El cura del Sporting

Acabo de ver una noticia que me ha dejado roto. El titular de portada (engañoso, como no podía ser de otra manera; es El Mundo, amigos) dice “Prohibido rezar el padrenuestro en el vestuario de El Molinón”.

Entonces pensé que lo mismo había jugadores del Sporting de Gijón que se juntaban para rezar un padrenuestro antes de los partidos, y el entrenador dijo que lo dejaran para otro momento, o bien hubo otros jugadores que dijeron que a qué venía aquello, o algo así. Pensé que era cosa de los (algunos) jugadores.

Pero no; la cosa es aún más curiosa. Resulta que el entrenador ha dicho al capellán del equipo que antes de los partidos no entre a rezar con los jugadores, para que estén concentrados en lo que tienen que hacer.

Eso me ha dejado perplejo, porque significa que, en primer lugar, el Sporting tiene ¡un capellán! Es algo que no se me había pasado por la cabeza. Pero bueno, si están metidos en las universidades (y hasta poseen varias), tampoco debería extrañarme. En segundo lugar, significa que, si ahora le han dicho que no entre a rezar, es que hasta ahora venía haciéndolo. O sea, estás allí, el entrenador con la pizarra, te cuenta lo que tienes que hacer, te preparas para jugar un partido durísimo, te concentras… y entonces entra un cura y os ponéis todos a rezar. Y si no te crees nada de aquello, supongo que simplemente esperas a que terminen, un tanto violento. Tampoco sabía yo que ocurría eso.

Pasada la fase de sorpresa, y después de reírme un rato con toda esta situación y todos estos nuevos datos… hay que admitir que la noticia está bien, porque he aprendido cosas que no sabía. Y esa es una de las misiones de una persona en la vida.

Pero cuando aprendo algo (es lo que tiene aprender) lo que hago es preguntarme más.

En un equipo de fútbol todo el mundo está muy cuestionado, en la cuerda floja. A los presidentes o a las directivas se les pide la dimisión, se les abuchea. El entrenador, en cuanto pierde cuatro partidos seguidos, se va a la calle. Los jugadores lo mismo; primero al banquillo y luego fuera, incluso aunque no hagan nada mal. Hay estadísticas de todo, parámetros, cálculos, ya sean médicos, deportivos o financieros; si lo aconseja el mercado de fichajes, si lo aconseja la imagen del equipo, si Hacienda aprieta, un jugador puede cambiar de aires. A algunos jugadores no los dejan ni llegar. Esto funciona así a todos los niveles: Mourinho echó a una fisioterapeuta… ¡no por lesionar a un jugador o no atenderlo, sino por atenderlo! Incluso aunque pueda costarle millones de euros ese despido. Mira tú si hay que hilar fino; para echar a la fisio se aplicaron criterios que ni se me habían ocurrido.

Y digo yo: el capellán de un equipo… ¿en qué momento se ve cuestionado? O sea… al fin y al cabo está haciendo un trabajo ahí, ¿no? ¿Qué estadísticas se evalúan para mantener la ficha a un capellán? ¿Cómo se mide su productividad, y si está dando buen resultado?

¿Cuándo empieza a estar descontento, cuándo intranquilo, cuándo ve que pende de un hilo, cuándo oye cuchillos y gritos y ve pañoladas en la grada? ¿Cuándo lo echan?

“Verá, padre, su rendimiento no se ha ajustado a nuestras expectativas. Pero seguramente es una cuestión de perfil atacante. Estamos seguros de que en otro equipo con un sistema distinto puede Vd. adaptarse mucho mejor y dar lo mejor de sí. No entra en los planes del entrenador para la próxima temporada; a pesar de que ha hecho Vd. un gran trabajo en los entrenamientos, y estamos muy contentos con su actitud, él quiere un diácono zurdo y con más verticalidad. Pero puede Vd. entrar en una operación de intercambio muy interesante con el Hércules; allí tienen un proyecto muy atractivo en lo espiritual y muy interesante a nivel económico. Es un buen lugar para vivir, además.”

Bueno, sí, es absurdo. Todo ello. Pero no deja de ser intrigante que un capellán del Sporting de Gijón, que supongo que reza a fin de conseguir victorias… lleve 20 años en el puesto. En el Sporting.

Anuncios

Una respuesta to “El cura del Sporting”

  1. Guerra de procesiones | Diariu de Guti Says:

    […] pasa como con el capellán del Sporting: me he enterado de cosas que no sabía. He conocido que este tipo de actos religiosos dependen, […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: