La tele del partido

Ya dije que no quiero escribir de política. Pero es que hay cosas que me asquean en tal grado que no me puedo resistir.

Los que dicen que quieren acabar con las mamandurrias, que llaman “titiriteros” a todos los que no les bailan el agua, que son los más eficientes, los más serios, los menos corruptos, los que hacen bien las cosas…

Los que se llenan la boca llamando “sectarios” a quienes no piensen como ellos (es decir, a quienes apliquen la lógica), los que ponen el grito en el cielo por cualquier fallo estúpido con una tituladora y hablan de manipulación…

Los que repiten una y otra vez lo de la herencia recibida…

¿Qué hacen cuando toman las riendas?

Pues reciben una televisión pública modélica (en comparación con lo que ha habido siempre en España, digo).

Y ponen de director de la radiotelevisión pública a un tipo que dice en sede parlamentaria que por supuesto vota al PP y seguirá votando al PP. Un tipo cuyo gran mérito es haber hundido primero Telemadrid (otra tele del partido), y que de hecho cobraba del PP… mientras era periodista… de ABC. Y que lo ha admitido.

Y entonces empiezan a llenar la tele de anuncios.

Y empiezan a enmierdarla y la convierten descaradamente en su cortijo, el cortijo de la manipulación más descarada, editando imágenes, soltando cortinas de humo, contando trolas, hablando todos los días de lo bien que van las cifras del paro, las corridas de toros.

Y en la 2 siguen los documentales, pero ahora son casi siempre de santos y de (otros) fenómenos paranormales.

Y entonces se acaban las mamandurrias, y vuelven la imparcialidad y la alta cultura. Traen a Curri Valenzuela. Traen a Los Morancos. A Bertín Osborne. A José Luis Moreno. A Ernesto Sáenz de Buruaga, incluyendo a Fernando Sánchez Dragó y otra gente parecida en el lote. Y entonces Sáenz de Buruaga se la pega, retiran el bodrio, pero eso no puede quedar así y entonces le hacen un programa a medida a Fernando Sánchez Dragó.  Que incluye como presentadora… ¿lo adivinas? A su hija, Ayanta Barilli.

Con toda la cara dura. Con la impunidad del señorito. Nadie les tose.

Lecciones de ética y de trabajo. Fran Llorente, sectario, que eres un sectario y un sinvergüenza.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: