El PSOE va a resolver los problemas de la profesión docente

Leo que el PSOE plantea un nuevo modelo de profesionalidad docente para el siglo XXI. Y, por supuesto, más allá de lo que diga el periódico, decido acudir a la fuente y leer yo la propuesta directamente.

Por principio voy a evitar señalar lo obvio: la estupidez del lenguaje presuntamente no sexista (que es exactamente lo contrario, sexista). Así que no voy a explicar que “estudiantes” no es lo mismo que “alumnos”, y que “el alumnado” tampoco es lo mismo que “los alumnos”, y demás.

Voy a señalar simplemente que el documento que debe servir de guía para el profesorado del siglo XXI tiene cuatro faltas de ortografía en la primera página:

“Pero, con ser grave el sufrimiento causado, no lo es menos, que durante la última legislatura”: sobra una coma.

“se han dejado de afrontar lo verdaderos problemas educativos”: debería ser “los”.

“No podremos superar con éxito estos nuevos retos sin mejorar la capacidad profesional del profesorado por eso, urge volver a pensar “: sí, urge volver a pensar lo que habéis escrito, porque eso parecen dos frases sin puntuación.

La segunda página habla de profesionalidad, y me encanta (y lo digo en serio; yo enmarcaría esta frase, no es ironía en absoluto):

La profesionalidad es, ante todo, una manera de hacer, un modo de actuar, que pone de manifiesto no sólo las competencias de quien lo desarrolla sino las mejores virtudes asociadas al ejercicio de la profesión.

Estoy muy de acuerdo con esta idea. No voy a cargar las tintas sobre la tilde de “sólo”, que es formalmente incorrecta; supongamos que es un ejercicio de rebeldía ortográfica deliberada, que yo a veces también me permito. Pero el párrafo que viene justo tras ese punto y aparte es este:

El problema al que nos enfrentamos no es como reconocer y premiar a los mejores profesores, ni tampoco cómo premiar a aquellos centros cuyo alumnado obtiene los mejores resultados, sino como definir las bases materiales y culturales de una nueva profesión para que pueda satisfacer las altas expectativas que la sociedad ha puesto en la educación de las actuales y futuras generaciones.

Las tildes del “cómo”, que son fundamentales para dar sentido a la frase, son alternas: una no, otra sí, otra no. Al que escribe esto le da igual la interrogación que la semejanza. Deja en tus manos el trabajo de ir deduciendo. Todo un ejemplo de manera de hacer, de modo de actuar, que pone de manifiesto no sólo [sic] las competencias de quien lo desarrolla sino las mejores virtudes asociadas al ejercicio de la profesión.

Mira, Secretaría de Educación CEF PSOE (que es quien firma el documento): un educador profesional ESCRIBE CORRECTAMENTE. No es opcional. El documento tiene 69 páginas, y antes de acabar las dos primeras (las fundamentales en cualquier escrito) ya tengo dudas sobre tu manera de hacer, de actuar, sobre tus competencias y sobre tus virtudes.

Y si vamos al contenido (ya oigo a los autores decir que soy un talibán y que lo que importa es el contenido, no la forma; curiosamente, lo mismo que dicen los alumnos cuando entregan una mierda de trabajo lleno de errores) poco después dicen:

A nuestro juicio, dos son las razones que hacen necesaria una profunda revisión del actual modelo de profesionalidad. La primera es, sin lugar a dudas, la necesidad de lograr que nuestro sistema educativo sea cada vez más inclusivo y nos permita mejorar los actuales resultados tanto en las tasas de titulación como en la tasa de abandono escolar temprano. La segunda, estrechamente ligada a la anterior, es el aumento de la complejidad en la función docente como consecuencia tanto de los cambios acelerados que han ocurrido en la sociedad, y que han convertido en una necesidad el aprendizaje a lo largo de toda la vida, así como la aparición de entornos educativos virtuales que liberan los procesos de
enseñanza y aprendizaje de sus condicionantes espacio-temporales.

Traducido a román paladino: hay dos razones para esta propuesta. Primera, que aprueben más alumnos y abandonen menos. Segunda, lo complicado que es dar clase en un mundo moderno y cambiante.

Pues si esos son los dos motivos principales para la propuesta no sé si me interesa tanto. De todos modos, y aunque acepte que la ortografía da igual, la redacción del documento hasta este punto (un poco cargada de relleno) no me da muchas esperanzas de encontrar claridad, análisis concretos y propuestas concretas.

En lo que digo no hay ningún ataque personal. No dudo que las personas que han trabajado en esto actúan con muy buena voluntad y seguramente saben mucho sobre este tema. Pero un documento que plantea un modelo de profesionalidad para todo un siglo tiene que ser… profesional.

Y este no lo es. Deja mucho que desear.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: