¿Pero es que nadie piensa en los niños?

Coges a un niño. Un ser completamente indefenso y receptivo ante lo que le dicen los mayores.

Le infundes ideas religiosas, se las grabas en la mente posiblemente para el resto de su vida. Le infundes sentimientos de miedo a un dios superior, la idea de castigo, le hablas del infierno. Esto se lo enseñas también en la escuela, al lado de las matemáticas o las ciencias naturales, a través de la figura del maestro (alguien que sabe más aún que los padres) para que resulte indudable. Puede que incluso el colegio mismo sea religioso; no existen “colegios matemáticos”, ni “colegios de ciencias naturales”, pero sí colegios religiosos. Fíjate si los religiosos son creíbles que pueden enseñar todo lo demás, pero lo contrario no ocurre nunca.

Le cuentas que hay unos reyes que vienen de Oriente y traen regalos. Que en una sola noche visitan todas las casas, desplazándose en camellos, entrando por las ventanas, y hacen todo el reparto de millones de juguetes. Porque son magos. Para aderezar la mentira también lo completas diciendo que tienen ayudantes, pajes, cosas así. Los informativos, los medios de comunicación… todo el mundo colabora para hacer verosímil la mentira.

Los ayuntamientos organizan cabalgatas, donde personas disfrazadas se muestran ante los niños para que vean que esos reyes magos existen y han venido. Están en todas partes a la vez, son todos distintos unos de otros… Hay mil incoherencias, pero nuevamente todo el mundo colabora, insiste en la magia y hace como si no pasara nada.

Pues Concepción Dancausa cree que, de toda esta historia, de principio a fin, lo que confunde a los niños es la posibilidad de que alguno de esos reyes sea una mujer.

No les confunden las creencias sobrenaturales, la amenaza de un infierno, los religiosos disfrazados de profesores, el enseñarles a creer en absurdos, el adiestrarlos para que asuman y acepten incoherencias lógicas que están ante sus propios ojos, la violación constante de las leyes de la física y el sentido común. Lo que confunde a un niño es una mujer en el reparto.

Pues vale.

 

Anuncios

Una respuesta to “¿Pero es que nadie piensa en los niños?”

  1. Marta Says:

    Mira que he leído cosas sobre el tema, pero ninguna tan clara y tan bien expresada. Qué crack.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: