Diputaciones

Reconozco que nunca he sabido muy bien qué eran las diputaciones provinciales. No sabía para qué servían ni por qué había tanta gente hablando de eliminarlas.

Ya en las elecciones de 1996, aquellas que tuvieron como consecuencia que alguien como Aznar llegara a presidir un país, uno de los puntos fuertes de su programa era… reducir los altos cargos. La gente simple (en el mal sentido de la palabra) puede creer que sus problemas se arreglan así, y de hecho muchos picaron. Echando pocas cuentas se habría visto que el ahorro en euros (pesetas, de aquella), aunque hubiera podido resultar ético o conveniente, poco iba a cambiar las cosas. De todos modos, Aznar no solo no redujo el número de altos cargos, sino que lo amplió.

Desde entonces hemos oído “soluciones” como esas una y otra vez. Mucha gente habla de “eliminar duplicidades”, como si se estuviera gastando todo el dinero dos veces.  Otros lumbreras hablan de “eliminar las autonomías”, como si el grueso de la Sanidad o la Educación se pudieran dejar de pagar por cambiarle el cartel a un local y que en vez de “comunidad autónoma” pusiera “ministerio” y los médicos o profesores tuvieran otro logotipo en la nómina.

Respecto a las diputaciones no tenía ni idea, y lo admito, así que cuando hoy vi un artículo que hablaba de ello, decidí arriesgarme a leerlo, por si el periodista realmente había hecho su trabajo y me explicaba algo. ¿Cuánto cuestan las diputaciones provinciales?, se pregunta.

Fue interesante. Supe que no sabía nada de las diputaciones, entre otras cosas, porque donde yo vivo no hay. Y los autores explican, al principio:

[…] cuentan con un presupuesto de casi 6.400 millones de euros, que alcanzaría los 22.000 millones si se incluyen [las forales, Baleares y Canarias] […] suman un total de 60.696 empleados, 7.000 más que el Banco Santander y el BBVA juntos en España.

Espera un momento…

Yo creía que estábamos hablando de una institución meramente formal que no hace casi nada, de esas que tienen más jefes con chófer que empleados, o algo así, y la eliminas y los enchufados se van a casa. Pero… ¿22.000 millones? ¿60.000 empleados? ¿De verdad alguien se cree que se puede eliminar algo así sin más?

Sigo. Resulta que las diputaciones prestan servicios comunes para municipios de menos de 20.000 habitantes. Y el pactito que han firmado Sánchez y Rivera:

[…] incluye la supresión de estos organismos para transformarlos en consejos provinciales de alcaldes.

Brillante idea. Pero ahora sería estupendo que alguien me explicara cómo es que se suprimen, pero a la vez se transforman (que me parecen cosas incompatibles), y por qué llamándolas “consejos provinciales de alcaldes” van a hacer más, o mejor, que llamándolas “diputaciones provinciales”. ¿Acaso vamos a pasar de gastar 22.000 millones a 1.000, o algo así? ¿Vamos a librarnos de 60.000 empleados públicos (que, por cierto, tendrían un impacto notable en las cifras del paro y en los subsidios)?

Todo esto sin perjuicio de que en las diputaciones haya habido todo tipo de irregularidades y corruptelas. Pero insisto: ¿va a mejorar eso por convertirlas en consejos de alcaldes? ¿Cuál es el ahorro real? ¿Qué “duplicidad” se va a eliminar finalmente? ¿De qué va todo esto?

¿Por qué me han vendido esto como si se tratara de cerrar sin más entidades innecesarias o de poca monta?

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: