La política ye como’l baloncestu…

Voy facer un poco como Jesulín de Ubrique nel guiñol: envede colos toros, voy comparar la política col baloncestu.

Cuandu yo xugaba al baloncestu, bien ceo entamé a chupar banquillu. Pa enriba de nun ser una figura (y de que entamé a facer deporte a los 16 años, demasiao sero), yera demasiao disciplináu, demasiao obediente, demasiao responsable; y eso, pa un pivot, ye la muerte. Dícente “defiende”, y tú defiendes, porque lo primero ye’l equipu, y too eso. Y entós sacrifíqueste pol equipu. Y cuandu te das cuenta, eso ye lo único que faes. Sacrificate. El primer partíu oficial que xugué, cuandu nun tenía ni idega, foi la segunda mayor anotación de la mi curtia carrera deportiva; esi día dixéronme “bien, pero has tirar menos, y más cerca’l aru”. Y ehí terminóse too. D’ehí p’abaxo. Nunca nun voi saber cuánto habría anotao de haber seguío xugando ensin pensar tanto, ensin ser tan responsable.

El final de la mi carrera vino en tres veces. El primer avisu foi un tornéu de veranu, nel que yo taba nun equipu -La Carbonera- col que llegamos a la final. Enfrente teníemos a un equipu -el Busgosu-, collacios nuestros na lliga, que yeren buenos, pero podíemos ganalos. Ún de los pilares d’aquel equipu yera Ramón, güey alcalde de Llena, un pívot imparable que anotaba lo suyo. Yo, ya que de aquella ya valía pa defender y poco más, tomé la determinación: aquel nun diba ser el partíu de Ramón. Diba quedar en seco. Nun diba ni a recibir la pelota.

Xugué un partidazu. Algamé lo que nun algamara naide nel tornéu: tuve a Ramón suxetu. Nun entraba na zona, si entraba nun recibía pelota, y si la recibía nun revolvía. Fice por anulalu, y práuticamente anulélu. Fice un imposible. Una defensa de manual, y ensin muches faltes. Yo nunca nun fui un gran xugaor, y sélo porque entiendo un poco de baloncestu; y por eso sé cuándu lo faigo bien. Y esi día fice una exhibición. Propúsemelo, y fícelo.

Un xugaor que defiende nun tien el apreciu de la xente; nun se ve. Pero sí lo ven los entendíos, los que xueguen contigo, el entrenaor. El nuestru entrenaor, si mal nun recuerdo, yera’l entrenaor del equipu oficial de la villa; el mi entrenaor de tola vida.

El restu’l equipu taba xugando permal. Díbemos perder, y eso que lo teníemos fácil: Busgosu nun taba faciendo ná.

Y entós, al descansu, el entrenaor dio les instrucciones, y dixo… que güey que Ramón nun taba faciendo ná, teníemos que aprovechar eso. Rubén (y otros pívots) teníen que aprovechalo.

Non, nun dixo “güey que esti home tien a Ramón atáu de pies y manos y fechu un paquetín envueltu pa regalu”. Dixo que Ramón nun taba faciendo ná. Nin miró pa mí. Nun viera ná de lo que yo ficiera. Y esi día, que nin siquiera’l entrenaor, un entrenaor esperimentáu y que m’empobinara pa convertime no que yo yera ya dende aquel primer partíu nel que tomé el camín del sacrificiu y non el de les canastes, reparó en tolo que yo ficiera (que yera abondo más difícil, cansao y sacrificáo que ná de lo que ficiera el restu) decidí que nun diba tardar muncho en dexar aquella puta mierda.

La señal definitiva pa dexalo, la tercera, foi una lesión nel tobillu. Pero enantes hebo una segunda: un partíu importante que xugamos (¿contra la Avilesina? Nun m’alcuerdo) y que foi una mierda tamién, pero peor. Los titulares, les estrelluques del equipu, daben pena, ascu y dolor. Taben faciéndolo polvo, toos. Nun yera un día d’esos que te compadeces porque ves que too yos sal mal y tan negáos, como pudo pasar contra Busgosu; eso pása-y a cualquiera. Esto non; esto ye un día d’esos en que lo que te dan ye ganes de da-yos una somanta palos, porque lo merecíen. Una cosa ye xugar mal y otra aquella falta d’enerxía, de responsabilidá, de güevos. Aquello yera tan insufrible que’l partíu taba faciéndose eternu, y tovía faltaben más de diez minutos. Yera una tortura ver aquello, humillante, insoportable, non ya pola paliza que nos caía, sinon por cómo nos caía, contra un equipu que pa enriba tampoco taba faciendo maraviya dala. Si se pudiera ún rendir como nel axedrez, de xuru que lo facíamos nel momentu. Nun tenía xacíu dalu seguir ellí.

Y entós el entrenaor sentó a casi toles estrelles de golpe; sentó a cuatro, y sacó a los reservas. Ente ellos, yo.

Nun sé lo que pretendía. Si quies castigar a un titular, o nun tien el día, siénteslu nel banquillu, sí, y das la oportunidá al reserva. Pero esi día…

Esi día sentar a aquella manta d’inútiles nun foi un castigu. Foi un premiu. Envede aguantar lo que ellos mesmos estropearen, asumir les consecuencies y pasar aquella agonía que ellos buscaren, segundu a segundu, entós sí; entós salimos los pringaos a comer la so mierda. Nun yeren nin les sobres; salimos a llevar les hosties que teníen que recibir ellos. Cuandu ya yera completamente imposible enderechar ná, cuandu el partíu taba totalmente estropeáu y perdíu, salíemos los demás. Paecióme tan ofensivo, paecióme tal despreciu, tal falta de consideración, que decidí que aquello diba terminar.

¿Qué tien que ver too esto cola política?

Pues lo siguiente. Preséntome a alcalde (o lo que seya). Si gano, soy alcalde. Pero si pierdo, marcho. Y ehí vos quedáis los collacios del partíu, los ciudadanos que me votastis, los rivales políticos. La oposición, el control al gobiernu, que lo faiga otru; yo namás alcalde.

Si tuviéramos un mínimu de responsabilidá colos puestos políticos, nun desixiríamos a los candidatos que dimitieran cuandu pierden unes eleiciones. Desixiríamos que ficieren cuatro años el trabayu pal que se los votó. Que ye representanos. Que ye influir na política. Que ye xixilar lo que se fai coles nuestres perres. Que ye aplicar na balanza el pesu que-yos hayamos dáo, muncho o poco. Pue ser un trabayu prestosu, como mandar y cobrar comisiones, o pue ser un trabayu duru, como denunciar lo que ta mal o facer por algamar dalgún acuerdu en dalguna materia. Pero ye un trabayu que te comprometiste a facer.

Nun digo que tengas que ser candidatu pa otra vez, claro. Si perdiste, has pagalo. Pero has pagalo trabayando cuatro años na oposición, non marchando y dexando que los reservas coman la to mierda.

Lo contrario recuérdame a los mis collacios. Cuandu tan metiendo trenta puntos y tol mundu los aplaude, xueguen. Cuandu tan dando pena, ascu y dolor, siéntense y que otru arregle el destrozu.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: