Cataluña

Con los años aprendo que todo es mucho más sencillo de lo que parece, y a la vez mucho más complicado.

Para entender la Antigüedad no basta con empaparse de sumerios, acadios y asirios. Porque la realidad no funciona con esa clasificación. Porque la mezcla es mucho más compleja. Porque estaban los fenicios, de los que los libros del insti apenas se acordaban, pero casi todos nuestros alfabetos son el suyo. Porque había imperios enteros de los que no nos hablaban, o que permanecen completamente olvidados a día de hoy. Porque antes que Colón mucha gente llegó desde Europa a América y era un secreto a voces, porque el propio Colón probablemente sabía bien a dónde iba, porque Graham Bell no inventó el teléfono ni Edison inventó casi nada. Para entender el pasado tendríamos que ser capaces de entender el presente, y para eso tendríamos que poder entender millones de historias entrecruzadas, cuando no somos capaces de desentrañar una sola, que es la nuestra.

Y a la vez todo es mucho más sencillo. Los sumerios no eran tan distintos a nosotros. No eran tontos, ni demasiado listos. Si nos transplantaran allí de repente, echaríamos de menos el plástico o la electricidad o algunas ideas que se extendieron con la Revolución Francesa. Pero algo parecido nos pasaría si nos transplantaran de repente a hace solo veinte años. Nos horrorizamos con aquellos judíos empaquetados en trenes hacia los campos de exterminio, pero hoy estamos tranquilos con palestinos detrás de alambradas o con sirios que huyen del horror y a los que no dejamos entrar. Los errores son los mismos de siempre.

Para un madrileño (e incluyo en ese término a una enorme proporción de sorianos, extremeños y, por supuesto, una gran mayoría de asturianos) un catalán es algo fácil de definir: un tipo que me odia, que ha decidido hablar raro (raro y además feo) por joderme, que es madrileño como yo pero se cree mejor y entonces se inventa otra cosa.

El problema es tan simple que se va a solucionar cuando le digamos al catalán que entonces el Barça no va a tener contra quién jugar, y que van a tener que hacer otra vez desde cero toooodo el papeleo para entrar en la UE. Si se lo repetimos mucho a los catalanes, seguro que un día, de repente, dirán: “Hosti, tú, que no me había dado cuenta, ¡el Barça y los trámites de la UE! Es verdad, nada, nada, seguimos siendo españoles, no jodas, que si no, nos metemos en un problemón irresoluble. ¡Hala Madrid!”

Evidentemente, no. Evidentemente, en toda esa historia hay unos millones de catalanes con sus vidas completas, hay cuarenta años de dictadura de los que los madrileños que cité antes se sienten en general orgullosos, hay una bofetada de un guardia civil aquí y un comentario insultante allá, repartidos durante años. Hay millones de historias personales, de varias generaciones, entrecruzadas y sazonadas. La simpleza del Barça y la UE solamente vale para los tontos de capirote. Los tontos de fuera de Cataluña, claro.

A la luz de eso, ¿qué me parece a mí lo de la independencia de Cataluña? Simplemente, me tiene hastiado. Aborrezco los separatismos en general, y el catalán en particular, y no tengo ninguna duda de las… llamémoslas complejas intenciones de los salvapatrias de tres al cuarto que lo están agitando ahora. Y al mismo tiempo, aborrezco la actitud de los madrileños; esos que pleitean para que en caso de duda el castellano gane siempre, pero les resultaría absolutamente esquizofrénica la propuesta de estudiar unas pocas horas de catalán. Somos todos igual de españoles, pero en la medida en que seamos madrileños. Y los catalanes quizás sean españoles, pero no son madrileños, no quieren serlo, y si forzosamente tienen que elegir entre ser madrileños o no, pues no seré yo el que me enfade porque no quieren serlo. Los madrileños nos hemos ganado a pulso ese desafecto.

Todo lo anterior es tan complejo, hay tantas cosas mezcladas ahí, tanto tira y afloja, que no confío en ninguna solución razonable por ninguna de las partes. Pero luego viene la parte simple. Dejaos de federalismos ni gaitas.

Lo simple es esto: todo el separatismo catalán, en el fondo, se traduce en dinero. Una región es rica, puede apañárselas sola, y no quiere compartir su riqueza. Punto.

Y resulta que eso tan sencillo es el fundamento de los impuestos: quien tiene más ayuda a quien tiene menos. Y yo, eso sí, creo en los impuestos. Y si nos limitamos a este aspecto concreto no tengo dudas: el separatismo catalán me resulta tan inmoral como me resulta inmoral que un rico se queje porque paga impuestos, simplemente porque puede apañarse solo.

Anuncios

4 comentarios to “Cataluña”

  1. Marta Says:

    Los dos últimos párrafos son magistrales.

    Pero aborreces mi actitud. Mala gente. 😛

    XD

    (Bueno, yo no es que pleitee con nadie, pero lo demás sí, incluido lo de ser “madrileña”). 😀

  2. Diego Suárez (@mafias) Says:

    Joder. Un post de separatismo, de Cataluña, y resulta que te suscribo letra por letra. Demonios, ahora sí que siento que me estoy haciendo viejo!!

  3. guticr Says:

    Marta: me alegro de que te gusten los dos últimos, pero son solo dos 🙂 Que nos hemos ganado a pulso el que los catalanes no se sientan en su casa es muy cierto. Y en ese sentido me temo que tienen razón. Nosotros hemos hecho mucho más que ellos para que no estén a gusto. Somos los mayores separatistas. Si me dicen que ser español es el toreo y Manolo Escobar o nada, entonces yo también elegiría “nada”.

    Diego: tenía que pasar antes o después, no creas que es mala señal XD

  4. Cataluña (II) | Diariu de Guti Says:

    […] Como de costumbre, me dice mi voz interior. Pero no: era todavía peor que de costumbre. Todo era Cataluña. Trasladaron El club de la comedia a las doce de la noche, y en su lugar pusieron… bueno, […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: