El Príncipe

Sí, ví la serie. Ayer terminó.

Está bien que una serie termine. Hoy en día sus autores parece que son incapaces de hacerlo, de terminar. Y eso no dice mucho en favor del producto y de su coherencia artística.

Después de la serie, empezó un programa en el que hablaban los actores y los autores. Y lo que es los autores… hablaban como si hubieran hecho una obra maestra. Como si fueran mucho, mucho más geniales y más importantes de lo que son.

Yo acepto que una serie como El Príncipe sea como es. Lo acepto si quienes lo hacen son conscientes de que están haciendo un producto de entretenimiento, una especie de culebrón de los de toda la vida, aunque adornado con un poco más de exteriores, de efectos, una escenografía mejor. Lo acepto si se dirigen a un público poco exigente, a alguien que se va a poner tontorrón con una historia de amor-imposible tonta, ñoña y poco creíble. Me parece aceptable que hagan personajes no para contar una historia en serio, sino para conseguir que cierto tipo de espectadores se encariñe con ellos, hasta el punto de que, con tal de que la serie siga, no les importen idas y venidas y vueltas a empezar que nadie se creería. Me parece aceptable que estén haciendo una serie para Telecinco, para la audiencia habitual de Telecinco, que estén haciendo su oficio, y que dentro de esos márgenes y con las cartas con las que puedan jugar intenten hacer algo mínimamente digno (no excelente, no bueno; simplemente, que no dé demasiada vergüenza ajena, aunque dé bastante, pero no demasiada). Si ese era el objetivo, lo consiguieron. Los técnicos y artistas de maquillaje, fotografía, vestuario, montaje, sonido… y parte (solo parte) de los actores, saben lo que hacen y lo hacen bien, incluso diría que muy bien. Vale.

Pero lo que no puede ser es que luego los responsables del invento hablen como si fueran Scorsese. Como creídos, como genios, como creadores inspirados por las musas. Entonces se vuelven patéticos, dan pena.

Hace muchos, muchos capítulos que los personajes de El Príncipe son cáscaras que van y vienen, vacías, sin evolución, sin motivos válidos para hacer lo que hacen. O son todos rematadamente gilipollas, pero ni siquiera la gente real es así de gilipollas. Hace mucho que los sacrificios de credulidad que se piden al espectador son completamente inasumibles, excepto para cierto tipo de espectadores. Hace mucho (bueno, esto casi desde el principio) que chirrían las escenitas de las mil y una noches, patética pornografía romántica (porque la pornografía para hombres está mal vista, pero la pornografía sentimental… madredelamorhermoso), hace mucho que nos hemos cansado de las excusas ramplonas para quitarle la camiseta al protagonista, que es un joven actor español de renombre a la altura de Miguel Ángel Silvestre o Mario Casas y con eso lo he dicho todo y no digo más. A veces es difícil saber si algo es culpa del texto o de quien lo dice.

El Príncipe llevaba mucho tiempo siendo irritante, excepto para cierto tipo de espectadores; espectadores que abundan y que pueden darle a la serie excelentes cifras de audiencia. Insisto: ese es un oficio como otro cualquiera. Supongo que eso lo han hecho bien.

Pero en muchos sentidos ha sido una cagada mayúscula. Han tenido la entereza de hacer un final incómodo, hay que reconocérselo, sí. Y a veces pasaban cosas que uno no había previsto. Pero claro, es difícil prever algo inverosímil o injustificable, así que eso no tiene mérito. Es trampa.

Guión fatal, poco trabajado, facilón, abusando de la paciencia y la tontuna de los que lo vemos. No saquéis pecho, no.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: