efecto, todo estudio serio incluye varios grupos; a unos pacientes se les da el medicamento, y a otros se les da un placebo que no hace nada. Los pacientes no saben si están tomando lo uno o lo otro, pero ni siquiera los médicos que se los suministran saben lo que les están dando (hasta el momento de interpretar los resultados finales). El número de pacientes es lo suficientemente alto como para aplicar la estadística sin que quede sitio para el azar. Si no se hace así, no sirve; el optimismo de los pacientes, o la actitud de los médicos (incluso inconsciente), alteraría el resultado.

9.- El conflicto de intereses. Cuando en una información hay un evidente interés de quien da la información (o de sus accionistas o propietarios), desconfía y busca una fuente externa. Los científicos no hacen los estudios buscando confirmar sus deseos, sino poniéndolos a prueba.

10.- Cuántica. Si algún producto o algo relacionado con la vida cotidiana incluye, aunque sólo sea una vez, la palabra “cuántico”, descártalo inmediatamente. Te están engañando. Punto.

11.- Energía, flujos y equilibrios. La energía es algo físico y medible, y se manifiesta en diversas formas: eléctrica, potencial, cinética, calorífica… También se puede hablar de “energía” en sentido figurado, para referirse a la actitud de una persona. Pero si alguien usa la palabra de cualquier otra forma, o alude a “formas de energía” misteriosas que se salgan de eso, descártalo inmediatamente, y no digamos si habla de equilibrios o flujos de energía.

12.- El galimatías. La redistribución estroboscópica de las funciones de onda polifásicas. Si te explican algo con un vocabulario completamente plagado de términos incomprensibles, descártalo. Te están engañando.

13.- El peso de la prueba. No olvides una muy importante. La vino a decir Laplace, más o menos: una afirmación requiere pruebas, y una afirmación extraordinaria requiere pruebas extraordinarias. Quien dice algo extraordinario tiene que demostrarlo; no tienes tú que demostrar que él se equivoca.

14.- La explicación más simple. Para terminar, un clásico: la navaja de Occam. A falta de otra información, entre dos explicaciones para un fenómeno es preferible la más simple.

Anuncios

5 comentarios to “La guía pa buscar la verdá / La guía para buscar la verdad”

  1. Emilio Molina Says:

    No sabes cómo te estoy haciendo la ola ahora mismo por poner en tan límpido muchos conceptos que intento explicar a otras personas.

    Sólo te quiero hacer una puntualización, que a veces es la madre de todos los males: el efecto placebo sí hace algo. Si la gente supiera hasta qué punto sus expectativas pueden influenciar a sus percepciones y su predisposición (para bien y para mal, que también hay nocebo), quizá lo tendrían más fácil a la hora de preguntarse si algo les está haciendo cierto efecto per se o porque ellos esperan que le haga ese efecto. En general, la autosugestión humana es muy desconocida e infravalorada. Además (y aparte), hay muchas “pamplinas” en las que se juega con el papel psicosomático de algunas dolencias, y en las que el placebo puede servir incluso de verdadera terapia (a pesar de cómo cuente la “pamplina” que funciona).

    Lo que pasa (y a lo que te refieres) es que el efecto placebo no hace magia y tiene ciertos límites: puede darte sensación de bienestar y ayudarte a que sobrelleves mejor una enfermedad que se te iba a pasar de todas formas, pero también puede darte esa sensación y en realidad estar muriéndote por no recibir un tratamiento médico adecuado.

    En “Mala Ciencia” de Ben Goldacre (libro que te seguramente te encantará si no lo has leído ya), se desglosan ciertos aspectos del placebo y nocebo muy interesantes.

    Aparte de la puntualización, chapeau.

  2. guitarranalon Says:

    Como diría mi hermana, filóloga ella, “esto ya lo inventaron los griegos”, y es que gran parte de lo que citas son los argumentos falaces de toda la vida, muchos de los cuales ya se enunciaron por entonces.
    Es una pena que luego se cuestione la utilidad de estudiar ciertas asignaturas o se penalicen para poder impartir otras.
    Por cierto, no hace falta decir que me parece un tema interesantísimo y que tiene aplicación en la vida diaria 😀

  3. guticr Says:

    Emilio: sí, seguramente simplifiqué demasiado. El peligro del placebo es precisamente que hace algo, como bien dices 🙂 Lo que pasa es que entonces tendrían que vender su producto etiquetado como placebo, para ser honestos. Pero si lo etiquetan… ¡ya no funcionará! Total, que aunque el placebo pueda tener efectos, incluso positivos, hay que renunciar a venderlo porque es indistinguible de la estafa (y, como dices, la gente deja de tomar los tratamientos reales).

    guitarranalon: Por supuesto que está todo inventadísimo, tiene toda la razón tu hermana 🙂 y hay quien a todo esto lo llama simplemente sentido común. Pero no es tan común.

    En realidad, esto surgió porque a veces veo mentiras muy burdas y escandalosas, pero la gente alrededor me mira raro y dice que por qué estoy tan seguro. Y me doy cuenta de que me cuesta contestarles, es como si tuviera un montón de vocecitas en la cabeza gritando y abucheando todas a la vez, peleándose por desmentir a los impostores XD así que me propuse darles un nombre y un poco de organización.

  4. Emilio Molina Says:

    Por lo que he estado escuchando y leyendo por ahí, el placebo puede funcionar incluso anunciándolo (quizá por psicología inversa), aunque sí funciona un poco peor.

    ¿Conoces el libro que te mencionaba? Es de los que, junto con “una breve historia de casi todo”, recomendaría leer a todo el mundo.

    Justo en “tertulias literarias de ciencia” están hablando estos días del capítulo sobre el efecto placebo:
    http://tertuliasliterariasdeciencia.blogspot.com.es/2015/02/mala-ciencia-5-el-efecto-placebo.html

    He dejado allí un enlace de una charla sobre hipnosis terapéutica que vi hace poco, en el que también trataban indirectamente el tema del placebo (entre otras desmitificaciones de lo que es y no es la hipnosis), muy interesante.

  5. guticr Says:

    Pues Goldacre es una asignatura pendiente, y ese libro en particular 🙂 así que se agradece el recordatorio. A ver si me lo leo.

    Interesante también el enlace. Experimentar con personas es siempre difícil, somos fruto de un montón de factores. Pero sigo creyendo en la causa y el efecto como única forma válida, y honesta, de afrontar la medicina.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: