Archive for 30 octubre 2015

Todo por un poema (II)

30 30UTC octubre 30UTC 2015

Ayer se me olvidó anotar otra cosa que pensé mientras leía la noticia.

La poesía es, seguramente, la forma literaria más libre. Puede rimar, o no. Ya los barrocos colocaban los sintagmas en un orden muy diferente al habitual. Ya a principios del siglo XX (y seguramente antes) algunos poetas hacían dibujos con las palabras (caligramas).

La colombe poignardée et le jet d'eau (Apollinaire)

La colombe poignardée et le jet d’eau (Apollinaire)

En poesía uno puede decir cosas con sentido o sin él, puede lanzar palabras como pedradas, respetar la gramática o comérsela, escribir cabeza abajo. Juan Ramón Jiménez escribía el sonido j con la letra j. Puedes escribir poesía en élfico, si quieres. O en un lenguaje más inventado aún que el élfico, uno que solo entiendas tú.

Si en aquel acto alguien hubiera leído un poema en un lenguaje inventado, si alguien hubiera destrozado la gramática que es el núcleo de la obra de cualquier lingüista (Alarcos padre incluido), seguramente no habría pasado nada. Ni la viuda ni el hijo se habrían puesto hechos unos basiliscos. Tampoco si alguien, ya de paso, hubiera hablado de basiliscos, que son seres imaginarios y absurdos. La poesía es el reino de la libertad.

Pero si se te ocurre decir cuatro palabras en asturiano… ay, madre. Alarquitos dice que es inventado, una “puta mentira”, pero ningún lenguaje inventado le habría molestado. Así que no creo que vayan por ahí los tiros.

A mí me molesta que el asturiano sólo se acepte (“se tolere”, en palabras de Alarquitos) si cuentas chistes vestido de aldeano o si escribes poesía o si hablas de folclore. Pero es que ya hasta la poesía molesta.

Todo por un poema

29 29UTC octubre 29UTC 2015

Por lo visto, hay una cátedra “Emilio Alarcos”. Y un hijo de Emilio Alarcos, que se llama Miguel Alarcos. Y la viuda de Emilio Alarcos es la directora de la cátedra.

Y por lo visto, en un acto en el que se presentaba una antología literaria, algún criminal tuvo la desfachatez de leer un poema en asturiano. Esa lengua que no necesita oficialidad, que supuestamente ya está suficientemente bien tratada y aceptada, que no hay que imponer, que es una amenaza de los asturchales, que… Que goza de todo el buen rollo del mundo mientras no te atrevas a usarla, salvo que sea para contar chistes disfrazado de aldeano.

Cualquiera diría que la persona que leyó el poema lo grabó en un bate de béisbol y se lió a hostias con los presentes. Porque la reacción de Alarquitos (y lo digo como diminutivo cariñoso, para diferenciarlo del padre) fue proporcional a la agresión. La viuda dicen que también hacía gestos de desagrado.

Alarquitos dijo, por lo visto, que la llingua asturiana es un “constructo artificial que nadie habla”, que la lectura de ese poema fue una “falta de respeto a la memoria de mi padre”, y en no sé qué grupo de Facebook dijo que “queda terminantemente prohibido cualquier uso o difusión del acto o de cualquier otro en que el nombre de Alarcos Llorach se vea mezclado con las actividades de ese invento del asturiano… una puta mentira que se aprovecha de la gente de bien y beneficia a políticos y filólogos paletos”, y que “Queda también prohibido la defensa o uso de la llingua asturiana en este grupo. Antes era tolerante. Ahora se me han hinchado las pelotas y ya no paso ni una”.

Nos ha jodido, el tolerante.

Emilio Alarcos, por lo que he leído, no era asturiano. Pero de todos modos, fue miembro fundador y de honor de la Academia de la Llingua Asturiana. Así que lo de la falta de respeto a la memoria de su padre… quizás es una falta de respeto a la memoria que él tiene, o quiere tener, de su padre.

Respecto al constructo artificial, todas las lenguas normalizadas lo son. Él debería saberlo. Es filólogo, o eso cree.

Respecto a que nadie la habla, o el invento o la puta mentira… quiere decir que él no la habla. Como tantos otros, desprecia lo que ignora. Supongo. Yo qué sé. Sé que lo que es una puta mentira es que nadie la hable. Yo lo hago. Y no lo hago solo. No siempre, vaya.

Total, no sé qué clase de alteración nerviosa padece Miguel Alarcos para ponerse de esa manera por un poema en asturiano. Pero si uno es hablante de asturiano… acojona, ¿que no? Le dices “talluéu” y te puede caer una patada en la barriga como mínimo.

Mira, Miguel. No nos toleres. No necesitamos tu tolerancia, porque además no tienes derecho a tolerarnos o dejar de hacerlo. Limítate a cumplir las leyes y no agredir a  nadie, que nosotros no te haremos nada. Yo ni siquiera te voy a insultar. Con las sandeces que dices te retratas solo.

[Continúa en Todo por un poema (II)]

Mascherano

27 27UTC octubre 27UTC 2015

Al parecer van a sancionar a Mascherano por hacer una referencia al exoesqueleto de la hermana de un árbitro.

¿Has visto a los deportistas de cualquier equipo celebrar un gol, canasta o jugada? Fuera de ese contexto es absolutamente ridículo, ¿verdad? La mayoría de los hombres no se abrazarían ni se tocarían el culo ni harían gestos infantiles, si no fuera en un partido.

Tampoco se animan, se dicen constantemente palabras de aliento, se aplauden. Lo guardan para el campo.

¿Y qué me dices del fútbol? ¿Te parece natural eso de manejar el balón todo el rato solo con los pies? Con lo fácil que sería echarle mano, ¿no? Y con las ganas que tiene uno de meter un gol, sobre todo si se está jugando la Champions.

¿Y el baloncesto, que no puedes correr con el balón, y si ya has botado no puedes moverte del sitio? ¿Y el cuidado que hay que tener con las líneas del suelo en todos los deportes? Todo ello no es que sea ridículo, que también; es que es antinatural. Lo contrario a lo que haríamos si nos dejáramos llevar mínimamente.

¿Sabes por qué lo hacemos? Porque todos esos comportamientos son aprendidos. Han evolucionado en el campo, y en el campo tienen sentido. Tanto las libertades que nos tomamos haciendo gestos y celebrando goles, como las limitaciones que nos imponemos para no tocar el balón con la mano, o con el pie, o lo que sea.

Bueno, pues me parece que va siendo hora de instaurar una norma. Cualquiera que le diga cualquier cosa a un árbitro se va a la puta calle, inmediatamente y sin más. Da igual si es un insulto gordo o pequeñito. Da igual si el equipo se queda con diez o con cinco.

Parece imposible, pero en realidad no lo es. No es más imposible que manejar el balón con los pies. Es un comportamiento aprendido. Igual que hemos aprendido a ser imbéciles, podemos aprender a olvidarnos realmente del árbitro. Nos ponemos de acuerdo, y ya está.

No entiendo por qué hay que disculpar que un jugador se acuerde de la familia de un árbitro, por aquello de la tensión y tal, y no disculpar que coja el balón con la mano y lo meta en la portería como si hiciera un ensayo. Es más; lo de los goles es difícil y no puede hacerlo todo el mundo. Tener educación y meterse los nervios  donde te quepan, sí que lo podemos hacer todos.

Vocals Only en Escalada

16 16UTC octubre 16UTC 2015

Y el lunes llegué del seminario Vocals Only. Otro más de los que se hacen en Escalada (hasta ahora he ido a todos), pero en vez de dúos de guitarra y voz… pues eso, un seminario para cantantes.

Fue tan inolvidable como siempre. Conocí más gente de esa que merece la pena conocer. Y encima, tuve tocando conmigo a un trío de jazz profesional. Algo verdaderamente alucinante.

cartelvocalsonlyAunque había ido a clases de canto más de un año (la música es una afición que me tomo con cierto respeto), y había cantado alguna (poca) cosa en público, no tiene nada que ver con dejar la guitarra aparte, coger el micro y contar una historia sin más intermediarios. Así que nunca me había visto en una de esas. Dadas las circunstancias salió muy bien, el público se lo pasó en grande (también es verdad que me quieren y se nota, son condescendientes) y uno de mis temas se les quedó metido en la cabeza (creo que lo de elegir temas, modestia aparte, no se me da mal del todo). Ayer en la jam del Danny’s todavía me lo pedían (no cuadró la cosa y no canté, porque debí de tocar media docena de temas con la guitarra y ya estaba bien…)

Pero independientemente de que salga bien, salí con una enorme lista de cosas que hago mal. Y esa lista se parece a la que suelo traer cuando voy con la guitarra. Tempo, sonido, dinámica, expresión, olvidos (con la guitarra me como algún acorde, cantando me comí una línea de la letra).

 

Total, que fue emotivo, divertido, instructivo y productivo. Me acordaré toda la vida.

Con la que estaba cayendo

8 08UTC octubre 08UTC 2015

¿Cuánto hace que no oyes aquella expresión tan familiar, “con la que está cayendo”?

Eso es: desde que el PP ganó las elecciones.

Puedes inferir que es porque una vez conseguido el objetivo no hacía falta seguir machacando con la propaganda.

O puedes inferir que es porque la que estaba cayendo ya no está cayendo.

Porque si no, esto sería como para rodear el Congreso otra vez. Si no fuera porque han cambiado la ley para que no puedas hacer ni eso. Sólo puedes verla bailar en tus narices y aplaudir (y hazlo a ritmo, por favor, no estropees la recuperación).