La infancia

No se trata de andar haciendo psicoanálisis baratos, pero sí es verdad que no nos damos cuenta de hasta qué punto somos el niño que éramos, disfrazado con un cuerpo más grande y otras circunstancias, intentando perpetuamente (inútilmente) ajustar cuentas con nuestra infancia. Y a saber cuántas motivaciones infantiles, tontas, mediocres, pequeñas, hay en los grandes movimientos de la historia.

El otro día leí un artículo sobre Hitler y venía esta frase. Lo malo es que seguramente no le falta razón.

Es bien sabido que el categórico rechazo de la Academia de Artes de Viena le sumió en el más resentido y miasmático de los infiernos de la paranoia. Y sin embargo, podría haber sido todo tan distinto… Cada vez que escucho el lugar común de «¿Qué harías si tuvieses una máquina del tiempo? Matar a Hitler» no puedo evitar pensar que con un sello de Aprobado en Viena ya habría bastado. No iba a ser el primer inútil calentando plaza en una universidad, y nos habríamos ahorrado Treblinka.

Kiko Amat, Jot Down

 

Anuncios

Una respuesta to “La infancia”

  1. Emilio Molina Says:

    Unos colegas hicieron este frikicorto que complementa estupendamente la entrada:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: