Gestos

Hay una gran polémica por la actitud de los diputados de Podemos en el Congreso.

Una polémica que no hace más que darles la razón. Polémica por un montón de memeces.

Hace ya tiempo, en abril de 2008, casi me emocioné con una imagen que para mí justifica una legislatura. Los militares españoles firmes delante de una civil, elegida democráticamente, mujer y embarazada. Una imagen que los dignificaba a ellos, sobre todo.

chacon-pasa-revista

Pues resulta que los de Podemos han hecho una serie de gestos que, y ya lo he visto antes, no es que desagraden, es que irritan, molestan de una manera sorprendente. Celia Villalobos habla de piojos, y muchos otros se echan las manos a la cabeza. Por ejemplo, por cosas como esta (y empezando, tristemente, por Carmen Chacón, la misma de la foto de arriba):

CarolinaBescansa

¡Un bebé en el Congreso, Dios mío! Indigno, repulsivo, asqueroso. Algunos lumbreras dicen que no hacía falta porque hay guardería en el Congreso. Si Bescansa llevara al niño a la guardería del Congreso dirían que es una privilegiada, que vaya chollo, que otras madres no pueden hacer lo mismo… En fin.

Se quejan del gesto teatral que supone llevar al niño allí. Voy a explicar algo sobre teatro.

Hay una acepción de “teatro” que implica “mentira, engaño”. Un futbolista hace teatro cuando intenta engañar al árbitro. Ese teatro es malo.

Pero en realidad en el teatro no se engaña a nadie. Es una representación y todo el mundo lo sabe. Y esa otra acepción de “teatro” implica que se hace algo en público, de manera deliberada, con cierta solemnidad. Y el Parlamento es, y debe ser, exactamente ese tipo de teatro. Es la escenificación de un acto público, se da fecha y carta de naturaleza a acuerdos o conversaciones que muchas veces se han madurado antes en un despacho. Claro que el gesto es teatral. De eso se trata.

El caso es que Bescansa ha hecho visible que hay gente que tiene un niño como ese y tiene que pensar qué hace con él. Ha pillado a todos con el pie cambiado. Los ha hecho pronunciarse, y a los más inteligentes plantearse cuál es realmente su propia opinión o qué habría que hacer a este respecto. Ha hecho más por las madres trabajadoras que la inmensa mayoría de los empresarios a los que les molesta el babero. Y ese niño es seguramente lo más limpio que hay en ese hemiciclo.

Otros muchos gestos de Podemos molestan. Cuando proponen (no de boquilla, sino en realidad y con cifras) bajarse el sueldo. Cuando rechazan regalos del Parlamento. Cuando en vez de disfrazarse de lo que no son salen ahí a cara descubierta. Y los que se sienten molestados… se retratan. No vamos a hablar de la higiene ni los modales ni la educación de Celia Villalobos, por ejemplo.

Ah, y mira cuánto revuelo, pero no es la primera vez que pasa algo como esto en un parlamento. En Argentina, por ejemplo:

VictoriaDonda

En fin. Ojalá todos los gestos teatrales que veo en el Congreso fueran como estos. Teatro del bueno, del que necesitamos. Del que debe hacerse en un Parlamento.

Anuncios

5 comentarios to “Gestos”

  1. Marino Says:

    No es el tema principal de la entrada pero no acabo de ver qué tiene de bueno lo de Chacón.

  2. guticr Says:

    Pues que poco hay más “civil” que una mujer, civil, embarazada, elegida democráticamente. Yo como ciudadano puedo sentirme orgulloso de un ejército que se pone firme delante de alguien así; creo en un ejército al servicio de la sociedad civil, no en una sociedad civil atemorizada por su propio ejército.

    Esa mujer embarazada representa el tipo de persona que, en años no muy lejanos, tenía un montón de motivos para sentirse más bien intimidada delante de unos militares. Si ahora puede pasarles revista con normalidad… quizás, sólo quizás, el país haya cambiado a mejor.

  3. Marino Says:

    Con pocos cambios, y superficiales, nos conformamos entonces.

    De todas formas pongo en duda que alguien, sea mujer u hombre, sienta menos temor delante de unos militares a raíz de esa escena.

  4. guticr Says:

    No, no es que nos conformemos. Claro que es superficial; de hecho, es un gesto, y eso es superficial casi por definición. Es “algo”. A mí mis padres no me animaban cuando lo hacía absolutamente todo bien y ya estaba todo resuelto; me animaban cuando hacía algo bien, cuando daba un paso, aunque el camino constase de millones de pasos y el que acababa de dar fuese insignificante.

  5. Marino Says:

    Sí, eso está claro, aunque bajo mi punto de vista ni siquiera es un paso. Que la Mafia siciliana rinda cuentas a un hombre o a una mujer embarazada pues cambia poco lo que es la Mafia o lo que hace o su estructura interna.
    Pero bueno sé que no era el tema de la entrada, no quería desviarlo.
    Saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: