Decir que no

Ayer leí un artículo escalofriante.

Quizás al leer “escalofriante” uno se imagine sorpresa. O algo que va más allá de los límites esperados. Y no es el caso. Hace mucho tiempo que me imagino, o más bien sé, que las cosas son así. No ha habido sorpresa alguna, ni me escandaliza en el sentido de encontrarme algo inesperado.

Pero da escalofríos pensar en tanta podredumbre.

El artículo es este: Los cuatro de Valencia que dijeron no a los ‘bin ladens’ de Rita Barberá.

Da escalofríos pensar en el nivel de falacia, en la desfachatez, en el grado de mentira y lo a fondo que se emplean en su cultivo y perfeccionamiento tantas personas dedicadas a la política.

No hablamos ya de deslices ciudadanos, como el que se salta un semáforo en rojo por haber calculado mal el ámbar, o va a más de 30 km/h en una vía limitada a 30, o dice que sí cuando le ofrecen una factura sin IVA. No estoy hablando de imperfecciones, debilidades humanas, errores, flaquezas. Estoy hablando de crimen organizado, pero lo que es peor, crimen ejecutado no desde una posición de ciudadano (allá cada cual), sino desde una posición de responsabilidad que se te ha otorgado y a la que te debes.

No basta con cobrar comisiones, con robar, con hacer a conciencia algo que se sabe perfectamente que está mal. El clima de impunidad tiene que ser terrible para que se te ocurra blanquear dinero megáfono en mano, implicando a decenas de personas. Tienes que ser un indeseable para enmierdar a tanta gente (si eres un delincuente, ten el valor de delinquir tú solo), pero lo que es peor aún: tienes que estar acostumbrado a mucha impunidad para hacer a los cuatro vientos, con poco menos que una circular interna, algo supuestamente secreto.

Leyendo ese artículo, no me da escalofríos solamente eso. Me dan escalofríos otras muchas cosas. Para empezar, hagamos un paréntesis antes del blanqueo. No olvidemos que estos cuatro héroes de la integridad tienen este perfil:

[Arantxa] era asesora de comunicación del grupo popular valenciano [cobraba 2.800 € netos]

[Arantxa] había entrado en el Consistorio 17 años atrás gracias a la recomendación de un amigo de Grau

[…] le espetó a Patricia, quien había sido fichada por Barberá. La joven se encontraba estudiando en la universidad norteamericana George Washington y decidió invitar a la alcaldesa a dar una conferencia. A Barberá le fascinó aquel detalle y la contrató como asesora de relaciones internacionales.

Jesús, que fue cartero antes de entrar en el Consistorio de la mano de Grau. Su carné de militante le sirvió de pasaporte.

Arantxa, Patricia y supongo que tantos otros estaban en el Ayuntamiento, cobrando dinero público, no por haber superado una oposición, sino por una recomendación aquí o un peloteo allá. Estas dos eran “asesora de comunicación”, o “asesora de relaciones internacionales”. Piénsalo la próxima vez que te hablen de funcionarios.

Pero estos son los honrados. De los demás, del entorno de las personas que nos están gobernando, podemos leer cosas como esta:

esa “mafia” que les amenazó con despedirles

Nosotros pagábamos 60,10 euros cada mes al PP como donación. Era el impuesto revolucionario

Yo hasta entonces había visto cosas raras en el Ayuntamiento, recibía presiones para favorecer a una empresa u otra, pero nada como eso”, manifiesta Jesús

Estoy en el paro, a ver quién me contrata después de haber trabajado en ese PP valenciano que funcionaba como una mafia”

doy gracias porque a mí no me presionaron como a otras compañeras

la mano derecha de Barberá, Mari Carmen García Fuster, la convocó en su despacho. Su “empalagosa” colonia Eau de Rochas ambientaba la estancia. No faltaba en su mesa su cajetilla de Ducados (fumaba en las dependencias oficiales)

acabó gritándole y avisándola de que “perdería su trabajo” si no aportaba esos 1.000 euros

“Eligió a mi amigo porque sabía que me podía convencer. […] . Le respondí que no lo iba a hacer y me soltó: ‘Tú verás, porque García Fuster tiene mucho carácter'”, recuerda Nuria. Pero la amenaza a la periodista fue a más. “Me llegó a decir que García Fuster tenía contactos en la Consellería de Sanidad y que sabía que mi marido cirujano no tenía plaza fija.

García Fuster se convirtió desde ese momento en su bestia negra y le hizo la vida imposible. No les invitaron ni a la tradicional copa por Santa Rita. Les dejaron sin ocupación hasta que las urnas acabaron con el reinado de Barberá

“Era muy marimandona y amenazante”

“Temíamos que los tentáculos de esta gente frenasen la investigación y tomasen represalias contra nosotros, que impidiesen que encontráramos un empleo.

Eso es el poder. Para eso se usa. Así se usa.

En los comentarios a esa noticia hay más gente que ve lo que yo: que lo escalofriante empieza antes del pitufeo. Dice uno:

Vale me parece bien, y correcto lo q hicieron, pero aqui se sustenta tambien uno de los defectos de estas personas, eran una panda de enchufados, por culpa de gente asi, todo el mundo cree q los funcionarios somos enchufados. Y ojo en Aytos hay muchos asi, en diputaciones ni te cuento. Por ser asesores ganaban 2800 limpios al mes, eso no lo co ran muchos funcionarios grupo A y B, los grupos mas altos, con carrera universitaria, en muchos sitios. Ahora estan en paro, no me dan pena, no eran conscientes de lo q pasaba, no me lo termino de creer, algo sabian, pero ellos no participaban y se creían a salvo, su problema vino cuando les propusieron meterles en el agujero negro. Y ojo uno de ellos dice q recibian presiones para favorecer a unos frente a otros en los contratos. Es decir sabian y fueron complices de ciertos delitos ley 30​/92, si los contratos, eso si, eran para el ayto y no para el PP. En este ultimo caso no.

Y dice otro:

Exacto #1, eran una panda de enchufados… ¿2800 € ? ¿Un excartero como asesor de un ayuntamiento de una ciudad de un millón de habitantes? Eso también es corrupción, nada de “mirlos blancos”. Han ‘cantado’ cuando han visto un delito claro, pero invitar a Rita a USA o entrar en el ayuntamiento por tener “carné” es igual de despreciable.

Lo terrible es que las cualidades más útiles para llegar a ocupar puestos dirigentes de primer nivel no son la formación, la buena fe o los ideales, sino esas otras que hemos visto en acción: el mangoneo, las maniobras, las amenazas, la coacción, la falta de escrúpulos, un ego desmesurado. Y para ocupar los puestos de debajo: el servilismo, la adulación… y quizás la necesidad. Me parece raro que un candidato político supere un ataque interno exhibiendo sus conocimientos o su bondad… pero puedo imaginarme cómo lo supera gracias a su capacidad de maniobra.

Sí, todo esto ya me lo sabía. Pero me sigue pareciendo escalofriante.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: