El debate

Sólo en esta televisión española se organiza un debate entre el candidato de un partido que va el primero en las encuestas y el de otro que puede quedar hasta cuarto. Sólo en esta televisión española intercalan interesantes análisis de gente como, entre otros, Carmen Tomás. Que probablemente haya cobrado por estar ahí, por decir las cosas que dijo (que no repetiré) y que probablemente parte de lo que haya cobrado sea de televisión española.

Estaba decidido a no ver el debate. Pero por diversas razones, acabé teniendo que ver unos pocos minutos (que ya fueron demasiados). Cuando Pdr Snchz le dijo a Rjy que tenía que haber dimitido por los papeles de Bárcenas y los SMS (una de las cosas más comedidas que le podía decir), y Rjy le contestó todo indignado “Hasta ahí hemos llegado” (ni siquiera las frases hechas se las sabe bien).

Los comentaristas del día siguiente hablan de debates broncos, de que Pdr indignó a Rjy hasta la exasperación, de que Rjy se desestabilizó, de nervios y sudor.

Os voy a explicar una cosa. Rjy no estaba allí para discutir nada ni argumentar nada. Estaba haciendo un teatro.

Fíjate en lo que dice Rjy cada vez que habla en público. Yo te lo traduzco. Cada vez que dice cualquier cosa en un mítin, está diciendo esto.

Mira, ciudadano. Voy a escurrir el bulto, hacerme el sueco, decir lo que me parezca, y adornarlo con chulería o lugares comunes. Voy a hacerme el serio, el íntegro, el virtuoso.

Ciudadano, quizás seas de los que realmente tienen un código ético que pretenden que sea eso, ético, y por tanto igual para todo el mundo. De los que intentan juzgar los actos objetivamente, de los que admiten cuándo se equivocan, de los que a veces ganan y a veces pierden, de los que pueden cambiar de opinión, de los que están dispuestos a escuchar. Si eres de esos, simplemente no me interesas; no busco ni tu atención ni tu voto.

También puede que seas de los que tienen memoria. De los que se acuerdan de las cosas y hacen balance. Si eres de esos, tampoco me dirijo a ti. No me vas a votar. Y me da igual.

Estoy hablando para otro tipo de ciudadanos. Pueden ser analfabetos o universitarios, pero esa no es la cuestión; en cualquier caso son, en el fondo, iletrados. No razonan. Responden a estímulos muy sencillos, a sensaciones placenteras y automáticas: la burla, la venganza, el desprecio del otro, la victoria. Su autoestima depende de ello. Se quedan con lo que les gusta y son refractarios a lo que no les encaja. O bien son como peces, sin memoria.

Quizás te sorprenda saber que hay muchos, muchos, muchos más ciudadanos de este segundo tipo. No necesito rendir cuentas. No necesito convencer a un tipo como tú ni dar argumentos. No necesito decir la verdad ni reconocer nada. Me basta con darles a esos lo que buscan. Los hay por millones, y son mucho más fáciles de pescar que tú. Con esos (¡si consiguiera ganármelos a todos!) tengo yo para mayoría absoluta, de sobra. Mi trabajo es dirigirme a ellos. Ya sé que tú me estás viendo con la cara desencajada, porque no te puedes creer lo que ves. No tienes ni idea. Eres un pardillo.

No es exclusivo de Rjy, claro. Pero también es verdad que hay algunos políticos que no lo han entendido así. Esos nunca van a tener mayoría absoluta, evidentemente. Hacen un esfuerzo titánico que les da muy pocos resultados.

¿Viste cuando Rjy dijo eso de “hasta ahí (sic) hemos llegado”, y todo ese número del “no le tolero que…” y todo ese rollo de hacerse el ofendido? No seas bobo. Eso no fue una frase espontánea, no fueron nervios, no explotó. Eso lo llevaba preparado desde hacía días, con su equipo de campaña. “- ¿Cuando nos mencionen lo de Bárcenas qué decimos? – Pues di algo contundente, como hasta aquí hemos llegado, no le tolero, usted es un tramposo y no voy a consentirle, etc. etc. Y devuélvele la pelota a Snchz, haz que sea todo culpa suya, por no presentar moción de censura ni denunciarte a los tribunales.”

Sabe perfectamente que eso no es contestar a nada, y que tenía que haber dimitido (él y casi todo su gobierno y muchos dirigentes autonómicos). Sabe perfectamente que habría sido absurdo presentar mociones de censura cuando el censurado tiene mayoría absoluta. Sabe perfectamente que no tiene nada que ver que un presidente deba dimitir con que sea posible o no demostrarle un delito (¡sólo faltaría que fuera condenado y no dimitiera!).

Pero sabe perfectamente que, aunque esa respuesta le deje patéticamente en ridículo ante miles y miles de ciudadanos, hay una millonada que la celebrará y se quedará a gusto con ella. No creas ni por un momento que el ridículo le quita el sueño. Decían en el PP que les había faltado piel, pero piel es lo que les sobra, para eso y para más. Al igual que Carmen Tomás, son profesionales, saben perfectamente lo que están haciendo, y tu indignación les resbala. Tienen el aplauso de millones.

Y por eso no veo los debates.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: