El Planeta

El otro día escribí sobre Gadea Fitera. Que, por cierto, sigue con sus cosas: aquí vuelve a decir que la culpa de las enfermedades es de la “inmigración descontrolada”,  aquí sigue de víctima porque hace un tiempo que no sale de discotecas (¡esto sí que es una madre coraje!)… en fin, en su línea.

Una de las cosas que me llamó la atención fue enterarme de que Fitera fue finalista del Planeta (sí, fue el momento en el que ya se consideró plenamente escritora). Básicamente me preguntaba cómo es posible que sea finalista del premio Planeta alguien que escribe tan mal.

Cuando digo que escribe mal no digo sólo que escriba sandeces que dan vergüenza ajena, como cuando dice “Me gustaría empezar diciendo que cualquier madre que ha criado a sus hijos seis meses (o el tiempo que sea) sin ayuda, tiene todo el derecho a quejarse, lo que quiera cuando quiera, si eso le ayuda a sentirse mejor con la carga que lleva”. Digo que escribe mal-mal: no sabe usar los signos de puntuación, los acentos, las palabras, como cuando en el mismo artículo dice “lo que escribo no tiene porque [sic] gustar a nadie”. ¿Se puede ser finalista del Planeta escribiendo tan deficientemente?

Que el premio es un chanchullo ya se sabe incluso sin estar al tanto. Pero uno pensaba que, chanchullos aparte, los libros con los que organizan el chanchullo serían libros de nivel profesional. De profesional de la escritura. Vamos, que pasarían sin problemas una revisión de nivel bachillerato. Y resulta que no es así.

Empecé a mosquearme al recordar que la mismísima Rosa Regàs no es que haya sido finalista, sino que ¡ganó el premio! Es imposible leer una columna completa de Rosa Regàs sin faltas de ortografía o de sintaxis, pero quizás cuando se sienta con calma a escribir un libro lo haga bien. O se lo revise alguien, no sé.

Pues no; al parecer, Regàs escribe así siempre. Y no me sorprende nada.

A raíz de esto, empecé a ver por ahí críticas bastante detalladas de los libros del Planeta. Y me encontré con todo un género, muy interesante y revelador. Gente que se lee esos bodrios por nosotros, y nos los detalla casi página a página. He disfrutado mucho leyendo algunas.

Por supuesto, no necesariamente estoy de acuerdo con todas. Quienes escriben las críticas, por cierto, cometen a su vez montones de faltas de ortografía, y eso incomoda bastante. También a veces se indignan por cosas que seguramente no son tan indignantes (detalles argumentales, por ejemplo). Una vez que entran en la espiral de escarnio, parece que no pueden parar. Pero sí, la gran mayoría de lo que escriben parece cierto. Y, si lo es, el premio Planeta no sólo es un chanchullo; es que los libros premiados suelen ser una mierda.

Basta leer una crítica al libro de María de la Pau Janer, al de Jaime Bayly o al de la propia Rosa Regàs. Estos críticos a veces quizás se pongan un poco tiquismiquis, pero de todos modos hay tanto material, tanto argumento para destrozar esas novelas, la evidencia es tan abrumadora, que la conclusión es clara.

Sí, se puede ser finalista del Planeta, y hasta ganarlo, escribiendo rematadamente mal. No es que el Planeta elija buenos libros, pero haciendo la trampa de publicar siempre a autores famosetes o con criterios comerciales. Es que elige directamente malos libros; sólo importa el autor.

Lo bueno es que, como digo, he descubierto un género. Leyendo esas críticas, por mal escritas que estén, seguro que he aprendido más, disfrutado más y perdido menos tiempo que leyendo los libros originales. Y, de todas maneras, los originales también están mal escritos, así que…

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: